LA OTRA VIDA DE CERVANTES (III)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Una de las primeras “aventuras” en que nos aparece Miguel de Cervantes es cuando una noche, en la puerta de su casa, fue herido don Gaspar de Ezpeleta, aventurero navarro, por un hombre vestido de negro. La justicia comenzó sus averiguaciones: el lugar donde se produjo el incidente, el hecho de que en casa de Miguel encontrasen ropa de Ezpeleta –recordemos que las hermanas de Miguel, “recibían” en casa- y un juez nuevo en la plaza, presto a encontrar un chivo expiatorio, llevaron a Miguel y sus hermanas a la cárcel.

En 1569 Cervantes sale para Roma: partida repentina, debido a una provisión real, por un duelo en el que resultó herido Antonio de Sigura, un maestro de obras que pasaría más tarde a ocupar el cargo de intendente de las construcciones reales.

Este es el texto donde se alude al duro castigo que se reservaba a los que se peleaban dentro del recinto del real alcázar:

“Sepades que por los alcaldes de nuestra casa y corte se ha procedido en rebeldía contra un Miguel de Cervantes, absente, sobre razón de haber dado ciertas heridas en nuestra corte a Antonio de Sigura, andante en esta corte, sobre lo cual el dicho Miguel de Cervantes por los dichos nuestros alcaldes fue condenado a que, con vergüenza pública, le fuese cortada la mano derecha, y en destierro de nuestros reinos por tiempo de diez años, y en otras penas contenidas en la dicha sentencia.”

6

Provisión de los Alcaldes de Casa y Corte, mandando prender a Miguel de Cervantes

Fuese o no autor de esa herida, Miguel huyó a Italia y pasó unos meses en Roma, al servicio del joven cardenal Acquaviva.

Tampoco en Roma Cervantes practicó la castidad ya que durante su estancia romana fue padre de un hijo según él mismo describe. El nombre de este hijo es Promontorio y su madre el poético nombre de Silena, se le ubica en Nápoles. El nacimiento de Promontorio, según algunas fuentes, fue en 1571 en Nápoles, fruto del “…romance que mantiene el escritor con una señora de Nápoles”.

Estando en Italia abraza la carrera de las armas, en una fecha incierta, aunque parece situarse en el verano de 1571, alistándose en la compañía de Diego de Urbina, en la que ya militaba su hermano Rodrigo. Esta determinación, tomada en el momento en que la Armada de la Santa Liga, a las órdenes de don Juan de Austria, va a hacer frente a la amenaza turca, acrecentada por la conquista de Chipre, le lleva a embarcarse en la galera “Marquesa”, llegando a combatir “muy valientemente”, al decir de sus compañeros en la batalla de Lepanto. En esta circunstancia, a pesar de padecer altas fiebres, se niega a “meterse so cubierta”, ya que “más quería morir peleando por Dios e por su rey”, y, en el puesto de combate que se le asigna -el lugar del esquife-, situado en la popa del navío y particularmente peligroso, recibe dos disparos de arcabuz en el pecho, en tanto que un tercero le hace perder el uso de la mano izquierda. De ahí el sobrenombre que le daría la posteridad: “El manco de Lepanto

Una vez recuperado de sus heridas en Mesina, Cervantes toma parte de diversas acciones militares con desigual fortuna, en 1572 y 1573, por don Juan de Austria en Navarino, Corfú y Túnez. Finalmente, decide regresar a España para conseguir el premio de sus servicios, con cartas de recomendación de don Juan y del duque de Sessa.

El 26 de septiembre de 1575, la galera “Sol”, en la que había embarcado semanas antes, cae en manos del corsario Arnaut Mamí, a la altura de las costas catalanas, no lejos de Cadaqués. (Repito, final II, principio III)

Es llevado cautivo a Argel y cabe destacar sus cuatro intentos frustrados de evasión, dos por tierra y dos por mar, en las cuales siempre quiso asumir la responsabilidad. La última vez, en noviembre de 1579, es denunciado por el doctor Juan Blanco de Paz, y comparece ante Hazán Bajá, rey de Argel, que tenía fama de vengativo y cruel.

Sorprendentemente, no es condenado a muerte, probablemente por la colaboración de Cervantes en los contactos de paz que los turcos intentaron establecer con Felipe II, por medio de un esclavo renegado, llamado Agi Morato, incorporado más tarde por el escritor a sus ficciones. O quizás, también, por ciertos favores sexuales que el escritor dispensaba a su dueño.

Finalmente, mientras su familia realiza grandes esfuerzos por conseguir su libertad, es rescatado el 19 de septiembre de 1580, por la cantidad de 500 ducados, por los padres trinitarios que eran los encargados de los rescates de los que se encontraban en poder de los moros.

La madre de Cervantes se entregó en cuerpo y alma para liberarlo del cautiverio de Argel. En 1576 se dirigió al Consejo de la Cruzada y, haciéndose pasar por viuda, solicitó un préstamo de 60 ducados. Y en 1578 pidió permiso al Consejo de Guerra para participar en una operación comercial que le permitiera liberar a sus dos hijos. En 1579, Leonor de Cortinas, falsa viuda de nuevo, entrega al trinitario Fray Juan Gil 300 ducados: todo lo que habían podido reunir. De estos 300 ducados, al menos 100 los aportó su hermana Andrea. El trinitario aportará los 200 restantes del fondo general ante la imposibilidad de rescatar a otro cautivo por el que piden mil ducados. Fue liberado en septiembre de 1580.

Acta notarial (folios I, II y III) por el que los padres trinitarios fray Juan Gil y fray Antón de la Bella reciben trescientos ducados equivalentes a ciento doce mil maravedís, entregados por la madre de Miguel de Cervantes, “para ayudar al rescate de Miguel”, que “está captivo en Argel en poder de Alí Maní, capitán de los bajeles de la armada del Bey”, y que es de “edad de treinta y tres años, manco de la mano izquierda”.

El grupo de redimidos en el que iba Cervantes salió de Argel el 24 de octubre, desembarcó en Denia y llegó a Valencia hacia el 1 de noviembre. Se alojó en el convento trinitario del Remedio, junto al puente del Mar, mientras se arreglaban los papeles de los rescatados. Permaneció en la ciudad un mes largo: pudo asistir a fiestas, procesiones, misas solemnes, espectáculos…

Cervantes intentó integrarse en la sociedad haciendo valer sus méritos de guerra por haber participado en la batalla de Lepanto. Sin embargo, las autoridades no reconocieron esos méritos

En Madrid, buscó empleo sin conseguirlo, por lo que intentó conseguir un oficio en el Nuevo Mundo, y presenta el 21 de mayo de 1590, acompañada con su hoja de servicios, una demanda al Presidente del Consejo de Indias, destinada al Rey. En ella menciona, entre “los tres o cuatro que al presente están vaccos”, “la contaduría del nuevo reyno de Granada”, la “gobernación de la provincia de Soconusco en Guatimala”, el de “contador de la galeras de Cartagena” y el de “corregidor de la ciudad de la Paz”, concluyendo que “con qualquiera de estos officios que V. M. le haga merced, la resçiuirá, porque es hombre auil y suffiçiente y benemérito para que V. M. le haga merced”. El 6 de junio, el doctor Núñez Morquecho, relator del Consejo, inserta al margen del documento una negativa expresada en los siguientes términos: “Busque por acá en que se le haga merced”

8

Solicitud y negativa para un cargo en América de Miguel de Cervantes

Domiciliado en Madrid, inicia una vida marcada por varios episodios íntimos: unos presuntos amores con Ana Franca de Rojas, esposa de un tabernero, que le dará una hija natural, Isabel, nacida en otoño de 1584.

La relación entre Ana y Miguel se inició en febrero de 1584. Ana llevaba cuatro años casada con Alonso Rodríguez, con quien se unió en matrimonio el 11 de agosto de 1580. Tras la muerte de su madre, en 1598, Isabel es adoptada por la familia Cervantes a través de Magdalena. “En 1599 se puso al servicio de Magdalena, la hermana de Cervantes, por dos años y por 20 ducados; su tía, además, se comprometía a alimentarla, darle techo y enseñarle a hacer labor y coser”

 

Jesús Moya Casado

Associació Cultural Templers de Burjassot

(Continua)

LA OTRA VIDA DE CERVANTES (I) https://templersdeburjassot.wordpress.com/2017/04/24/la-otra-vida-de-cervantes-i/

LA OTRA VIDA DE CERVANTES (II) https://templersdeburjassot.wordpress.com/2017/04/25/la-otra-vida-de-cervantes-ii/

LA OTRA VIDA DE CERVANTES (IV)

LA OTRA VIDA DE CERVANTES (II)

Etiquetas

, , , , , ,

Miguel de Cervantes ¿SAAVEDRA?:

Miguel de Cervantes Saavedra fue el cuarto de siete hermanos. Una familia con tantos miembros como secretos guardados. La vida itinerante de todos ellos, así como sus múltiples pleitos, sus años negros, hacen de su vida algo apasionante.

Miguel de Cervantes conoció la historia de España a lo largo de tres reinados: nació en los últimos años del reinado de Carlos I; fue testigo directo de la grandeza imperial con Felipe II; y supo ver la decadencia que se avecinaba en tiempos de Felipe III. Su vida, llena de enigmas y peligros, transcurrió, pues, a caballo entre dos siglos, cruciales en la historia y en la cultura española.

Nació el autor de El Quijote en Alcalá de Henares (o no?) el 29 de septiembre de 1547, hijo de Leonor de Cortinas y de Rodrigo de Cervantes en una familia numerosa, modesta y judaica aunque él lo negó con firmeza.

2

Partida de bautismo de Miguel de Cervantes en la que se dice que nació en Alcalá de Henares y que dice:

“Domingo, nueve días del mes de octubre, año del Señor de mill e quinientos e quarenta e siete años, fue baptizado Miguel, hijo de Rodrigo Cervantes e su mujer doña Leonor. Baptizóle el reverendo señor Bartolomé Serrano, cura de Nuestra Señora. Testigos, Baltasar Vázquez, Sacristán, e yo, que le bapticé e firme de mi nombre. Bachiller Serrano”

Igualmente, también se nos dice que nació en Alcázar de San Juan (Ciudad Real)

3.jpg

Partida de bautismo que, aseguran, pertenece a Cervantes, y que se guarda en la parroquia de Santa María la Mayor de Alcázar de San Juan, donde dicen que fue descubierta en 1748, en el Libro Primero de Bautismos correspondiente al periodo 1556-1635. Y cuya trascripción literal dice:

“En nuebe días del mes de nobiembre de mill quios (quinientos) y cinquenta y ocho baptizó el Rdo. Señor alº díaz pajares un hijo de blas de Cervantes Sabedra y de Catalina Lopez que le puso (de) nombre Miguel, fue su padrino de pila Minchor de Ortega, acompañados (de) Juan de Quirós y Franco (Francisco) Almendros y las mujeres de los dichos”

Incluso un biógrafo de Cervantes, César Brandariz, sostiene una tesis diferente en los tres tomos que del autor ha escrito, y es que el escritor nació en la aldea Cervantes, en Sanabria (Zamora).

4.jpg

El documento que cuestiona el origen tanto alcalaíno como alcazareño de Cervantes

De sus veinte primeros años de vida y, más especialmente, de su formación académica, no se sabe nada.

De aquella época es un soneto de Cervantes (inspirado en dos octavas reales, inéditas, de Pedro Laínez al príncipe don Carlos), que pasa por ser el primero de sus escritos conocidos, que dice así:

Soneto. De Mig. de Ceruantes. a la Reyna. D. Isabel.  

Serenissima Reyna, en quien se halla
lo que dios pudo dar a vn ser humano,
amparo vniuersal del ser christiano,
de quien la santa fama nunca calla;

Arma feliz, de cuya fina malla
se viste el Gran Phelippe soberano,
inclito Rey del ancho suelo Hispano,
a quien fortuna y mundo, se avassalla;

¿Qual yngenio podria aventurarse
a pregonar El bien que estás mostrando,
si ya en diuino viese conuertirse?

Que, en ser mortal, abrá de acobardarse,
y assi le va mejor sentir callando
aquello que es difizil de dezirse. 

5

Primer escrito conservado; soneto de Cervantes a Isabel de Valois

Siendo joven mató de una estocada a un alarife, huyó, se enroló en los tercios de don Juan de Austria, estuvo en la batalla de Lepanto, lo hirieron, perdió la movilidad de la mano, y cuando después de cinco años iba a dejar Italia, que acabó conociendo como la palma de la mano, unos corsarios argelinos apresaron la galera en la que viajaba. En Argel lo tuvieron cautivo otros cinco oscuros años en los que sobrevivió, según algunos, por ser el garzón de su amo.

Esta hipotética homosexualidad, cuenta hoy con algunos entusiastas partidarios.

Jesús Moya Casado

Associació Cultural Templers de Burjassot©

(Continua)

LA OTRA VIDA DE CERVANTES (I) https://templersdeburjassot.wordpress.com/2017/04/24/la-otra-vida-de-cervantes-i/

LA OTRA VIDA DE CERVANTES (III) https://templersdeburjassot.wordpress.com/2017/04/26/la-otra-vida-de-cervantes-iii/

LA OTRA VIDA DE CERVANTES (IV)

LA OTRA VIDA DE CERVANTES (I)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

“Éste que veis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada; las barbas de plata, que no ha veinte años que fueron de oro, los bigotes grandes, la boca pequeña, los dientes ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis, y ésos mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen correspondencia los unos con los otros; el cuerpo entre dos extremos, ni grande, ni pequeño, la color viva, antes blanca que morena; algo cargado de espaldas, y no muy ligero de pies; éste digo que es el rostro del autor de La Galatea y de Don Quijote de la Mancha, y del que hizo el Viaje del Parnaso, a imitación del de César Caporal Perusino, y otras obras que andan por ahí descarriadas y, quizá, sin el nombre de su dueño. Llámase comúnmente Miguel de Cervantes Saavedra. Fue soldado muchos años, y cinco y medio cautivo, donde aprendió a tener paciencia en las adversidades. Perdió en la batalla naval de Lepanto la mano izquierda de un arcabuzazo, herida que, aunque parece fea, él la tiene por hermosa, por haberla cobrado en la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos, ni esperan ver los venideros, militando debajo de las vencedoras banderas del hijo del rayo de la guerra, Carlo Quinto, de felice memoria”.

Miguel de Cervantes, Prólogo a las Novelas Ejemplares

Los que alguna vez se han acercado a las obras de Cervantes, seducidos por la naturaleza de su literatura, han acabado preguntándose: ¿Quién fue este hombre?, qué pensaba?, qué sentía?.

Pocos son los que habiendo leído unas páginas de Cervantes no perciban que han sido escritas desde y para la vida, que nacen de la vida y que ellas mismas son vida, vida real y por eso, sus lectores se resisten a no saber quién está detrás de ellas.

Tenemos a mano una gran cantidad de biografías del personaje con una buena porción de datos, fechas e informaciones como para saber quién era Cervantes escritor, pero todos ellos son engañosos pues cuanto más se acerca uno al personaje, más se desvanece, dejando tras de sí una sombra, casi siempre contradictoria. Así es que, mal que bien, nos hemos ido resignando a no saber nada importante de él, entre otras razones porque esa ignorancia no nos impide leer y comprender sus libros.

¿Qué espíritu le guiaba? ¿Cuáles eran sus pensamientos respecto del resto de mortales? ¿Qué opinión tenía sobre los estamentos dirigentes de su época? ¿Cuál era la vida oculta de Cervantes? ¿Cuál su otra vida?.

Quizás este pequeño estudio sea capaz de brindarnos un atisbo de su personalidad no literaria.

El éxito que tuvo como novelista fue tardío y no le sirvió para sacarle de las estrecheces económicas que padeció, ni para proporcionarle un poco de respetabilidad entre sus colegas, muchos de los cuales, Lope de Vega a la cabeza, se lo tomaron a chirigota. Esto suele ser algo que se repite a menudo entre los hombres de mucho talento; entre otras razones porque el mucho talento suele adelantar los verdaderos creadores al gusto común, y usando el rasero del gusto común estos creadores se quedan solos.

Incomprendido, aunque de una manera inexacta, pues es precisamente el vulgo quien mejor entiende el genio de este hombre… para negarlo, para ensalzarlo, para rechazarlo, para glorificarlo, para combatirlo de la manera más beligerante…

Si vemos la secuencia completa de los hechos de su vida, no mentiríamos si decimos que Cervantes tuvo una vida desdichada. Muchos otros, con menos, hubieran sido infelices. ¿Pero lo fue Cervantes?, ¿Fue Cervantes un hombre infeliz?. No parece que nadie que escribiera sus libros pudiera serlo. O dicho de una manera más explícita: resulta inimaginable escribir como Cervantes si no se es un hombre vitalista, bienhumorado, incluso, sí, dichoso entre tantas circunstancias adversas de su vida.
A cualquier persona que hubiese pasado por los baños de Argel le habría cambiado el carácter. ¿Cambió el de Cervantes?, ¿Cómo lo tenía antes de tales prisiones?, ¿Cómo lo tuvo después?, ¿No había pasado ya Cervantes por la experiencia extrema de la muerte?¿No creyó acabarse en la batalla de Lepanto, donde tantos de sus camaradas murieron?, ¿No estuvo él en un hospital durante semanas esperando la muerte, como tantos otros en aquellos tiempos la esperaban en un tiempo en el que la frontera entre la muerte y la vida era difusa?; un tiempo en que a todas horas se moría la gente por cualquier nimiedad, una gripe, un catarro, un empacho, una pequeña herida infectada, un parto, la coz de una bestia, sin contar, claro, el tifus, la peste, la sífilis, las guerras, los viajes por mar, la inquisición.

Sabemos cosas de Cervantes, desde luego, pero es como si no supiéramos nada.

1

Retrato de Miguel de Cervantes atribuido a Juan de Jáuregui y Aguilar. No ha sido autentificado, y no existe ningún supuesto retrato de Cervantes cuya autenticidad haya sido establecida El retrato físico de Cervantes presenta algunos rasgos que lo aproximan, en cierto sentido, a la imagen que todos tenemos de su inmortal personaje, “el seco y avellanado don Quijote”. Este retrato se conserva en la Real Academia Española

La Familia:

Su abuelo, su padre y el propio Miguel de Cervantes fueron carne de presidio. Todos ellos, incluso, pasaron por la misma cárcel… la de Valladolid.

Juan de Cervantes (abuelo de Miguel) era un abogado que ocupó varios cargos públicos aunque duró poco en estos, saliendo malparado de alguno de ellos. Se trasladó con su familia a Guadalajara bajo la protección del duque del Infantado. Todo iba sobre ruedas hasta que se metió a “celestino” entre su hija y un hijo bastardo del Infantado. Estos amores prohibidos le llevaron a la cárcel de Valladolid durante una semana.

Rodrigo de Cervantes (padre de Miguel) cirujano de la época (sacamuelas y practicante), profesión humilde que le obligó a viajar continuamente. Rodrigo también pasó unos meses en la cárcel de Valladolid. Su economía no era muy boyante y pidió un préstamo personal, vencido el plazo no pudo afrontar el pago y, como su padre, fue a parar a la misma prisión.

Andrea, la mayor de las hermanas de Miguel, fue la primera en iniciarse en el noble arte de la jodienda y consiguió ser económicamente independiente, algo que en la época sólo se podía conseguir aprovechándose de los hombres. Fue la única que tuvo descendencia directa, madre de Constanza de Ovando -apellido que adquirió de su padre biológico, Nicolás de Ovando-, con quien se prometió pero con el que no casó por la fuerte oposición que mostraron los padres del joven.

La primera aventura amorosa de Andrea en Sevilla tuvo unas notables consecuencias para la familia Cervantes y sería el inicio de una larga vida en la que la relación con los hombres se convirtió en un negocio para la subsistencia.

En 1568, ya en Madrid, Andrea mantuvo relaciones con un rico genovés, Juan Francisco Locadelo, de quien recibió nuevas dádivas.  En los documentos oficiales, su profesión era la de costurera.

Una de las aventuras de más larga duración fue la que mantuvo, junto con Magdalena, con los hermanos Portocarrero, Alonso y Pedro. Magdalena tenía solo 17 años. Ellas fueron las que aportaron la mayor parte del dinero para liberar a Miguel y a Rodrigo de su secuestro en Argel.

Magdalena, antes de perder su libertad al amparo de un matrimonio, decidió seguir los pasos de su hermana Andrea. Magdalena es otra de las muchas incógnitas de la familia de Cervantes: en unos documentos se dice nacida en Valladolid y en otros en Madrid. Magdalena, entró el 8 de junio de 1609 en la Orden Tercera de San Francisco de Madrid y allí falleció el 28 de enero de 1611.

Años más tarde, se unió al grupo Constanza, la hija de Andrea y el grupo fue conocido con el apelativo de “las cervantas”.

Luisa (la otra hermana de Miguel), siguiendo el refranero español “En luengos linajes hay putas, ladrones y frailes”, aquí tenemos a Luisa… en este caso monja. En 1565, con 18 años, tomó los votos de monja carmelita con el nombre Sor Luisa Belén, en el convento de la Imagen de Alcalá de Henares. Aquí permaneció el resto de su vida siendo nombrada Superiora y, más tarde, Priora. Murió en el año 1623.

Los ingresos de las hermanas y sobrina sirvieron para aliviar la precaria situación familiar.

Ninguna de las hermanas de Cervantes se casó. Como ya se ha indicado dos de ellas llevaron una vida liberal y se convirtieron en amantes de hombres ricos que las mantenían. Cervantes asumió la forma de vida de sus hermanas con toda la dignidad del mundo y nunca puso ninguna traba al desarrollo de su actividad. Antes bien, contribuyó a ello, entendiendo que era su voluntad y que “…la voluntad de la mujer, como la del hombre, debe ser respetada.”

De su hermano Juan tan solo se ha podido localizar un testamento en el que se le nombra y que posterior fue anulado.

De Andrés, absolutamente nada se sabe.

Respecto a la vida de Rodrigo es de quien más noticias se tienen: fue militar, viajó con Miguel a Italia, probó armas en la propia batalla de Lepanto, resultó igualmente cautivo y rescatado antes que Miguel.

Jesús Moya Casado

Associació Cultural Templers de Burjassot©

LA OTRA VIDA DE CERVANTES (II) https://templersdeburjassot.wordpress.com/2017/04/25/la-otra-vida-de-cervantes-ii/

LA OTRA VIDA DE CERVANTES (III) https://templersdeburjassot.wordpress.com/2017/04/26/la-otra-vida-de-cervantes-iii/

LA OTRA VIDA DE CERVANTES (IV)

La Unión Patriótica en Burjassot.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

En el origen de la Unión Patriótica estaría la idea de un partido cívico que Ángel Herrera Oria lanzó en la prensa en el año 1923 con el fin de regenerar la vida política. En el año 1924, Primo de Rivera hizo un llamamiento a todos los “patriotas” para congregarse en un nuevo partido. En el mes de abril se fundaba la Unión Patriótica. El Partido llegó a tener un millón de afiliados en su mejor momento y muchos de sus miembros eran funcionarios o militares. También hubo un sector de campesinos y pequeños comerciantes que pretendían defender sus medios de vida.

vcia

Sede de la Unión Patriótica en Valencia. Montagut Eduardo. La Unión Patriótica. Nueva Tribuna.es/ Historia

El ámbito municipal valenciano cambió sustancialmente con la llegada al poder del general Primo de Rivera. Tras el golpe militar de 1923, la política de los nuevos consistorios primorriveristas se encaminó hacia la construcción de obras públicas en forma de ensanches o edificios públicos como mercados, mataderos, oficinas de correos o colegios. En el caso de Valencia su configuración tras el golpe militar de septiembre de 1923 se orientó hacia la creación de un área con una estructura urbana más coherente y moderna que la existente hasta entonces; tarea que, si bien no alcanzó plenamente la dictadura, sí avanzó considerablemente. El proceso fue lento y sin uniformidad, con los lógicos desórdenes y desequilibrios que toda transformación urbana de gran calado conlleva, con un claro desgaste de las formas de vida tradicional relegadas a las pequeñas poblaciones.

Al deseo de orden se sumó el de una política económica que favoreciera los intereses exportadores valencianos, en especial los de sus dos sectores más dinámicos y valiosos: los cítricos y el vino. Son los años del aumento de la superficie de estos cultivos, la dictadura coincide, en líneas generales, con el auge de la agricultura exportadora, donde los cítricos tuvieron un papel determinante en su continua expansión por el mercado europeo. La creación 1928 de la Sociedad Anónima de Regadíos de Valencia (REA) es una muestra de la bonanza del sector citrícola.

La gran profusión de datos sobre la militancia de Unión Patriótica que encontramos en el Archivo Histórico Municipal de Valencia (AHMV) nos ha permitido conocer a fondo la procedencia social y profesional de los miembros unionistas de la mayoría de los municipios valencianos. En dicho archivo podemos encontrar buena parte del material producido por las organizaciones de Unión Patriótica en los pueblos y comarcas de la provincia. A partir de ahí, podemos comprender las causas de su creación y los problemas de su desarrollo. Al hacer un amplio estudio acerca de la formación política en los municipios de la Horta Nord, encontramos una gran mayoría de miembros procedente de sectores agrarios, la mayor parte propietarios rurales y también jornaleros.

Una de las causas de la alta afiliación se debió en gran medida a “El Conflicto del Agua Potable en Valencia” (1926-1928). Fue un episodio acaecido entre el Ayuntamiento de Valencia y  la Huerta de Valencia durante  el periodo de la dictadura de Primo de Rivera, en el que entraron en conflicto los usuarios urbanos, en este caso el Ayuntamiento de Valencia, y los agrícolas, representados por el Tribunal de las Aguas y la Real Acequia de Moncada, a causa de la creciente presión ejercida sobre los recursos hídricos por el aumento de población, cuando Valencia comenzó a competir con su huerta por el caudal del Turia. Este conflicto provocó la dimisión del alcalde Luis Oliag (Unión Patriótica),  el 17 de enero de 1927 y la llegada de Carlos Sousa Álvarez de Toledo, marqués de Sotelo (Unión Patriótica) el 25 de enero de 1927, con la mediación del Marques de Sotelo llegó el acuerdo de resolución del conflicto, entre el Ministerio de Fomento, la ciudad de Valencia y los regantes, estos demostraron su influencia mediante un acceso directo y rápido a las altas instancias del Estado, cuya respuesta, fue favorable para los intereses huertanos. Oliag, había pasado a representar a la ciudad, personificando lo urbano frente al mito huertano, el marqués de Sotelo con su talante populista aglutino lo urbano con los valores de la huerta como referente identitario regional.

El hecho de que la mayor parte de las localidades de la Horta Nord fueran de un reducido tamaño, siendo su máxima actividad la huerta, nos indica una gran mayoría de trabajadores rurales frente a profesionales liberales o con una alta capacitación para poder desarrollar su trabajo. También llama la atención que en la mayoría de localidades el sector docente o sanitario siempre está representado por algún miembro de la Unión Patriótica.

El porcentaje de afiliados al partido procedentes del sector agrario es más que notable. El escaso 5,88% de jornaleros afiliados es debido principalmente a la estructura de la propiedad de la tierra en la Horta Nord, donde el minifundio estaba plenamente difundido y los jornaleros que no poseían títulos de propiedad eran escasos.

Unión Patriótica. 01.03.1927, no. 11. (36 páginas). 29

Un caso peculiar en la comarca lo encontramos en Burjassot, donde el número de trabajadores del campo solo supone el 22,28% de afiliados. El total de afiliados de esta localidad era elevado; dato tomado de un censo unionista  de diciembre de 1928, respecto a los 8.538 habitantes que alcanzó la población en 1930. Para incentivar la afiliación de la ciudadanía hacia la Unión Patriótica, se organizaron en esta localidad importantes mítines que contaban con personalidades políticas relevantes de la región. Es el caso de José Álvarez que, en mayo de 1927, clausuró un ciclo de conferencias en el municipio y del marqués de Sotelo, siendo alcalde de la población Francisco Almenar Almenar (03/04/1928 – 26/02/1930).

17522033_1756030564726536_1559710838_o (2)

Texto de la foto:  “Recepción en la casa Ayuntamiento  (Burjassot) celebrada el día 9 de septiembre de 1928 en conmemoración del 5ª aniversario del 13 de septiembre de 1923”   

Fotografía de un mitin de la Unión Patriótica de Burjassot. La fecha,  en el pie de la fotografía, es de 9 de septiembre de 1928. En el centro de la imagen, junto a un sacerdote, puede verse al marqués de Sotelo. (AHMV, sección Unión Patriótica, legajos).

La Unión Patriótica se disolvió en Burjassot a principios de marzo de 1930; bajo la alcaldia de Bernardo Almenar Mir, según reseña aparecida en el ABC (Madrid) del 6 de marzo de 1930, página 17, sus miembros se reorganizaron bajo el título de Ateneo Mercantil.

Bernardo Almenar Mir

Fotografía de Bernardo Almenar Mir, cedida por D. Manuel Bort Almenar. Archivo familiar. (Prohibida su reproducción sin la autorización de D. Manuel Bort Almenar)

Isabel Gomera Grancha

Associació Cultural Templers de Burjassot©

Bibliografía:

Ibor, C. S., & Alfaro, G. G. (2012). La ciudad contra la huerta. El conflicto del agua potable en Valencia (1926-1928). Cuadernos de geografía, (91), 1-18.

LÓPEZ IÑÍGUEZ, Julio. (2014). “La Dictadura de Primo de Rivera en la provincia de Valencia. Instituciones y políticos”. Tesis.  Departamento de Historia Contemporánea. UV. RODERIC.

ABC.es  Hemeroteca.  http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/

Unión Patriótica. 01.03.1927, no. 11. (36 páginas). 29

Las azulejerías de Burjassot, en los siglos XVI y XVII

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Azulejo, deriva del nombre árabe “al Zulaija” que quiere decir “piedra bruñida pequeña”, pueden ser vidriados y decorados (loseta plana de loza). Los antecedentes más antiguos donde el revestimiento cerámico se aplicó en la arquitectura se remontan a las culturas Mesopotámicas, Persépolis y Persia. Igual que los antropólogos valoraron a la cerámica como un campo imprescindible para el estudio de las culturas; los restos cerámicos se utilizan como marcadores temporales en las excavaciones arqueológicas. La ley del Patrimonio Histórico Español (1985) destaca como “Bien Inmueble” la cerámica aplicada al campo de la arquitectura.

Desde los orígenes de la historia del hombre, la cerámica ha ido evolucionando para facilitar las necesidades y prioridades que el ser humano necesita en su día a día, en España, destaca el Reino de Valencia por su vinculación y aplicación de la cerámica en el mundo de la construcción, debido a la decadencia de la cerámica andaluza, y a la superación de los modelos Talaveranos, se construyeron más de cien fábricas, primero en Manises y Paterna (cerámica tardomedieval), más tarde en Valencia y alrededores.

Tras el esplendor de la cerámica tardomedieval de Manises y Paterna es la propia ciudad de Valencia, intramuros, quien monopoliza la producción de azulejos. Hay un periodo, en el siglo XVI, en que empiezan a importarse éstos desde Sevilla o Talavera porque Manises y Paterna habían quedado obsoletos estilísticamente y se imponía imparable la policromía y los repertorios renacentistas de origen italiano. Pero con motivo de las obras de construcción del monasterio de San Miguel de los Reyes y, poco tiempo después, del Real Colegio de Corpus Christi, llegan a tierras valencianas azulejeros como Lorenzo Madrid. Antonio Simón o Gaspar Barberán, éstos aportaron un cambio importante en la azulejería valenciana con la introducción de la plena policromía castellana; artesanos que son llamados para realizar las distintas obras emblemáticas que se iniciaron en este período, llamado hoy en día “series manieristas (1575-1680)”.

Entre 1602 y 1608, un ceramista de Talavera,  Antonio Simón trabaja en azulejos de diamantes y tarjas,  junto con el sevillano Gaspar Barberán; autor del  gran zócalo de azulejos ‘de arista’, que el sevillano realizó desde 1595 para el claustro del Colegio del Corpus Christi de Valencia que fundara el Patriarca San Juan de Ribera, entre otros que constituyen el verdadero origen del inicio de la fabricación en la ciudad, que llegará a convertirse en el periodo preindustrial en un importante centro cerámico a nivel europeo.

1

Figura 1:                                                                                        Tarja o “ferronerie”, modelo impuesto por la azulejería manierista de influencia serliana, azulejos de serie de los tipos “diamantes pequeños”, “diamantes grandes” y “tarjas”. Procedentes del Real Colegio de Corpus Christi. Museo Nacional de Cerámica. Valencia.

Es necesario resaltar que no solo las fábricas de cerámica trabajaban en la ciudad de Valencia y alrededores, hay otros ejemplos como el edificio del Ayuntamiento de Potries (Valencia). El Instituto de Promoción Cerámica de la Diputación de Castellón nos señala “…dada la igualdad del diseño de los pavimentos del Colegio San Juan de Ribera de Burjassot y del Colegio del Corpus Christi de Valencia, con el de la sala (despacho del alcalde) de la planta noble de Potries, atribuimos  a estas primeras fábricas (Gaspar Barberán y Antonio Simón) las azulejerías “in situ” de Potries”.¹

Castillo de Burjassot

El siglo XVII en ese aspecto es anodino, hay que esperar hasta el XVIII tras la guerra de Sucesión para que las fábricas de la ciudad –hasta la primera mitad del XIX– alcancen un auge sin rival en España superando con creces por la variedad de sus tipologías, por su originalidad, por la calidad técnica del vidriado, y por su actualización constante, a los productos sevillanos y talaveranos que habían marcado pautas desde principios del siglo XVI.

La construcción del palacio de la Generalidad del reino requirió de nuevo el empleo de una cantidad importante de azulejos; para los pavimentos y sotabalcones se utilizó aún el tipo azul de pequeñas dimensiones, como los fabricados en Manises, pero para los arrimaderos de la Sala Nova se pensó en modelos talaveranos. Con ese propósito se encomendó a un platero, Joan Elies, en 1568, la instalación de un horno cerca del portal de la Mar, y éste es el primer emplazamiento conocido de un azulejería en la ciudad de Valencia, aunque hay que advertir que los hornos que funcionaron en el mismo periodo para abastecer a San Miguel de los Reyes primero, y poco después, al Real Colegio de Corpus Christi de Valencia han de considerarse también como de la ciudad, ya que el espacio en que se hallaban estaba incluido en el área «de su particular contribución» y pertenecían al mencionado colegio. La fábrica de Elies fue un fracaso porque las muestras resultaron insatisfactorias, así que finalmente, en 1574, la Generalitat importó los azulejos desde Toledo, pintados y firmados por Oliva. Entre 1579 y 1582 se hicieron en Burjassot azulejos de tipo talaverano para la celda del prior y para el claustro nuevo del monasterio de San Miguel de los Reyes. En los mismos años y con el mismo destino aparece documentado Marcelo Rodríguez, también de Burjassot, asociado a Antón Simón que luego se establecerá en la propia ciudad de Valencia para surtir al Colegio de Corpus Christi. Es el primer edificio religioso valenciano que incorpora extensos zócalos de azulejos. Se sabe que procedían de los hornos que el sevillano Gaspar Barberán instalara en 1595 en terrenos del Colegio en Burjasot, siguiendo diseños de Lorenzo de Madrid, el cual marchó ese mismo año a Manresa para trabajar en el encargo de la Generalitat catalana. A Barberán se le atribuye la azulejería de cuenca del claustro del Seminario, ya que en la documentación conservada relativa a sus encargos se mencionan  “azulejos grabados”.  (Fig. 2).

2.png

Figura 2:                                                                                       Zócalo de azulejos de arista del Seminario del Corpus Christi, en Valencia.

Otro caso ilustrativo procede de la construcción del monasterio de San Miguel de los Reyes, fundado por Dª Germana de Foix y el duque de Calabria. Las trazas del edificio corresponden al proyecto que realizara el arquitecto Alonso de Covarrubias. Como indicación del estado de las obras, es conocido que en 1588 el maestro Juan de Ambuesa efectúa la medición de lo construido en el cuerpo del mediodía, ya concluido por entonces excepto sus bóvedas. El pavimento bajo del claustro se cubrió, según los documentos de 1581, con “siete milllares de rajoletas de mitaladas verde y de gauja y cintilla”, o sea azulejos de cartabón en verde y blanco y cintillas de zarcillos y roleos, tal vez similares a los reproducidos en la figura 2, obra de Alonso de Madrid, establecido en Burjasot .

Se utilizaron tres tipos de ladrillos en la construcción del monasterio: ladrillo, teja y azulejo; barro cocido no vidriado los dos primeros y barro cocido vidriado el tercero, este último se divide en: azulejos, medios o mutilados y cintillas. Las cintillas eran rectangulares y se utilizaban preferentemente como cenefas y elementos de enmarque. Algunos son denominados según el centro de origen de producción, como los azulejos de Burjasot y Manises o evocando al población cuyo estilo sigue, como los de Talavera, otros según el motivo decorativo que los forma, como los azulejos estrellados y de la rosa, otros de gauja, como los comprados en 1579 y 1582 a maestros de Burjasot, para pavimentar el claustro.

Entre 1580 y 1582 Alonso de Madrid de Burjasot, trajo azulejos como los de Talavera para la celda del prior y cintillas para el pavimento del claustro nuevo y rajoletes de Talavera para los cuadros dispuestos en él. La referencia en 1579 de los azulejos de Burjasot y las aportaciones realizadas ese mismo año por los azulejeros Marcelo Rodriguez de Burjasot y Alonso de Madrid de Burjasot, muestra que esta población había un horno para fabricar azulejos que imitaba las formas talaveranas antes de que la demanda del Colegio del Corpus Christi, llevase a una importante producción en los hornos de Gaspar Barberán en Burjasot. También Antón Simón asociado a Marcelo Rodriguez, suministro desde los hornos de Burjasot al monasterio jerónimo, azulejos y cintillas al modo de Talavera en 1579, 1580 y 1607.

3

Figura 3:                                                 Azulejo serliano con guirnalda, de los últimos años del siglo XVI. Obra de Alonso de Madrid. Museo Nacional de Cerámica, Valencia.

En 1607 se adquieren otros “de la Rosa”, es decir, la rosa de los vientos en forma de estrella de ocho puntas (Fig. 4), que finalmente encontraremos en la escalera imperial terminada en 1603, con azulejos de cartabón en verde y blanco que combinan con baldosa bizcochada y con cintillas de zarcillos y roleos con hojas de perfil. Los muros del claustro alto presentaban en los zócalos azulejos de puntas de clavo con roseta en el cuadrado central y cenefa de roleos. En los documentos se citan otros azulejeros como Jaime de Moncada (1581) y Marcelo Rodríguez “rajolero” de Burjasot”, a quien se compran azulejos de “Talavera” en 1580 y 1581 consistentes en piezas con motivos serlianos con cintas mixtilíneas que forman polígonos estrellados de ocho puntas o hexágonos rellenos de jaspes. La azulejería de otros sectores del edificio reproduce siempre estos modelos, encargados a los mismos azulejeros, que combinan con baldosa bizcochada “amolada”, obra en general de Jaime de Moncada.

4.png

Figura 4:                                             Azulejo manierista de la “rosa” de los vientos. Último cuarto del siglo XVI o primera mitad del siglo XVII. Museo Nacional de Cerámica, Valencia.

A principios del siglo XVII Antón Simón, que en los recibos de ventas se hace llamar «Maestro de hacer obra de Talavera», es el principal azulejero de la ciudad pero no sabemos si sus hornos estaban aquí o en Burjassot; sí conocemos que son suyos, tanto los azulejos de los arrimaderos definitivos de la iglesia del Colegio de Corpus Christi, sometidos a una severa restauración en el siglo XVIII, como las tejas napolitanas blancas y azules de su cúpula. La actividad azulejera no obstante fue muy restringida en el siglo XVII, sobre todo por la monotonía de sus productos, casi siempre seriados, y por la tosquedad de sus representaciones cuando en el último cuarto de la centuria empiezan a pintarse figuras.

El siglo XVIII será el momento en que las azulejerías valencianas desbanquen a Cataluña y por supuesto a Sevilla y Talavera, y adquieran personalidad propia marcando pautas a seguir por el resto de la cerámica arquitectónica española.

 

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©

 

Bibliografía:

¹ Centro de Documentación: Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló. Institut de Promoció Cerámica/fototeca. Ayuntamiento de Potries (Valencia), siglo XVII. http://www.potries.org/

Conesa, J. C. (2009). La cerámica valenciana:(apuntes para una síntesis). Asociación Valenciana de Cerámica. [pp 156 y 267 (Fig: 1- 4)].

HERMOSILLA PLA, J. (2009). Historia, geografía y arte de la ciudad de Valencia. Vol. 2, La ciudad de Valencia: geografía y arte. pp 435-441.

Luis Arciniega García. (2001). Monasterio de San Miguel de los Reyes. Volumen I. Biblioteca Valenciana. pp 304-319.

Pérez Guillén, I. V. (2009). Las azulejerías de la ciudad de Valencia. pp 447-448.

 

“La Lengua Valenciana”

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Bordero:  Nombre que se da al documento en que figuran relacionados una serie de conceptos respecto a cuales se facilita información concreta. (Enciclopedia de Economía, Finanzas y Negocios, Volumen I.  20 Tomos. Varios autores. Ed. CISS).

 

“VALENCIANO Y CATALÁN

TORCUATO Luca de Tena ha publicado recientemente en ABC (24-VI-78) un excelente y documentado artículo intitulado «La lengua valenciana». Académico, novelista de primera fila, autor teatral de los de gana, periodista de muchas luces y de elevado dominio del idioma (sus escritos son una delicia, por el buen uso —en expresión de Andrés Bello— de nuestra lengua y por su dicción perfecta, partícipe, a la vez, de las más refinadas cátedras, sagrada y universitaria), el marqués de Luca de Tena posee la gran virtud de agotar el asunto que toca con su pluma. (Recuerdo sus artículos en torno al Descubrimiento de las Américas y al pensamiento de Teresa de Avila.) Y así sucede en este caso.

Acertadamente hace referencia a la definición que de lengua valenciana sostiene oficialmente la Real Academia en la edición de 1970 de su Diccionario, a la que califica de poco afortunada: «Variedad de la lengua catalana que se habla en la mayor parte del Reino de Valencia.»

Desde el punto de mira lingüístico —que es el mío— es preciso aportar unas ideas a la cuestión de por que la Academia denomina variedad de la lengua catalana al valenciano. En 1861 publicaba Manuel Milá y Fontanals una de sus más importantes obras: «De los trovadores en España. Estudio de lengua y poesía provenzal». En esta obra el polígrafo de Villafranca de Panadés afirmaba reiteradamente que el catalán era una variedad de la lengua de oc. Esto llevó desafortunadamente a Francisco de B. Molí, en su «Gramática histórica catalana», a afirmar que la Identidad originaría del catalán con el provenzal fue admitida por Milá y Fontanals.

Como intenté demostrar hace algo más de una década en mi trabajo «Actualidad de un occitanista español del siglo XIX: Milá y Fontanals» —publicado en Cahiers F. de Saussure, Universidad de Ginebra, 1966—, del hecho de que Milá hablara de variedad catalana de la lengua de oc no se puede concluir la identidad originaria del catalán con el occitano —o provenzal—, puesto que, junto a esta cifra, se encuentran en el investigador catalán expresiones como la de que Cataluña es hermana por la lengua de la parte meridional de la antigua Galla, o cuando habla de dos variedades, transpirenaica y española, de la lengua de oc. La hermandad de entrambas radica, en sentido lato, en que provienen del latín y. en sentido estricto, en su pertenencia a un mismo grupo lingüístico, es decir, al galo-románico meridional.

Esta teoría, que es coincidente con lo que sobre el particular sostienen en la actualidad romanistas de la talla del galo Pierre Bec, nos lleva a pensar que tampoco el valenciano es una variedad del catalán. En efecto, dentro de la concepción más reciente de la filología románica, cabría pensar que el valenciano constituyó una lengua puente entre el castellano y el catalán, del mismo modo que es lengua puente entre el galo-románico y el ibero-románico el catalán. El valenciano participaría en su origen del galo-románico meridional y del ibero-románico, teniendo, no obstante, una evolución claramente diferenciada respecto del catalán, si bien con la existencia de influencias mutuas. En un intento de salvar la concepción académica de 1970 podría admitirse que el valenciano es una variedad del tronco lingüístico del que también es variedad el catalán.

Es verdad que, junto a esta interpretación, existe la teoría de que el castellano, el catalán, el gallego-portugués y otras lenguas ibero-románicas están englobadas en el concepto muy moderno de paniberorrománico —o totalidad de las lenguas Ibero-románicas—. Hace un siglo se afirmaba la imposibilidad de determinar las fronteras de los dialectos o lenguas. Hoy en día parece que se quiere admitir su existencia. Pero, aun admitida, no se puede considerar muy consistente, pese a los rasgos diferenciadores, las fronteras entre el galo-románico y el ibero-románico. En efecto, los Pirineos forman, más que una línea de separación o frontera lingüística, una zona de ligazón entre estos dos grupos románicos. En este sentido se ha establecido recientemente cuán estrechamente está ligado el gascón con los idiomas de la España septentrional, es decir, con el aragonés y el catalán, y éste, a su vez, con el occitano. Es por lo que se ha dado en hablar de un pirenaico —o territorio lingüístico de los Pirineos—, que comprendería las hablas de ambos lados de esta cordillera”.

Mourelle de Lema, Manuel. Fundación Juan March. Archivo Linz de la Transición española.

 

17619329_1752118085117784_364200103_n

ABC. 24 de junio de 1978, página 13.

 Associació Cultural Templers de Burjassot©

Saga Burgos, 156 años Alfareros de Burjassot (III)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Consuelo Suay y Vicente Burgos Suay.  

Hacienda

En el año 1964, el sistema impositivo de la dictadura, sufre una pequeña remodelación (Decreto 4132 del 23 de diciembre 1964 de Reforma Tributaria, BOE nº 41 de 17 de febrero 1965) y se crea la Tasa (Impuesto) sobre el Lujo. Se articula el nuevo impuesto mediante dos decretos, el Decreto 3059/1966 del 1 de diciembre y el 3180/1966 del 22 de diciembre. El texto definitivo o refundido como se denominó, era publicado en el BOE (Boletín Oficial del Estado) nº 8 del 10 de enero de 1967, “Se aprueba el texto refundido de Tasas sobre el Lujo”,  por el ministro de Hacienda Juan José Espinosa San Martín.

El artículo 26 de dicha Ley se refiere a los “OBJETOS ARTÍSTICOS Y DE ADORNO” con estas palabras:

“Están sujetas las adquisiciones de: Toda clase de artículos de vidrio, cristal,  loza, cerámica y porcelana que tengan finalidad artística o de adorno…”

O dicho de otro modo “toda pieza cerámica no dedicada a la construcción o mesa tendrá un gravamen del 20%”. A partir de ese momento la facturación de las alfarerías debería incluir un impuesto del 20% sobre producto manufacturado.

Después de la entrada en vigor del decreto, la alfarería de la familia Monzó, Severino Monzó fundador de la alfarería a finales del siglo XIX y Pilar Monzó la regentaba en los 60,  de la calle Corona de Valencia, recibió una visita (inspección) del Ministerio de Hacienda, como solía ocurrir en aquellos años nadie conocía la existencia de dicha ley y menos aún su publicación en el BOE, ni de los inspectores de hacienda.  El yerno de Pilar Monzó, Francisco Tortosa, abogado, cito a los fabricantes de alfarería de Valencia en su despacho, Monzó, Burgos, Francisco Feliu, Julián Feliu, Tomás Gil Lerma y Francisco Riera entre otros, acordaron pedir audiencia al delegado de Hacienda en Valencia, allí fueron Francisco Tortosa y Vicente Burgos.Suay. El delegado Sr. Reyes Vera Culebras,  comunico que la ley había sido  publicada en el BOE “y no se podía hacer nada”, después visitaron a Jefe Provincial del Sindicato de la Construcción, sindicato al que pertenecía el gremio de alfareros, acordaron que el jefe provincial llamaría al Ministerio de Trabajo para concertar una entrevista en Madrid; dos días después de la entrevista con el jefe sindical, viajaron a la sede nacional del sindicato en Madrid llevando unas cuantas macetas lisas y vidriadas (por orden del jefe sindical de Valencia).

Una vez en Madrid fueron recibidos por el subsecretario del sindicato, Sr. Bergamín, en un coche oficial fueron los tres al Ministerio de Trabajo, donde los esperaba el  presidente del Sindicato Nacional de la Construcción, una vez allí se desplazaron  al despacho del ministro. El jefe nacional del sindicato depositó todas la macetas encima de la mesa y dijo al ministro: “Bergamín dile al Ministro (Jesús Romero Gorría) que de aquí no nos movemos sin solucionar este tema, porque si un obrero español por alegrar un poco su casa y tener una planta de geranio, jazmín u otros, tiene que pagar un impuesto de lujo, y el señorito que va a comer en su casa o en un restaurante de lujo, con la mejor vajilla de porcelana, ese no paga impuestos…de aquí nos vamos…uno va al ABC y yo …me quedo aquí”, el ministro respondió “que como le iba a presentar a Franco una rectificación de una orden suya”. Como el presidente del sindicato no tenía intención de moverse del despacho, el ministro comento: “lo que sí puedo hacer es decir a los delegados de Hacienda que se olviden de la Ley”. Llamó al delegado de Hacienda en Valencia y desde ese momento los productos alfareros no pagaron nunca la tasa (impuesto) sobre el lujo en toda España.

Alfarería y cine

A finales de los años 60, se presentó en la alfarería Roberto (Pérez) Carpio, casado con Enriqueta Rambal Sacía, hija del actor Enrique Rambal. Carpio trabajaba entonces para el productor de cine norteamericano de origen ruso Samuel Broston que rodo en España “Rey de Reyes (1961)”, “El Cid (1961)”,  “55 días en Pekín (1963)”, “El fabuloso Mundo del Circo (1964)” y “La caída del Imperio Romano (1964)”.  Estaban preparando el rodaje de “La caída del Imperio Romano” y deseaban que les fabricaran unas 1.000 ánforas romanas y tinajas de diferentes tamaños y formas, porque en el guion figuraba una escena representando un inmenso mercado romano. Vicente Burgos Suay contestó a Carpio que en Madrid existía una fábrica de alfarería en Colmenar de la Oreja, Carpio comentó que en Colmenar no las fabricaban en rueda de alfarero, sino que las modelaban fijas en el suelo y el operario manualmente les aplicaba el barro; es el método tradicional para hacer tinajas de hasta 3 ó 4 metros de altura utilizadas en bodegas y almazaras. La productora deseaba que las ánforas fueran réplicas exactas de las romanas, llevaron a la alfarería, fotos, dibujos y planos. Empezó la fabricación y una vez terminado el pedido, se enviaron a Madrid en 4 camiones grandes.

Samuel Broston había comprado una finca en el municipio de Las Matas (Madrid), a principios de los 60, donde se rodó parte de la película y construyeron los estudios cinematográficos.

Al final, por exceso de metraje o por alguna otra causa, la escena del mercado se suprimió y fue sustituida por otra en una tienda de cerámica de un mercado protagonizada por Sophia Loren (Lucilla) y  Stephen Boyd (Livius), también aparecen unas ánforas en una escena con Christopher Plummer (Cómodo) y Stephen Boyd en la frontera norte del imperio; eso sí, los productos alfareros de la escena, fabricados por la Alfarería Consuelo Suay de Burjassot.

Pasados varios meses, la productora volvió a ponerse en contacto con la alfarería, necesitaban piezas de estilo hindú y birmano para un nuevo proyecto, la película “Los cazadores de la noche de Birmania” le entregaron fotos y planos y se fabricaron cerca de 500 piezas de distintos tamaños, se transportaron a Madrid en dos camiones, al final la película no se rodó por quiebra de la productora de Samuel Broston (Samuel Bronston Productions, Inc.) pero la alfarería logro cobrar. Roberto Carpio le comento a Vicente Burgos que la mayoría de tinajas, ánforas y jarrones fueron regalados y el resto la productora las vendió.

Exportación

En al segunda mitad de los 60, y la década siguiente, se exportan macetas con el agujero de desagüe muy grande, especiales para las plantaciones de cuacho en Guinea Ecuatorial, en cajas de madera rellenas de paja de arroz.

Alrededor de 1977, la alfarería se especializa en “las piezas brillantes de color miel, como los pintorescos cántaros en forma de tronco de árbol, en forma de barril, y con cintura en forma de diablo. Son los llamados cántaros de invierno” ¹¹. Piezas que dieron  lugar a una fuerte expasión internacional en los paises del golfo arábigo y extremo oriente.

Catálogo Alfararte, Cerámica Arteasana Suay S.A.

catalana (2)

“Cántaro de Burjassot de dos cinturas y barniz verde con degollados sobre la tierra virgen en la parte baja. Burjassot mantiene un amplio repertorio y muy variado”. Cirici, Alexandre y Manent, Ramón (1977).  Ceràmica Catalana. Editorial Destino. p 363

En 1980 se inician las exportaciones a Japón y Hong Kong de maeteros grandes y macetas de varios tamaños, enviados en cajas rellenas de paja de arroz lo que provoco un conflicto en el primer pedido, la autoridades japonesas no permitieron la entrada de las macetas, porque el relleno era paja de arroz y estaba prohibida la entrada de arroz o sus derivados al país, tras negociaciones intensas, decidieron establecer una cuarentena, pasado el tiempo requerido los clientes japoneses pudieron recoger al mercancia. A partir de ese momento los envios iban rellenos de recortes de papel.

Desde 1970 hasta 1985, la alfarería hace un gran esfuerzo de modernización, mecanizando prácticamente todo el proceso productivo, se adquiere una maquina italiana de prensa rotativa para fabricar piezas de vesta; jarras grandes y tinajas, de un metro de diámetro.

En septiembre de 1985, ante el delicado estado de salud de Dª Consuelo Suay, la familia crea la sociedad anónima, ALFARARTE, CERÁMICA ARTESANA SUAY S.A.

Los hijos de Vicente Burgos Suay  y María Teresa Antón Alonso. Vicente, María Teresa, Consuelo, Juan (†) y José Luis, fueron incorporándose en las tareas de la alfarería a medida que iban finalizando sus estudios, en las áreas de dirección, producción, comercialización y administración; cada hijo era responsable de un área determinada. La dirección y comercialización, primero a cargo de Vicente y  Juan hasta su fallecimiento y después de José Luis Burgos Antón;  María Teresa y Consuelo también comercialización y administración.

alfarate

En 1990 se amplia la fábrica con una nueva nave en Benaguacil,  Partida Cremats s/n, antigua fábrica de cerámica artística tipo Manises,  y en 1995 se traslada toda la producción industrial. En Burjassot solo quedan las oficinas, exposición y venta al detall, hasta su cierre definitivo en el año 2003.

 

Curiosidades y joyas del catálogo de ALFARARTE, CERÁMICAS ARTESANAS SUAY S.A.

carpi

Macetero Carpi, nº catálogo 530 ALFARARTE, Cerámicas Artesanas Suay S.A.

El nombre de éste macetero proviene de la familia valenciana Carpi, debido a la gran cantidad de macetas de este tipo que encargaron a la alfarería. Fundadora y propietaria de la antigua cementera Turia en Burjassot (Valencia). Corporación F. Turia, S.A. fue fundada en Valencia, el 22 de noviembre de 1940, con el nombre de CEMENTOS TURIA, S.A. La primera fábrica de cemento estaba ubicada en Burjassot (Valencia).

Hoy en día a los maceteros de cemento se les conoce comúnmente como “Maceteros Carpi”.

 

Miguel Ten, pintor y escultor de Burjassot, participó en la I Exposición Provincial de Arte, organizada por la Biblioteca Pública Municipal, patrocinada por el Ayuntamiento de Burjassot, inaugurándose el 28 de agosto de 1958. Realizó los originales para la fabricación de los modelos 513, 534, 579 y  599  entre otros.

Otros participantes en la I Exposición Provincial de Arte: Rosa Ortuño, Teresa Blat, Matilde Gómez, Concepción Sánchez, Vicente Riera, José Oficial, Vicente Castillo, Bautista Alamar, etc.

28_8_1958 L Prov Miguel Ten

Diario Las Provincias, jueves 28 de agosto de 1958. p 10.

 

pitti

Copia de un medallón florentino, realizado por Vicente Burgos Suay después de un viaje a Florencia.                                                                                                                           El Tondo Pitti, es una escultura realizada en relieve de mármol por el escultor Miguel Ángel, inacabada, hacia el año 1503 y que se conserva en el Museo Nazionale del Bargello de Florencia. Consta el tondo o círculo, de tres personajes, la Virgen María con su hijo Jesús y San Juan Bautista. Fue encargado por Bartolomeo Pitti, más tarde regalado por su hijo Miniato Pitti a Luigi Guicciardini y finalmente fue adquirido en 1823 para su exposición en el Bargello.

diablo

 

 

La particularidad de este jarrón consiste en el pegado de los racimos de uva y los zarcillos con sus hojas, pieza a pieza y su posterior cocción, técnica en desuso, recuperada por Cerámicas Artesanas Suay.

 

 

 

Vicente Burgos Suay fue presidente de la Federación Valenciana de Tejas y Ladrillos, entre los años 1990 a 1995. Después de su jubilación donó parte de su biblioteca al Museo de Cerámica de Manises; 95 volúmenes, que incluyen ediciones de 1919, 1923, 1926, 1927…etc.

MCM

Final

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©

 

Saga Burgos, 156 años Alfareros de Burjassot (I)  https://templersdeburjassot.wordpress.com/2017/03/26/saga-burgos-156-anos-alfareros-de-burjassot-i/ 

Saga Burgos, 156 años Alfareros de Burjassot (II) https://templersdeburjassot.wordpress.com/2017/03/27/saga-burgos-156-anos-alfareros-de-burjassot-ii/

 

Bibliografía

Benito Goerlich  (1992). La arquitectura del eclecticismo en Valencia: vertientes de la arquitectura valenciana entre 1875 y 1925. Ayuntamiento de Valencia.

BOE nº 8, 10 de enero de 1967, p 378

Coll Conesa, J., & García Porras, A. (2010). Tipología, cronología y producción de los hornos cerámicos en al-Andalus. Arqueología Medieval, http://www. arqueologiamedieval. com/articulos/125/tipologia-cronologia-y-produccion-de-los-hornos-ceramicos-en-al-andalus.

Diario Las Provincias. http://www.lasprovincias.es/sociedad/201506/13/burjassot-godella-rocafort-naquera-20150613003334-v.html

Diario  Levante, http://valenpedia.lasprovincias.es/historia-valencia/1937/el_palacio_de_dos_aguas_es_declarado_monumento_nacional

El molí de Bonany. Un enginy fariner i batà. Associació Valenciana d’Amics dels Molins (AVAM). 20 de enero 2003. http://www.uv.es/avam/valencia/revista/rodet2/revart2_1.htm

Esteban, C., & Luis, J. (2002). La influencia de la trashumancia aragonesa en la onomástica valenciana. dins* Congrés de Toponímia i Onomàstica, 15-38. Vocabulari Ramader de Castán Esteban, Jose Luis. Anexo II.

o          Bovalar: El significado valenciano de Bovalar se refiere a trozo de tierra cerrado donde pastan los toros. Vocabulari  ramader de Castán Esteban, Jose Luis: Bovalar: Partida destinada a pastar los bueyes, dehesa boyal (And) (Alc) “exceptades les devesses y bovalar respective de dites universitats” doc. 9. Cap X. (Común en aragonés y en valenciano). http://67.23.226.179/~portelli/histo_sXVI_diccioramader.htm

López García, Santiago (2008). El Barri de Canterería (2ª Parte). Boletín informativo “Asociación Amigos de San Roque”, nº 36,  Diciembre. p 2.  (En este artículo también aparecen las fotografías de Jaime Burgos Pascual y la de la familia Vicente Burgos Conejero).

Martin, M. (2007). El Showman magnífico: las películas épicas de Samuel Bronston. Los medios de BearManor.

Zaragoza Adriaensens. Salvador (2016). Origen y actividades del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias 1868-2000. Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural. pp 35-66

Imagen (3-10), 45. (3-11), 46. (3-13), 50

Vives Satorre, Miguel Ángel, párroco (2000) “Està en la nostra ciutat”. Revista de L’Associació de Veïns Nucli Antic de Burjassot,  Gener,  núm. 5. p 17.

 

Saga Burgos, 156 años Alfareros de Burjassot (II)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

 Consuelo Suay, Viuda de Vicente Burgos.

.Consuelo Suay Mateo quedó viuda en 1936, en el segundo mes de la guerra civil, con un hijo, Vicente Burgos Suay (22 de marzo de 1937);  sucesor y último de la saga, con un negocio que no le era desconocido; había ayudado a su marido los tres últimos años (1933-1936) y seis operarios a su cargo.

Consuelo Suay fue una mujer emprendedora, adelantada a su tiempo,  ejemplo de tesón, trabajo y dedicación, no solo mantuvo a flote la empresa familiar, sino que la desarrolló ampliando la fábrica, manteniendo a sus clientes y trabajadores, abriendo nuevos mercados, participando en proyectos de gran envergadura e internacionalizando la empresa.  Para ello contó con la ayuda de su suegro Vicente Burgos Conejero, a la sazón con 62 años en la parte técnica y de su padre Juan Bautista Suay Bueso (era chocolatero) a partir de 1940 en la comercial, ampliando la plantilla a ocho operarios.

En 1952 Vicente Burgos Suay su hijo, abandona los estudios universitarios y se incorpora por las mañanas en el trabajo de la fábrica, por las tardes estudia contabilidad, dibujo e idiomas durante cuatro años.

Entre 1941 y 1943, se restauran los jarrones que rematan la parte superior de la fachada de la Iglesia San Miguel de Burjassot, muy deteriorados durante la guerra civil

Fachada de la Iglesia de San Miguel de Burjassot con los jarrones de remate. Fotografías de José Ramón López Carceller

Otro de los productos estrella de la alfarería desde 1930 a 1960, fueron las macetas sin agujero, es decir, como un vaso, vidriadas en su interior para recoger la resina de los pinos (pino rodeno) en  zonas de Teruel, Ciudad Real, Guadalajara, etc; se realiza una incisión longitudinal en el tronco de aproximadamente un metro, finalizaba a unos 50 centímetros del suelo, se fija la maceta vidriada al tronco y en ella gotea la resina. Este fue un pedido de la empresa “Resinera del Carmen”, Barrio del Carmen (Teruel capital) fundada en 1900, eran clientes desde antes de la guerra civil. Las macetas se  transportaban por ferrocarril.

En los años 40,  Beistegui Hermanos (Cosme, Domingo y Juan), fundadores de “Bicicletas BH”, compraron una finca rústica en Jaén con huerta, olivos y caza, encargaron la canalización del agua potable y el sistema de regadío a Consuelo Suay. La empresa fabricó y montó los tubos cerámicos para irrigación junto con sus correspondientes “caspas”; cajas cerámicas rectangulares que se colocaban en las juntas de la tubería a modo de grapas.

Otro encargo importante de aquellos años, fue el pedido realizado por “La Sociedad Española de Oxigeno”, cuya sede estaba en Nazaret (Valencia). Tuberías cerámicas especiales, de 25 centímetros de diámetro interior, muy cocidas y con un fuerte barniz de galena y óxido de manganeso, para resistir la corrosión al desaguar ácidos.

El cambio de titularidad de la empresa, hasta ese momento “Alfarería Vicente Burgos” paso a llamarse  “Consuelo Suay, Vda de Vicente Burgos”, debido a una reforma en la legislación de la época, y a una nueva normativa (directriz) del Ministerio de Hacienda sobre la titularidad de las empresas.

1940-2

Publicidad, “Santos Patronos de Valencia”. (Valencia. Blanco y Azul. 1940) p 44

Los años 50, se pueden considerar como los inicios de su expansión internacional, su primer cliente fuera del territorio español fue “El Bazar Balaquertino” de Larache, puerto atlántico en el actual Marruecos, entonces protectorado español (1912-1956), situado a unos 85 kilómetros al sur-oeste de Tánger. La relación comercial perduro hasta bien entrada la década de los 70, consistía básicamente en la exportación de cucharas y tenedores de madera (se exportaron millones), jarras, lebrillos y botijas, también “cadufos”, para las norias de agua, mediante transporte marítimo.

“Alfarería Consuelo Suay Vda. de Vicente Burgos. Premio del Excelentísimo Ayuntamiento de Valencia. 1ª Exposición Internacional de Artesanía, 1953”. Consuelo Suay Mateo en 1956. Archivo Vicente Burgos Suay.

Publicidad en el libro de las Bodas de Plata de la Coronación de la Virgen de la Cabeza. Burjassot, septiembre 1952

El Palacio del Marqués de Dos Aguas (Valencia)

El Palacio de Dos Aguas es declarado Monumento Nacional

“En febrero el palacio del marqués de Dos Aguas fue declarado monumento nacional. En sesión del Consejo Municipal, se dio cuenta de que el Ministerio de Hacienda cedía a la ciudad el palacio, para que se dedicara exclusivamente a Museo de Artes Decorativas. El Presidente del Consejo Municipal pidió la construcción de un muro que resguardase la fachada del palacio, pero, al final, el parapeto se construyó con dinero de la Junta de Defensa Pasiva. Igualmente fueron declarados monumentos nacionales el Colegio del Patriarca, salvado de incendios y saqueos; la torre de la Iglesia de Santa Catalina, el templo fue desmantelado y sus altares e imágenes quemados en plaza pública; y, por último, las naves árabes de los Baños del Almirante”.

Diario Levante. Noticias breves, 1937 ⁸

En 1947 el valenciano Manuel González Martí y su esposa Amelia Cuñat y Monleón hacían donación al Estado español de la importante colección de cerámica por ambos reunida, creándose por Orden ministerial el 7 de febrero de dicho año el Museo Nacional de Cerámica.

Con el fin de dar acogida al mismo y a las valiosas piezas de que componía, dos años después el Ministerio de Educación adquiere el Palacio de los Marqueses de Dos Aguas, llevándose a cabo en el edificio de 1950 a 1954 costosas obras de consolidación y restauración por los arquitectos José Antonio Pastor y Mauro Lleó Serret, con un presupuesto estimado en trece millones de pesetas, en las que hubo que recalzar los cimientos, levantó los pavimentos para igualar los niveles del piso y desescombrar. Se rehízo la red de desagües, se procedió al picado y reconstrucción de los estucos de la fachada y terracotas de las cresterías, siendo de singular mención el trabajo desarrollado en los ornamentos de las torres-escudos, cimeras, petos y caratulas del diablo y la diablesa (sol y luna), también la crestería del borde superior del palacio formada por frutas, flores y águilas, por la alfarería de Burjassot, Consuelo Suay. Vda de Vicente Burgos, sobre originales del escultor Bautista Alamar  (vecino de Burjassot, residente en la calle Primavera y autor de la pequeña estatua de San Juan de Ribera sita en la Ermita de San Roque de Burjassot, que presentó al concurso de bocetos con motivo de la canonización de San Juan de Ribera para erigir su efigie en la plaza del mismo nombre) bajo la dirección y supervisión del propio Manuel González Martí. Fue el primer director de la Escuela de Artes y Oficios de Burjassot (1931), delegación en Burjassot de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia.

Cimeras, peto y cresteria.  operario primero por la derecha D. Benito Bueno Garcia, fábrica Consuelo Suay. Archivo Vicente Burgos Suay.

Palacio del Marques de Dos Aguas. Fotografías de José Ramón López Carceller

Diablo y diablesa. operario D. Benito Bueno García. Archivo Viente Burgos Suay

Palacio del Marques de Dos Aguas. Fotografías de José Ramón López Carceller

Una vez restaurada la crestería, González Martí, encargo los balaustres (columna de pequeño tamaño, en serie es una balaustrada) de la balaustrada de los balconcitos de las ventanas que rodean el patio interior del palacio;  estaban muy deterioradas y había desparecido parte de ellos. Así como la crestería de las ventanas. Fueron diseñadas por Manuel  González Martí y se elaboraron bajo su dirección.

1

Balaustre, Archivo Vicente Burgos Suay

Fotografías Palacio del Marques de Dos Aguas, patio interior, de José Ramón López Carceller.

Concluidas las obras en las que buscó la rapidez y la economía, el día 18 de junio de 1954 se inauguraba el Museo Nacional de Cerámica, acogiendo las valiosas colección que había donado González Martí; museo cuyos fondos se verán incrementado en años sucesivos mediante legados de particulares, adquisiciones y depósitos de Instituciones,  siendo el edificio y las colecciones declaradas monumento histórico artísticos por Decreto de 1 de marzo de 1962, y disponiéndose que el museo exhibiera también objetos de artes suntuarias (indumentaria, ajuares), lo que configuraría su actual denominación, Museo Nacional de Cerámica y de Artes suntuarias ‘González Martí’.

El cavallet de Sant Martí.

Iglesia parroquial de San Martín Obispo y San Antonio Abad, aunque se le conoce solo como Iglesia de San Martín. Esta parroquia tenía en su área de demarcación al Gremio de Boneters (fabricantes de bonetes = sombreros).

En la Portada de la calle San Vicente Mártir (Valencia), dentro de una hornacina esta la escultura en bronce a la cera perdida de San Martín y Jesús pobre, obra realizada en 1494 por el flamenco Pieter de Béckere. Conocido popularmente como el cavallet de Sant Martí, la reproducción expuesta en el Museo Nacional de Cerámica y Artes suntuarias “González Martí”⁹ es obra de la alfarería Consuelo Suay. Vda de Vicente Burgos. (La dirección del museo nos indica que actualmente se encuentra en el almacén de la institución).

Fuente

Los hornos de Consuelo Suay  y Vicente Burgos

Horno moruno: Aunque a este tipo de hornos se les denomina morunos, lo cierto es que su origen data de hace unos 2.000 años originarios de la zona de Pérgamo -actual Turquía- de donde los romanos lo copiaron y exportaron, popularizando su uso por sus enormes ventajas.

Los romanos normalizaron el uso de los hornos morunos por todo el imperio, incluida la península Ibérica. Cuando los árabes invadieron nuestra península, se encontraron con este ingenio doméstico para cocinar; los hornos de leña.

Desde los inicios de la alfarería se utilizó el horno moruno, en los años 50 se modificó la zona de fuegos y entrada a los bajos para facilitar el trabajo y conseguir una mayor rapidez de enfriamiento; se cocía los viernes y había que vaciar el horno muy caliente. A principios de los 60 el ingeniero Luis Merelo Más, especialista en hornos de cerámica, vidrio y fundición metálica, diseño para la alfarería un horno de llama invertida con hogares laterales rectangulares de 3 x 5 metros para la cocción de las piezas, aumentaba la producción y evitaba humos, para su combustión se utilizó primero, hulla, después lignito de Teruel y finalmente quemadores de fuel-oil, funciono hasta principios de los 90,  fue sustituido por un horno metálico rectangular a gas; el tanque para el suministro se instaló soterrado en tramo descubierto entre el edificio y las vías férreas de 30m³ de capacidad.

Como curiosidad señalaremos el sistema utilizado por los alfareros para medir la temperatura interior del horno durante la cocción, desde finales del siglo XIX hasta mediados  del  XX, mediante el  cono pirométrico Seger, fue inventado por  un ceramista alemán llamado Herman Seger, 1886. Son unas pequeñas pirámides hechas de caolín o arcilla y minerales fundentes, colocadas dentro del horno, doblan a determinada temperatura.

Primas o cono pirométrico de Seger. (Village Level Brickmaking (GTZ, 1989, 124 p.) Appendix 1 – Clay Testing)

En 1963 un poco antes de casarse, Vicente Burgos Suay asistió a la Feria de Maquinaria para Cerámica en Munich (Alemania), adquirió una de las primeras cañas pirométricas eléctricas utilizadas en España, para medir la temperatura interior del  horno, método que se utiliza actualmente mediante las cañas pirométricas ópticas.

1988

Vicente Burgos Suay y María Teresa Antón Alonso, 1988. Archivo Vicente Burgos Suay.

En el año 1963 Vicente Burgos Suay contrajo matrimonio con María Teresa Antón Alonso (5 de enero de 1939), natural de Burjassot, tuvieron cinco hijos, Vicente, María Teresa, Consuelo, Juan (†) y José Luis, viviendo en el piso superior de la alfarería en la calle Valencia de Burjassot. María Teresa Antón atendía a los clientes en la exposición y venta de la propia fábrica.

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©

(Continua)

Saga Burgos. 156 años Alafareros de Burjassot (I)  https://templersdeburjassot.wordpress.com/2017/03/26/saga-burgos-156-anos-alfareros-de-burjassot-i/

Saga Burgos. 156 años Alfareros de Burjassot (III)  https://templersdeburjassot.wordpress.com/2017/03/28/saga-burgos-156-anos-alfareros-de-burjassot-iii/

⁸ http://valenpedia.lasprovincias.es/historia-valencia/1937/el_palacio_de_dos_aguas_es_declarado_monumento_nacional

⁹ http://www.jdiezarnal.com/valenciaiglesiadesanmartin.html

Bibliografía

Coll Conesa, J., & García Porras, A. (2010). Tipología, cronología y producción de los hornos cerámicos en al-Andalus. Arqueología Medieval, http://www. arqueologiamedieval. com/articulos/125/tipologia-cronologia-y-produccion-de-los-hornos-ceramicos-en-al-andalus.

http://www.lasprovincias.es/sociedad/201506/13/burjassot-godella-rocafort-naquera-20150613003334-v.html

Nota: 

Las fotografías del Archivo D. Vicente Burgos Suay, son de su propiedad, cedidas para este artículo. Prohibida la reproducción total o parcial en cualquier tipo de soporte sin la autorización expresa del titular del archivo.

Las fotografías del Palacio Marques de Dos Aguas y de la Iglesia de San Miguel de Burjassot, son propiedad de D.  José Ramón López Carceller, cedidas para este artículo. Prohibida la reproducción total o parcial en cualquier tipo de soporte sin la autorización expresa del autor.

 

Saga Burgos, 156 años Alfareros de Burjassot (I)

Etiquetas

, , , , , , , ,

Agradecimientos:

A la familia Burgos, a  D. Vicente Burgos Suay, hombre afable, de verbo fácil y memoria prodigiosa, y a D. José Ramón López Carceller; sus ojos, precisos y digitales, hombre gentil  y presto.

 

“I que este ofici que fon el primeret de la Terra, tinga la pau mereixcuda i nos allunte de la guerra, que volen posar en nostre sofrit ram, alguns “melons”. (l´Alfabeguer.  XIV Jornadas Nacionales de Hispalgt, Federación Valenciana de Tejas y Ladrillos).

 

La palabra Alfarería, como alfar, provienen del árabe hispánico alfah hár, “barro”, y este del árabe clásico fah har “alfarería”, y a su vez del hebreo hhafar “tierra, barro” [Corominas, J. Diccionario Crítico Etimológico de la Lengua Castellana. Madrid, Gredos (1954)]. Significa el arte u oficio de hacer vasijas u otros objetos de barro cocido o taller, tienda o puesto de objetos de barro cocido (RAE).

Un poco de historia:

Miercoles 21 de julio de 1484 “Decretacio de certs Capitols (Ordenanazas) del offici dels Obres de vila e de Raiolers” (Archivo Municipal.de Valencia.-Manual del Consell. núm. 44 A; fol. 28)

Año 1498,  lunes, 30 de julio. “Separació del offci dels raiolers (Alfareros) del offici dels obrers de vila”.

“Dic lune XXX mensis julii anno jam dicto a natiuitate Domini MCCCCLXXXXVIII los magnifichs…jurats en lo any present de la insigne ciutat de Valencia…ajustats en cambra de consell secret de la sala de la dita ciutat e presents los majorals del offici de obres de la vila e los majorals del offici dels raiolers, prouehexen e donen licencia e facultat als dits raiolers que se puxen separar e segregar del offici de obres de la vila ab los quals eren units; e que si coses algunes les dits raiolers han de pagar que tot sia remes al dit magnifich Andreu Sart quen conega.

Testimonis foren prsents a les dites coses los honorables en ffrencesch Ferrando notari e en Anthoni Scola verguer dels magnifichs Jurats ciutadansde Valencia”. (Archivo Municipal.-Manual del Consell, núm. 49 A, fol. 218 v.).

Familia Burgos

La familia Burgos procedía de Campanar (Valencia), instalo la alfarería (Canterería) en lo que hoy llamamos el Barrio de Canterería de Burjassot, en la década de los 40 del siglo XIX (1842), este fue el origen de la denominación del barrio. (“Los orígenes…de Canterería se remontan a principios de siglo, cuando la madre fundadora de las Esclavas de María Inmaculada, que se llamaba Juana María Condesa Lluch (nacida el 30 de marzo de 1862 y fallecida el 16 de enero de 1916), compró la “Canterería”, que ocupaba lo que actualmente es la iglesia y el colegio”)¹, entre las calles Enrique Tierno Galván, Pintor Goya y Espartero, limítrofe con Benimamet, actualmente está ubicada la Iglesia y Colegio de la Natividad.

El inicio del negocio de alfarería fue obra de Jaime Burgos Pascual (1835-1916) y su mujer Isabel Conejero Ros también de Campanar (Valencia),  se dedican a la producción de tinajas y jarras para la conservación de alimentos, (cebollas, aceitunas, matanza del cerdo…), barreños, cántaros y botijos; estos se fabricaban con arcilla vidriada en invierno y arcilla blanca en verano (arcilla caliza blanca con añadido de sal), la mayoría de los botijos de verano (blancos), los compraban en la población de Agost, (Alicante), el transporte se realizaba mediante carros de tracción animal y el viaje duraba alrededor de semana y media;  Agost dista  unos 200 Kilómetros  de Valencia. Otros procedían de Benasal (Castellón) aunque estos en menor medida. Lebrillos (“Llibreis” en  valenciano); tinaja de forma troncocónica invertida, con boca más grande que la base, barnizadas en su interior, similar a un plato hondo o fuente circular y de uso multifuncional, culinarios , higiene personal, lavar la ropa, matanza, hasta el transporte de alimentos, recipiente muy utilizado hasta principios del siglo XX, de uso doméstico en el reino de Valencia.

1-3

Anuario-Almanaque del Comercio de la Industria de la Magistratura y de la Administración. 1880, Madrid. Carlos Bailly-Bailliére. Librero de la Universidad Central, del Congreso de los señores Diputados y de la Academia de Jurisprudencia y Legislación. (Página 1382).                                                     Fotografiía de Jaime Burgos Pascual,  1885 (Fuente)

Macetas de distintos tamaños y en menor medida ladrillos;  procedían de un  rajolar de Alacuas,  también tejas morunas y tejas planas. Se especializó en alfarería al fuego, alfarería al agua, tejas y ladrillos.

Otro elemento característico de su producción alfarera fueron los bebederos para animales domésticos, sobre todo bebederos para gallinas, que posteriormente dieron lugar, en los años 30 del siglo XX, a los recipientes cerámicos para combatir la plaga de  la Mosca del Mediterráneo de los Naranjos.

Durante estos años la relación comercial con Villar del Arzobispo (Valencia), población de larga tradición alfarera fue muy intensa, se vendían botijos, cántaros, jarras y macetas. Se compraban, tinajas, lebrillos, barreños y tejas. Años más tarde la alfarería tendría un encargado del Villar, el señor Garay a cargo de seis operarios, cuando la alfarería se trasladó a la calle Valencia de Burjassot.

La arcilla utilizada en la alfarería era de producción propia, la familia poseía una cantera de arcilla en Paterna, partida “Terra de Canters”.  Está documentada la explotación  de estos terrenos arcillosos desde la época morisca, siglo XIV. (1383, Eximenis, en “Lo regiment de la cosa publica”).

La infraestructura de la alfarería constaba de un horno moruno a leña, de grandes dimensiones, para la cocción del barro, este crea una atmósfera reductora y hace que la arcilla roja pase a blanca al final de la cocción, como combustible restos de aserradero, madera de derribo y leña de monte.  El agua necesaria se extraía mediante una noria de sangre, de un ramal de la acequia de Fartamal, la acequia nacía en el Molí de Bon Any (Benimamet),  en realidad del  azud de Fartamal,  situado a 29 brazos (± 120 metros) del Molí de Bon Any  y del camino real de Benimamet,  rodeaba el Bovalar de Burjassot  ² (se menciona por primera vez en el año 1441 y el azud de Fartamal en 1568 ³ ); de los alrededores del azud también se extraía parte de la arcilla necesaria para la “Canterería” , en algunas publicaciones se menciona como “l´escura de Fartamals“ ⁴.

Continuaba por la parte superior de “El Clotet dels Petols”;  llamado así por  el número de amapolas y flores silvestres que florecían en la hondonada.  Una vez bordeada, llegaba hasta la alfarería y se extraía el agua mediante cántaros de barro, llamados cangilones  o arcaduces (español) y els Cadufos (valenciano), de la noria; también los fabricaban. Zona de tornos alfareros, mesas de amasar y moldes, oficina y una era para secar el barro. La acequia madre era la Real Acequia de Moncada.

Jaime Burgos Pascual falleció a la edad de 80 años, el 13 de mayo de 1916, en la villa de Les Useres (Castellón). En el testamento se nombran albaceas  y ejecutores a “D. Francisco Climent Civera, vicario de la parroquia de San Miguel de Burjasot y a sus hijos Salvador y Vicente y a todos juntos y a cada uno deporsi con todas la facultades legales necesarias…”.

El 24  de septiembre de 1916, el testamento  depositado ante el abogado y notario Daniel Garcés  y Tormos de Godella, se eleva a público:

“División de bienes de las Herencias de D. Jaime Burgos Pascual y D.ª Isabel Conejero Ros:  Otorgada a D. Jaime Burgos Conejero, 51 años, alfarero, D.ª Francisca Burgos Conejero, 49 años,  D.  Salvador Burgos Conejero, 47 años, alfarero,  D.ª Isabel Burgos Conejero, (no indica la edad),  D.ª Trinidad Burgos Conejero , 36 años y D. Vicente Burgos Conejero, 42 años , alfarero, residente en la calle Valencia, 25  de Burjasot, los 6 hijos del matrimonio”.

En la disposición “Sexta” del testamento se le adjudica a Vicente Burgos y Conejero:

“…la fábrica de Alfarería que tiene establecida el testador en un edifico propiedad de D. Antonio Perez Torregrosa, sito a la entrada del pueblo de Burjasot y la cual fábrica tiene cedida en arrendamiento a su expresado hijo Vicente por tiempo indefinido, mediante escritura otorgada el quince de enero de mil novecientos cinco (15 de enero de 1905, fecha  en que la alfarería se trasladó a la calle Valencia, nº 19 de Burjassot) ) ante el notario…también la edificación…y el campo propiedad del testador en el término de Paterna, partida de Tierra de Canteros lindante con el camino de la Masía de Seba, de donde se saca la tierra que se utiliza en la mencionada fábrica de alfarería”.

El resto de las tierras de la misma partida propiedad de la familia,  las heredó su hermana,  Isabel Burgos Conejero, vecina de la Plaza del Teatro de Burjassot (Teatro Novedades, actual Plaza de la Constitución). Esta fue la primera fase de la alfarería.

captura-de-pantalla-106-copia

Foto aérea de Burjassot realizada por el ejército estadounidense 1945-1946.  Serie A

captura-de-pantalla-107-copia

Alfarería, 15 de enero 1905, 1ª fase.

El notario de Valencia, Vicente Sancho-Tello y Burguete, el 21 de septiembre de 1917, formalizó la compra por parte de Vicente Burgos Conejero a Antonia Romero Domingo, viuda de Antonio Pérez Torregrosa:

 “…de un edifico-fábrica de alfarería, situado en término de Burjasot, partida del Racó dels Peris, se compone de planta baja y un piso alto en el que existe una galería y además un cuarto de habitación y en el resto del edificio se halla destinado a almacenes. Su puerta principal recae al camino que conduce de Valencia a Burjasot y además una cubierta que sirve de obradores y da comunicación desde la casa al horno y leñera, ocupando toda la finca una superficie de mil setecientos veintiocho metros, ochenta y dos decímetros y veinticuatro centímetros cuadrados…toda la finca linda por frente o sea Levante, con camino o carretera que conduce de Valencia a Burjasot, por derecha entrando, o sea Norte con edificio de Llosa Belloch, por izquierda o Sur con acequia de Tormos; y por detrás o Poniente con línea férrea de Valencia a Liria”.

2-fase-2

Ampliación definitiva  (segunda fase) de la alfarería. 21 de septiembre 1917

Vicente Burgos Conejero (1874- 1952)  casado con Dolores Llorens Sancho, tuvieron dos hijas, Dolores y Pilar y un hijo, Vicente Burgos Llorens, sucedió en la alfarería a su padre.

 

canterer 1

Dolores Llorens Sancho, Dolores, Vicente, Vicente Burgos Conejero y Pilar, 1914. (Fuente)

Siglo XX:  A principios de siglo, la empresa inició una fase expansiva, diversificando los mercados, no se limita a su área geográfica de influencia y a los intercambios comerciales, con Agost, Benasal o Villar del Arzobispo,  Alacuas…también suministran productos alfareros a paradas en el Mercado Central, de Colón y del Cabanyal de Valencia, a puntos de venta al por menor, como tiendas, ultramarinos e incluso tabernas,  bodegas y colmados de diferentes localidades cercanas a Valencia.

 

En Burjassot, tenemos la tienda de “Fina la Rizaora”, en la calle Jorge Juan (carrer tranvia) donde se podían adquirir sus productos. En aquellos años el Mercado municipal de Burjassot (su cubierta es un claro ejemplo de la arquitectura eclecticista en la Valencia de finales del XIX y principios del XX, obra del arquitecto Joaquín Mª Arnau Miramón ⁵) tenía una gran actividad comercial y mucho tránsito de personas, al igual que los puestos ambulantes de lo que ahora se denomina plaza de la Concordia.

Entre 1910 y 1935, la alfarería dio un gran salto cualitativo debido a su colaboración con “La Granja Escuela Práctica de Agricultura Regional (1907-1924)”de Burjassot (La Granja) y con “La Sociedad Española de Fumigadores” cuya sede estaba en la calle Feliz Pízcueta de Valencia. En 1912 se iniciaron las clases para la formación de Capataces Fumigadores  que se ofrecieron hasta 1924, excepto en los años 1917, 1918 y 1919. A partir de entonces fue la nueva “Estación de Patología Vegetal”  la encargada de impartirlos. ⁶

Vicente Burgos Llorens  (15 de enero,1907 -20 de agosto, 1936) casado con Consuelo Suay Mateo de Burjassot (21 de octubre, 1908-27 de octubre, 1985).

Vicente Burgos Llorens y Consuelo Suay Mateo en 1936. Archivo Vicente Burgos Suay

Se fabricaron exprofeso jarras y platos planos de borde cuadrado, muy cocidos, y fuertemente barnizados solo en su interior, para aguantar la corrosión de los ácidos empleados en el tratamiento de los naranjos. Las jarras para el ácido sulfúrico y los platos para el cianuro. (Fotos 3-10 y 3-11) ⁶

3-10

Foto 3-10

(3-10) Mesa de trabajo utilizada en los tratamientos de fumigación cianhídrica cuando se inició su aplicación hacia 1910. En ella, el encargado calculaba las cantidades de cianuro, ácido sulfúrico y agua que se debían utilizar. Estaba dotada de una balanza para el cianuro y de una probeta para el ácido. Se transportaba como una parihuela.

 

3-11

Foto 3-11

 

(3-11) Con el fin de agotar sin peligro la bombona de ácido sulfúrico se volteaba el recipiente de madera que la contenía.

Se puede observar la jarra de barro

 

 

Una vez preparado el compuesto de ácido cianhídrico, (sulfúrico+cianuro+agua) se vertía en un recipiente invención de Vicente Burgos Llorens, mezcla entre un bebedero para palomas y una grillera, de morfología similar a una hucha, vidriado y barnizado por dentro, preparado para ser colgado de los naranjos entoldados (Foto 3-13, cubiertos por una lona), primero para tratar “El piojo rojo”, ayudado por un generador de gas y más tarde solo con el recipiente cerámico vaporizador  para combatir la plaga de “La Mosca Blanca del Mediterráneo”, muy utilizado entonces por los fumigadores valencianos.(Foto 3-13) ⁶

3-13

Foto 3-13

 

(3-13) En primer plano se aprecia cómo un obrero entra en la tienda con el generador de gas. Detrás, otro mide el perímetro del árbol para calcular mediante unas tablas la dosis precisa de cianhídrico.

 

javier

 

Recipiente de barro para vaporizar el ácido cianhídrico. El agujero grande para rellenar el recipiente y los pequeños sirven de vaporizadores. Dibujo, Javier Martínez a partir de un boceto de Vicente Burgos Suay.

En la década de los 30, se emprende una gran labor de mecanización y modernización de la alfarería, se adquiere maquinaria italiana para la fabricación de tubería cerámica (1932) empleada en saneamientos, desagües, cloacas y pluviales, canalizaciones de agua, etc,  estos podían ser de boca estrecha “castilla” y boca ancha “inglesa”, y otra máquina italiana para fabricar las cajas de empalme “caspas”.

A partir de los años 50, este tipo de canalizaciones se instalaron en viviendas, sobre todo en las Viviendas de Protección Oficial (VPO), en chimeneas de las cocinas (hoy lo llamaríamos tuberías para extractores) y en los sistemas de ventilación, conjuntamente con tubo cerámico cuadrado, muy utilizados hasta que alrededor de 1960 aparecieron los tubos de drenaje de plástico liso.

Debemos señalar que la alfarería utiliza de manera generalizada moldes metálicos para la fabricación de sus productos, a partir de la década de los 30, diversificando los tamaños de macetas, jarras, jarrones, tinajas, cántaros, barreños, lebrillos, etc.

Vicente Burgos Llorens murió en agosto de 1936, y su nombre consta en la “Causa General de Valencia. Pieza Principal. Tomo 66.  Ramo, de Burjasot – Emperador – Foyos – y  Godella. 22 de noviembre 1940”. Archivos Estatales.

A.H.N. Sección Fondos Contemporáneos Causa GeneralSubdirección General de los Archivos EstatalesMinisterio de Cultura.España

Consuelo Suay, Viuda de Vicente Burgos.

Consuelo Suay Mateo quedó viuda en 1936, en el segundo mes de la guerra civil, con un hijo, Vicente Burgos Suay  (22 de marzo de 1937);  sucesor y último de la saga, y un negocio que no le era desconocido; había ayudado a su marido los tres últimos años (1933-1936) y seis operarios a su cargo.

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©

(Continua)

Saga Burgos. 156 años Alfareros de Burjassot (II)  https://templersdeburjassot.wordpress.com/2017/03/27/saga-burgos-156-anos-alfareros-de-burjassot-ii/

Saga Burgos. 156 años Alfareros de Burjassot (III)  https://templersdeburjassot.wordpress.com/2017/03/28/saga-burgos-156-anos-alfareros-de-burjassot-iii/

 

Bibliografía:

¹ Vives Satorre, Miguel Ángel, párroco (2000) “Està en la nostra ciutat”. Revista de L’Associació de Veïns Nucli Antic de Burjassot,  Gener,  núm. 5. p 17.

² Esteban, C., & Luis, J. (2002). La influencia de la trashumancia aragonesa en la onomástica valenciana. dins* Congrés de Toponímia i Onomàstica, 15-38. Vocabulari Ramader de Castán Esteban, Jose Luis. Anexo II.

  • Bovalar: El significado valenciano de Bovalar se refiere a trozo de tierra cerrado donde pastan los toros. Vocabulari ramader de Castán Esteban, Jose Luis: Bovalar: Partida destinada a pastar los bueyes, dehesa boyal (And) (Alc) “exceptades les devesses y bovalar respective de dites universitats” doc. 9. Cap X. (Común en aragonés y en valenciano). http://67.23.226.179/~portelli/histo_sXVI_diccioramader.htm

³ El molí de Bonany. Un enginy fariner i batà. Associació Valenciana d’Amics dels Molins (AVAM). 20 de enero 2003. http://www.uv.es/avam/valencia/revista/rodet2/revart2_1.htm

⁴ López García, Santiago (2008). El Barri de Canterería (2ª Parte). Boletín informativo “Asociación Amigos de San Roque”, nº 36,  Diciembre. p 2. También aparecen en éste artículo  las fotografías de Jaime Burgos Pascual y la familia de Vicente Burgos Conejero.

⁵ Benito Goerlich  (1992). La arquitectura del eclecticismo en Valencia: vertientes de la arquitectura valenciana entre 1875 y 1925. Ayuntamiento de Valencia.

⁶ Zaragoza Adriaensens. Salvador (2016). Origen y actividades del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias 1868-2000. Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural. pp 35-66. Imagenes (3-10), p 45. (3-11), p 46.

Idem (3-13), p 50.

Nota: 

Las fotografías del Archivo D. Vicente Burgos Suay, son de su propiedad, cedidas para este artículo. Prohibida la reproducción total o parcial en cualquier tipo de soporte sin la autorización expresa del titular del archivo.

Sabías que…

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Bon dia a tot lo món.

Tal dia com hui d’el any 1436, el Consell de la Ciutat de Valéncia nomenà un tribunal examinador, per a tots els que practiquen l’ofici de “menescal”, confirmant en sa titulació a quins demostraren tindre la destrea deguada, i ordenant que en lo successiu per a eixercir la menescalia será preceptiu passar examen previ. A l’època migeval, el “menescal” era l’individu que es dedicava a l’atenció mèdica dels equins i, per extensió, dels atres animals de peu redó, aplicant els coneixements propis de la disciplina coneguda tradicionalment com “art de la menescalia”. Estos individus no sempre van rebre tal nom. El malnom clàssic grec, tant al món grecoromà com al bizantí, fou el de “hippiatros” (mege de cavalls), practicant de la ciència coneguda com “hipiatria”, ya que eren els equins els únics animals atesos per estos tècnics, sent, possiblement, obra dels pastors la guarició dels animals de ramat, com s’ha documentat en èpoques posteriors.

17495880_1261648467252457_1929537351_n

A l’exèrcit romà existia el “veterinarius”, soldat que tenia cura de tots els animals emprats al context militar per qualsevol raó (guerra, càrrega, alimentació o sacrifici). A l’Occident migeval, ab l’única excepció del centre i oest de la Península Ibèrica, es difongué el nom de “menescal”. Entre els pobles germànics de la primera Edat Mijana era un cap militar ab comandament i responsabilitat sobre dotze cavalls i, encara que a vegades podia exercir de veterinari, solia servir-se d’ajudants a l’hora de dispensar atenció sanitària ad aquells animals.

A l’Espanya moderna, la paraula “mariscal” servia per a designar els caps militars i també els veterinaris militars. Ara bé, al Regne de Valéncia, Castella i a Portugal, més influenciats per la cultura islàmica, es difongué l’ús d’”albéitar” (de l’àrab “al-baytar”, (mege de cavalls) per a designar els menescals, i aixina apareix ya a les “Partidas” d’Alfons X el Savi.

17467895_1261648600585777_1970003592_n

D’atra banda, cal tindre en conte que les llatinisacions dels mots ab que s’identifiquen estes pràctiques són habituals a la documentació migeval (“menescallus”, “faber”, “faber menescallus”). Les denominacions migevals continuaren en us fins al desenrollament de la professionalisació contemporànea i l’aparició d’escoles i facultats de veterinària a finals de l’època moderna i, sobretot, en les primeres dècades del segle XIX. Des de en aixó s’imposà la paraula “veterinari”, d’origen romà i que venia a designar un camp d’activitats que anava molt més enllà dels cavalls.

En les imagens, portades de llibres migevals relacionats en el tema.

Jesús Moya Casado

Associació Cultural Templers de Burjassot©