Burjassot Comercial: del Esplendor a la Decadencia

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

  En la década de los 60 (s. XX), Burjassot inició un gran cambio demográfico, duplicando su población en apenas 20 años, de 17.624 habitantes (1960) a 35.583 (1981).

  Nuestro municipio acogió a una gran parte de la población de las regiones limítrofes con una economía rural, igual que todo el extrarradio de Valencia, creándose poco a poco la gran Área Metropolitana de Valencia. Muchas familias de pequeños pueblos y aldeas de Albacete, Cuenca, Ciudad Real, Jaén, Teruel… y otras provincias de interior probaban una mejor suerte cerca de las grandes capitales. Dicho aumento de población vino acompañado de una mayor demanda del sector servicios.

  Durante esos años Burjassot tuvo un crecimiento comercial y económico verdaderamente notable, la creciente población, los escasos impuestos de la época, la poca oferta y mucha demanda, lograron el surgimiento comercios de toda índole en nuestro municipio y con ellos un crecimiento económico y mayores oportunidades laborales. Al lado de una tienda había otra, y al lado de ella otra más, sin trabas, sin tanta burocracia. Muchas calles se convirtieron en auténticos centros comerciales.

  La calle Jorge Juan y su antiguo Mercado, Colón, Mendizábal, Laurí Volpi, Pi i Margall, Carretera de Llíria, poco a poco se fueron iluminando con los carteles de pequeños comercios que les daban vida, detrás de los cuales comían muchas familias del pueblo, incluso de fuera de él. Al salir de tu casa, todo el mundo tenía a mano lo que necesitara, no hacía falta desplazarse en coche para comprar.

¿Después de aproximadamente medio siglo hemos mejorado? ¡¡NO!!

Calle Jorge Juan y Carretera de Llíria, sábado 8 de febrero 2020. Entre las 11,45 y 12,45. Para llorar por la soledad y la suciedad.

-Hoy no que nada de la calle Jorge Juan y su Mercado, solo se utiliza como decorado para la foto de los políticos municipales, sean cuales fueren sus siglas.

-Hoy no queda casi nada de la calle Lauri Volpi y María Ros, digna imagen de un poblado abandonado de una película del Oeste.

-Hoy no queda casi nada de la Calle Colón, Casa de los Chicos, un comercio de solera y poco más.

-Hoy es una sombra de lo que fué, la calle Mendizábal.

-Queda algo, muy poco en la avenida Pi i Margall y nos queda la Carretera de Llíria, último eje comercial de Burjassot.

Calle Lauri Volpi, sábado 8 de febrero 2020, entre la 13,00 y 13,20. Solo falta ver rodar por la calzada varias plantas de salicor, tan típicas de las películas del Oeste Americano.

  Hoy existen más Asociaciones de Comerciantes que comercios en Burjassot. La precursora de ellas fue Encarna, comerciante de la Calle Jorge Juan (tienda Caprichos) que conociendo muy bien las necesidades del comerciante de Burjassot aportó muchas iniciativas y dió, mucha más visibilidad a las pequeñas Pymes de nuestro municipio. A día de hoy son cinco las Asociaciones de Comercio que defienden las necesidades de sus asociados, pero el comercio en Burjassot sigue en decadencia.

  ¿Qué ocurre realmente? Pues es muy sencillo, hoy en Burjassot una simple licencia de apertura puede oscilar entre 550€/700€ mientras en otros municipios llega a ser gratuita. Sin apenas ayudas municipales, de la Generalitat o el Estado, al menos durante el primer año de apertura. Exención o rebaja de impuestos municipales por ejemplo, pero la mastodóntica e hipertrofiada burocracia municipal lo impide, comúnmente conocida como “red clientelar”

  –Las subvenciones sólo las reciben las Asociaciones de Comerciantes y no llegan o muy poco, a los comerciantes.

  –Somos de las pocas poblaciones que alberga dos días de mercado ambulante en detrimento de los comerciantes con establecimiento en el municipio.

  El crecimiento de centros comerciales en las afueras del municipio acordados e  incumplidos por parte de grandes empresas, o promesas hacía esas empresas también incumplidas por el Ayuntamiento que finalmente no han generado los puestos de trabajo deseados para nuestros ciudadanos.

  –Falta de higiene, seguridad e iluminación en nuestras calles y máxime en las comerciales que las hace muy poco atractivas al cliente.

  Otra cuestión es la grandilocuente propaganda política del gobierno municipal, en el BIM (Boletín de Información Municipal) que pagamos todos, de mayo de 2015 aparecen los siguientes titulares “Convertiremos a Burjassot en un centro Comercial abierto y con una apuesta por el Comercio”… “Mejoraremos la circulación con la reordenación del tráfico en Nucli Antic,  Maestro Lope y calles de sentido único”, etcétera.  Respecto a un Centro Comercial Abierto, a día de hoy esperamos con ansiedad que el Ayuntamiento o sus satélites nos expliquen en qué consiste esa propuesta del 2015. La reordenación del tráfico (2018): Si un funcionario tiene que volver apresuradamente de sus vacaciones bien ganadas, para deshacer los desaguisados de un o una supuesta incompetente en asuntos viales y dar un sentido medianamente lógico a la circulación de Burjassot, ¡Que Dios nos pille confesados!

WhatsApp Image 2020-01-29 at 16.08.40

   En el artículo titulado “Convertiremos a Burjassot en un centro Comercial abierto y con una apuesta por el Comercio”, afirma que “…el comerciante es el motor económico de nuestra ciudad, que el pequeño comercio ofrece productos de calidad con una variada oferta, que han apostado por ellos en los último cuatro años y van a seguir haciéndolo. Van a revitalizar los ejes comerciales, gracias a su actividad comercial y convertirán los ejes comerciales de Burjassot en un Centro Comercial Urbano Abierto para que los ciudadanos sepan que no necesitan salir de Burjassot para encontrar lo que buscan. Van a impulsar un Centro Comercial 2.0, un espacio digital donde todos los comerciantes puedan dar a conocer sus productos. Los ayudarán a crecer en el comercio electrónico con BURJASHOP. Crearán una ruta del Comercio porque en Burjassot, nuestro Comercio tiene mucho que ofrecer y desde el Ayuntamiento lo apoyarán para que siga creciendo, generando riqueza y empleo en el Municipio…”

Dixit: Rafa García, Alcalde de Burjassot… ¿Y el anillo pá cuándo?

  En resumen, escasa  y/o testimonial promoción económica del Comercio Local de Burjassot que poco a poco está convirtiendo a Burjassot una “Ciudad Dormitorio” del extrarradio de Valencia. Con el tiempo dejaremos de conocernos como pueblo y seremos una “Pedanía” más de la ciudad de Valencia.

¿A quién le importa Burjassot? Yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré…

Associació Cultural Templers de Burjassot®©

  Primera parte de un monográfico sobre el Comercio Local de Burjassot (sector servicios)

Pacer, pastar o Ramonear

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Relato de Ficción

  En estos días de clausura, emulando a los eremitas medievales, encontré en el altillo de un armario, un librito cano y manido de apenas cinco páginas. Color sepia con manchas de moho, debió pertenecer a mi abuela; la hoja donde consta el impresor y el año de edición habían desaparecido junto con el autor, titulado “Primero lo mío”. La trama es una sucesión de enredos entre uno de sus regidores y los vecinos de un pueblo cualquiera.

  Una de las historias acontece en el barrio más pequeño del pueblo. Sus jóvenes decidieron celebrar la fiesta del barrio y como su tesorería era exigua, hablaron con los festeros de otros barrios para que les explicaran como sufragaban sus fiestas. Todos coincidieron en la misma explicación “Dirigíos al Concejo y hablar con el regidor Ramonear, os solucionará el problema”.

Fuegos

  La grasa figura del regidor perpetuo Señor Ramonear ocupando toda la puerta, les hizo señas para que entraran en su despacho, les ofreció agua, tabaco, café, alguna bebida y sentó a los portavoces en almohadillados sillones, al resto en sillas irritantes, con una sonrisa de oreja a oreja, muy educado y trato exquisito. La comisión le expuso sus necesidades, el regidor les escuchaba atentamente y una vez finalizada les preguntó “¿Cuánto dinero necesitáis para cubrir los gastos?” Ellos contestaron “800 reales, la mayoría son para el Coeter”, el regidor sonriendo les contestó “No hay problema, me presentáis una factura con todos los gastos y os doy el dinero, pero la factura será de 1.600 reales”. Los jóvenes quedáronse como figuras de cera con la boca abierta  ¿Solo queremos 800 reales…?Muy cierto” contestó el regidor, “admitiré solo la factura de 1.600 reales y si vosotros queréis tendremos una relación muy fructífera”.

Coeters

  En los siguientes cinco años, el barrio pequeño ganó los primeros premios de engalanamiento de calles y encalado, concurso de guirnaldas, recitado de poesía. Primeros premios de fuegos artificiales; un año la dispará y el otro de fuego nocturno. A la Comparsa de vecinos del barrio pequeño se le dio voz en el pleno del Concejo Municipal, sin voto. Y al club de carreras pedestres y velocípedos del barrio, el regidor Señor Ramonear suministró unos carruajes a un precio módico para el transporte de sus integrantes.

Runners2

 

  Retornado a la clausura, llegamos a la conclusión que estamos rodeados de Pandemias víricas y políticas.

Nota: Ramonear es sinónimo de pastar, pacer… (RAE: Dicho de los animales: Pacer las hojas y las puntas de los ramos de los árboles, ya sean cortadas antes o en pies tiernos de poca altura).

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

L´ESCÀNDOL DE BURJASSOT

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Revista “el Temps”. Any II, Núm. 39. Del 18 al 24 de març de 1985, pp 19-21.

El Temps 2El Temps 3El Temps 4El Temps 5El Temps 1

CÁRITAS DESDE DENTRO

Etiquetas

, , , , , , ,

Bordero:  Nombre que se da al documento en que figuran relacionados una serie de conceptos respecto a cuales se facilita información concreta.

Burjassot, 3 de diciembre de 2019

Como voluntario destacaría ante todo:

  Su lucha contra la pobreza, las injusticias, el empeño por la integración, el desarrollo de las personas y su apuesta firme por los derechos humanos. El trabajo se realiza bajo una única premisa, tratar de devolver la dignidad a las personas de una manera honesta acompañándoles en su camino hacia la integración. Manifestar de una manera patente la realidad actual; concienciarse, reflexionar y trabajar para lograrlo.

  Pertenezco a una parroquia pequeña pero dentro de nuestras posibilidades es muy activa, con personas mayores como voluntarios (estadísticamente la media de edad es de 60 años), hacen falta y se echan mucho de menos las nuevas iniciativas que aportan los jóvenes. Dentro de este colectivo, muchos de ellos “son mi familia”, recibo mucho más de lo que aporto. Una de mis funciones es el Banco de Alimentos. El poder trabajar para los demás sin ninguna pretensión, me ha conducido a una satisfacción personal,  a cambiar la forma de ver las cosas a reflexionar sobre mí y los demás.

WhatsApp Image 2019-12-04 at 14.51.31

¿Por qué?

  No quería darme cuenta que a través de mis acciones, decisiones… me estaba autodestruyendo, no quería ver mi realidad y sus consecuencias no tardaron en llegar, contribuí a hacer mucho daño a mi familia y en cierto modo a quedarme solo. Llegó un momento en mi vida que tuve que tomar una decisión. Decidí mirar dentro de mi sin ningún ápice de sentimiento religioso, viendo lo banal y superfluo de la realidad que me había autoimpuesto. Gracias a mi decisión de vida, de humanidad me siento orgulloso del trabajo diario de reflexión y el trabajo diario de acción. Aportar mi pequeña ayuda a los demás, para hacer feliz a los que me rodean y para lograrlo he de sentirme feliz. La alegría de poder contribuir a paliar las carencias de los demás luchando día a día dentro de mis posibilidades. Identificarme con los seres humanos, las personas me aportan valores y compromisos, es una fuerza que me empuja a trabajar por un mundo algo mejor.

  Todo estamos de acuerdo en la siguiente afirmación: “La pobreza es sinónimo de exclusión social”.  Pienso en la exclusión del ser humano como la consecuencia de una sociedad injusta. El poder político, mediático, económico, social nos ahoga, quiere dirigir nuestras vidas, explota nuestros bolsillos, vulnera nuestros derechos, nos etiqueta entre buenos y malos ciudadanos e ignora a aquellos que han sido excluidos por los propios poderes. Provoca una pérdida de empatía entre las personas proporcional al incremento con la identificación por lo material y el sentimiento de pertenencia a lo correcto, como cima del éxito. Lo demás no importa incluyendo a las personas. Un refrán español lo define perfectamente “La pescadilla que se muerde la cola”, el círculo vicioso o el “dialelo” griego. Si eres un marginado tienes muchísimas probabilidades de morir marginado.

WhatsApp Image 2019-12-04 at 14.51.31 (1)

  La experiencia dentro del Banco de Alimentos de la parroquia me ha llevado inconscientemente a involucrarme más, día a día, a asumir la carga de trabajo y de responsabilidades. Formo parte de  un equipo donde todos contribuyen con su pequeño grano de arena a mejorar la sociedad actual ayudando a los más necesitados en todos los ámbitos. Para ello es necesario aprender a hacer las cosas bien, remando todos en la misma dirección para conseguir los objetivos, esto es lo primordial.

   Anteriormente mencioné que la parroquia es pequeña. A día de hoy el voluntariado oficial está integrado por siete mujeres y seis hombres. Claro está que hay más gente involucrada, pero todos somos mayores y por supuesto nos gustaría  poder hacer mucho más. Contacto casi a diario con personas pobres, familias necesitadas y ciudadanos desahuciados; mi corazón, mis manos ofrecen acompañamiento, sonrisa, amabilidad, trato amigable y preocupación por sus realidades sociales, con algunos existen vínculos de confianza que me han llevado a vivir su realidad como propia. La otra cara del espejo es lo difícil, complicado y frustrante que a veces resulta la tarea de “enseñar a pescar”, para algunos la caridad es cíclica aparecen cada quince días y punto, en ocasiones exigiendo y demandando sin comprender que los recursos que contamos son limitados. Otros se esfuerzan, luchan, poniendo todo su tesón y empeño hasta que logran salir poco a poco de su situación marginal.

  Reflexiono diariamente e intento que las personas que atiendo no caigan en la comodidad de recibir alimentos periódicamente, ni en la pasividad complaciente de la caridad. Personalmente estoy de acuerdo con el psicólogo alemán Georg Dietrich:

Una relación auxiliante en la que el ayudador intenta estimular y capacitar al sujeto para la autoayuda. La benevolencia y la actitud amistosa del asesor ante el sujeto, no significa que aquél tome las decisiones en nombre de éste, que fije la trayectoria vital del sujeto, que le alivie de toda responsabilidad y le quite todos los obstáculos del camino. Esta relación busca más bien crear un clima e iniciar un diálogo con el sujeto que permita a éste aclararse sobre su propia persona y sus propios problemas, liberarse y encontrar recursos para la solución de sus conflictos, y activar siempre su propia iniciativa y responsabilidad”. [Dietrich, G. (1986). Psicología general del counselling. Barcelona: Herder].

  Como humano tengo muchas incertidumbres, por lo que debemos reflexionar diariamente  y así poco a poco, ir puliendo aspectos y conductas de nuestra vida. Todos necesitamos un refuerzo diario; para conseguirlo es muy importante la escucha activa, la personalización y aceptación incondicional.

Carta de un voluntario:

  “Hola Ernesto. Quiero… necesito contarte algo.

  Hemos sido amigos desde el colegio. De esos de toda la vida que no necesitan contarse la vida. La viven juntos. Sabes de mis idas y venidas y las circunstancias que me sumieron en un pozo del cual he logrado salir gracias a ti y personas que eran desconocidas pero ahora son hermanos y familia. Empecé ayudando en el banco de alimentos gracias a Luis, que un día me dijo: vente y nos echas una mano, y esa mano me la han echado a mí. He ido involucrándome hasta el punto de que forma parte indispensable en mi vida. Veo cada día a personas con problemas y en ocasiones me siento identificado. No solo es darles recursos, alimentos, ropa, ayudarles a hacer un currículum y tantas otras cosas materiales. Es el acompañarles hacerme partícipe de su dolor, pobreza, exclusión y tantas otras cosas que necesita el ser humano. Siempre desde la igualdad, ten en cuenta que la dignidad del otro siempre viene  “tocada“. Intento buscar sus causas y motivos que a veces son tan simples como la pura pobreza y otras muchas más complicadas. Voy aprendiendo día a día y realmente me hace feliz: no hacemos “por“, si no que hacemos “con” los otros.

  Cada vez que voy a mi “Club” de hermanos para trabajar en lo que se presente, cuando llego a casa traigo el corazón más lleno, cansado pero feliz. Y cuando reflexiono de mi día me siento muy afortunado por saber quién soy y porque hago las cosas. Pensarás que soy tonto por lo que te estoy contando, pero es genial. Intentar acompañar y ayudar. Pensando el problema de fulanito con ocho de familia y no puede pagar la luz, o sotanito con su grave enfermedad. Desde aquí intentamos enseñarles a utilizar la caña para que aprendan a pescar. Y no te puedes imaginar la satisfacción que albergo cuando algunos de los que atendemos nos dicen: ya tengo trabajo o se ofrecen para dentro de sus posibilidades ayudar y lo hagan por cariño por que ya nos han acogido en su vida como amigos y compañeros de viaje. Hoy por hoy es mi trabajo. Me siento comprometido totalmente en él y estoy convencido de que soy una pequeña pieza más dentro del engranaje.

  Ernesto, conociéndonos tan bien los dos, te voy a “lanzar el guante“, la semana que viene cuando vayamos a tomar café, después nos pasamos por mi “Club” y te enseño un poco más en profundidad todo esto.

  Un gran saludo de tu amigo”.

  Es un mensaje y una reflexión de vida, la mía. Cuantas veces a lo largo de mi vida esas máscaras han estado presentes, escondiendo mi propio yo. El miedo, la soledad, la arrogancia, la melancolía, el pánico. Intentando agradar a los demás… Salir a la calle como un actor que representa un papel en una obra. Sabiendo que él no es así. Ponerte la máscara para no sufrir, huir, sentir o conseguir objetivos. Así tu vida es una pura ficción. Doy gracias a Dios y a quien me quiere incondicionalmente, harto de todo, elimine todas ellas. Mi vida cambió. Ahora soy feliz por ser yo mismo, sin preocuparme lo que puedan pensar de mí. Alcancé el sosiego, la tranquilidad, estos sentimientos no se pueden expresar con palabras, hay que vivirlos.

WhatsApp Image 2019-12-04 at 14.51.31 (3)

  Y ahora vamos a extendernos en lo que es un día de “faena” en la oficina parroquial de Cáritas… Cuando una familia viene a nuestras oficinas, se acerca con mucha humildad como diciendo: ¿por qué estoy aquí? ¿Me van a orientar, ayudar o solucionar algo?… Bueno, pues eso es  lo que tratamos de hacer, no siempre bien o del gusto de las personas que atendemos, pero es lo que hay…. Por falta de medios materiales, sobre todo.

  En primer lugar se pregunta por el domicilio, pues dependiendo de éste, corresponde una parroquia u otra.  A continuación  se produce la ACOGIDA, escuchar sus problemática, (inmigrantes, exclusión social, familias desestructuradas, vejez…), les pedimos una serie de documentos, como padrón, situación laboral (la mayoría de los inmigrantes se encuentran en situación irregular, por lo que no pueden justificar este dato), situación familiar, escolarización infantil y tipo de vivienda en la que tiene su domicilio…

  Una vez han aportado la documentación requerida (con alguna salvedad, como se ha indicado más arriba), se le realiza una ficha, que luego se traslada telemáticamente a CÁRITAS ESPAÑA (por lo que el representante familiar nos firma la conformidad según LOPD). Y se les explica el funcionamiento:

    Recogida de alimentos: cada catorce días (a partir de que tengamos una vacante/hueco en los listados que previamente se ha enviado a las Oficinas del Banco de Alimentos), se le avisa telefónicamente para que vengan a recoger el día indicado.

        Ropero, atendido principalmente por señoras. Se ofrece la ropa que previamente han traído a la parroquia los feligreses o cualquier otro ciudadano.

        Ayudas para mantenimiento de la vivienda (luz, agua, alquiler…), farmacéuticas o escolares…

  Se les informa el estado de su solicitud, dependiendo la lista de espera.

WhatsApp Image 2019-12-04 at 14.51.31 (2)

  Otras tareas:

  Los alimentos son de tipo no perecedero, aportados por el Banco de Alimentos sito en la Pobla de Vallbona, cuatrimestralmente con un camión con grúa vamos a recogerlos y los almacenamos en los locales de la parroquia, en cantidades variables, dependiendo del número de personas que tenemos en nuestros listados y teniendo en cuenta los niños menores, para los tarritos de bebé, cereales, y leche de continuación. (palizón en la descarga). Una vez recibidos, se calcula la cantidad disponible para cada entrega (ocho en cada cuatrimestre). Asimismo, además de los alimentos que corresponden del Banco de Alimentos y a las aportaciones de los parroquianos, incluimos en cada entrega unos “suplementos alimenticios” que compramos con el dinero aportado por la tienda de ROPA de Cáritas (anexa a dicha parroquia), donde a precios muy “módicos” se ofrece ropa, calzado, libros… y con más motivo en estas fechas próximas a Navidad.

  Solemos realizar la campaña de Juguetes para Reyes.

  • Los colegios de nuestra demarcación, también colaboran en la recogida de alimentos con diversas campañas “KILO”.
  • Asociaciones como los Amigos de San Roque, todos los años aportan una donación de alimentos.
  • También recibimos los alimentos depositados por los ciudadanos de Burjassot en la Biblioteca Municipal que recogemos cada dos meses más o menos.

Lo que nos permite ayudar puntualmente a algunas familias más necesitadas.

 

Nota: Los nombres de las personas, entidades y la autoría de las imágenes que han participado en este artículo, se han omitido por deseo expreso de su autores.

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

Ordenaciones municipales en la Valencia de la edad media.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Captura de pantalla (199)

Cabanes Pecourt, Mª Desamparados (1977) El “Repartiment” de la Ciudad de Valencia: Portada. Revista “Temas Valencianos” nº 2. Editorial Anubar. Plano de Valencia, ciudad que se desarrolló desde su conquista hasta el siglo XIV. El asentamiento de los conquistadores lo señalan las iniciales de Da(roca), Te(ruel), Cal(atayud), Z(aragoza), T(ara)z(ona), B(arcelona), M(ont)p(elier), V(ilafranca), (bita), T(arragona), M(ont)b(lanch), Tor(tosa) y L(érida). Línea exterior, murallas de Pedro IV de Aragón.

  La ciudad de Valencia pasó de una población de 4.729 vecinos (Fuegos-Fogages) en 1355 a 8.840 vecinos en 1489, con  un número de habitantes de unos 23.000 a mediados del siglo XIV, y a 44.000 habitantes a fínales del XV aproximadamente. (El coeficiente convencional 1:5 de una casa o Fuego, corresponde a 5 individuos por casa o Fuego).

  Valencia había ido aumentando su población durante todo el siglo XIV. Pasado el bache demográfico producido por la peste negra a mitad de siglo y las bajas ocasionadas en los dos cercos puestos a la ciudad por las tropas de Pedro el Cruel, la población recupera poco a poco su normalidad. El Consell favorece a los nuevos inmigrantes concediéndoles las cartas de avecinamiento (Els llibres de avehinaments, documentación que se consideraba recogía la nómina de los recién llegados a la ciudad), quienes atraídos por la industria y el comercio, que empieza su despegue, se asientan en los distintos barrios de la capital, constituyendo el germen del gran esplendor que tendrá lugar el siglo siguiente.

  El Consell valenciano era el órgano consultivo y deliberativo de los jurados, asumiendo la representación popular. Integrado por seis nobles, caballeros o generosos, de los cuales dos habían sido jurados el año anterior, cuatro ciudadanos (jurats vells), cuatro juristas, dos notarios y 48 Consellers. Dado que el número de oficios variaba, su representación en el Consell oscilaba entre 60 y 80 individuos. El clero tuvo prohibido intervenir en la administración municipal desde 1341.

25_Diputats de la Generalitat del Regne de València (Joan Sarinyena, 1592)_Palau de la Generalitat Valenciana

Representación de los diputados (los seis del centro) y otros oficiales de la Diputación General o Generalitat del Regne de Valéncia pintada por Joan de Sarinyena en 1591-1592 en la Sala Nova del Palau de la Generalitat. (http://www.ventdcabylia.com/2018/02/les-pintures-de-la-sala-nova-del-palau.html)

  Dentro del Consell existían diferentes rangos, el superior formado por nobles, ciudadanos, juristas y notarios, a continuación los ciudadanos elegidos por las distintas parroquias y por último los miembros de los Gremios que asesoraban al Consell en las cuestiones técnicas y laborales de los oficios. También existía el llamado Consell secret, verdadero órgano de gobierno de la ciudad, integrado por los jurados, el racional, el síndico y los abogados.

  Los jurados eran designados la víspera de Pentecostés “per via de redolins” (o insaculación: colocar en un saquito los nombres de los pretendientes al cargo de jurado, extrayendo el papel o bola con el nombre del aspirante), prestaban  juramento al día siguiente domingo, en la Catedral y el cargo era por un año comprometiéndose a guardar secreto de las deliberaciones del Consell.

  Las atribuciones del Consell consistían en el abastecimiento de víveres, controlar las profesiones y oficios; dirigir la defensa de la ciudad y la Milicia urbana, vigilaban la sanidad pública, obras públicas, moralidad pública, obras de caridad con los pobres, conventos y cautivos; tenían  jurisdicción dentro de la ciudad y su territorio; concedían la ciudadanía a los emigrantes que reunían ciertos requisitos, mercados, pesos, medidas, etcétera.

  Las viejas murallas árabes obstaculizan la expansión de la ciudad de Valencia, el rey Pedro el Ceremonioso en 1356 autoriza la ampliación de las murallas dirigida por Guillem Nebot  y los jurados disponen que se construya sobre los nuevos solares producidos con el derribo de éstas. La construcción de la nueva muralla traerá como consecuencia el poner en comunicaci6n nuevas vías de tránsito por la ciudad y sobre todo la prolongación de las arterias principales después del derribo de los muros antiguos.

  A mediados  del  siglo XIV, al calor de las riquezas producidas por las actividades industriales y mercantiles, surgió en las tierras mediterráneas de la Corona de Aragón un nuevo espíritu ciudadano, una nueva sensibilidad, reflejo sin duda de los de las ciudades italianas (el Renacimiento), con las que tan estrechamente estaba enlazada, política y comercialmente, Valencia.

  En las postrimerías del siglo XIV, Valencia empieza a perder su carácter de ciudad árabe; visitada por numerosos extranjeros, con un floreciente comercio. Este florecimiento económico; la ostentación de lujo y fasto por la nobleza, llevo a los jurados a tomar medidas restrictivas y a legislar sobre muchas cosas, teniéndose que cortar de raíz multitud de abusos.

  En 1336, los jurados promulgan una Crida prohibiendo “De No Llançar Coet Voladors”

Die iovis IIIIº Kalendas septembris ano predicto.

        Ara ojats què us fan saber los jurats e els prohòmes de la ciutat:

          Que, a esquivar dampnatges que.s porien enseguir per voladós ab foch que alcuns follament de dia o de nuyt giten, han ordenat que null hom, de qualque condició sia, no gos gitar de dia o de nuyt dels dits voladós en la ciutat ne en los ravals d´aquella. Et qui contrafará, satisfará lo dampnatge a, aquèn follament donat, et, ultra aço, en correrá en pena de LX sous per quantesque vegades contra ǁ¹⁶⁶ʳ fará.  Dels qual LX sous será lo treç del senyor rey, lo terç del comú de la ciutat et lo terç del acusador. E qui li dita pena pagar no porá, sápia per tot cert que estará pres en la presó comuna per LX dies continuament.

          Les quals coses vos notifiquem en fan saber ab la present pública crida per tal que alcú d´ignorància no.s pusca escusar.

Anno Mº CCCº XXXº sexto (1336) [Furió, A., & Garcia-Oliver, F. (Eds.). (2007). Llibre d’establiments i ordenacions de la ciutat de València. I: (1296-1345) (Vol. 30). Universitat de València., 305].

  Los jurados prohíben la matanza de cerdos y otras reses en la calle en 1336, también que fueran sueltos por las calles, bajo amenaza de incautación y venta de los mismos, librando de esta prohibición a los cerdos llamados de San Antonio, comprados por las parroquias y mantenidos por el vecindario, para sufragar con su venta parte de las necesidades de las mismas. Si se encontrara alguno que quisiera aprovecharse de esta excepción, lo perdería irremisiblemente; éstos eran veinticuatros, dos por cada parroquia. Dos años después ante la picaresca de los parroquianos, los prohíben todos, dando un  plazo de dos días para su recogida. En 1343 han de publicar otra Crida, notificando la misma prohibición, que vuelven a reproducir en 1350.

  En previsión de incendios se acuerda que las tabernas no tuvieran a sus puertas ramos de pino o de cualquier otro árbol, sino de naranjas o de coles o un escudito de madera con el rótulo o leyenda que quisiera el dueño o sin leyenda. Ordenanza de 1342.

  Una ordenanza promulgada en 1348, se ordena que todos los vecinos barran y recojan las piedras y basuras que hubiera delante de las fachadas de sus casas todos los viernes.

  A mediados de  1369 se establece que ningún cerrajero pudiera hacer ninguna llave con arreglo a improntas de cera o de madera que se les diera si no la presentaban personalmente en la casa donde habían recibido el encargo, como medida para evitar robos, bajo pena de sesenta sueldos.

  En 1375, los zapateros habían sacado la moda de pintar en los tapins e çabates florejades” figuras y nombres de Jesucristo, la virgen y otros santos. El consejo acordó prohibir que en adelante se hiciera, bajo pena de perder los zapatos y pagar diez sueldos de multa.

1488

1488 (2)

Tapin, Tapins (chapines): “Así se pasean por la calle las mujeres en el reino de Valencia”. Dibujo de Christoph Weiditz. Colección: Die Trachtenbuch (1488). Fundación Joaquin Díaz. Diputación de Valladolid (https://funjdiaz.net/grab1.php?id=746)

13889324935_fa7d94e0f1_o (2)

Tapins: H. 1540. Mujeres españolas, Códice de traje, Biblioteca Nacional, Madrid 

   Todos los oficios de la Valencia medieval se agrupaban entorno a una calle. El Ofici de Tapiners se ubicó en la actual calle de Tapinería de Ciutat Vella, poseían su propia capilla en la Sèu de Valencia, hoy en día la de San Vicente Ferrer.

  Gracias a los documentos de la época que han llegado hasta nuestros días conocemos a:

  • Guillem Compte, pintor de capellades de tapins, llamado anteriormente Guillem Bonaventura (23 de julio, 1392).
  • Joan Arcís, pintor de tapins (1412) al ser deudor de otro pintor, Francecs de Miralles por trabajos realizados.
  • Andreu Barbenç (1414) pintor de tapins, ciudadano de Valencia, testigo.
  • Gonçal Gallego (1414-1415) pintor de tapins, “civis Valencie”, por un contrato de aprendizaje al hijo de Pere López.
  • Antoni Martí (noviembre 1418) pintor de tapins, testigo de la venta de un censal por un preboste de la catedral de Valencia a un platero de la ciudad.

  El Consell deliberó y acordó en 1378, el ensanche de la actual calle Caballeros y otras que por ser muy estrechas ofrecían peligros al tránsito, pero haciendo contribuir a los vecinos en proporción a los beneficios recibidos.

  17 de noviembre de 1382, los jurados acordaron:

  • Se prohíbe a los convites de las Cofradías, Colegios, Oficios o casamientos, servir carne de caza, prohibición que luego se hizo extensiva a las terneras, cabritos y lechones.
  • Se prohíbe que en las bodas no pudieran dar los convidados ni otro por ellos, algún dinero o joyas a los novios bajo pena de cincuenta morabatines de oro.
  • No se puede empaliar (cubrir, disimular) las paredes del comedor, excepto donde se sentará la desposada.
  • Se permite que los padrinos de bautizo puedan regalar dinero o alhajas a sus ahijados.

Ordenaciones de 1383:

  • Se prohíbe llevar a las mujeres vestidos de más de tres palmos de cola y que no pudieran aportar al matrimonio más de dos cofres de ropa.
  • Ningún hombre ni mujer pudiera llevar telas de oro ni de plata ni aun de seda si estaba entretejida con estos metales.
  • En ninguna prenda de vestir se llevarán perlas, piedras finas, galeones de oro o de plata y azabaches, excepto pasamanería y botones de seda
  • No se autorizan los forros y ribetes de armiño, los “pater noster” de oro o de piedras, joyeles, collares y arracadas, exceptuando de esta prohibición a las doncellas el día de su boda.
  • Se prohibió que a los convites de las bodas pudieran asistir más de diez casados por cada parte, llegando a tanto la escrupulosidad de los Jurados que en otra ocasión aclararan que cada dos viudos habían de contarse como matrimonio.

  23 de Junio de 1385, los jurados acatando los consejos de los diferentes estamentos de la sociedad valenciana, acordaron:

  • Solo pueden llevar soletes ab puntes o sens puntes (en castellano: alcorques o chanclos con suela alta de corcho o madera), çabates florejades los nobles, caballeros, hombres de paraje o ciudadanos honrados y sus hijos.

Soletes sens puntes o alcorques: La Curación del ciego, finales siglo XV. ¿Taller Fernándo Gallego?. The Tucson Museum of Art, Arizona (EEUU)

  Todas estas prohibiciones regían únicamente para los vecinos de la ciudad, no estando obligados a guardarlos los que en ella residían accidentalmente, a no ser que se quedaran a vivir aquí, en cuyo caso empezaba la obligación, pasados los primeros quince días; igualmente no regían para las mujeres públicas, que tenían sus ordenanzas especiales.

  Durante la representación de la Pasión por las calles en la semana santa, eran muy frecuentes los abusos y las irreverencias. En  1386 el Justicia criminal junto con el Consell hizo publicar una Crida mandando que todos aquellos que el viernes santo u otro día de la semana santa quisieran representar la Pasión de Jesucristo lo hicieran dentro de las iglesias o en los cementerios contiguos a las mismas y que de ninguna manera pudieran transitar por las calles de la ciudad vistiendoqualque habit, arreu, vestit o aperellament que para ello les hubiera servido, bajo la amenaza de ser desnudados donde fueran encontrados y perder dichas vestiduras, además una multa de diez morabatines de oro o cárcel, de no poderla pagar.

  El 4 de septiembre de 1387 se prohíbe a las esclavas que asistan a los entierros llorando, delante o detrás del cadáver, bajo pena de azotes.

  La Crida se volvió a repetir en 1390, siendo Justicia criminal don Juan de Villarrasa, mandando que todas aquellas personas que quisieran representar la Pasión, Resurrección o la fiesta de Ramos, se hiciera en el interior de las iglesias, cementerios de las mismas o local cerrado, bajo pena de sesenta sueldos o, de no poder, un mes de cárcel, solo a personas laicas sometidas a la jurisdicción real.

  El Consell teniendo en cuenta el muchísimo tránsito que había por las calles de la Lonja y la Puerta Nueva hasta el Mercado, y que impedía transitar con normalidad por las mismas, acuerda en 1396, que en dichas calles no se hiciera almoneda ni se pusieran encantes de ropas o muebles, bajo pena de diez morabatines de oro.

  1397:  Con el fin de evitar los estragos de las frecuentes pestes, acuerdan que todos los años, durante el verano, un hombre con su carro fuera por las calles y plazas, recogiendo, perros, gatos muertos y otra basuras que las gentes “de mal ús”, tiraban a la vía pública. Su gasto corría a cargo del oficio de Mostaçaf, porque todas estas cosas según Fueros eran de su incumbencia, a este oficio se le denominó como de “Mala roba” (quizás se debe al apodo del primero que lo desempeñó).

  Los jurados, siempre respetuosos con la iglesia, dictaron en 1398 una ordenanza, prohibiendo recoger la basura de las calles de la ciudad y sus arrabales y por la huerta, no solamente durante todo el domingo, sino por la noche hasta el toque de maitines (antes del amanecer), bajo multa de cinco sueldos por cada vez que fueran denunciados.

  El lujo y la ostentación por la calles de Valencia llegó a tal extremo que a partir de la década de 1370 los predicadores mendicantes como Francecs Eixemins y San Vicente Ferrer desarrollaron una verdadera campaña de sermones ensalzando las virtudes de la austeridad. En uno de sus sermones San Vicente Ferrer refiriéndose a los tocados estrafalarios, como los cónicos de origen francés y flamenco, llego a afirmar que las mujeres que los llevaban ofendían a Dios, porque él las había hecho humanas y ellas preferían ser vacas o cabras:

Rogier_van_der_Weyden_(workshop_of)_-_Portrait_of_Isabella_of_Portugal“o Deu m´a feta dona, e jo me so feta cabra o vaca, ab aquells corns e plena de vent e pompa…  aprés vosatres, mes filles, que Deu vos ha fet dones e elles fan-se cabres o vaques ab aquells corns…” (V. Ferrer, Sermons. Barcelona, 1934. Vol I. Feria II Post Octavam Ascensionem, 30 y 35).

Tocado llamado de cabra o vaca por San Vicente Ferrer. Taller de Roger van der Weyden (Netherlandish, 1399/1400-1464) Retrato de Isabel de Portugal , alrededor de 1450, 78.PB.3. Museo J. Paul Getty, Los Ángeles (EEUU)

 

Fco Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

templersdeburjassot@gmail.com

Glosario:

Ciudadanos honrados: Se refiere a la burguesia que domina el Consell, sin título nobiliario.

Çabates florejades: Zapatos floreados (Tapines pintados -normalmente con motivos religiosos-).

Galeón: Broche de joyería.

Hombres de paraje: “En el reino de Valencia, el fuero dispone que los hijos de algun varón que principiando su linaje se arma cavallero y sus hijos ya eran nascidos al tiempo que se armó cavallero, Porque los hijos que proceden y nascen del padre después que fue armado cavallero, son havidos y nombrados gentileshombres y generosos”. (de Viciana, M. (2002). Libro tercero de la Crónica de la ínclita y coronada ciudad de Valencia y de su reino (Vol. 3), 66. Universitat de València).

Joyeles: Joya pequeña.

Morabatines: Moneda de oro que en un principio peso 4,20 grs y después 3,89 grs, Voz que precede del almorávide morabetí. (Hinojosa Montalvo, J. (2002). Diccionario de historia medieval del Reino de Valencia. Tomo III, 172).

Mostaçaf: Funcionario municipal del reino de Valencia que existió durante la época foral y cuyo precedente era muhtasib de época musulmana. Controlaba los pesos y medidas, transacciones comerciales, política de precios y abastecimientos, conservación de alimentos, fraudes y engaños, también era de su competencia el cumplimiento de las normas dictadas por el Consell en materia urbanística: alineaciones de calles, caminos, plazas, nuevas construcciones, ruinas, distribución de muros y ventanas, así como el mantenimiento de la higiene y la salubridad de la población. (Hinojosa Montalvo, J. (2002). Diccionario de historia medieval del Reino de Valencia. Tomo III, 191).

Pater noster: Anillo de oraciones (Anillo eclesiástico).

Soletes ab puntes o sens puntes: Alcorques o chanclos con suela alta de corcho o madera. Era un calzado que no tenía talón ni puntera, y cuya suela era de corcho de un grosor escaso y uniforme. Se sujetaba con una tira ancha de tela o de cuero en el empeine. Fue usado por hombres y mujeres de todos los estamentos, incluso el religioso.

Sueldos (sous): Moneda valenciana, de cuenta, equivalente a 12 diners ó reals de Valéncia, cuyo valor era la veinteava parte de la Lliura. Se utilizó como moneda de cuenta en la época foral. (Hinojosa Montalvo, J. (2002). Diccionario de historia medieval del Reino de Valencia. Tomo IV, 205).

Tapins (chapines): Calzado de lujo, de suela gruesa de corcho o madera, que puede decorarse con motivos heráldicos, sedas, oropeles y joyas. Existen leves diferencias entre los chapines, considerados calzado de lujo, frente al carácter humilde de los zuecos; los alcorques, que carecían de punta y de talón frente a zuecos y chapines que cubrían toda la planta; y las sandalias, propias del calzado eclesiástico, frente a las galochas, para los caballeros, y los chapines y zuecos para las damas.

Bibliografía:

-Aliaga, J. (Ed.). (2005). Documents de la pintura valenciana medieval i moderna I (1238-1400) (Vol. 1). Universitat de València, 357.

-Brouquet, S., & Marsilla, J. V. G. (Eds.). (2015). Mercados del lujo, mercados del arte: El gusto de las elites mediterráneas en los siglos XIV y XV. Universitat de València.

-Carreres Zacarés, S. (1944). Ordenaciones municipales valencianas de la Edad Media.

-Cruselles Gómez, E. (1999). La población de la ciudad de Valencia en los siglos XIV y XV.

-Marsilla, J. V. G. (2014). El lujo cambiante. El vestido y la difusión de las modas en la Corona de Aragón (siglos XIII-XV)/Changing Luxury. Dress and Diffusion of Fashion Trends in the Crown of Aragon (13th-15th Centuries). In Anales de historia del arte (Vol. 24, p. 227). Universidad Complutense de Madrid.

-Mocholí Roselló, A. (2010). Estudi dels documents dels pintors i altres artífexs valencians. Segles XIII, XIV i XV (1238-1450) (Doctoral dissertation).

-Mocholí Roselló, A. (2013). Pintors i altres artífexs de la València medieval. Editorial Universitat Politècnica de València, 98, 110, 244, 312 y 347.

-Odena, J. T., & Ortí, M. M. C. (1985). El Consell de Valencia: disposiciones urbanísticas (siglo XIV). En la España medieval, (7), 1481-1546.

-Santamaría, A. (1988). La demografía en el contexto de Valencia. Siglo XV. Acta historica et archaeologica mediaevalia, (9), 311-332.

-Indumentaria Medieval Aul@Medieval – Proyecto Parnaseo, Universitat de València.  http://aulamedievalindumentaria.blogspot.com/2015/04/trajes-debajo-1.html?view=classic

http://opusincertumhispanicus.blogspot.com/search?q=alcorques

http://opusincertumhispanicus.blogspot.com/2011/05/empezemos-por-los-pies-el-chapin-i.html

http://opusincertumhispanicus.blogspot.com/2011/06/retales-que-nos-vistieron.html

http://opusincertumhispanicus.blogspot.com/search?q=chapines

Impresoras Valencianas (siglo XVIII). El Nobilísimo Arte de Imprimir

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los Orga fueron una importante familia de impresores valencianos. Junto con los Monfort y los Bordázar, los más destacados del siglo XVIII en Valencia. El primero de ellos fue José Jaime de Orga que inició su actividad en el taller del impresor Antonio Bordázar. Se casó con Antonia Gómez, hija a su vez del impresor Manuel Gómez, quien en 1756, tras la muerte de su esposo, comenzó a regentar la imprenta por su cuenta. Comenzó su actividad en Madrid (donde se había trasladado el matrimonio), pero no tardó en volver a su Valencia natal debido a que la imprenta madrileña acarreaba muchas deudas. Allí fundó una nueva imprenta donde obtuvo un gran éxito comercial debido a la gran calidad de las impresiones y a que su producción se centró principalmente en obras para el gran público, como las comedias teatrales de Calderón de la Barca, Lope de Vega y otros autores insignes, de gran popularidad en el XVIII. Falleció en 1780 y el negocio pasó a ser regentado por sus hijos, José y Tomás de Orga. Podemos ver la variedad de obras salidas de su imprenta citando como ejemplo algunos  títulos: Arte de andar a cavallo : dividido en tres partes… de Francisco Pascual Bernad (1757), Primero es la honra de Agustín Moreto (1761), Comedia famosa, La vida es sueño de Calderón de la Barca (1761), Adicion al compendio de arte de Canto llano de Pedro de Villasagra (1766), Terenciano o arte metrica de Gregorio Mayans y Siscar (1770).

Margarita Veo, viuda de Antonio Bordazar.

bordozar

Relacion puntual de las fiestas, con que la … ciudad de Valencia acreditò… por José Vicente Ortí y Mayor. En Valencia : por la viuda de Antonio Bordazàr de Artazù. Impreso en Valencia el 27 de septiembre de 1746

Antonio Bordazar representa el ejemplo perfecto de impresor erudito; fue impresor de la ciudad, del arzobispado y de la inquisición y escribió tratados de historia, gramática, matemáticas y astronomía; propuso que se imprimieran en España libros de Nuevo Rezado, bajo el control de la imprenta plantiniana de Amberes desde el siglo XVI. Margarita Veo toma las riendas a su muerte y llega a ser impresora de la ciudad. En su imprenta aprendió Benito Monfort, uno de los más importantes impresores españoles.

Antonia Gómez de Orga (Valencia, ca. 1715-1780)

Antonia Gómez fue impresora en el siglo XVIII, inició una dinastía de tipógrafos y destacó por el primor de sus trabajos pese a las difíciles circunstancias en que llegó al oficio, con cuatro hijos y viuda de «Joseph de Orga Impresor… Haviendo quedado por muerte de su marido varias deudas, ningunos caudales, y pocos bienes para poder satisfacerlas; y hallándose oprimida de algunos acreedores… y con varias enfermedades en casa y especialmente en dos hijos suios…»

Vivía entonces en Madrid, donde su marido imprimía El Mercurio, el periódico más importante del momento. Hija de impresor, había dejado su Valencia natal al poco de casarse con Orga, un tipógrafo prestigioso y erudito, amigo de intelectuales como Gregorio Mayans y experto en el «manejo y forma de Matrices… para la igualdad y hermosura de todas las suertes de Letra y composición de tintas…», según un memorando dirigido a Fernando VI.

La muerte imprevista de Joseph llevó a la familia a una apurada situación de pleitos, deudas y embargos a los que Antonia se enfrentó regresando a Valencia, y montando una modesta imprenta, en la calle de la Cruz Nueva, con dos viejas prensas rescatadas del desastre económico familiar.

Era 1757 y nuestra ciudad tenía unos treinta impresores y tantos libreros como Madrid. Empresaria intuitiva, Antonia imprime por primera vez a ciertos clásicos latinos, a autores del Siglo de Oro y otras joyas con magníficas calcografías, como la famosísima sobre san Vicente Ferrer que incluye un combate naval en el Turia, pero también comedias sueltas que arrebatan al populacho y dan a su imprenta desahogo económico y señas propias de identidad.

Vte ferrer

Tercer siglo de la canonización de S. Vicente Ferrer
Galcerán y Alapont, Vicente, 1726-1788  Grabado.
Estampa separada de: Serrano Pérez, Tomás ” Fiestas seculares, con que la coronada ciudad de Valencia celebró el feliz cumplimiento del tercer siglo de la canonización de su esclarecido hijo y ángel protector S. Vicente Ferrer, Apóstol de Europa”. Valencia, 1762.
En Valencia: En la imprenta de la Viuda de Joseph de Orga, junto al Real Colegio de Corpus Christi, 1762

Las obras de Antonia Gómez de Orga suman un alto porcentaje de los cinco mil libros impresos en Valencia durante todo el siglo XVIII, cifra realmente prolífica para una población con más del 50% de hombres analfabetos y del 70% de las mujeres, circunstancia a la que sumar las dificultades para imprimir en las primeras décadas del siglo.

Las consecuencias de la Guerra de Sucesión, el monopolio de Amberes para producir libros litúrgicos y una legislación demasiado proteccionista constreñían el beneficio de los impresores hasta llevar a muchos al cierre o a probar suerte lejos, como hizo el marido de Antonia y fundador de la saga, Joseph Jaime de Orga.

De origen aragonés, Orga había aprendido el oficio en las prensas valencianas de Antonio Borzadar, tipógrafo y erudito considerado el mejor impresor español de la Ilustración. Su taller era punto de encuentro de los intelectuales ilustrados y de allí salieron algunas de las impresiones más virtuosas del siglo, como el plano de Tosca de Valencia y numerosas obras de Gregorio Mayans, el erudito empeñado en conciliar las ideas racionalistas de la Enciclopedia de Diderot y D’Alembert con el espíritu cristiano español. Entre Bordazar, los Orga y Benito Monfort imprimieron más de la mitad de las obras valencianas de toda la centuria.

Al morir Bordazar y surgir desavenencias en el taller, Orga dejó Valencia y se convirtió en el primer tipógrafo español formado en el extranjero, como relata él mismo en un memorando dirigido al rey Fernando VI: «[…] ansioso del bien del público y estimulado del honor de la Nación Española, determino a passar á los Reinos estrangeros donde á costa de […] continuado afan, expuesto en varios ocasiones á perder su vida, logro comprender á punto fixo el methodo de travaxar en aquellas Imprentas…». Orga intentaba convencer al rey para acabar con el monopolio de Amberes e imprimir los libros del «Nuevo Rezado» en España, pero no pudo ser.

Fuente

Poco después de volver Antonia a Valencia y abrir su taller en la calle de las Damas, cerca de la Universidad, fallece sin herederos Fernando VI en 1759 y sube al trono su hermanastro Carlos III, con quien culminarían en España las ideas reformistas de la Ilustración y el Despotismo Ilustrado. El pulso renovador del nuevo Borbón y de personajes como Floridablanca, Aranda o Jovellanos comienza a dar sus frutos y se aborda un plan para promocionar la impresión. Por fin, las imprentas españolas podrán producir libros litúrgicos, se prohíbe importar libros extranjeros escritos en español, se rebajan las licencias y se suprime la «Tasa», posibilitando el precio libre de las publicaciones. También perdió atribuciones la Inquisición, que dejó de ejercer la censura previa. Las artes gráficas fueron reguladas en conjunto –todavía hoy perviven algunos aspectos, como el depósito legal obligatorio– y redundó en una clara mejora de la actividad.

La llegada de Carlos III propició un impulso cultural generalizado en todo el país del que participó Valencia, donde se constituyen entidades como la Real Sociedad Económica de Amigos del País, la Real Academia de San Carlos, la Academia Valenciana o la Compañía de Libreros e Impresores, destinadas a difundir el saber del Siglo de las Luces entre los distintos ámbitos de la sociedad.

El éxito como impresora de la viuda de Orga está cimentado en esa apertura y en su fino sentido empresarial, al darse cuenta de las posibilidades comerciales de combinar los trabajos cuidados y elitistas, destinados a públicos minoritarios, con la impresión de comedias sueltas, de gran demanda popular.

Comedia famosa, La confession con el demonio (1762) – Torre y Sevil, Francisco de la, 1625-1681. En Valencia : en la Imprenta de la viuda de Joseph de Orga …, 1762

A los valencianos del XVIII les fascinaban los libros de canya i cordeta (libros de cordel), colgados con pinzas de caña de un cordel y vendidos por los ciegos de calle en calle, de ciudad en ciudad, una literatura popular con un toque folklórico y burlesco que llegaba y entendía todo tipo de público porque solía estar en valenciano, proscrito en la mayoría de otros ámbitos al abolirse los fueros.

Antonia y su dinastía de tipógrafos Orga, que llegó hasta el siglo XIX, devolvieron a la imprenta valenciana el prestigio ganado en sus primeros tiempos, cuando una de las prensas españolas pioneras estampó en 1474 ‘Les Obres o trobes en lahors de la Verge Maria’, primer libro impreso en valenciano y primera obra literaria impresa en España.

Llibre de canya i cordeta 

Relacio critica o coloqui: que un Pepo del Horta havent vengut de servir al Rey en estes campañes, fa als Valencianets de moda en esta primera part. Impreso en Valencia por Joseph y Thomás de Orga, 1784.

 

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

Bibliografía:

de la Fuente, M. (2009). Valencianas célebres y no tanto (s. XIII-XXI). Generalitat Valenciana, Conselleria de Benestar Social. 71-76

Martín, N. B. (2005). Los Orga: una dinastía de impresores en la Valencia del siglo XVIII. Arco/Libros. 395

Serrano Morales, J. E. (1898). Diccionario de las imprentas que han existido en Valencia desde la introducción del arte tipográfico hasta el año 1868. Valencia99.

Palacio d´En Bou versus Palacio del Mueble

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

   Gracias Manuel, Juanjo y Amparo Asensi Alamos, sin vuestra ayuda y colaboración hubiera sido imposible alumbrar una parte de la historia de Valencia.

Mossén Jaume Febrer escribe sus famosas Trovas de los linajes en la conquista de Valencia en tiempos del rey Pedro III de Aragón (1238-1285), cita en la Trova CXIII a Esteban (Esteve) Bou, fundador de la casa valenciana de los Bou:

Estevan de Bou, vino a la conquista de Valencia desde el campo de Urgel (Lérida), con gente pagada de sus propios: por lo que el Rey D. Jaime le dejó rico en esta ciudad; su divisa era un buey de oro, en campo encarnado. Su hijo Berenguer sirvió en la guerra de Murcia, haciendo el coste a su gente; pero el Rey no ha premiado sus servicios según su valor y mérito. Acordaos de él, pues lo habéis muy bien menester.

Sobre la vida de Estevan de Bou, conocemos muy poco, solo una breve mención aportada en un manuscrito anónimo del siglo XVIII conservado en la Biblioteca Nacional de España (BNE), con unas breves pinceladas sobre las biografías de Estevan de Bou y su hijo Berenguer:

Aquest Bou de or, en camp colorat Esteve de Bou portaba en lo escut quant a vostron Pare, molt valent, y osat, asisti en Valencia, e en ella heretat resca ricament: Dihuen fonch vengut de lo Camp de Urgell, com hom de remenza, ab gent a sa costa. Son fill Berenguer en Murcia os serví, e gent hi la expensa a sa companya: No té recompensa del Rey, ni de vos, segons son valer; premianlo, Senyor. Puix´l heu menester.

Esteve Bou, que ostentaba en su escudo un buey de oro en campo de gules (rojo), era originario del Campo de Urgell, como hombre de la remensa, de donde vino sirviendo valientemente, con gentes por él pagadas al rey D. Jaime, en la conquista de Valencia, donde fue ricamente heredado. Su hijo Berenguer Bou sirvió con hombres también a sus expensas al rey D. Pedro, en la conquista de Murcia (y el ilustre trovador reclama a su soberano una recompensa por si lo necesitaba) para tenerlo propicio. ⌈El rey D. Pedro -Pedro III- lo premia con el título de Senyor, «En» en valenciano de ahí procede la denominación de En Bou⌉.

1

Trovas que contienen las familias de los conquistadores del Reino de Valencia [Manuscrito] / de Jayme Febrer; vertidas en prosa castellana, añadidas y fundadas por José Berni y Catalá (1786),  Vol I, p 166. BNE: Mss/3473-Mss/3476

Esteve de Bou era un remensa; no pertenecía a la nobleza, de origen campesino. Los remensa eran campesinos catalanes que durante la edad media, estaban adscritos a un dominio señorial y sólo podían abandonarlo mediante el pago de una redención. Siendo un rico hombre al poder costearse su propia compañía.

La familia Bou de origen urgelense desempeñó numerosos cargos en la ciudad y en el reino de Valencia. Ricos mercaderes, poseían casa y solares en la Parroquia de Santa Catalina en cuyo distrito se halla ubicado el palacio. En uno de los callejones de la parroquia debieron poseer numerosos inmuebles porque con anterioridad a 1423 ya se llamaba la Calle d´En Bou. Así se la menciona en la celebración de una procesión de Rogativa para el Rey D. Alfonso (Alfonso V de Aragón), pidiendo que tuviera un feliz viaje y en otra procesión de Acción de Gracias por la lluvia después de una intensa sequía el 19 de febrero de 1471.

Guillem Bou es mencionado en el prólogo del Furs de Valencia como uno de los prohombres que redactaron las Costums del reino de Valencia bajo mandato del rey Jaime I de Aragón, el mismo rey le otorgó la casa del sarraceno Ali Arrhahuai (o Aravahi) en el barrio de Boatela, actual barri del Mercat, en la parroquia de Santa Catalina. En 1319, el rey Jaime II de Aragón  autoriza a un descendiente de Guillem Bou a armar una goleta en la ciudad de Valencia contra los piratas de Túnez, ante las quejas de los mercaderes de leños y otros bajeles a los jurados de Valencia.

Guerau Bou mandó construir un caserón gótico a principios del siglo XV; falleció en 1458, sobre un edificio propiedad de la familia Bou que anteriormente perteneció, probablemente, a los descendientes del afamado médico valenciano Arnau de Vilanova (1238-1311), ubicado entre las calles En Bou (este), Correjería (norte) y En Pina (oeste) de la Ciutat Vella de Valencia.

Plano de Antonio Mancelli de la ciudad de Valencia, 1608. Completo y sección con la ubicación del Palacio de En Bou.  Manuel Geómetra (ManuelSalvador) http://blog.msal-delinea.com/author/admin/

Los Bou fueron Jurados de Valencia, Mustaçaf o Almocaten , Obreros de la Junta de Murs i Valls, Magistrados del Tribunal de Amprius (en 1408 se crea al Tribunal de Apelación de Amprius, formado por dos jurados y un jurista. Amprius era el derecho de uso sobre los bienes comunales de otros, se refiere al ganado (pastos), derecho de paso, leña, tierras o piedras). Mediadores en la concordia entre los Estamentos Eclesiástico y Militar del reino de Valencia, divididos a causa del pleito de sucesión al trono tras la muerte del rey Martín I de Aragón. Embajadores de nuestro reino, canónigos de la Catedral e inquisidores, y fundadores del Hospital d´En Bou el 18 de julio de 1399, para la asistencia de pescadores pobres, instalado en la Puerta de Ruzafa, contigua al barrio donde vivían los del oficio, hasta su integración en el Hospital General de Valencia a mediados del siglo XIX.

El Palacio d´En Bou paso a formar parte del patrimonio de la familia Trénor-Moroder en el último tercio del siglo XIX.

Siglo XX:

Hombre inquieto con voluntad de hierro D. José Bernardo Cañizares, después de viajar por Europa y regentar varios establecimientos de muebles en Barcelona, regreso a su Valencia natal, estableciéndose en la calle Correjería nº 32 (actualmente una tienda de antigüedades) al frente de un pequeño negocio de venta de muebles en 1916, rotulado Casa Cañizares. El negocio fue prosperando y en junio de 1929 fue multado con 100 pesetas por el Ayuntamiento de Valencia al acometer obras de reforma sin la debida licencia en un inmueble de la calle En Bou, nº 9 (antigua numeración del palacio d´En Bou), continuando la sede principal en la calle Correjería nº 32, tal y como aparece en la publicidad publicada en El Pueblo, Diario Republicano de Valencia, a lo largo de 1931 o en el Anuario guía comercial e industrial de Valencia y su provincia de 1930-1931. Después de varios años como arrendatario de la familia Trénor, decidió comprar el palacio junto con su esposa Dª Carmen Asensi Mengual.

1 1931

2 1931

Diario Republicano de Valencia “El Pueblo”. Domingo 1 de marzo de 1931, página 1

escritura de compra

Escritura de compra. Archivo familiar sucesores de D. Manuel Asensi.

El 2 de marzo de 1932 en la notaría de D. Facundo Gil Perotín de Valencia firmó la adquisición del Palacio d´En Bou a D. Pedro Peiro Trescoli, D. José y Desamparados Moroder Peñalba, Dª Elvira y Dª María de los Desamparados Trénor Moroder, descendientes de las familias de Josef Moroder Resciesa (Val Gardena-Austria, actualmente Italia, 1760-Valencia, 1852) y Francisco Trénor y Palavicino, I Conde de Trénor casado con Elvira Moroder Peñalba.

D. José Bernardo Cañizares logró desalojar a los ocho inquilinos que vivian en el Palacio d´En Bou, antiguos arrendatarios de la familia Trénor-Moroder, entre la primavera y finales de 1932.

En 1932 trasladó definitivamente la exposición y venta de muebles al palacio d´En Bou (calle de la Correjería nº 41) cerrando definitivamente el local sito en la misma calle, nº 32. Así aparece en los anuncios publicitarios insertos en El Castellano. Diario Católico de Información, a lo largo de 1933 y 1934 y también en la revista Blanco y Negro, 1933.

1 1933

2 1933

El Castellano, Diario Católico de Información (Toledo). Viernes 28 de julio de 1933. Portada y página 3.

Blanco y Negro, Domingo 2 de julio de 1933. nº 2.194. Portada, página 96

El Ayuntamiento de Valencia concedió la Escritura de permiso para edificar el 8 de julio de 1933 a D José Bernardo Cañizares en la notaría de Valencia de D. Salvador Ramos Redón. Consistió en la creación de dos despachos en la parte posterior del palacio correspondiente a la calle En Pina (planta baja). La apertura de dos ventanales en la fachada de la misma calle casi a ras de suelo y la construcción de una escalera interior para acceder a la azotea en la parte posterior del palacio (piso cenital).

Licencia de Obras, Tasa y Plano de la reforma del Palacio d´En Bou, 8 de julio 1933. Archivo familiar sucesores de D. Manuel Asensi.

Posteriormente el 14 de agosto de 1934, volvió a solicitar una licencia de obras al Ayuntamiento de Valencia para realizar el acondicionamiento del edificio de la calle En Bou nº 9 y calle de la Correjería, nº 41 (antiguo nomenclátor del palacio), que le fue concedida previo pago de una tasa por un importe de 227,60 pesetas.

Verdad. Diario de Unificación de los Partidos Comunista y Socialista. Valencia, Domingo 27 de diciembre de 1936. nº 131. Portada,  página 7.

D. José Bernardo Cañizares murió sin descendencia, el negocio lo heredó su sobrino D. Manuel Asensi Olmos, posteriormente los hijos de éste hasta su cierre a finales de los años 80 (s. XX).

José Bernardo Cañizares fundó Casa Cañizares • Venta de muebles en 1916, en una planta baja ubicada en la calle Correjería nº 32. Alrededor de 1927-28 alquiló a la familia Trénor el palacio d´En Bou como depósito o almacén para los muebles, a inicios de 1933 traslado el negocio familiar al palacio d´En Bou, calle Correjería nº 41, transformándolo y adoptando un nuevo nombre comercial, el Palacio del Mueble • Casa Cañizares. A finales de la década de los 40 del siglo XX, pasó a ser el Palacio del Mueble • Casa Cañizares • Sucesor Manuel Asensi y en 1975, Palacio del Mueble • Manuel Asensi, hasta su cierre definitivo en 1985.

Portada y página interior de la libreta de notas (libreta publicitaria) del Palacio del Mueble en 1936. Archivo Milagro Martínez.

Libreta publicitaria del Palacio del Mueble (1977), Portada, páginas interiores y contraportada. Archivo familiar sucesores de D. Manuel Asensi.

Palacio d, En Bou (Palacio del Mueble), entrada, escalera y primer piso donde se puede apreciar la exposición de muebles. Archivo familiar sucesores D. Manuel Asensi, 1985.

Fachada del Palacio d´En Bou antes y después de su restauración, calle Correjería. Soler Verdú, R. (1997). El Palau d’En Bou de Valencia. Arquitecturas superpuestas. Loggia, Arquitectura & Restauración. p 61.

Los sucesores de D. Manuel Asensi Olmos, el 26 de junio de 1987  vendieron el palacio a la Generalitat Valenciana. La restauración se inició en los primeros años de los 90 (s. XX), instalándose inicialmente el Instituto Valenciano de la Vivienda. Actualmente forma parte de las instalaciones incorporadas a la Presidencia de la Generalitat.

1

Diario Las Provincias, Domingo 23 de junio 1991, página 26.
Archivo familiar sucesores de D. Manuel Asensi.

Archival, Revista de la Asociación para la Recuperación del Centro Histórico de Valencia, marzo 1994. Portada, páginas 24 y 25. Archivo familiar sucesores de D. Manuel Asensi.

El Palacio d´En Bou, hoy en día forma parte del patrimonio de todos los valencianos gracias al empeño de D. Manuel Asensi Olmos y Dª Juana Alamos Rams junto con sus hijos, Manuel, Juanjo y Amparo por mantener vivo el negocio familiar, el famoso “Palacio del Mueble”, durante tantas décadas y gracias a ello se logró conservar el palacio hasta su restauración integral por la Generalitat Valenciana.

 

Nota:  Este artículo es un breve resumen de “Martínez Corberá, Milagro (2019) TFT, Palacio d´En Bou. Grado en Diseño Gráfico-Diseño Editorial. Escola d’Art i Superior de Disseny de València (EASD-Valencia)”. En colaboración con Fco Javier Martínez Santamaría miembro de la Associació Cultural Templers de Burjassot como responsable del área de Investigación Histórica©®.

 

Bibliografía:

Anuario guía comercial e industrial de Valencia y su provincia. Recurso electrónico. 1930-1931. Valencia: BVNP, 2017. Original en Archivo Rafael Solaz (RS) y BVNP-BCV, p 427.

Benítez Bolorinos, M. (2012). El reino de Valencia en tiempos de Jaime II: poderes urbanos y estructura territorial, p 152-153.

El Castellano. Diario Católico de Información (Toledo), números: 7.551, 7.558, 7.807, 7.813.

El Pueblo. Diario Republicano de Valencia, Domingo 1 de marzo de 1931, nº 13.329, página 1/Domingo 8 de marzo de 1931, nº 13.365, página 1/Sábado 20 de junio de 1931, nº 13.483, página 8.

Febrer, J. (1848). Trovas de Mossen Jaime Febrer, que tratan de los conquistadores de Valencia. Pedro José Gelabert, p 73.

Graullera Sanz, V. (2009). Derecho y juristas valencianos en el siglo XV, p 30-32.

Iborra Bernad, F. (2013). Corte y cortesanos: evolución tipológica residencial y ecos del palacio del monarca en el Reino de Valencia entre los siglos XIII y XIV. In Anales de historia del arte (Vol. 23, No. 2, pp. 469-485). Universidad Complutense de Madrid, p 478.

i Cogolludo, A., de Córdoba, P. D. A. F., García, O., & y Jáudenes, P. (1773). Interpretacion legal del ultimo Testamento de En-Guerau Bou, Vinculador de las Baronìas de Callosa, Vall de Tarbena, otros Lugares, y bienes. En que se demuestra… el derecho de Don Christoval Bou Crespi de Valldaura… Conde de Castrillo, Orgàz, y Sumacarcer, para que en confirmacion de la Sentencia de Vista, se declare haver succedido en dicho Vinculo… con exclusion de Don Francisco Thomas Faus Martinez de la Raga… y del Marques de Aytona y Cogolludo… por cuya rebeldìa se ha continuado en los… p 60.

Larousse Gran Diccionario: remensa. (n.d.) Gran Diccionario de la Lengua Española. (2016). Retrieved March 15 2019 from https://es.thefreedictionary.com/remens

Martínez Corberá, Milagro (2019) TFT: Palacio d´En Bou. Grado en Diseño Gráfico-Diseño Editorial. Escola d’Art i Superior de Disseny de València (EASD-Valencia).

Ponzoa, F. (1845) Historia de la Dominación de los árabes en Murcia. Guesp.. p 158.

Soler Verdú, R. (1997). El Palau d’En Bou de Valencia. Arquitecturas superpuestas. Loggia, Arquitectura & Restauración, (3). p 61.

Trobes de Mosen Jaume Febrer cavaller, en que tracta dels linyatges y scuts de armes dels que asistiren al Señor Rey en Jaume en la conquista de la ciutat y Regne de Valencia y foren heretats per sa nobleza y valor [Manuscrito], Vol I, p 83. BNE: MSS/10559..

¡El Embarronat! de los Silos ¿Susto o muerte?

Etiquetas

, , , , , ,

¡¡ Las primeras imágenes del nuevo salón de plenos del Ayuntamiento de Burjassot en el Embarronat!!

La nueva sede para celebrar los plenos locales del Ayuntamiento de Burjassot, tiene una decoración influenciada por múltiples tribus urbanas como los ‘emos’, ‘raperos’, ‘hípster’, ‘muppies’, ‘swaggers’, ‘preppies’ o los ‘killos’ más conocidos en lenguaje coloquial como los ‘canis’ o ‘chonis’.

La sala consta de aire acondicionado de última generación, AAAA+²⁵, totalmente ecológico y con circuito de agua reutilizable en el riego de plantas si las hubiere. Este sistema de refrigeración en la techumbre tiene un precio privativo, solo al alcance de las más elevadas corporaciones locales. Es conocido por el gran público con el nombre de “cañizo podrido” o “cañizo ruinoso”.

La sala consta de un par de mesas de bar, para piscolabis, almuerzos o timbas, según los apetitos de los participantes y de ladrillos apilados; no sabemos si son parte del material necesario para la fabricación de barricadas entre la oposición y el equipo de gobierno o las utilizarán a modo de tellas.

Los sacos de cemento y escayola, suponemos que son parte del maquillaje para pelucas y mejillas en los bailes de disfraces. No hay mejor manera para tener una tez, pálida.

Esa puerta misteriosa de donde sale todo el cableado terrestre, hemos descubierto que es el cuarto de la meditación y la reflexión, habilitado por el equipo municipal para los miembros de la oposición; si la hubiere, castigados por sus preguntas impertinentes, fuera de lugar y mal intencionadas.

Los escombros, suciedad, desidia, pasividad, forman parte de la decoración del nuevo salón de plenos. Simbolizan la integración en un mismo ente del Ayuntamiento de Burjassot y la sociedad civil burjasotense.

El apile de las tejas morunas; que nadie se asuste, se debe al dispositivo de emergencia del Ayuntamiento de Burjassot ante las posibles gotas frías del próximo otoño y así desaguar con celeridad el Embarronat.

En el Boletín de Información Municipal de Burjassot, nº 16 de febrero de 1986, página 27, el señor Pedro Sánchez publica un artículo titulado: “La preocupante situación cultural de Burjassot”, en el cual reivindica la Granja como una infraestructura estable donde se pueda crear la Casa de Cultura y una zona sociocultural de expansión ¡Perfecto! y lo aplaudimos. El Cuartel de la Guardia Civil para la Junta de Protección Civil, actividades  extraescolares y Escuela permanente de adultos…seguimos aplaudiendo y agradeciendo. Por último menciona la rehabilitación del Teatro Giner, como lugar de ensayos teatrales, espectáculos, bailes y grupos de rondallas… ¡Va a ser que no! el Teatro Giner está invadido y sojuzgado bajo un imperio de termitas de derechas, faltaría más; creemos que las vimos en la foto de Colón. Quedamos a la espera de la acción inmediata y contundente de la progresía municipal en la eliminación sin prisioneros de las termitas derechonas.

En dicho artículo no existe ninguna referencia al Patio de los Silos.

Lo más triste y lacerante de la situación actual del Embarronat es la impotencia de la ciudadanía ante la pasividad extrema de la corporación local que demanda la afiliación, origen, amistades o pertenecia a cualquier asociación a todo aquel que quiere salvar, restaurar, fotografiar o estudiar unas pinturas murales de principios del siglo XIX, únicas en la Comunidad Valenciana, en una sala donde la autoridades de Valencia agasajaban a su huéspedes más ilustres y al mismo tiempo Burjassot aparecía en el mapa.

Recordamos con amargura unas palabras del historiador romano Plutarco: “Para la plebe, el mayor honor de parte de los más poderosos es el que no la desprecien”.

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

 

El Tradicionalismo de un Republicano, Vicente Blasco Ibañez. Tres casas: Burjasot…

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Martín Domínguez Barberá (Algemesí, 1908-Valencia, 1984), fue un caballero del periodismo culto, polemista ardiente y militante de un partido, el de la Citricultura, que siempre salía derrotado en su batalla contra los elementos. Escribio en castellano y valenciano,  poesía (‘Nueve versos de gesta’),  teatro (‘No n’eren 10?’),  ensayo (‘Alma y tierra de Valencia’), el estudio histórico (‘Jaime el Conquistador’) y la narrativa (‘Els horts’). Concejal en la primera corporación municipal del franquismo, a él se debe la fundación, en 1941, de la Orquesta Municipal de Valencia y la reactivación de la fiesta fallera después de la Guerra Civil. En 1949, a la muerte de Teodoro Llorente Falcó, fue llamado a la dirección del periódico Las Provincias. Padre literario del poeta Vicente Andrés Estellés en los años cincuenta como joven redactor. Su discurso de mantenedor en las fiestas falleras de 1958 ha pasado a la historia cívica valenciana como un compendio de coraje ante la adversidad y defensa de los intereses valencianos donde criticó el abandono gubernamental tras la riada de 1957 y las inundaciones de 1958. Sus denuncias le costaron el cargo de concejal y la dirección del periódico. Con 50 años, se sintió libre y con fuerzas para iniciar otra etapa. Fundó la revista, ‘Valencia Fruits’, que durante años sería líder en la economía citrícola.

En 1961 publicó en Sevilla “El Tradicionalismo de un Republicano-Vicente Blasco Ibañez” Tomo I, Ediciones Montejurra, catalogado en la University of Virginia Library. En el capítulo: TRES CASAS: BURJASOT, FORN DE SANT CRISTOFOL, MALVARROSA, comenta extensamente la interrelación de Blasco y Burjassot, páginas 69-73 que transcribimos a continuación:

 

 

“El naciente patrimonio de los Blasco Ibáñez aumentó con una nueva finca urbana, durante estos primeros años del bachillerato del hijo: la casa de recreo en Burjasot, edificada por don Gaspar frente a los Silos, en lo que iba a ser la gran plaza del pueblo. Ello contribuyó a que el futuro novelista enriqueciese sus contactos directos con la tierra valenciana, a través de un pueblo de tan fuerte personalidad.

Los Silos de Burjasot son un monumento valenciano insigne, no artística ni históricamente, pero sí en lo político, pues constituyeron una pieza maestra en la política municipal triguera de la ciudad de Valencia. La tierra valenciana es deficitaria en trigo; el cultivo del cereal en sus regadíos—salvo en pequeños cuadros, para consumo doméstico—siempre ha resultado antieconómico, porque otras cosechas, exportadas, pueden significar una riqueza dos, tres o cinco veces superior a la del trigo que pudiera cosecharse; con la riqueza de otros cultivos puede adquirirse, pues, en otras partes, mucho más trigo del que esa tierra valenciana pudiera dar. La ciudad tuvo en sus siglos forales, desde la Edad Media, sus representantes de compras en los centros trigueros más importantes de Europa y el Mediterráneo, particularmente en Sicilia. Los Silos de Burjasot, uno de los mayores y mejores depósitos trigueros de Europa, edificados en el XVI, permitían un acopio de grano gracias al cual se aseguraba el ritmo de abastecimiento del Almudín— el almacén de trigo y harinas en pleno corazón de la urbe—y con ello el pan de Valencia y sus aledaños.

Situados en la parte más alta del cerro donde Burjasot se asienta, los silos dejan sobre la bóveda que los cubre una amplísima explanada que domina la huerta y el mar, con la ciudad al fondo, arbolada de campanarios y cúpulas. Es una azotea incomparable, una balconada de extraordinaria hermosura, soberbia peana desde la cual, contemplando la amplísima panorámica, reyes y grandes personajes, escritores y artistas famosos, han hecho frases altisonantes que al pasar al idioma escrito pueden parecer retóricas y hasta cursis, pero que allí, en la exaltación del momento, ante el paisaje edénico, resultan absolutamente normales.

Paisajes y hombres

La casita de recreo de los Blasco, convertida hoy en Biblioteca Municipal del pueblo, se ahoga ahora en medio de otras casas circundantes. Pero en sus primeros tiempos, desde sus pequeñas terrazas laterales, aún subsistentes, o de su torrecilla central—esas torrecillas blancas, tan valencianas, llamadas miramares— se dominaba casi el mismo paisaje que desde la terraza de los silos. Ese panorama, sobre el cual fijó el joven Blasco tantas veces aquellos ojos suyos, que la embriaguez de la luz hacía tomar una línea entornada de pinza óptica (¡la misma pinza de otros valencianos, magos de la luz, como Joaquín Sorolla o Mariano Benlliure ! ) dejó honda huella en el recuerdo y en, la prosa del novelista.

Pero quizás más que estas amplias perspectivas, lo que Burjasot metió muy adentro de la sangre de aquel muchacho, fue la caliente gleba humana de esta bravía población de la huerta. Para Blasco nunca es el paisaje otra cosa que encuadre humano, el medio en que se desarrollan unas vidas. La población burjasotense (entre la cual ha vivido y sigue residiendo don Mario Blasco, el mayor de los hijos del novelista, tan finamente dotado de calidades literarias y humanas), conserva vivo el recuerdo de «don Vicent», correspondiendo al hondo afecto que guardó Blasco por esta población de sus estivales vacaciones moceriles, tan unida a las más gratas memorias familiares.

Misterioso destino literario el de ciertos pequeños pueblos como Burjasot; en él residió también algún tiempo otro novelista español de primera magnitud, Pío Baroja; como si este destino literario fuese corolario de la fuerte personalidad humana de su población, donde un indigenismo archivalenciano, sin duda anterior a la Conquista y quién sabe si a la misma Roma, se enriquece y complica constantemente con el plural metequismo de familias procedentes de diversas regiones españolas, atraídas por la vitalidad de Valencia y que buscan alojamiento en los pueblos cercanos. Pegado o casi pegado a otros pueblos, removido por este constante río de forasterismo, Burjasot conserva, empero, su vigorosa personalidad. Más femenina y señorial, Godella. Más huertano y homogéneo, Benicalap. A dos pasos de Benimamet, de Rocafort, de Alboraya, de Benifaraig, de Borbotó, Masarrochos o Moncada, Burjasot sobresale entre todos por un no sé qué de virilidad jocunda, de alegría brava en medio de esta comarca riente y dramática a un tiempo, como pocas en el mundo.

1509375928_139758_1509377422_noticia_normal

Pio Baroja (Fuente)

Estos hombres y mujeres, estos rapaces y mozos de Burjasot, o sus vidas y sus historias, sus alegrías y sus enredos, penetraron muy adentro de este aljibe de caudal narrable que fue Blasco. No debieron influir menos, aunque no en la misma proporción o intensidad, naturalmente, en don Pío. Aunque en Baroja, estas influencias de fuerte luminosidad ambiental y de vitalidad humana jocunda se traslucen difícilmente. Cultivador de su breñal hirsuto y su ceño neblinoso, el novelista vasco, a pesar de estos contactos valencianos, mostró siempre una hosquedad abierta a todo color claro y risueño, a toda suerte de musicalidad. No es que fuera, humanamente, impermeable a cualquier especie de alegría expansiva y confianzuda. Mejor dicho, sí; pero esa impermeabilidad no es la receptiva hacia dentro, sino la expansiva o hacia «afuera». ¿Temperamento? ¿Truco literario de probable éxito para pasar por «duro»? ¿Pose? Desde luego en Burjasot don Pío no fue un raro bicho aislado e intratable. Pero hay un mundo—al que Burjasot pertenece de manera no anecdótica ni trivial—, el mundo mediterráneo, que es intraducible sin atenerse al compás de un ritmo poderoso, de un pulso sanguíneo,, diríamos: en lo trágico como en lo cómico; en el fulgurante cuento procaz igual que en el ramalazo dramático de un crimen pasional. Ese ritmo, al hacerse expresión, toma el calor y el brillo de la elocuencia, siquiera sea una elocuencia interna y contenida, ca paz de ser soportada por los más alérgicos a Castelar o a Víctor Hugo. Aunque nada castelarino, pero si «enamorado de las mayúsculas de Victor Hugo», como se ha dicho, Blasco no temía ciertamente a la elocuencia. A ningún género de elocuencia, verbal o narrativa. Es más, la necesitaba. Como el tronco necesita de la llama—esa «elocuencia» del fuego—para arder. Don Pío, en cambio, le tenía horror a la elocuencia. A cualquier género de la misma. Prefería arder como el carbón, bajo capas de ceniza. Aunque a veces las pantuflas y la mesa camilla—esa combustión recuerde, a pesar de todas las picardías «antielocuentes» y antiburguesas del gran don Pío, la del cisco o el orujo del españolísimo y archiburgués brasero, ara nacional de tanta enanez.”

Descarga: https://drive.google.com/open?id=1zq-ebp98GpgM8vq8S_NKaX-4n9CLPnz8

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

El Avestruz (Historias de Alcaldables)

Etiquetas

, , , , , , ,

Bordero:  Nombre que se da al documento en que figuran relacionados una serie de conceptos respecto a cuales se facilita información concreta. (Enciclopedia de Economía, Finanzas y Negocios, Volumen I.  20 Tomos. Varios autores. Ed. CISS).

  Mucho hemos dudado plasmar nuestras vivencias en papel y tinta virtuales o callar para siempre los acontecimientos de los últimos ocho meses. El sentido común susurra que debemos compartir lo vivido y la prudencia o cobardía -dudas- nos recomienda reversarnos la narración de lo acontecido. La humanidad siempre avanza con la osadía; la pasividad y la autocensura irremisiblemente conducen al fracaso, por lo que hemos decidido compartir con ustedes, el antes, el ahora y el después de ésta historia.

  El 18 y 19 de septiembre del pasado año fueron fechas cruciales que zarandearon muchas conciencias de nuestros vecinos. El símbolo de nuestro pueblo, los Silos, se convertía parcialmente en escombros ante la mirada incrédula de todos, para muchos significó el fin de un ciclo, de una etapa, de un pueblo. Burjassot por primera vez en siglos se sintió abandonada, despreciada, ninguneada por aquellos a los que la mayoría de burjasotenses les habían depositado totalmente su confianza desde hace 40 años. Muchos se sintieron despechados, ignorados y lo más cruel, menospreciados.

  Un grupo de amigos al margen de los circuitos del poder, decidió crear un foro donde nuestros representantes (las seis patas de la casa) y los amigos de los Silos; llevan muchos años denunciando y pidiendo una solución para los Silos, pudieran expresar libremente sus opiniones, propuestas y soluciones a futuro ante la desidia de la Monarquía municipal. Cual fue nuestra sorpresa por la colaboración desinteresada de todos y el mutismo ensordecedor de la Monarquía. Correos y más correos invitándolos a defender su gestión ante la ciudadanía. Su respuesta, silencio, mutismo y más silencio, ni tan siquiera una excusa o una breve contestación simplemente por educación.

  Una vez consensuada la mesa con las distintas patas de la casa consistorial menos la casa reinante -primus pata-  y sus coaligados por una coincidencia de fechas con un acto de su coalición. Solicitamos una sala en la Casa de Cultura de Burjassot, nos advierten que no estamos inscritos en el registro de asociaciones de Burjassot, lo cual es cierto. Alegamos que estamos inscritos en el registro de asociaciones del Reino de España en el Ministerio del Interior legalmente constituidos, con NIF y demás requisitos legales cumplimentados. Contestación de la Casa de Cultura: fianza de 53,00€ reembolsables y tasa de 156,00€, contestación de la asociación, la fianza perfecto, la tasa “Ni de Coña”, nos buscamos los vida… Nuestra asociación está constituida por una variopinta representación de la sociedad valenciana y burjasotense, desde catedráticos, profesores, funcionarios, asalariados, autónomos, jubilados… Como algunos miembros proceden del mundo universitario la colaboración con la Facultad de Farmacia fue inmediata, logrando al fin que la Universidad y Burjassot no vivan dándose la espalda y esta colaboración va dando sus frutos (presentación del libro sobre el cólera y en breve la del libro “101 relatos de la publicidad antigua” -Valencia en la memoria-).

  Resultó más fácil de lo esperado consensuar con las cuatro patas restantes del reino municipal, el día, la hora y el formato. Esta fue la primera vez donde la mente lúcida de uno de nuestros asociados sugirió encuestar a los ciudadanos de Burjassot, en ésta primera encuesta las preguntas harían referencia a los Silos. Al finalizar la mesa redonda apuntamos la idea para celebrar un debate abierto entre todos los alcaldables al Ayuntamiento de Burjassot. ¡¡Gustó!! Gustó mucho a los presentes. Continuamos manteniendo el contacto a lo largo de los meses.

  A finales de febrero se celebró en Burjassot una cena multitudinaria a la cual asistimos, no sabemos si por el azar, la suerte o el destino nos sentamos en la última mesa del último gallinero. Nuestra sorpresa fue mayúscula al añadir una mesa contigua a la nuestra donde se sentó una representación de la tercera pata; la conversación pasó de la mera cordialidad al interés mutuo. Entre plato y plato, cigarrillo y no fumadores acabamos al raso en el patio del local manteniendo una conversación muy productiva. La tercera pata se implicó en el asunto de los alcaldables.

  Los meses pasaron y el gobierno español convoca elecciones generales anticipadas –hay que moverse rápido- Proponemos fechas intentando cuadrarlas entre las dos campañas electorales, la pata dos y cinco nos comunican que los mejores días son el 6 o 7 de mayo, perfecto, así no nos inmiscuimos en las campañas. Todos de acuerdo faltando la primus pata.

  Decidimos que ésta vez la primus pata nos contestaría de una forma u otra, el 9 de abril nos personamos en el ayuntamiento dirigiéndonos a los despachos de grupo municipal de la primus pata, entregamos en mano la invitación rogando fuera cuñada y rubricada a modo de acuse de recibo, cuñada fue y rubricada con una cruz o un aspa (aún estamos asombrados), en la propia invitación les confirmamos la participación de las otras cinco patas de la casa. El 16 de abril solicitamos una sala en la Casa de Cultura de Burjassot, y el 26 del mismo mes volvemos al ayuntamiento para entregar los temas a tratar en los distintos bloques del debate y un guion del acto. No nos recibió nadie de la primus pata por lo que no tuvimos otra opción que entregarlo en las dependencias del despacho del monarca. Una señorita muy amable fechó y firmo la recepción del documento… ¡¡Ay Mare!! Nos quedamos “bocabadats” al comprobar la fecha, había un error. La fecha de recepción era incorrecta, escribió “26-4-18” por lo que nos obligó a volver a día siguiente, el error fue subsanado, primero con un tachón, superponiendo un 9 al 8. Le comentamos que eso lo podíamos hacer nosotros, se le dio una copia que rubricó y fechó correctamente rompiendo apresuradamente el original. El original previamente a su destrucción pasó a formar parte de nuestros archivos como documento gráfico y todos muy amigos.

firma de la secretaria del alcalde (2)

  Cuando decidimos organizar los debates nos impusimos una regla: Ningún miembro de la asociación sería el moderador de los debates salvo  circunstancias extraordinarias. Nuestro querido amigo Miguel Ángel no podía asistir al estar convaleciente de una enfermedad, buscamos a un burjasotense de gran prestigio profesional relacionado con las ondas. nos reunimos con él, aportamos toda la documentación: preguntas de la encuesta, bloques, subbloques, tiempos, etc. Al inicio de la semana previa al debate sufrió un ataque de úlcera… No cejamos en el empeño y el resultado mejoró lo anterior, otro burjasotense de gran prestigio profesional, Paco Astillero.

  28 de abril alrededor de la 12 de la mañana en un colegio electoral… primus pata seguía sin contestar a nuestra invitación. Cruzamos la sala en diagonal, dirección salida, escuchamos un saludo efusivo ¡¡Vaya!! Jordi el eurodiputado, amigo de la casa desde hace muchos años, se acerca hacía nosotros abandonando la tertulia con el primus princeps, saludos, cotilleo, vamos… lo normal. Una vez finalizado el reencuentro nos dirigimos al primero entre los primeros, primus prínceps. Nos presentarnos pero no hace falta, nos conoce aunque nunca hemos hablado con él. Le comentamos la convocatoria del debate, nos corta y asevera “El debate es cerrado y de una entidad privada”, contestamos “El debate es abierto y de una entidad privada. Tú eres el alcalde del todos los burjasotenses” replicando, “enviaremos un representante. No puedo ir por motivos de agenda”, al día siguiente 29, la primus pata confirmaba su presencia en el debate.

  Nos van a permitir un pequeño inciso, el representante de la primus pata, figura en el número 20 de la lista electoral. Tiene todo nuestro reconocimiento y admiración ante el marrón que se le avecinaba. Les aseguro que cualquiera de nosotros le hubiéramos contestado al primus princeps… “yo no voy, si quieres ve tú o envía a otro”. Al mismo tiempo no podemos dejar de pensar si el canciller, vicecanciller, regente de cancillería, protonotario, secretario, escribano, archivero, sellador, portero, examinador de notarios, tesorero y demás cargos de la Monarquía municipal tampoco podían asistir por motivos de agenda. ¿Algún día lo sabremos?

  El tres de mayo, viernes previo al debate, alrededor de las 12,45h recibimos la confirmación de la sala por parte de la Casa de Cultura, abonamos la fianza gustosamente y agradecemos públicamente la exención del pago de la tasa.

  Cuando un avestruz percibe el peligro y no puede huir, se echa al suelo y permanece inmóvil, con la cabeza y el cuello lo más plano y estirado posible frente a él.

  El final de ésta historia la escriben todos ustedes.

Associació Cultural Templers de Burjassot©®