El Fogaje, Censos de Burgaçot

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Durante el siglo XII, los derechos fiscales de la monarquía derivaban de sus dominios, señoriales sobre el territorio patrimonial y la jurisdicción sobre las minorias, Judia y Mozárabe.

Desde los incios del siglo XIII, las nuevas formas tributarias trataban de explotar la riqueza de las ciudades y del conjunto del territorio.

Censos fiscales en el Reino de Valencia

En la primera mitad del siglo XIV aparecen los impuestos indirectos, vinculados a las cortes (1329-Valencia, 1342-Valencia) y cuyas características son gravar el consumo y estar bajo el control de la ciudad.

Las Cortes de Valencia de 1329-30, primeras de Alfonso II, se inauguran el 11 de mayo de 1329 y darán como resultado sesenta y seis fueros. Se publicaron el 24 de octubre de 1329, tras una interrupción, hubo una nueva publicación de fueros en la Catedral de Valencia el 10 de enero de 1330.

En estas cortes es donde aparece por primera vez el calificativo de impuesto “general” (Generalitats). En ellas se debatió en torno a la aplicación del Fuero aragonés como ley general, y de la permanencia del derecho valenciano, hasta optar por una solución intermedia, que sería la concesión por parte de rey de la llamada “jurisdicción alfonsina”, que no acabó con la dualidad de derechos y sobre todo mermó el poder real frente a los señores.

La “jurisdicción alfonsina” se alcanzaba con la posesión, fundación, y en algún caso, con la titularidad del dominio útil de un “Lugar” con no menos de quince hogares de cristianos viejos, reduciéndose este mínimo con vecindario musulmán a sólo tres fuegos en “realengo o señorios de la Corona”. Propició la aparición de nuevos señorios, con una finalidad colonizadora y una jurisdicción especial, como fuente de ingresos, prestigio y poder.

El Lugar de Burjassot estaba sujeto bajo la jurisdicción alfonsina, como quedó de manifiesto en la protesta presentada por el Cabildo de la Catedral de Valencia, como señor alfonsino de Burjassot y Benimaclet, en cortes de 1542, ante las ejecuciones por deudas de sus vasallos por parte de la justicia frente los justicias ordinarios de los señorios alfonsinos:

“no la fan, ni la volen fer ab letra subsidiaria tramesa al jutge ordinari deis dits lochs, sino que trameten un porter, o missatge deis dits tribunals (de la ciutat), e aquell dit porter, missatge o verguer de dret en dret sen va a la casa e habitacio del vasall deis dits lochs, o del altre de aquells y executa, e o trau penyores de la casa de aquell, lo que es contra fur del dit regne, per ço com per furs del dit regne es dispost que los lochs que son poblats de quinze cases en amunt tots teñen jurisdictio civil ordinaria & etiam teñen lencohercio (sic)” (Càrcel, R. G. (Ed.). (1972). Cortes del reinado de Carlos I (Vol. 5). Universitat de València, p. 147)

Y en otros dos documentos, uno fechado el 18 de julio de 1639 y el otro el 13 de octubre de 1745, conservados en el Archivo del Real Colegio de Corpus Christi de Valencia, el primero dirigido a la Real Audiencia y el otro a Felipe V.

“18 de julio de 1639:

Súplica dirigida por el Real Colegio de Corpus Christi a la Real Audiencia, en la que solicita que el Justicia criminal de Valencia no se inmiscuya en los asuntos de Burjasot, puesto que el Real Colegio de Corpus Christi posee jurisdicción alfonsina”. (Pap 2 fol. Orig. Joan batiste Alarcón. Val. c 26 nº 1.12 Documento  319  Bailach, E. C. (2003). El archivo del Real Colegio de Corpus Christi de Valencia: el fondo Alfara del Patriarca y Burjassot. Universitat de València)

“13 de octubre de 1745:

Informe elaborado por D. José Moreno Albarado, dirigido al rey, Felipe V, en el que hace constar que el Real Colegio de Corpus Christi, posse la jurisdicción alfonsina sobre el lugar de Burjasot (Pap. 2 folio. Cop. Cast. c 26, nº 33. Documento 254. Bailach, E. C. (2003). El archivo del Real Colegio de Corpus Christi de Valencia: el fondo Alfara del Patriarca y Burjassot. Universitat de València).

La guerra contra Castilla (1356-1369) dará un giro al sistema fiscal regio. Las Cortes Generales de Monzón (1362-63) y las particulares de los reinos, no sólo dieron carta de naturaleza a las Diputaciones Generales, que administraron las que ya se pueden llamar finanzas de los reinos, sino que configuraron un sistema fiscal diversificado con impuestos directos (fogajes-fuegos/hogares) e indirectos (las imposiciones convertidas en generalidades).

En el sistema fiscal del Reino de Valencia, la diputación permanente de las Cortes, desde su definitiva consolidación en 1418, disponía de unos recursos ordinarios basados en la “Generalitats” –básicamente eran una serie de gravámenes arancelarios establecidos sobre la circulación (importación-exportación) de determinados productos-, esto creó una discontinuidad recaudatoria a lo largo del siglo XV. El rey recurría constantemente a los “donativos”, articulados en ofertas de Cortes y préstamos demandados a nobles y municipalidades.

1400_1500

Fuente   “Corts en la centúria 1400 a 1500”. Regne de Valencia.  Copia manuscrita de fragmentos de varios capítulos de las Cortes celebradas entre 1418 en Valencia y 1510 en Monzón,  siendo reyes Alfonso V el Magnánimo (1416-1458) y Fernando el Católico (1474-1517). Folio 1. Texto y notas marginales en valenciano.

En el Reino de Valencia, hasta el establecimiento de la dinastía Trastámata, se utiliza el “Fogaje” como instrumento de recaudación fiscal. (Fogaje: Censo de fuegos u hogares, es decir unidad familiar y/o vivienda para el cobro de impuestos directos).

El rey Alfonso el Magnánimo convocó a los valencianos a cortes en 1428, siendo la reunión de 1428 una de las pocas donde se trataron asuntos internos del Reino de Valencia. El 26 de enero de 1428, desde Barracas procedía a convocar las Cortes a celebrar en Valencia (y Sagunto) el 20 de febrero. El monarca expondrá en castellano (habitual en los monarcas de la dinastía Trastámara) la penosa situación económica de la Diputación General del Reino y la necesaria reforma de les “Generalitats” -impuestos-.

En dichas Cortes para el lugar de Burjassot, se volvieron a confirmar las exenciones fiscales otorgadas por Alfonso II de Valencia, IV de Aragón:

“[27] Com les universitats dels lochs de Burjaçot e de Benimaclet, sien de contribució universal de la ciutat de València, e general en totes coses, e no sia rahonable que puix les dites universitats paguen la part en los dons, servirs e ajudes que per la dita ciutat són feytes; e nós, d’altra part, los poguessem fer demandes; per ço, per nós e nostres successors, provehim e ordenam perpetualment que per nós ne nostres successors, no puxen ésser fetes demandes a les dites universitats de Burjaçot e Benimaclet, per qualsevol causa per necessària o priviligiada que sia; la qual provisió e fur volem que s’entena als fets passats, presents e sdevenidors”. Pelegrí. [E.4.4.] (Fuente: FURS DE VALÈNCIA (1238-1645) Transcripció, traducció i estudi de tots els furs promulgats per les Corts Valencianes al llarg de l’època foral. (2016). Universitat Jaume I, Castelló).

Durante el reinado de Fenando II se confecciona el censo de Aragón en 1495, el censo de Cataluña de 1497 y el del Reino de Valencia de 1510.

En 1495, Fernando el Católico realiza la operación censal llamada Fogaje para conocer las posibilidades fiscales del pueblo, ante la necesidad de recaudar un impuesto extraordinario, mientras, la peste se cobraba numerosas víctimas en las juderías. El Rey se encuentra ante una situación socioeconómica desfavorable (cosechas arruinadas, peste, amenaza de invasión francesa). Esto exige para su solución medidas extraordinarias, a desarrollar mediante la recaudación de un impuesto asimismo extraordinario.

Surge entonces la necesidad de conocer exactamente las posibilidades fiscales del pueblo y lo que es más importante, de sus individuos, con el fin de averiguar hasta dónde se puede afrontar la cuantía financiera que el nuevo tributo exige, así como contabilizar otros recursos disponibles en el Reino.

A partir de aquí se genera, consecuentemente con los objetivos o “necesidades imperiosas” del momento, el proyecto de Censo de población, que culminará con la ejecución material del Fogaje: “… no solo una medida técnica a gran escala de naturaleza tributaria y finalidad impositiva sino también una gran operación de levantamiento minucioso de un mapa cualitativo y cuantitativo de los súbditos del Reino…”. (Juan Orenzanz García (Director del Instituto Aragonés de Estadística), “El Fogaje, quinientos años después”, Revista Fuentes Estadísticas, Estadísticas Históricas  – Revista Nº25 – Abril  de 1997).

furs nous.jpg

Fuente “Furs nous fets per lo cristianissim e molt alt senyor rey don Ferrando, rey de Castella e de Arago e de Valencia, et caetera, en les corts generals celebrades e finides en la ciutat de Oriola, als regnicoles de la ciutat e regne de Valencia, a .XXXI. de juliol any de la nativitat de nostre senyor Deu Jesuchrist M.CCCC.LXXXVIII”. Folio  1.

Fueros nuevos del  rey  don Fernando II de 1488, publicados en septiembre de 1493:

CAPITOLS OFFERTS E DONATS EN LA CORT GENERAL PER PART DEL BRAÇ ECCLESIASTICH AB LES RESPOSTES E PROVISIONS FETES EN LA DITA CORT PER LA MAGESTAT REAL  A LA EI DE CASCUN CAPITOL.

CAPÍTOL .XXII.

“Que los vassalls dels lochs de Benimaclet e de Burjaçot no sien tenguts pagar coronació, maridatge ne altres demandes reals.

               Item, senyor, es agreujat lo dit braç per tant com los lochs de Burjaçot e de Benimaclet, tant per ésser de la almoyna de la seu de Valencià quant per ésser situats dins  [14v] lo terme de la insigne vostra ciutat de Valencià e sien de total contribució de aquella, sien e degen ésser exempts de totes demandes reals axi com coronació, maridatge com de qualsevulla altre titol per causa primerament de la dita almoyna, la qual per sos privilegis te la dita immunitat quant per os privilegis del rey don Alfonso primer atorgats a la vostra ciutat sots data .XVII. Kalendas aprilis et -XII. kalendas octobris, en l’any mil.CC.LXXXVI, per los quals la dita ciutat e tot son terme es immune de tot ampre e qualsevol exactio, segons en aquells es pus largament contengut; e algunes voltes per los dits officials sia attentat de voler en los dits lochs exhigir algunes demandes contra la dita immunitat, en gran dan, prejuhi e greuge de la ecclesiastica libertat. Supplica lo dit braç sia merce de vos, senyor, provehir e ordenar perpetualment per acte de la present cort que tals demandes ne exactions fer no·s puixen per los dits officials o qualsevol altres depurats a les dites exactions per vostra celsitud, puix paguen en los donatius e servirs ab la dita ciutat, car ja per aquesta causa mateixa per lo glorios rey don Marti fonch fet fur de semblant immunitat al loch de Museros, e tant mes se degen alegrar de aquella los sobredits lochs, special per esser de la dita almoyna les rendes de la qual son convertides en tot e per tot en sustentacio continua de pobres vergonyants.

             Plau al senyor rey que los privilegis atorgats a Benimaclet e a Burjaçot, lochs de la sancta almoyna d’en Conesa sien conservats ab incursio de penes.

             De la Cavalleria.

Ordinacions e actes de cort fets per la magestat del senyor rey a suppliacio del braç ecclesiastich e singulars de aquell” (folio 14).

Los documentos concluyen con la  Taula de les rubriques e capitols dels furs nous fets e ordenats en les corts generals, celebrades en la ciutat de Oriola per lo christianissim e invictissim senyor rey don Ferrando rey de Castella, de Arago, de Valencia e de Sicilia et caetera, als regnicoles del insigne regne de Valencia en lo any mil quatre-cents huytanta-huyt”.

“Capitols offerts e donats en la cort general per part del braç ecclesiastich ab les respostes e provisions fetes en la dita cort per la magestat real a la fi de cascun capitol. Comencen en la .IIIIª. columna, a .VIII. cartes”.

“Que no’S puixa fer scorcoll en les cases de les persones ecclesiastiques sens president ecclesiastich (♦). capitol .XII. en la primera columna, a .XII. cartes”.

El censo de 1510, ordenado por las cortes de Monzón en ese año, constituye la primera relación verdaderamente exhaustiva de la población valenciana. Solo se conservan series fragmentadas, parciales referidas a la población, una señoría o un conjunto de villas y ciudades, pero no abarca al conjunto del reino. Por otra parte, se trata siempre de nóminas limitadas a los cabeza de familia, hombres en su mayoría y mujeres, las viudas y huérfanos. Hemos de esperar a la época estadística, bien entrado el siglo XIX, para disponer de series regulares y completas de población.

El 6 de marzo de 1510 fueron convocadas las cortes generales en Monzón por Fernando II, para subsanar la urgente necesidad  de conservar,  ejercito y gente de armas en la conquista del norte de  África.

Las cortes del reino continuaron las sesiones de trabajo en  Valencia, reunidas en la sala capitular de la Seo catedralicia. El trabajo fundamental consistía en la distribución de la carga fiscal de la oferta concedida a Ferrando II y la definición de las fuentes de financiación del efectivo a entregar  al rey. Durante más de dieciséis  meses, desde el 20 de agosto de 1510 hasta el 7 de enero de 1512, se celebraron cuarenta y cinco sesiones, antes de publicar finalmente el censo fiscal registrado y el reparto de la tasa acordada.

Finalmente se llegó a un acuerdo:

Lugares de la Iglesia                   Fuegos:   6.544 (11,75%)           Tasa: 14,00%

Lugares de los Militares             Fuegos: 25.132 (45,13%)           Tasa: 43,00%

Valencia y Contribución             Fuegos: 11.432 (20,53%)           Tasa: 21,50%

Otros Lugares de Realengo        Fuegos: 12.582 (22,59%)           Tasa: 21,50%

Total:                                                                         100,00%                    100,00%

Censo de 1510

Hay que recordar que Burjassot, pertenecía al Brazo Eclesiástico,  como “Villas y Lugares”. No formaba parte de ningún “Señorío Eclesiástico”. Que no’S puixa fer scorcoll en les cases de les persones ecclesiastiques sens president ecclesiastich” (♦).  Cortes de 1488

  • Sumario de las casas del Regne de Valéncia:

Reparto de la tasa: Lugares  del Brazo Eclesiástico.

Las villas y lugares del estamento y brazo eclesiástico son las siguientes:

Capítol de Valéncia

Burgasot per LXXI cases (71 casas)                                          XVIIII liures XIII sous XII

(Suma correcta 774 Ll. 11ss. 4 ds).

Die mercurii VII januarii anno a Nativitate Domini millesimo DXII, existente curia generali congregata in capitulo Sedis Valentia, fuit publicata huiusmodi tacha brachii ecclesiastici(7 de Enero de 1512).

/282 r/ Qüern de la tacha fahedora per los reverents senyors tachadós del bras e estament eclesiàstich del Regne de València, axí de les persones eclesiàstiques com dels vasals de aquelles, feta en l’any DXI.

Original de la tasa del brazo de la Iglesia, de las personas como de los vasallos y de aquellos, hechos  y publicados en las cortes generales dentro del  capítulo  de la Seo de Valencia a VII de enero  del año mil DXII.

Nómina de los habitantes de los lugares del brazo eclesiástico:

  • En Martí Pedrós, justícia de Muncada, Johan Squirol e Jaume Queral, jurats del dit loch, juraren en e feren lo manifest següent:
    • Ceda dels terratinents habitadors fora lo loch de Muncada
  • Sobirats*, en Burgaçot

Dicte die et anno.

El censo de Benimaclet se realizó el 22 de octubre de 1510 y el de Burgaçot, el 30 de octubre de 1510, pero ambas actas censales fueron firmadas por el mismo Notario Escribano, Felip Abella por encargo de micer Miquel Dassió, limosnero de la Seo de Valencia.

  • El sobredicho micer Miquel Dassio , canónigo de la Seo de Valencia, procurador y administrador de la limosna de la Sede sobre dicha, señora de loch de Burgaçot , consta de dicha procura ya en el presente manifiesto de Benimaclet continuada y mencionado , juró etcétera y hizo el manifiesto de dicho loch de Burgaçot siguiente y más juró no haber bestiar (ganado) alguno en este lugar
    • ¹ Hemos omitido el párrafo aludido de esta manera, ( consta de dicha procura ya en el presente manifiesto de Benimaclet continuada y mencionado…), al tratarse exclusivamente de Benimaclet, aunque existe alguna coincidencia con Burgaçot. Texto completo:  “Lo magnífich micer Miquel Dassió, doctor en drets e canonge de la Seu de València, procurador del reverents canonges e capítol de la dita Seu, e encara administrador de la almoyna d’en Conessa, senyora del loch de Benimaclet, consta de la dita procura ab carta rebuda per lo discret en Felip Abella, notari scrivà del dit capítol, a XXII del present mes de octubre any dessús dit mil DX, en los dits noms jurà etcètera e féu lo manifest del dit loch següent, e més jurà no han hi en aquell bestiar alguns. La nòmina del vehins e habitadors del dit loch de Benimaclet són los següents:”
  • Nòmina del vehins e habitadors del dit loch de Burgaçot.

Primo, Johan Castellà, moliner                                                           Na Francesca Mu(n)yós, viuda

Na Anthonia Valera                                                                                 Lorenç Sobirats*

Blasco Climent                                                                                          Miquel Ferrer

Francés Català                                                                                          Miquel Orts

Catherina Castellot, viuda                                                                    Mestre  Jaume Ivisa

Johana Tomeu, viuda                                                                              Na Catharina Marqua

Na Andreua Cantavella                                                                           Johan Carlet

Miquel Català Damià                                                                               Verdeguer

Miquel Lopis                                                                                              Grabriel Ferrer, flaquer

Miquel Camiano                                                                                       Miquel Coves

Johan Canyagral                                                                                       Johan Vies

/CXXXXIIII v/

Johan Torrent, àlias de Alacant, major de dies

Miquel Ca(n)yagral                                                                                  Miquel Vicent

Na Jaumeta Buyesa, e Francés Buesc, en una casa                      Anthoni Ricla, menor de dies

Pere Monleon

Anthoni Ricla, major de dies, e Martí Pedrós, gendre

Francés Ricla                                                                                             Berthomeu Avinyó

Francés Torres, fuster                                                                            Na Ysabell Claramunt

Jaume Alfonso                                                                                          Johan Felizes

Johan Andrés                                                                                            Miquel Ricla

Miquel Blasco                                                                                           Pere Garciafiero

Mossèn Jaume Alós, prevere                                                                 Na Catherina Lansol

Pere Gil                                                                                                       Jaume Miquel

Maria Gil, viuda                                                                                        Bernat Climent

Johan Avinyó                                                                                             Vicent Rosell

Johan Darça                                                                                               Jaume Alfonso, menor

Pascual Castellar                                                                                      Johana Miquel, viuda

Maria, la sorda                                                                                          Johan Fortanet

Domingo Garcia                                                                                        Pere Sanç

Pere Alfonso                                                                                              Gaspar de Cena

Johan Scolano                                                                                           Miquel Christòfol

Pere Rosell

Nicolau Palacio                                                                                         Anthoni Andrés

Pere Orts                                                                                                     Jerònim Ponç

Bernat Barberà                                                                                          Johan Gil

Simeon Valero                                                                                            Lo vicari

/CXXXXV v/ Die mercurii XXXº octobris anno millesimo D decimo(Miércoles, 30 de octubre de 1510).

Total: 71 vecinos

Estructura social de Bugaçot en 1510

                                  Clero             Nobleza             Pobres                 Pecheros            

Total ……………….   Fuegos   %      Fuegos   %         Fuegos   %           Fuegos    %         Fuegos

Burjasot……………   1        1,9          1        1,9              5       9,6              45      86,5            52

Fuente: GARCIA CARCEL, R. I. C. A. R. D. (1976). El censo de 1510 y la población valenciana de la primera mitad del siglo XVI. Saitabi.. p 182.

Pechero: Era la condición social que no viene determinada por la riqueza, sino exclusivamente por la obligación de contribuir al pago de un tipo de impuesto personal.

Fueros del Reino de Valencia 1547, Tomo II, Folio XCIX.

 

Estadísticas históricas con el número de vecinos de Burgaçot/Burjassot desde 1379 hasta 2015

 

Censo de Fuegos de Burgaçot en 1379:

76 vecinos

  • 5 vecinos procedentes de Ripollés-Rossello: RUITORT, Andreu, Bernat, Bertomeu, Mateo y Pere.
  • 4 vecinos “      de Teruel: CALAMOTXA (CALAMOXA), Na y Domingo, CAUDET Nicolás y MAIQUES (MAYQUES), Domingo.
  • 3 vecinos “         de Occitania: VIELLA (VELLA), Domingo, Esteve de… y Francesch de…
  • 2 vecinos “             de Alt Empordá: PERALADA, Antoni y Bernat.
  • 2 vecinos “             del Maresme: PINEDA, Pere y Salvador.
  • 1 vecino “               de Castellón.
  • 1 vecino “               de Ripollés.
  • 1 vecino “               de Barberá/Noguera o de Teruel.
  • 1 vecino “               de Pallars.
  • 1 vecino “               del Obispado de Urgell.
  • 1 vecino “               de Teruel o de Valls/Terra Alta.
  • 1 vecino “               de Navarra.
  • 1 vecino  “              El Tejedor: PASQUAL (PASCUAL).
  • Total 11 Mujeres: Na Blanca BENEYTO, Na CALAMOTXA (CALAMOXA), Na FERRERA (FERERA), Na GALINDA, Na LLORENCA (LORENCA), Na LUNETA,  Na PANXA, Na REQUENA, Na RÓMIA, Na TODA, Na VALENCA.

El resto hasta 76, no indica su procedencia. Suponemos que eran originarios de Burjassot.  〈Morabati. A.R.V.Mestre Racional, nº11.769. Fuente

Monedaje o morabatín: Este impuesto, fue instaurado en la Navidad del año 1266, recaudándose por septenios,  7 años, sobre la base impositiva de “7 sous”= 1 morabatí,, pagaderos para cada casa y hacienda que alcanzase el valor de 105 “sous valencinas”, cantidad que no sufrió cambió a lo largo de los siglos en que el impuesto estuvo en vigor y que fue hasta inicios del siglo XVIII, -el último año de recaudación del mismo fue 1704-, en que con la abolición de los Fueros, fue sustituido por nuevas formas impositivas.

Había villas y lugares exentos del pago de dicho impuesto, en que el tercio diezmo y el morabatin, eran percibidos por los Señores que las poseían.

En Burjassot,  la  información de las mismas, no aparecen en los “registres” del morabatin. Esto se debía a que cuando el Rey había hecho la concesión de dichas villas o lugares, en la mismas había hecho la concesión del derecho de percepción del Tercio Diezmo y del Morabatin; o también a que el Señor de dicha población  había comprado a la Corona  dichos derechos de percepción, a posterior de la concesión de la población recibida.

Burjassot, no está exento del pago a la Hacienda Real, y entre su población no se debían de encontrar personas exentas del pago del mismo por su alta clase social, pues el Señor que había en cada momento, se encontraba avecindado en la Ciudad de Valencia.

A finales del siglo XIV, don Juan I de Valencia hace entrega al doctor Micer Domingo Mascó de los derechos del tercio diezmo y morabatin del lugar de Burjasot y sus términos, por concesión hecha en Monzón el 25 de octubre de 1389 (10.500 sueldos) y el 22 de febrero de 1393 (15.000 sueldos). Fuente.

El tercio diezmo: El tercio diezmo es una porción determinada del diezmo eclesiástico que la corona consiguió percibir después de grandes esfuerzos, pero que en el reino de  Valencia pasa a ser cobrado muy pronto por el señor feudal.

Donaciones regalias, ventas, etc, terminarán por arrebatar este capítulo de ingresos a la Corona, hasta el extremo de que, “…en 1833 solo le quedan al Real Patrimonio en el reino de Valencia los tercios diezmos de Burjasot y Godella, cuyos valores no pasan de 30.000 reales; siendo este el mezquino estado en que se encuentra una renta pingüe en otras épocas….”. 〈Fuente: Olcina, A.G (2011) Singularidades del régimen señorial valenciano: expansión, declive y extinción de la señoria dírecta. Universidad de Alicante. 72〉.

Censo de Burchaçoz de 1603:

40 vecinos

“En el año 1603 se volvió a contar en el  Reino de Valencia  para averiguar qué número de moriscos había en él cuando se comenzó a tratar de su expulsión y se halló que la población estaba aumentada en una cuarta parte….Regulando pues los fuegos o casas a razón de cinco almas por casa”. (González, T. (1829). Censo de poblacion de las provincia y partidos de la corona de Castilla en el siglo XVI.: Con varios apendices par completar la del resto de la peninsula en el mismo siglo… segun resulta de los lobros y registros que se custodian en el Real archivo de Simancas. Impr. real.)

En un documento fechado el  30 de marzo de 1607, conservado en el Archivo del Real Colegio de Corpus Christi, reza de la siguiente manera: “Mano de qüentas de las rentas de Burchaçot de principios del año 1601 en adelante, cobradas y administradas por Hierónimo Alberola, bayle de dicho Lugar, y dadas por dicho Alberola en 30 de marzo de 1607” . 〈Fuente: Documento 828.  Papel, 13 folios. Valenciano/Castellano. Caja 62, nº 8. (Bailach, E. C. (2003). El archivo del Real Colegio de Corpus Christi de Valencia: el fondo Alfara del Patriarca y Burjassot. Universitat de València)〉.

El reverendo doctor Gafpar Blay Arbuxech, su libro “Sermo de la S. Conquista de la Molt Insigne, Noble, Leal, Coronada, e Ciutat de Valencia”, del año 1666, menciona Burjassot de la siguiente manera: “De allí partiren a conquiftar tots los pobles del contorn de Valencía, quels podien embaraçar. Prengueren….Benimamet, Beniferri, Burchaçot, è la feu caftell…” . 〈Fuente: Blay Arbuxech, Gaspar. (1666, octubre 9). Sermo de la S. conquista de la molt insigne, Noble, Leal, Coronada, Ciutat de Valencía. Impreso en Valencia, per Geroni Villagrafa, Imprefor de la ciutata, junt al molí de Rovella, Any 1666. (15)〉.

Número de vecinos  de las poblaciones del reino de Valencia, según la relación de Caraçena de 1609:

Censo de población que se realizó con motivo de la expulsión de los Morisco. En el Reino de Valencia aparece dividido en cristianos viejos y cristianos nuevos y en dos zonas geográficas definidas como “parte de poniente” y “parte de levante”.

Cristianos viejos: 70 vecinos  (Parte de Levante, solo aparecen Cristianos Viejos en Burjazot).

70 vecinos

〈Fuente: BERNAT MARTÍ, Joan Serafí i BADENES MARTÍN, Miquel Àngel: El crecimiento de la población valenciana (1609-1857), València, Edicions Alfons El Magnànim, 1994, pàgs. 133-151〉.

Según “Las Décadas” de Escolano (1610-1611):

Poco menos de 100 vecinos

Ciudadanos  Viejos: —

Ciudadanos  Nuevos: —

No Especificados: 100

Ciudadanos Viejos   y  Nuevos: 100

〈Fuente: BERNAT MARTÍ, Joan Serafí i BADENES MARTÍN, Miquel Àngel: El crecimiento de la población valenciana (1609-1857), València, Edicions Alfons El Magnànim, 1994, pàgs.153-172〉.

Censo de 1646:

75 vecinos

El número indica,  Fuegos o Casas. Algunos autores consideran esta cifra como vecinos.

〈Fuente: BERNAT MARTÍ, Joan Serafí i BADENES MARTÍN, Miquel Àngel: El creci miento de la población valenciana (1609-1857), València, Edicions Alfons El Magnànim, 1994, pàgs.173-191.) – Puchal, P. P. (1972). La población del País Valenciano hasta la época estadística. Cuadernos de geografía, (10), 1-30., p 25〉.

Censo de 1692:

68 vecinos

〈Fuente: BERNAT MARTÍ, Joan Serafí i BADENES MARTÍN, Miquel Àngel: El crecimiento de la población valenciana (1609-1857), València, Edicions Alfons El Magnànim, 1994, pàgs.192-207〉.

Censo de 1703:

No hay datos

Incluido en el censo de Valencia por pertenecer a su “Particular Contribución”.

〈Fuente: PÉREZ APARICIO, Carmen: “El fogatge de 1703. Nuevos datos para la historia demográfica del País Valenciano”, dins AAVV.:La población valenciana. Pasado, presente, futuro, Alacant, Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, 1998, pp.70-94〉.

Censo de Campoflorido (1712-1714):

No hay datos.

〈Fuente: BERNAT MARTÍ, Joan Serafí i BADENES MARTÍN, Miquel Àngel: El crecimiento de la población valenciana (1609-1857), València, Edicions Alfons El Magnànim, 1994, pàgs. 208-225〉.

Fue el primer intento de formación de un Censo con las mismas instrucciones y simultáneo para las Coronas de Castilla y Aragón. El Vecindario de Campoflorido se divide en gobernaciones, en 1712 había catorce en el Reino de Valencia, con numerosas omisiones y ocultaciones.

“Relación de poblaciones excluidas en el “Vecindario de Campoflorido”:

Alboraia, Albuixec, Alcatamarruc, Alfalfar, Almassora, Almoradí, Almudaina, Ares de Penáguila, Atzurbia, Belgida, Bellreguard, Benatússer, Benaxana, Beniallfaquí, Benicassim, Benijófar, Benimaclet, Beniparrell, Benissili, Burjassot, Campanar, Cases de Tonent, etc”. (Bustelo, F. (1975). La població del País Valencià al segle XVIII. Recerques: història, economia, cultura, (5), 78).

Censo según el Padrón por Equivalencia 1730:

No hay datos.

〈Fuente: BERNAT MARTÍ, Joan Serafí i BADENES MARTÍN, Miquel Àngel: El crecimiento de la población valenciana (1609-1857), València, Edicions Alfons El Magnànim, 1994, pàgs. 226-243〉.

 

CENSOS MODERNOS

La moderada corriente reformista de Felipe V (incluido el breve paréntesis de Luis I) y Fernando VI preparó el terreno para que en la segunda mitad del siglo XVIII entrase la «Ilustración» en la España de Carlos III con el Conde de Aranda a la cabeza del Consejo de Castilla (1766). Los Censos de Población rompieron los antiguos moldes y adoptaron criterios nuevos que todavía hoy siguen vigentes. «Conocer la verdadera población», no deben tener lagunas en su cobertura. Si antes se permitía excluir a aquellas provincias (Canarias, Navarra y Vascongadas) o personas (estados noble y eclesiástico) que por sus características forales no entraban en los objetivos de muchos Censos, o a aquellos que por su débil situación económica podía tolerarse su olvido, ahora nada de esto puede permitirse. Por ello, en todas las instrucciones se hace especial hincapié en incluir la totalidad de la población, sin condescendencias de ninguna clase. Otra ruptura con el pasado que se mantiene aún es el cambio de la unidad de estudio de la población: antes era el vecino; ahora, el habitante.

Censo de Aranda 1768:

1574 vecinos

〈Fuente: BERNAT MARTÍ, Joan Serafí i BADENES MARTÍN, Miquel Àngel: El crecimiento de la población valenciana (1609-1857), València, Edicions Alfons El Magnànim, 1994, pàgs.244-260〉.

Expediente de remisión (1771) de Diego Navarro Gómez, corregidor la ciudad de Valencia y pueblos de su corregimiento al conde de Aranda del estado de las congregaciones, cofradías y hermandades que hay en los pueblos de dicha jurisdicción.
Archivo Histórico Nacional, CONSEJOS, 7105, Exp.63, N.1. Hojas: 1, 2 y 22

Se trata de datos adaptados a la jurisdicción eclesiástica y, por lo tanto, organizados por parroquias; por ello, en algunos casos, una parroquia engloba dos núcleos pequeños, hoy municipios diferentes, y en otros, un pueblo grande se divide en varias parroquias. Este censo se ha considerado de 1767, Sin embargo, todos los párrocos del reino de Valencia firman sus informaciones en octubre de 1768. Se conserva una copia del original en la Real Academia de la Historia, hecha en 1772 por el académico José Guevara Vasconcelos.

Censo de Floridablanca 1786:

No hay datos

〈Fuente: BERNAT MARTÍ, Joan Serafí i BADENES MARTÍN, Miquel Àngel: El crecimiento de la población valenciana (1609-1857), València, Edicions Alfons El Magnànim, 1994, pàgs 261-284〉.

El censo de Floridablanca, en el territorio valenciano del siglo XVIII se estructuraba a partir de 562 parroquias, solo se disponen de actas de aproximadamente un tercio de estas demarcaciones. Lo más valioso dado por este censo consistió en precederlo de un inventario de todos los pueblos de España, que le permitió atacar de frente una importante fuente de errores de cobertura y duplicidades.

Estado General de la Población de España en el año de 1787

Valencia: 9 Ciudades, 161 Villas, 378 Lugares, 10 Aldeas y 562 Parroquias. Total población: 771.881 vecinos.

Otra curiosidad del censo de Floridablanca es el recuento de habitantes según su distinción social y oficio, en total, 23 estamentos sociales: Curas, Beneficiados, Tenientes de Curas, Sacristanes, Acólitos, Ontenados de Patrimonio. Ontenados de Menores,  Hidalgos, Abogados, Escribanos, Estudiantes, Labradores, Jornaleros, Comerciantes, Fabricantes, Artesanos, Criados, Empleados por el Rey, Confuero Militar, Dependientes de Inquisición, Síndicos de Religiones, Dependientes de Cruzada y Demandantes.

1.png

Fuente Plano XXV, página 70

Censo según el Diario de Valencia del 16 de Noviembre de 1793:

311 vecinos

〈Fuente: BERNAT MARTÍ, Joan Serafí i BADENES MARTÍN, Miquel Àngel: El crecimiento de la población valenciana (1609-1857), València, Edicions Alfons El Magnànim, 1994, pàgs. 285-299〉.

Censo según Cavanilles 1793-1794:

320 vecinos

〈Fuente:BERNAT MARTÍ, Joan Serafí i BADENES MARTÍN, Miquel Àngel: El crecimiento de la población valenciana (1609-1857), València, Edicions Alfons El Magnànim, 1994, pàgs.300-320〉.

Censo de 1842 publicado por Madoz:

Hogares: 368

Población de Hecho: 1.422

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉.

Censo de 1857:

Hogares: 396

Población de Hecho: 1.981

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉.

Las principales características de este Censo son: tiene una fecha de referencia, el 21-5-1857, si bien las recomendaciones del «Congreso Internacional de Estadística» no lo propone hasta 1860; aunque en las tablas no lo indique, se concreta a la población de hecho dividiéndola en «establecidos» y «transeúntes»; los grupos de edad se mantienen de forma que sean comparables con los censos anteriores (Aranda, Floridablanca y Godoy).

Censo de 1860:  

Hogares: 438

Población de Hecho: 2.038

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 1877:

Hogares: 606

Población de Hecho: 2.577

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 1887:

Hogares: 703

Población de Hecho: 2.942

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 1897:

Hogares: 937

Población de Hecho: 3.712

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 1900:

Hogares: 959

Población de Hecho: 4.009

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 1910

Hogares: 1.292

Población de Hecho: 5.101

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 1920:

Hogares: 1.676

Población de Hecho: 6.532

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 1930:

Hogares: 2.058

Población de Hecho: 8.538

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 1940:

Hogares: 2.579

Población de Hecho: 11.235

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 1950:

Hogares: 3.437

Población de Hecho: 12.134

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 1960:

Hogares: 4.316

Población de Hecho: 17.624

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 1970

Hogares: 6.172

Población de Hecho: 23.283

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 1981:

Hogares: 9.767

Población de Hecho: 35.583

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 1991:

Hogares: 10.397

Población de Hecho: 34.595

〈Fuente:INEbase/Demografía y Población〉

Censo de 2001:

Habitantes: 35.330

Número de viviendas en régimen de tenencia: 15.037

〈Fuente〉

Censo de 2015

Población total: 37.546

  • Mujeres: 19.381
  • Hombres: 18.165

〈Fuente〉

 

Equivalencias, Cotizaciones y Abreviaturas: :

1 Libra (Ll)= 20 sueldos (ss) = 240 dineros (ds) = 480 mealles                            r: recto (folio)

Relación bimetálica de Oro/Plata: 12:1                                                                   v: verso (folio)

1 Florín = 11 sueldos

1 Real valencia = 18 dineros

 

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©

https://drive.google.com/drive/my-drivedescarga
https://drive.google.com/file/d/0B1s7NaUYv-NzcHBMTlRNTno1aEU/view?usp=sharing

 

Bibliografía:

Alfaro, S. R. (1970). Catálogo de Cortes valencianas hasta 1410. Anuario de historia del derecho español, (40), 581-608.

Asociación Raíces Reino de Valencia  http://www.raicesreinovalencia.com/

Burriel de Orueta, E. L. D. (1977). Crecimiento demográfico de las comarcas del País Valenciano en el Siglo XVIII. Saitabi.

Estadístiques històriques, Seminari d’Estudis sobre la Població del País Valencià, con el número de vecinos de todos los censos desde 1609. http://www.seppv.uji.es/

GARCIA CARCEL, R. I. C. A. R. D. (1976). El censo de 1510 y la población valenciana de la primera mitad del siglo XVI. Saitabi. Op

i Martí, J. S. B. (2004). Las series anuales de bautismos valencianos, 1646-1899. Areas. Revista Internacional de Ciencias Sociales, (24), 101-115.

INEbase Fondo documental.Censos de Población. /Historiahttp://www.ine.es/inebaseweb/libros.do?tntp=71807

INEbase. Censos de Población y Viviendas 2011. Viviendas. Municipios (de 10.000 a 100.000 habitantes que no sean capitales de provincia) http://www.ine.es/dynt3/inebase/index.htm?type=pcaxis&path=/t20/e244/viviendas/p04/&file=pcaxis&L=0

Mira, A. J. (2005). Entre la renta y el impuesto. Fiscalidad, finanzas y crecimiento económico en las villas reales del sur valenciano (siglos XIV-XVI). 18.

Puchal, P. P. (1972). La población del País Valenciano hasta la época estadística. Cuadernos de geografía, (10), 1-30.

Valldecabres,  R. (2002) El cens de 1510. Relació del focs valencians ordenada per les corts de Montsó  p (302-303) Nota: Lloc del Braç Eclesiástic.

 

Anuncios

Limosnas de Burjassot a les “Ordinacions per a traure catius Christians de poder dels infeels” (1323-1539) y sus cautivos redimidos.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cautivos de Burjassot redimidos:

“El 15 de noviembre de 1402, fue liberada la cautiva en Bugía, Caterina, hija de Francisco Jover, agricultor de Burjassot. Actuó como procuradora Na Caterina viuda de Guillem Topí, mediante el pago de un rescate de 300 sueldos”. (Orti Gost, P. (2000). El miedo al Mediterráneo: La caridad popular valenciana y la redención de cautivos bajo poder musulmán 1323-1539 (Vol. 41). Editorial CSIC-CSIC Press. (199)).

“El 13 de noviembre de 1508, fue liberado Francí Aparisi, artesano de Burjassot; cautivo en Argel,  mediante el pago de un rescate de 300 sueldos”. (Orti Gost, P. (2000). El miedo al Mediterráneo: La caridad popular valenciana y la redención de cautivos bajo poder musulmán 1323-1539 (Vol. 41). Editorial CSIC-CSIC Press. (252)).

Desde 1323 venía funcionando, una institución comunal valenciana, preocupada por la redención de cautivos en manos musulmanas, mediante la recolección de limosnas, en la propia capital y en los lugares de su jurisdicción. Valencia y su reino, muy próximo a la frontera granadina también disponía de una frontera marítima que se encontraba cercana a tierras islámicas del norte de África. Bajo estas condiciones la existencia de cautivos era generalizada y su redención una práctica generalizada por la sociedad valenciana, aunque debemos reseñar que la Orden de la Santísima Trinidad y redención de cautivos, se instauro en el reino de Aragón en 1243, llegando a Valencia a principios del trescientos, ubicándose en el convento de Nuestra Señora del Remei, ésta orden era la encargada de efectuar el pago y repatriar a los cautivos al igual que la Orden de los Mercedarios (Orden militar para la redención de cautivos con manos desarmadas, tomando como blasón las cuatro barras de la Corona de Aragón y sobre las mismas la cruz blanca de Santa Eulalia), acompañó al rey Jaime I a lo largo su conquista del Reino de Valencia,  asentándose en el Puig, Real Monasterio de los Padres Mercedarios del Puig de Santa María, fundado en 1240 por voluntad real.

1158 3 Pedro de la Cuadra-Redención cautivos-MNE

Las órdenes religiosas de los trinitarios y los mercedarios se dedicaban a la liberación de esclavos en poder de los piratas berberiscos, recaudando dinero específicamente para esto en las iglesias. Eran muy buenos negociadores y conseguían comprar su libertad a precios más bajos de lo normal, pero nunca hubo suficiente dinero para liberar a muchos cautivos. (Fuente).

La actividad caritativa en la ciudad de Valencia durante los siglos medievales destacó por su variedad, desde la constitución, dotación de hospitales, atención a los pobres, cuidado de huérfanos, entrega de dotes para jóvenes casaderas, etc. De entre todas estas actividades destaca la atención a los cautivos cristianos, en manos de los musulmanes, actividad muy poco conocida y de gran importancia.

El Reino de Valencia por su proximidad a la frontera granadina y el norte de África, la existencia de cautivos era generalizada y su redención una actividad practicada por la sociedad valenciana, (en Játiva funcionaba una institución similar destinada a rescatar vecinos cautivos por las incursiones de los jinetes granadinos). Desde 1323 venía funcionando una institución comunal valenciana preocupada por el rescate de cautivos mediante la recolección de limosnas en la propia capital y en los lugares de su jurisdicción, llamada “Obra Pro-Cautivos”.

Las “Ordinacions per a traure catius christians de poder de infeels”, se establecieron por un acuerdo entre el Consell y los jurados, su aprobación definitiva fue el 21 de febrero de 1323. Les Ordenacions establecían los mecanismos financieros necesarios  para las redenciones, basados en la caridad popular, “que en cascuna parroquia sien elets per cascun ayn II prohómens qui, a remey de lur ánima, ab bací acapten cascun dicmenge e atres díes festivals a obs de la redepció dels dits catius”, método extendido por las doce parroquias de la ciudad, también se arbitró otro para los legados testamentarios locales “Que.els notaris, a la confecció dels testaments donen a entendre a fer memoria als testadors o testadrius e induesquen a aquells que facen lexa a la dita almoyna”. Otro apartado que aportaba ingresos a la obra en pro de los cautivos cristianos valencianos, fue el que corresponde a las aldeas y alquerías dependientes de la ciudad, veintidós lugares más o menos próximos a la capital: Russafa, Grau, Musseros, Burjassot, Puçol, Foios, Massamagrell, Godella, Paterna, Almássera, Meliana, Alfafar, Catarroja, Albal, Silla, Chirivella, Quart de Poblet, Benifaio, Sollana, Aspioca, Pardines y Alginet, todos estos lugares con cepillos habilitados exclusivamente para la redención de cautivos. La recaudación de estas poblaciones se realizaba mediante un limosnero que se desplazaba al menos dos veces al año a cada uno de los lugares, lo que obligó al empleo de un animal de transporte y en algunas ocasiones al pago de comidas fuera de Valencia.

Los ingresos para el rescate de cautivos valencianos en poder musulmán, procedían de cuatro canales distintos:

-Las limosnas entregadas en las doce parroquias de la capital.

-Aportaciones anónimas a los cepillos de las iglesias.

-Limosna pública, en las calles, merced a la colaboración de dos hombres que recorrían la ciudad, uno los días laborables y otro los festivos religiosos y los domingos.

-También de los distintos lugares dependientes de la ciudad que poseyeran  en sus iglesias locales, cepillos para cautivos.

Captura de pantalla (177)

Orti Gost, P. (2000). El miedo al Mediterráneo: La caridad popular valenciana y la redención de cautivos bajo poder musulmán 1323-1539 (Vol. 41). Editorial CSIC-CSIC Press.

El dinero para cautivos estaba gestionado, en Valencia, por un administrador al frente de la Fundación que debía fiscalizar, gestionar fondos y entregar los donativos para cautivos recaudados en las parroquias de Valencia y en la de las poblaciones bajo su jurisdicción.

La Fundación Pro-Cautivos adquirió un sello, que llevaba en el anverso la figura de un cautivo con cadenas en el cuello y en el reverso la señal real del rey de la Corona de Aragón. Ésta imagen serviría para dar validez a las “Ápocas” (recibos) y otros documentos escritos por el administrador de la obra en beneficio de los cautivos. También se utilizaba como cartela propagandística y la caja donde se custodiaba para exponerla en lugares públicos; las Ápocas de los redimidos, estaba forrada de tela con los colores reales; lino azul como base de la imagen de un cautivo, con argolla al cuello pintada y faldón de tela amarilla con dos tiras rojas, también de tela  cosidas en paralelo.

Foios, Museros, Aspioca (Picassent), Alfafar, Quart, Catarroja, Alginet, Silla, Albal, Chirivella, Grau, Godella, Burjassot, Benifaio, Massamagrell, Meliana y Sollana, todas estas poblaciones de los alrededores de Valencia eran las colaboradoras más importantes a finales del siglo XIV y primer tercio del siglo XV en la Obra Pro-Cautivos. Las recaudaciones de los cepillos aumentaban considerablemente en la festividad de “Todos los Santos”.

Total aportaciones del cepillo para la redención de cautivos de Burjassot, respecto de las veintidós aldeas y alquerías bajo jurisdicción de la ciudad de Valencia:

1392-1393,  18% de los ingresos totales

1393-1395,  14%  “    “        “             “

1395-1410,  19%  “    “        “             “

1440-1460,  12%  “    “        “             “

Los mayores centros de cautiverio de los cristianos valencianos en la Península Ibérica fueron Granada, Málaga y Almería. En el norte de África, destaca Bugia (Argelia), junto con Argel (Argelia), Bona (Annaba-Argelia), Fez (Marruecos) y Dellys (Argelia).

 

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©

Bibliografía:

Borrás, A. D. (1993). Los orígenes de la piratería islámica en Valencia: la ofensiva musulmana trecentista y la reacción cristiana (Vol. 28). Editorial CSIC-CSIC Press.

Orti Gost, P. (2000). El miedo al Mediterráneo: La caridad popular valenciana y la redención de cautivos bajo poder musulmán 1323-1539 (Vol. 41). Editorial CSIC-CSIC Press.

Faustino D. Gazulla (1928) “La redención de cautivos entre los musulmanes”. Sesión inaugural del curso académico 1928-1928. Boletín de la Real Academia de  las Buenas Letras de Barcelona. Julio a Diciembre 1928, nº 100 y 101.

 

“DICHOS” a la Virgen de la Consolación de Alpuente

Etiquetas

, , , , , , ,

Nos encontramos en el municipio de  Alpuente (Valencia) ubicado en la comarca de la Serranía, limítrofe con las provincias de Teruel y Cuenca; pueblo de frontera con una historia extensa a lo largo de los siglos y determinante en la formación del Reino de Valencia, con una magnífica gastronomía y unas fiestas patronales singulares.

12

Fuente

En concreto, nos vamos a referir a las fiestas, llamadas GORDAS;  se celebran cada tres años, con motivo de los traslados de la Virgen Nuestra Señora de la Consolación.

La imagen de la Virgen de Consolación es una talla en madera policromada; madera muy semejante al álamo blanco. La posición de la Virgen es sedente sobre un escaño de hechura irregular, pues el talle de cintura para arriba es excesivo, como también la caída de los brazos que es apretadísima y cintura demasiado delgada, sosteniendo con su mano izquierda al Niño Jesús. Esta imagen mide tres palmos valencianos y un dedo.

Reza la tradición que fue encontrada por el sacristán de la iglesia de Alpuente, al abrir una sepultura en el cementerio Viejo de la Villa, junto a la Arciprestal de Alpuente, en el año 1614, la imagen se trasladó a la parroquia de Corcolilla. A día de hoy no existe ningún tipo de documentación respecto a cuándo fue enterrada dicha imagen, ni el motivo. Se cree, o al menos la tradición oral así lo recoge,  que se ocultó para evitar su profanación, con anterioridad a la invasión árabe. La imagen de esta Virgen es una talla del siglo XIII que contiene una reliquia de San Juan Bautista. Se trata de una de las imágenes más antiguas del reino de  Valencia.

La imagen de la Virgen Nuestra Señora de la Consolación, es venerada en la Iglesia de la aldea de Corcolilla (término de Alpuente). Por qué se trasladó desde Alpuente a Corcolilla?,  cómo fue?,  y cuándo se realizó?.

Después del hallazgo, la imagen ocupó un lugar destacado en la sacristía de la Iglesia de Alpuente. La tía Elvira, señora del lugar de Corcolilla, pidió al notario de Alpuente, un permiso para trasladar la imagen,  y así poder rezar el Rosario en dicha aldea, la petición fue concedida según consta en los archivos de la Villa,  a fecha 28 de Abril de 1616. La Virgen fue trasladada en una “procesión de rogativas” (procesión de peticiones y promesas) a la iglesia parroquial y desde allí, el 11 de junio de 1616 fiesta del apóstol San Bernabé, patrono de la ermita de Corcolilla, se realizó el traslado solemne.

Bajo la  advocación de la Virgen, a la cual se le rinde muchísima devoción en todo el término de Alpuente, e incluso en algunas poblaciones vecinas, el Consejo de la Villa acordó una resolución por la cual, cada vez que se realizara la “bajada” desde Corcolilla a Alpuente, de la Virgen con motivo de peticiones, rogativas, o sucesos trágicos, se “subiera” a Corcolilla la imagen de San Blas desde Alpuente, y al finalizar los sucesos luctuosos, se intercambiarían la imágenes de nuevo.

4

Alpuente. Salida de la Imagen. Iglesia Parroquial de Alpunte (Autor: Juan Fco Tárrega Andrés)

 “En Consejo celebrado el 7 de junio de 1682, todos, unánimes y conformes, en hacimiento de gracias de que la Santísima Virgen de Consolación ha alcanzado de su preciosísimo Hijo del rocío del cielo, deliberan y determinan que para el día que se lleve la Nuestra Señora Santísima a su casa, se haga solemne procesión, acompañada de una compañía de soldados, gastando la Villa la pólvora necesaria, dando a cada soldado 2 libras, a más de las que quieran gastar los devotos”.

Izquierda: Corcolilla. Derecha: Llegada de la imágen a Corcolilla.

Autor: Juan Fco Tárrega Andrés    

En la actualidad ya no se suelen hacer rogativas y/o  procesiones con la  imagen de la Virgen para paliar los estragos de las enfermedades o desastres naturales, por este motivo,  se instauró la tradición en la que cada tres años se realiza el traslado de la imagen de Ntra. Señora de Consolación desde Corcolilla a Alpuente (previamente se ha traído a San Blas desde la Villa) el tercer jueves del mes mayo,  donde permanece hasta el tercer viernes de Agosto del mismo año. Se traslada en romería hasta la aldea de Corcolilla, durante los traslados se recitan poesías en loor de la Virgen. A un kilómetro aproximadamente, antes de llegar la aldea de Corcolilla, en un lugar conocido como la “Parada de la Virgen” se recitan los versos (dichos) y con posterioridad después de la procesión vespertina que tiene lugar por las calles de la aldea, se vuelven a recitar los mismos “dichos”. Todos los niños acaban siempre sus poesías con esta frase: “Viva La Virgen de Consolación”, y el pueblo a coro responde.

 ”Los niños del pueblo le recitan “los dichos” ataviados con un traje muy especial, son los ángeles: niños de entre cinco y ocho años que visten una falda azul, camisa blanca, diversas cintas y adornos y alas de papel rizado y plumas. Una figura muy parecida se puede encontrar en Algemesí o en otras zonas del Mediterráneo, donde los niños visten este hábito en ceremonias que suponen su paso de la infancia a la adolescencia.” (Fuente)

Ejemplo de versos que se recitan a la Virgen de Consolación y que van pasando e generación en generación:

7

Archivo personal Juan Fco Tárrega Andrés

              Izquierda: Angelitos en la procesión.  Derecha: Angelitos recitando los “Dichos” ante la imágen de la Virgen. (Autor: Juan Fco Tárrega Andrés)  

10“Sed Nuestra Madre, Maria, en los días de amargura, de tristeza y aflicción. Mostrad ser Nuestra madre amorosa, Virgen de Consolación.”

HIMNO

CORO

Hoy cantemos un himno ferviente a la Reina de CONSOLACIÓN, que protege a la villa de Alpuente derramando Consuelo y perdón.

ESTROFAS

I

A los tiempos remotos y oscuros, se remonta Tu imagen sagrada, que con gran devoción venerada, siempre ha sido con santo fervor.

Al enfermo afligido y lloroso, su dolencia siempre has mitigado, y las lágrimas has enjugado del que a Tí, te invocó en su dolor. Al coro: Hoy cantemos, etc.

II

CORCOLILLA, las Hoyas y Alpuente, con fervor te bendicen y aclaman, y dichosos con fé, te proclaman por su Reina y patrona sin par. Salve, Salve, te cantan acordes, y con santo entusiasmo te adoran, tu consuelo y piedad hoy imploran, Salve ¡oh Virgen! Estrella del mar.

Al coro: Hoy cantemos, etc.

CORCOLILLA.- (Alpuente) 1944 (Fuente)

 

Juan Francisco Tárrega Andrés

Associació Cultural Templers de Burjassot©

 

Bibliografía:

Valeriano Herrero Herrero y Gonzalo Herrero Navarro, (1969). Alpuente y la Santísima Virgen de Consolación.

Historia de Lázaro Ramiro de Minaganante, Pamplona en 1785.

Memoria histórica descriptiva de la imagen y santuario de Ntra. Señora de la Consolación de Corcolilla original del M.I.D Luis Morro Fosas.

Citas de Escolano, Aguilar y otros.

 

              

 

Ángel Comes Marí. C/ Queipo de Llano, 115. Burjasot

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

El 2 de febrero de 1952, la junta directiva de la Agrupación Musical “Los Silos” de Burjasot se reúne bajo la presidencia de D. Alejandro Bonora Muñoz, para tratar los asuntos previamente establecidos en el orden del día, entre ellos informar a la Junta que, transcurrido el tiempo reglamentado y cubiertas la bajas producidas en esta directiva; al tomar posesión la directiva actual de la entidad, sería conveniente pensar en la renovación de la misma y si no fuera posible, en parte de ella, con el fin de dar un nuevo vigor a ésta joven agrupación, pues de todos es conocido los muchos quehaceres, tanto de los cargos públicos como de los que en la actualidad desempeñan alguna responsabilidad en la Junta Central en las Bodas de Plata de la Coronación de Nuestra Virgen de la Cabeza y les es imposible a pesar de su esfuerzo y tesón, dedicar el tiempo necesario al desarrollo y consolidación de nuestra Agrupación Musical.

Con este fin se propone la celebración en fecha próxima, de una Junta General donde se expongan las razones anteriores y se proponga una nueva directiva, al mismo tiempo aprovechamos la ocasión, para que los nuevos candidatos presenten sus candidaturas antes del día 9 del corriente, fecha establecida para la nueva Junta General. El señor Presidente estima muy oportuna dicha observación de la directiva y después de su intervención se propone la formación de una comisión de varios socios para visitar a D. Ángel Comes Marí y a D. Miguel Pastor, ambos candidatos a la presidencia de la Agrupación.

El día 9 de febrero tiene lugar la asamblea en la sede social de la entidad (Paseo Concepción Arenal de Burjassot). D. Alejandro Bonora, presidente, da lectura a la propuesta de la nueva Junta Directiva, formada por dieciocho miembros. Se aprueba por unanimidad y aclamación, la candidatura de D. Ángel Comes Marí, como nuevo presidente. Acordándose trasladar dicho acuerdo a la superioridad correspondiente (Gobernador Civil de la provincia de Valencia), para su aprobación con fecha 15 de febrero del corriente.

Carnet (2)

Firma 1

Carnet de socio de la Agrupación Musical “Los Silos” y  firma de  D. Ángel Comes Marí. Archivo Templers de Burjassot

El 17 de febrero de 1952 se realiza la primera Junta Directiva bajo la presidencia de D. Ángel Comes Marí, tras su ratificación, mediante un oficio de la Alcaldía de Burjasot.

El 21 de agosto de 1953, en un escrito dirigido a la Junta Directiva, D. Ángel Comes Marí presenta su dimisión por motivos de salud. D. Francisco Sánchez Morales, vicepresidente, ocupó la presidencia accidental hasta el 24 de enero de 1954, día que se celebró la Junta General Ordinaria, nombrando a una niueva directiva bajo la presidencia de D. Salvador Montoliu Lapiedra y en la que aparece como Primer Vocal D. Ángel Comes Marí, recuperado de sus trastornos de salud.

 

Vicente Miguel Caro García©

Associació Cultural Templers de Burjassot

Burjaçot y el Papa Luna.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

El Cisma de Occidente, iniciado en el año 1378, constituye uno de los hechos sobresalientes de la Baja Edad Media, para España adquiere todavía mayor relieve al ser uno de sus protagonistas el aragonés don Pedro de Luna, el cual, sucediendo a Clemente VII, fue elegido papa en Aviñón con el nombre de Benedicto XIII el 28 de septiembre de 1394 y falleció en Peñíscola el 23 de mayo de 1423 en su vigésimo noveno año de pontificado.

papaluna

Benedicto XIII representado como San Pedro, por Joan Reixach (atribuida), c. 1470-1485 
Museo Arciprestal, Morella (Castellón). Fuente

Dos rasgos principales se señalan como características de la Corte Pontificia de Aviñón: el centralismo y la fiscalidad. Tal sistema se inició en la administración medieval de la Curia Romana, y durante la residencia del papado en Aviñón alcanza su perfección y eficacia, centralizando, por una parte, todos los poderes y jurisdicciones en manos del sumo pontífice y, por otra, distribuyendo su gobierno y administración en diferentes organismos, departamentos, ministerios y tribunales.

Podemos afirmar que la documentación pontificia de Benedicto XIII ha llegado hasta nosotros casi íntegra. La de la Cámara Apostólica constituye fondo autónomo con secciones, como Annatas, Colectorías, Entradas y Salidas, Obligaciones y Pagos, Tasas, Distribuciones, Libros de Secretaría. Sin embargo, al ser encuadernado, se incluyó con frecuencia en los Registros del Bulario. La documentación más numerosa es la relacionada con el Bulario, gestionado en la Cancillería. Para la expedición de las Letras Apostólicas se seguía este itinerario: exposición de lo que se solicitaba o súplica; examen de la súplica y confección de la minuta; redacción definitiva y posterior corrección si era necesaria; su sellado y el control o paso por el registro. Con ello surgía la «bula», es decir, un documento oficial y solemne del papa, dirigido a personas e instituciones, escrito en pergamino con caligrafía especial, llevando pendiente con un cordel de cáñamo un sello bifacial, comúnmente de plomo, con las efigies de San Pedro y de San Pablo en una cara y el nombre del pontífice reinante en la otra. En su confección y expedición habían participado notarios, referendarios, abreviadores, redactores o grossatores, selladores o bullatores, correctores, registradores, en fin, oficiales de la rúbrica. Seguidamente se registraba el documento, generalmente con copia literal del mismo, constituyendo con el tiempo el gran tesoro documental del Archivo Secreto Vaticano. A él pertenece el Bulario de Benedicto XIII, el cual, precedido por los Registros de Súplicas, se encuentra en los Registros Aviñoneses.

Uno de las secciones donde existe mayor documentación es la que a posteriori, los investigadores han denominado “Cura de almas y creación de parroquias”.

Desde la Edad Media la parroquia constituye el centro de la vida cristiana. La restauración, conservación y creación  fue una constante durante todo su pontificado, así como la pastoral primordial de toda parroquia, la cura de almas, debido al constante crecimiento de la población o a las dificultades de desplazamiento de los feligreses. Éste es el caso que nos ocupa, la constitución como  parroquia independiente, de la iglesia preexistente en Burjassot, bajo la advocación de San Miguel.

1607

1607.1

Regni Valentiae Typus, 1607.  Gerhard Kremer,  Escuela flamenca. Mapa completo y sección. Fuente

 

Aviñón. 5 enero, 1387 (Bula Expedida 8 enero, 1398)

“Benedicto XIII manda al abad del monasterio de Valldigna erigir en parroquia la Iglesia de Burjaçot con algún lugar aledaño, como Benimamet, y algunas alquerías cercanas, separándolas de la parroquia de Paterna, diócesis de Valencia, a la que pertenecen. En efecto, el lugar de Burjaçot dista de Paterna más de media legua y aunque ya tien iglesia propia con altar mayor bajo la advocación de San Miguel y el rector de Paterna tiene destinado allí presbítero para los servicios religiosos, apenas, por la negligencia de éste, si quedan cumplidos, lo que redunda en perjuicio y detrimento de las almas. Por tanto, ante tales circunstancias y la dificultad del acceso a la parroquia de Paterna, el señor del lugar de Burjaçot, Domingo Mastón, y todo el pueblo han dirigido súplicas al papa solicitando la titularidad de parroquia para Burjaçot y sus aldeanos.

«Inter cura…» Tasa: 30 Libras”.  Registro Aviñonés 302, folios 485v,-486r. (Documento 77).

Domingo Mascó, doctor en leyes, pertenecía a una saga de prohombres valencianos con responsabilidades públicas desde 1311. Nació antes de 1360, probablemente en la misma
València, hijo de Pere Mascó, se casó dos veces y tuvo siete hijos.  Jurado de Valencia en 1378 y 1386. Compró el Lugar de Burjassot el 25 de octubre de 1389. Embajador del rey de Valencia Juan I y del Papa aviñonés Benedicto XIII, ante el Papa de Roma, Gregorio XII en dos ocasiones, la primera con el obispo de Elna (Perpiñán) y la segunda con el obispo de Tortosa. El 15 de junio de 1412, fué el encargado de presentar la candidatura del Infante de Castilla, Fernando de Antequera en el castillo de Caspe y en una carta fechada el 14 de julio del mismo año ya recibe el tratamiento de “Micer” (Caballero). Ostentó el cargo de “Cubiculari” (miembro de la cámara) del Papa Calixto III. Falleció el 31 de octubre de 1427 siendo Consejero real.

Autor de varios tratados sobre jurisprudencia, entre ellos debemos destacar “Comentaria super foris Valenciae”, tratado de la potestad y jurisdicción de la Bailia, Gobernación de Valencia  y  su Reino; “Regles d,amor i parlament d,un home i una fembra fetes a resquesta de la Carrosa dama de rei D. Joan I, i Carta amorosa de esta al rei y sa resposta”.

Aviñón. 26 abril, 1398

“Benedicto XIII concede indulgencias a los cristianos que visiten y ayuden al mantenimiento y reparación de la Iglesia de San Miguel de Burjaçot, diócesis de Valencia, recientemente separada de su parroquia, Paterna, pues desde tiempos antiguos posee fuente bautismal y es habitual en ella la administración de todos los sacramentos. Asimismo, otorga por tiempo de un sexenio, indulgencias a cuantos contribuyan a la construcción en el mismo lugar de un hospital promovido por Domingo Mastón (Masthoni), doctor en leyes, señor de Burjaçot.

«Licet is…« Tasas: 35 Libras”.  Registro Aviñonés 304, folios 563v,-564r y 566 rv. (Documento 103).

Perpiñán. 16 septiembre, 1409

“Benedicto XIII «motu propio» deroga por cierto tiempo esta separación de Burjaçot de su parroquia Paterna, la cual por dimisión de su rector, Francisco Daries , era conferida al presbítero valenciano, Vicente Daries, a quién por ser capellán del rey aragonés se la hacía la gracia de que Burjaçot continuase perteneciendo a Paterna, por el tiempo de su titularidad”. Registro Aviñonés 333, folio 647v,-648r. (Documento 77).

Francesc Daries «canónigo y pavorde de la Catedral de Valencia» también representante ocasional del obispado -encargado de las vistas pastorales-. (pavorde: en la Iglesia metropolitana y en la Universidad de Valencia, título de honor que se daba a algunos catedráticos de teología, cánones o derecho civil, que tenían silla en el coro después de los canónigos y usaban hábitos canonicales.-RAE-). Fue uno de los miembros del cabildo catedralicio de Valencia, a los que se les hizo entrega del “Santo Cáliz junto con otras reliquias, joyas y bienes, para su guarda y conservación”,  el lunes 18 de marzo de 1437.

Valencia. 15 julio, 1415

“Para perpetua memoria Benedicto XIII «motu propio» erige en parroquia el lugar de Burjaçot con el lugar de Benimamet y ciertas alquerías y casas habitadas cercanas al lugar, separándolas de la parroquia de Paterna, diócesis de Valencia, a la que pertenecen y de la que distan media legua. Con ésta bula se reitera el mandato de dicha institución parroquial, pues, aunque solicitada por el noble caballero Domingo Mastón, señor de Burjaçot, por diversas causas no llegó a surtir efecto jurídico.

«Iniunctum Nobis…» Tasa: 40 Libras”. Registro Aviñonés 347, folio 596r,-597v. (Documento 875).

Al quedar vacante la mitra valentina por defunción de su titular, Jaime de Aragón, el papa Benedicto XIII la propuso al dominico Vicente Ferrer, que la rehusó. A petición del rey Martín l, dicho papa nombró obispo de Valencia el 28 de noviembre de 1397 a Hugo de Llupià, que era obispo de Tortosa ( 1379-1397), el cual llegó a la diócesis el 19 de agosto de 1400.

En 1408 asistió al Concilio de Perpiñan convocado por Benedicto XIII, del que era partidario Hugo de Llupià. Celebró sínodo diocesana en 1400, 1404 (del cual sólo consta la convocatoria y se presume su celebración en la fecha prevista), 1408 y 1422. Murió este obispo el 11 de abril de 1427 y fue sepultada en la capilla mayor de la catedral.

Concede licencia para gozar “Limosna” en 1418 «limosnas instituidas por los feligreses en las iglesias» a los habitantes de Burjassot, mediante una tasa de 5 sueldos “debido a la gran devoción que tienen a San Miguel Arcángel, bajo cuya advocación está fundada la iglesia, y por cocer pan en el horno de dicho lugar se recoge una limosna diaria para dedicarla a ornamentos para dicha iglesia, concediendo una indulgencia de 40 días”.

Otra licencia concedidad ese mismo año es la “Cura animarum”, para la curación de almas, se concedían regularmente por un año, cobrando una tasa entre 2 y 22 sueldos, dependiendo de la categoría del curato, aunque la media esta en 4 sueldos. A Burjassot le correspondía una tasa de 2 sueldos.

Todas estas tasas, correspondían a parroquias,  como la parroquia de San Miguel Arcángel de Burjassot, independiente desde el 15 de julio de 1415.

 

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©

 

Bibliografía:

Cantavella, R. (2004). El capellà, el vicecanceller i el secretari, o De amore, Mascó i Metge. Llengua i literatura, 31-66.

Cárcel Ortí, M. M. (1999). Las tasas de la cancillería valentina y el “gratis” en los registros del obispo Hugo de Llupià (1408-1425)”. Analecta Sacra Tarraconensia72, 55-108.

Cuella Esteban, Ovidio. (2003). Bulario Aragonés de Benedicto XIII. Colección fuentes históricas aragonesas, 35. Tomo IV, “el Papa Luna (1394-1423). Promotor de la religiosidad hispana”. pp 21-33. (Documentos 77, pp 77-78. Doc 103, p 84. Doc 875, p 404).

Gutiérrez de Caño, Marcelino (1914). Cátalogo de manuscristos de la Biblioteca Universitaria Valencia. Tomo 3.

 Ribelles Comín, José (1915). Bibliografía de la Lengua Valenciana. Tomo 3, I, 591.

Sanchis y Sivera, José (1914). El santo cáliz de la Cena (Santo Grial) venerado en Valencia. p 110.

Puertos romanos en el Reino de Valencia

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Todo el litoral del reino de Valencia fue frecuentado desde el primer milenio antes de nuestra Era por los navegantes griegos. El objetivo primario del comercio era los metales que se cambiaban por productos cerámicos y objetos ornamentales. Los cartagineses pretendieron hacerse con el control de este comercio en el siglo III a.C. mediante la fundación de Cartílago Nora -Cartagena-, que se convirtió en el mayor centro exportador de la plata procedente de la comarca de Linares y también en un gran puerto militar. Estrabón -III.4.8-, en el libro III de su Geografía, informa que la costa ibérica desde Cartagena hasta el Norte, es pobre en puertos, Sin embargo, algunos están bien localizados,  aunque no están excavados.

Sección del Itinerario de Antonino Pio, 197-217 d.C. Fuente

Valentia se instaló en un promontorio elevado, junto al río Turia, en medio del tramo final de una llanura aluvial. Aunque la zona ocupada por esta urbe antigua se halla a unos 4 km. del mar, en el momento de la fundación estaría a solo unos 2 km: concretamente a unos 3.000 pasos (Plinio, Naturalis Historia III, 20). Hace 2200 años la topografía de esta área litoral sería muy diferente.

El lago de la Albufera sería mucho más grande que en la actualidad, de modo y manera que llegaría a tocar los límites de la primera ciudad, e incluso la rodearía, formando un todo continuo con los marjales que aún subsisten al norte de Valencia, y que llegarían a enlazar con los de la zona de Sagunt y Almenara, 30 km. más al norte. Este espacio lagunar, en su conjunto, abarcaría el extenso tramo de costa baja actualmente ocupado por la provincia de Valencia y la parte meridional de la de Castellón.

El paisaje que rodearía a la ciudad romana estaría dominado por toda una serie de accidentes acuáticos, desde el cauce de un río a varios canales, marjales y un lago muy cercano y más grande. Esta ubicación presentaría algunos inconvenientes, pero también ofrecería no pocas ventajas, como serían la mejora de su capacidad defensiva y, especialmente, facilitar las comunicaciones por vía marítima. Entornos naturales semejantes los encontramos en otras fundaciones romanas del s. II a.C., como Aquileia, en el norte de Italia, o Narbo Martius, al sur de las Galias.

Un elemento básico para la creación de este paisaje fue el río Turia, que con sus aportes hídricos alimentaba las lagunas y barrancos, y con sus aportes sedimentarios iría modificando continuamente la fisonomía del territorio. Una aceleración en el ritmo de estos procesos deposicionales  a partir del momento de la fundación de Valentia, y del subsiguiente aumento de la explotación de los recursos agrícolas y forestales con la introducción del sistema económico romano. Recientes y profundos sondeos bajo los puentes medievales de la Trinitat y Serrans han constatado que la profundidad del lecho fluvial en época romana sería mucho mayor que la que se podría imaginar, al haberse llegado a 3m. de hondo sin que se hubiera alcanzado los niveles islámicos.

En la época romana, la topografía del lugar donde se instaló la ciudad de este momento se puede resumir diciendo que era una terraza aluvial, que formaba una zona elevada sobre su entorno inmediato. Este pequeño montículo era de forma alargada, de unos 400 por 300 m., abarcando entre 10 y 12 hectáreas, con su eje largo de norte a sur. En un principio pudo ser una isla, aunque cabe la opción que fuera una península. De hecho, la orografía actual de la zona ocupada por la antigua ciudad y sus alrededores, aun permite descubrir algunos de los trazos topográficos originales, lo que, unido a los datos arqueológicos, permite reconstruir los rasgos físicos fundamentales de la época romana.

8

Valentia republicana e imperial con los canales que la rodeaban. Lacomba, A. R. I. La fundación de Valentia: historia, arqueología, ritos, basureros y cabañas. In Cira p. 63.

4-la-nave-oneraria-giunge-in-porto

Nave oneraria llega a puerto. Necrópolis de “Portus”, desembocadura del Tiber, antiguo puerto de Roma. Fuente

En el periodo romano, el cauce del Turia estaría a mayor profundidad y, como el río aún no estaba sangrado por la red de azudes, canales, acequias y molinos, que se fue creando posteriormente, ni retenido por embalses, debió ser bastante más caudaloso y permitir, sin excesivos problemas, la comunicación directa con el mar, situado por entonces a solo 2 km. Aunque hay que tener en cuenta que su calado debió ser poco profundo, por lo que el tráfico fluvial lo realizarían pequeñas embarcaciones, que contactarían, ya en el mar, con las grandes naves onerarias (hace referencia a un tipo de barco de transporte, no sólo comercial sino también militar de la Antigua Roma).

Se han hallado dos zonas donde tendrían lugar estas tareas de intercambio de mercancías entre los grandes barcos marítimos y las pequeñas embarcaciones fluviales. Una se encuentra a casi 6 km. al norte de la desembocadura tradicional del Turia, frente al barrio de la Malvarrosa, emplazamiento que ya fue usado en un momento tan antiguo como los inicios del s. V a.C., y solo vuelto a frecuentar a partir de mediados del s. II a.C., coincidiendo con la fundación de la ciudad. El otro desembarcadero se sitúa a unos 5 km. Al sur del río, frente a El Saler, donde se documenta con claridad el inicio de su actividad a partir del momento mismo del nacimiento de Valentia a mediados del s. II a.C.

Las evidencias y referencias de la existencia de un puerto o muelle marítimo en la antigüedad son nulas. El lugar ocupado por el barrio portuario actual, sólo fue tal a partir del siglo XIII, cuando se constata fehacientemente la creación de El Grau, que durante muchos siglos fue un embarcadero con muelles de madera. Para la etapa islámica hay alguna información sobre la existencia de alguna clase de lugar de amarre en el litoral, o simplemente de una zona en la que los barcos se ponían en seco sobre la arena.

Para este periodo inicial, sin embargo, no se conocen estructuras constructivas que se puedan relacionar con una instalación portuaria clara. En la zona norte, junto al río, en la excavación de la calle Conde de Trenor 13-14 y 11, donde en 1997 y 1999, respectivamente, se localizó un pequeño puerto fluvial de la etapa imperial, son muy pocos los restos que quedaron de la etapa anterior, arrasados en gran parte por las construcciones de la época imperial.

Captura de pantalla (503)

Pero sin ninguna duda, el hallazgo más importante de carácter portuario lo han proporcionado las sencillas y evidentes construcciones de las excavaciones de la calle Conde de Trenor 13-14, junto al viejo cauce del Turia, por detrás de las Torres de Serrans. Su estado de conservación no fue muy bueno, al estar muy afectados por los cimientos de edificios de la época  medieval y moderna. Sin embargo, se detectaron los rasgos esenciales de una pequeña instalación portuaria junto a uno de los canales del Turia, el que ceñía a la ciudad por su parte norte.

3.png

Ribera, A. (2007). Valencia romana, puerto fluvial y marítimo. Instalaciones portuarias y vocación comercial. Historia del puerto de Valencia. p 37.

Otros puertos  de la Costa Levantina Ibérica:

Puerto de Sagunto:

El puerto de Sagunto era más conocido por las referencias de los textos antiguos que por sus restos arqueológicos; sin embargo, los últimos hallazgos arqueológicos en el Grau Vell han permitido delimitar con mayor precisión su extensión, que ha sido estimada en más de cien hectáreas.

En el siglo VII a.C. debía contar con un buen puerto, como se desprende de una carta de esa fecha hallada en Ampurias, que menciona la ciudad. De esta carta se deduce que los griegos tenían agentes comerciales en la ciudad, que era un importante centro de comercio marítimo.

Portus Sucrone.  Cullera. Valencia. (Sucro=río Júcar)

Este puerto esta mencionado en el Ravennate (Anónimo de Rávena o Ravennate 304,7 es una lista de lugares y ciudades en el siglo VII d.C.), en la Tarda Antigüedad, al Sur de Valencia, en el tramo de la calzada litoral que se separaba de la Vía Augusta en dirección a la costa y a Hemeroscopion (Denia), pero no se tienen más datos de él.

Anónimo de Ravena o Ravennate.  Llobregat Conesa, E. A. (1983). Relectura del Ravennate: dos calzadas, una mansión inexistente y otros datos de la geografía antigua del País Valenciano. Lucentum, II (1983); p 228.

Portus Ilicitanus. Santa Pola,  Alicante.

En el Portus Ilicitanus se encontraba una fábrica de salazón, cuya conserva se exportaría a través del puerto y era el centro de dos importantes rutas marítimas, Una partía de la Bética y bordeando la costa mediterránea, llegaba al Portus para dirigirse a Ostia, puerto de Roma, a través del Estrecho de Bonifacio. Los barcos que hacían esta ruta llevaban a Roma productos béticos y volvían cargados de productos itálicos, La segunda ruta costeaba el litoral levantino, abasteciendo de productos béticos, principalmente de aceite cosechado entre Hispalis y Córdoba, el levante ibérico, la costa catalana y el Sur de la Galia. Los navíos de ida transportaban aceite bético y volvían cargados de cerámica sudgálica y del vino de la Tarraconense. El Portus Ilicitanus era la parada obligatoria de encuentro entre las dos vías comerciales, como lo indica la abundancia de ánforas para el transporte de aceite y salazones procedentes de la Bética y del vino de la Tarraconense. La ciudad sufrió una importante remodelación en el siglo III. El Portus Ilicitanus se mantuvo activo durante nueve siglos, del siglo V a.C. al siglo IV, con períodos de mayor o menor auge.

El puerto de Hemeroscopion. Denia, Alicante.

Hemeroscopion es, muy posiblemente, Denia. La mencionan el poeta de finales del siglo IV Avieno y Estaban de Bizancio. El nombre griego significa «atalaya divina», significado que encaja muy bien en el actual Montgó, donde existía un santuario dedicado a la Artemis efesia, cuyo culto introdujeron los colonos focenses en Occidente.

El geógrafo griego Estrabón, en el libro III de su Geografía identifica a Hemeroscopion con Dianium. Según este autor, “Sertorio estableció allí su base marítima. Es un lugar bien defendido y apto para nido de piratas. De lejos era visible para los que se acercaban navegando. En sus cercanías había buenas minas de hierro”. En el Montgó se han descubierto murallas datadas entre los siglos II y I a.C., que encajan bien en el citado párrafo de Estrabón de ser Hemeroscopion un lugar bien defendido. Por el puerto se exportaría el hierro de los alrededores. En este puerto debió Sertorio recibir la embajada que Mitrídates, rey del Ponto, le envió. Desde este puerto partieron para visitar a Mitrídates el general Marco Mario y sus consejeros, los dos Lucios, Magio y Faunio.

 

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©

 

Bibliografía:

Blázquez Martínez, J. M. (2007). Puertos de la España Romana. Lugares de encuentro: puertos estaciones y aeropuertos, Madrid, pp 39-49.

Lacomba, A. R. I. La fundación de Valentia: historia, arqueología, ritos, basureros y cabañas. In Cira pp. 61-85.

Llobregat Conesa, E. A. (1983). Relectura del Ravennate: dos calzadas, una mansión inexistente y otros datos de la geografía antigua del País Valenciano. Lucentum, II (1983); pp. 225-242.

Ribera, A. (2007). Valencia romana, puerto fluvial y marítimo. Instalaciones portuarias y vocación comercial. Historia del puerto de Valencia, 35-43.

 

 

Valencia 1683. Doble Real de molinillo

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

LA CECA DE VALENCIA

Existen referencias a la acuñación de moneda desde el periodo romano. Cinco ciudades valencianas emitieron moneda con leyenda en latín: Saguntum, Valentia que acuño monedas de bronce con la leyenda “VALENTIA”,  Saitabi, Gili e Ilici, durante la república Gili/Kili (centro ibérico de los Villares en Caudete de las Fuentes) y Saitabi (Játiva) utilizaron una tipología ibérica, mientras que Saguntum y Valentia acuñaron con una clara influencia romana. En el periodo imperial sólo Saguntum e Ilici  (Elche) emitieron moneda durante los reinados de Augusto y de Tiberio.

Gili kili

Moneda de cobre de Gili/Kili, bilingüe (latín e íbero). Siglo II a.C. Hesperia. Banco de datos de lenguas Paleohispánicas. Numismática

En época Visigoda, al ser Valencia una importante sede episcopal durante el siglo VI, debemos recordar que se  celebró un sínodo, concilio, siendo obispo Justiniano (521-548), al que asistieron siete obispos, que debían pertenecer a la provincia cartaginense. (muchas fuentes lo citan como el Concilio de Lérida porque finalizó en esa ciudad aunque el inicio y la mayoría de las deliberaciones se realizaron en Valencia) Sus acuñaciones pertenecen al periodo de los reyes visigodos Suintila (621-631), Chintila (636-639), Ervigio (680-687), Égica (687-702) y Égica/Witiza (698-710), todas las monedas acuñadas en oro.

 

Izquierda: “Las acuñaciones reales visigodas” p 1272. Derecha: Monograma de la ceca de Valencia en época visigoda

La única moneda del periodo visigodo; encontrada a día de hoy,  donde aparece impresa la leyenda “VALENTIA” es un Triente de Suintila. Suintila asestó el golpe de gracia a la provincia bizantina de Spania, conquistando y arrasando su capital,  Cartagena en el 625.

Triente svinthila valentia

Triente de Suintila. Leyendas: anverso,  +SVINTHILA REX. Reverso, VALENTIA PIVS. Ambas “S” invertidas. Biblioteca Histórica, Universitat de València.

En los inicios  del dominio musulmán (a partir de la segunda mitad siglo VII d.C.) usaron las monedas de sus predecesores, eliminando los símbolos cristianos más llamativos. ´Abd al-Rahmån I (756-788) fue el que introdujo el patrón plata basado en el dirhem y ´Abd al-Rahmån III (929-961 d. C.) introduce el sistema bimetálico en la península ibérica, comenzándose a acuñar el dinar de oro en la al-Andalus.

La crisis que condujo, en el 1031, a la desaparición y hundimiento del Califato omeya de Córdoba supuso la división de su extenso territorio trayendo consigo la aparición de distintos estados independientes denominados reinos de taifas.

Las primeras acuñaciones que se conocen en la taifa de Valencia corresponden a los dos eslavos Mubårak y Muzaffar (1011-1020). Estos dos antiguos libertos acuñaron moneda reconociendo siempre al califa hammudí Alí Ibn Hammud, del que eran representantes locales. Todas las monedas conocidas acuñadas en el periodo correspondiente al gobierno de Mubárak y Muzaffar son dirhemes con un peso que oscila entre los 2,76 y los 3 gramos y con un alto contenido en plata. Tras la muerte de Mubårak y Muzaffar transcurrirá un periodo de veinte años hasta que vuelva a aparecer moneda acuñada en Valencia.

´Abd Al-´Aziz (1021-1065 d. C. Constructor del Palacio Real de Valencia), comenzará de nuevo a acuñar moneda, aunque siempre lo hará a nombre del falso califa Hisám II, ya que acuñando moneda en su nombre legitimaba y consolidaba también su propio poder.

moros 1

moros 2

Algunos de los monogramas de la ceca musulmana de Valencia. “Las acuñaciones monetarias en la taifa de Valencia”, pp 102 y 110.

Durante los primeros reinos de taifas (1011-1094), la acuñación de moneda en Valencia fue discontinua. En el breve periodo cristiano del Cid (1094-1102), aunque tenia  potestad para acuñar moneda debio aprovechar el numerario circulante.

En el imperio Almorávide (1102-1147), en los segundos reinos de taifas (1145-1203), el imperio Almohade (1121-1269) y los terceros reinos de taifas (1224-1233), persiste la misma problemática, la discontinuidad en el funcionamiento de la ceca de Valencia.

Vcia 1105

Ceca: Balinsiya (Valencia)
Fecha: 499H / 1105 d.C
Gobernante: Yusuf ibn Tasfin (480-500H / 1087-I074 d.C)
En la última línea del anverso aparece el nombre del emir heredero (al-amir AIi)
MTC López. Revisión del conjunto de dinares almorávides de la Loma de la Buitrera (Jaén). Arqueología y Territorio Medieval, 2014. p 242.

Es a partir de la conquista cristiana cuando la fabricación monetaria fue más regular y las fuentes son más abundantes. El rey Jaime I inició la acuñación en Valencia en 1247 y consolidó esta actividad en 1270, concediendo una serie de privilegios especiales a los monederos, funcionarios reales que trabajaban en la ceca. En las centurias posteriores esta actividad se generalizó, convirtiéndose en un elemento clave a la hora de comprender la historia económica y financiera del Reino de Valencia durante todo el periodo foral.

La primera referencia documentada de la ceca de Valencia en època cristiana que se conoce es un contrato de arrendamiento de un edificio en la calle Calatrava a Andrés Catalá, regente de la ceca real, en el año 1472.

Las instalaciones contaban con una zona comercial destinada a la entrada de metales, una fundición para plata y otra para oro, así como con talleres para fabricar cospeles y acuñar moneda. A principios del siglo XVI, la ceca se trasladó en diversas ocasiones, teniendo constancia de su instalación en un edificio de la Plaza de Villarrasa. Posteriormente, en 1556, se trasladó a la calle Zaragoza y en 1577 estaba ubicada en la calle que iba de Roteros al Carmen. A finales del siglo XVII se trasladó a dos manzanas de la iglesia de Santa Catalina, dando incluso nombre a alguna de las calles de la ciudad, como la calle del forn de la seca, última ubicación conocida de la misma. Sin embargo, carecemos de vestigios ya que esta calle desapareció en la segunda mitad del siglo XIX, fruto de las reformas urbanísticas que dieron lugar a la apertura de la calle de la Paz.

Con Felipe V, la ceca de Valencia vio muy debilitada su actividad, hasta el punto de desaparecer en 1748. Sólo de manera ocasional volvió a acuñarse moneda en Valencia con Fernando VII, pero a través de una nueva institución establecida ex profeso en 1810.

CARLOS II

Las acuñaciones de plata que Carlos II el Hechizado (1661-1700) realizó en la ceca de Valencia suponen una continuidad respecto a los tipos y valores emitidos por su antecesor Felipe IV. Durante este reinado se llevaron a cabo emisiones en los tres metales, oro (escudos o mitjos doblons), plata (dihuités) y vellón – plata y cobre (dineros menudos, menuts o diners del ramet). Las acuñaciones se realizaban en un taller que se encontraba emplazado durante el periodo que nos ocupa a dos manzanas de la iglesia de Santa Catalina, en las confluencias de las actuales calles de la Paz y Lluís Vives. El principal cargo era el de Mestre de la seca, ocupado por Luís Escrivá. Junto a éste, se tiene constancia de la existencia del escribano, encargado de anotar y asentar todas las entradas y salidas de metal, el entallador o Maestro de cuños (grabador de cuños), el Mestre de fundició, ensayador, balanzario o pesador, guardas, pesadores de afinar, obreros y monederos (marcador o cunyador).

Al final del reinado destaca la figura de Pedro Tomás, personaje destacado como Lloctinent de la seca, el cual había desempeñado diferentes cargos dentro de la fábrica como encargado del batiment del velló, y apareciendo además en distintos documentos como arrendador de las acuñaciones de plata y vellón.

Las primeras acuñaciones de reales de plata, llamados dihuités en Valencia por su valor de dieciocho dineros, en el reinado de Carlos II fueron realizadas en el año 1681 y continuaban la talla de 103 piezas por marco. A partir de 1682 se produjo un aumento de la misma, elevándose hasta las 110 piezas, debido al encarecimiento del precio de la plata según consta en la Real Carta de 13 de mayo de 1682. Desde 1693 y hasta finalizar el reinado la talla se incrementó hasta las 115 piezas por marco. Se estima un peso para el marco de plata en Valencia de 237,988 g, es decir, prácticamente de 238 g, nos proporciona un peso teórico para el dihuité de:

Hasta 1681  Talla 103 piezas:  2,31 g

1682-92        Talla 110 piezas:  2,16 g

1693-99        Talla 115 piezas:  2,06 g

Los primeros dihuités emitidos por Carlos II del año 1681 fueron realizados a martillo, sistema que continuó utilizándose hasta el final del reinado con la excepción de unas escasas emisiones realizadas por el sistema de molinillo.

ACUÑACIONES A MOLINO (1682-1683)

Carlos II, a petición de la ciudad de Valencia en el año 1682 y en un intento de frenar el descontento popular producido por el recorte de las piezas, autorizó la puesta en marcha en la ceca de Valencia de un sistema de fabricación más moderno, el molinillo o acuñación a rodillo, sistema con el cual únicamente se realizaron piezas de plata, dihuités y doblons de 3 sous o dobles reales. Este sistema había sido introducido en España por Felipe II en la ceca de Segovia en 1583, conocida desde entonces como Real Ingenio de Segovia. El sistema de acuñación a rodillo consistía en la estampación de los motivos de la moneda en una lámina de metal (riel) al hacerla pasar entre dos cuños-rodillos en los que estaban grabados anverso y reverso de la moneda y que eran accionados mediante un sistema de ruedas hidráulicas, por tracción humana o animal.

1

Molino de sangre, es decir, impulsado por fuerza animal (Encyclopédie méthodique de Panckoucke, 1784).

Para la instalación de la nueva maquinaria hubo que hacer ampliaciones en el edificio de la ceca, llegándose incluso a utilizar el patio para batir el vellón. Las acuñaciones empezaron el 13 de noviembre de 1682, poniendo el virrey de su propia mano la primera plata en el crisol para su fundición, en presencia del Maestro de la ceca, Luís Escrivá, del maestro de fundición, Jerónimo Vivas, de Onofre Esquerdo, síndico del Secreto, del Mestre Racional y de Pau Lor.

Por Real Carta al Virrey se ordena la suspensión de la fabricación a molino y que las monedas que se habían fabricado mediante este sistema fueran refundidas para realizar nuevos dihuités de cuño (a martillo), indicando un volumen fabricado de 165.000 libras. En un cuaderno fechado el 15 de Julio de 1683 empiezan a anotarse las entradas de plata de molinillo a la ceca para su refundición.

EL DOBLE REAL DE 1683

Únicamente se conoce un ejemplar de doble real acuñado a molino perteneciente al reinado de Carlos II (lote 489). Este valor dejó de acuñarse en Valencia durante los primeros años del reinado de Felipe III. Al contrario de las emisiones de reales a molino, no se tiene constancia documental de la realización de dobles reales, por lo que una vez más la moneda se convierte en sí misma en un documento histórico de primer orden.

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©

Bibliografía:

Dozy, R. (1984). Historia de los musulmanes de España. Libros I y II (Vol. 1). Turner.

i Lacomba, A. R. (2008). La ciudad de Valencia durante el periodo visigodo. Zona arqueológica, (9), 303-320.

Lerga, R. L. G., & Sánchez, A. R. (2003). Las acuñaciones monetarias en la Taifa de Valencia (s. XI). Arse: Boletín anual del Centro Arqueológico Saguntino, (37), 93-124.

SENDRA IBÁÑEZ, J. A. (2008). LAS ACUÑACIONES DE PLATA EN VALENCIA DURANTE EL REINADO DE CARLOS II. Archivo de Prehistoria Levantina, 27. pp 339-360.

Williams, J. G. (2005). Las acuñaciones reales visigodas. In XIII Congreso Internacional de Numismática, Madrid, 2003: actas-proceedings-actes (pp. 1269-1279). Ministerio de Cultura.

https://dieciochenos.wordpress.com/2017/05/28/coleccion-baucis-x-f-calico-1987/

Historia para los no iniciados. Cronología del Reino de Valencia

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Edad de Hierro en el Reino de Valencia: (Protohistoria)

Periodo Íbero:

  • Hierro Antiguo: VIII – V a. C (a. C: antes de Cristo)
  • Segunda Edad de Hierro: V – II a. C

SOLANA  DE  LAS  PILILLAS, siglos VII – V a. C. [Aldea de Los Duques (Requena-Valencia)] Lagares para la elaboración y almacenamiento de vino

EL  MOLÓN, siglos VII – I a. C. En la  carretera que une las localidades de Camporrobles (Valencia) y Mira (Cuenca). Poblado fortificado.

EL CASTELLAR DE LA MECA, siglos VI – I a. C. Carretera de Ayora (Valencia) y Alpera (Albacete). Poblado fortificado.

EL PUNTAL DELS LLOPS, siglo IV a. C. Olocau (Valencia). Fortín o atalaya.

CASTELLET  DE  BERNABÉ, siglo IV a. C. Entre Lliria y Alcublas- Valencia. Residencia de una familia de la elite edetana, que convivía con un grupo de familias dependientes, destinado a la explotación agraria y ganadera.

LA  BASTIDA  DE  LES  ALCUSSES, siglo IV a. C. Moixent (Valencia). Poblado Íbero Cotestano.

EL  PUIG, siglo IV a. C. Situado en la meseta de El Puig, un estratégico cerro junto al barranco de la Batalla que domina desde el sur la partida de “la Canal”. Se accede desde la carretera que une Alcoi con Alicante. Poblado.

LA  ILLETA  DELS  BANYETS, siglos IV y III a. C. Se sitúa en una antigua península que quedó separada de la costa a causa de un terremoto, en una fecha incierta, en la que se destruiría y erosionaría la parte que la unía a la tierra. Se accede desde la torre vigía del pueblo de El Campello (Alicante). Varios edificios, templos, almacenes y viviendas.

 

Edeta

Territorio de Edeta, Valencia. Cebrian Fernandez, R. (1999), El uso epigráfico y hábitos formales en el ámbito funerario de Edeta. Quad. Preh. Arq. Cast. 20. p. 288, Fuente

EDETA, siglos VI – II a. C. Desde finales del siglo V a.C. esta ciudad, de 10 ha (hectárea) de extensión, ejerció el control político y económico de un amplio territorio en el que se diseminaban las aldeas y caseríos dedicados a la explotación de recursos agrícolas y ganaderos. Este espacio quedaba delimitado por una red defensiva de fortines situados en la Sierra de la Calderona, que mantenían contacto visual entre ellos y con la ciudad. El yacimiento presenta un complejo urbanismo que se adapta al fuerte desnivel del terreno. Las viviendas, construidas sobre amplias terrazas siguiendo las curvas de nivel, presentan su muro posterior adosado a la pared rocosa de la montaña. Si bien las calles que se abren delante de sus fachadas son muy amplias, las perpendiculares a éstas son muy estrechas (incluso presentan escaleras para salvar los desniveles).

Para dibujar este territorio debemos analizar el registro arqueológico y los confusos textos antiguos. Según este registro, entre finales del siglo V y el primer cuarto del siglo II a.C., Kelin/Gili/Kili (ciudad íbera “La Carencia” a tres kilómetros de Turis) y Arse (Sagunto) aparecerían como ciudades independientes de la Edetania, siendo capitales de un territorio, en el que dominarían un conjunto de poblados, caseríos, fortines y atalayas que mantendrían relaciones económicas entre ellos y con otras ciudades ibéricas; con una identidad propia visible en la iconografía, los estilos cerámicos y en la red fronteriza propia visible. A partir del primer cuarto del siglo II a.C. es muy posible que la Edetania dominara un territorio mayor que incluiría a las ciudades anteriormente denominadas, con la paradoja de que Arse sería la ciudad que acuñará moneda y no Edeta (Almagro Gorbea, M., Arteaga, O., Ruiz Mata, D. y otros. (2001), Protohistoria de la península Ibérica. Ariel Prehistoria. p 265).

Disponemos de cierta información sobre los edetanos en las fuentes romanas, algunas de estas fuentes señalaban que el territorio edetano pudo alcanzar el valle del rio Júcar, tras el cual, según Plinio, comenzaba la Edetania aunque Ptolomeo los localizaba más al norte del Júcar. Para Estrabón la Costetania, que abarcaba Alicante y Murcia, pertenecería a la Edetania llegando desde la desembocadura del Ebro y hasta el cabo de Palos. No es descartable que estos territorios estuvieran dominados políticamente por Edeta dominando a Ilercavones y Costetanos. En las fuentes romanas aparece Edecón, rey de Edeta, ante el general romano Escipión para que le devolviera sus familiares secuestrados por los cartagineses, al parecer Edecón sería un rey de gran influencia, reconocido por muchos príncipes como la cabeza de un gran linaje, por lo que se interpretó que o bien dominó un gran territorio, o más bien, que ante periodo de conflicto los pueblos iberos se unieran bajo su dirección. Ptolomeo defendió que la Edetania llegó a extenderse hasta la actual Zaragoza, otros autores difieren  de esto, ya que piensa que esa zona la ocupan los sedetanos. Muchos autores de fuentes antiguas como Livio, Plinio y Estrabón identifican a estos dos pueblos como el mismo. También sitúan al norte de Sagunto en la cuenca del rio mijares aparecen los ilercavones quienes tendrán su centro en la desembocadura del Ebro. (Ruiz, A. (2008),  “Iberos” en F. Gracia Alonso (Coord.) y otros De Iberia a Hispania. Ariel Prehistoria. p 738).

Santuario Oracular de Mura, siglo I d.C. Lliria, se trata de una construcción suburbana que excedería el carácter local constituida por un templo, en el que una sacerdotisa practicaría augurios y adivinaciones con la ayuda de un oráculo, y un recinto termal doble. El promotor de esta obra arquitectónica, que data de la época de Domiciano, fue el senador consular Marcus Cornelius Nigrinus, una de las personalidades más ricas y con mayor poder político de los últimos años del siglo I d.C.

LA SERRETA, siglos III ó II a. C. Alcoi (Alicante), Cerámica Íbera y  lámina de plomo con escritura íbera.

– Valentia romana.

Fundada en el 138 a.C, en el periodo republicano.

-75 a.C. Destrucción de Valencia debido a la primera guerra civil romana que enfrentó a Pompeyo y Sertorio. Fue refundada en época de Octavio Augusto (27 a.C – 14 d.C) con el rango de colonia, más que una refundación fue una serie de remodelaciones sobre los restos anteriores.

El dominio romano finalizó bajo el emperador Honorio (395-423)

-Valencia visigoda (409-711).

Eurico y su hijo Alarico II (484-507) consolidaron la autoridad goda sobre gran parte de la península mediante el control del eje Barcelona-Zaragoza-Toledo-Mérida-Sevilla. Las tierras valencianas y todo el sudeste peninsular se verían libres por estos años de presencia militar visigoda.  Las elites hispanorromanas, en muchos casos, sólo se vieron obligadas a reconocer en el plano teórico la lejana autoridad de los gobernantes godos.

-(¿531-546?) Obispo Justiniano. La llegada de Justiniano a la sede valentina pudo
deberse a la necesidad del rey Teudis (531-548) de contar con la lealtad del
obispo de tan importante ciudad.

Los obispos se habían convertido no sólo en los líderes espirituales de sus comunidades, sino también en auténticos gobernadores terrenales al asumir competencias judiciales, administrativas (control de funcionarios, supervisión de las antiguas curias locales) y al erigirse en intermediarios entre su grey y el poder lejano de emperadores o reyes a la hora de fijar y recaudar impuestos.

Las ciudades como Dénia y Elche pertenecieron a la provincia bizantina de Spania.

A partir de Leovigildo (568-586), en nuestra ciudad hay una importante presencia de contingentes visigodos.

La mayor época de esplendor de la Valencia visigoda fue bajo los reinados de Suintila (621-631), Chintila (636-639), Ervigio (680-687), Égica (687-702) y Égica/Witiza (698-710). Todos ellos acuñaron monedas solo de oro en la ceca de Valencia y en la ceca de Sagunto, unos años antes,  Gundemaro (610-612) y Sisebuto (612-621).

-Conquista árabe (711-714)

  • 711-712 Tariq ibn Ziyad an-Nafzawi.
  • 712-714 Abu Abd ar-Rahman Musa ibn Nusayr al-Lakhmi.
    • Antes de tener consolidada la conquista de Hispania, Muza es llamado a Damasco para rendir cuentas; y caerá en desgracia.
  • 713 Abd al-Aziz firma un tratado con Teodomiro, señor de Orihuela. Este se queda con sus tierras (Orihuela, Elche, Lorca, Alicante y Cartagena) a cambio de un tributo. Entrega a Abd al-Aziz varias ciudades, Alicante, Mula y Villena.

-Valiato árabe (714-756)

espanasigloVIIIp

España musulmana en el siglo VII.  Fuente

-(714-716) Abd al Aziz ibn Musa al-Lakhmi que continúa y consolida la ocupación. Cuando muere Abdelaziz el califato de Damasco se encuentra en crisis, y los invasores continuaron con su conquista.

-714 Conquistan la plaza de Bisbargis, a la que dan el nombre de Maurela, hoy Morella, en Castellón.

Abd al-Aziz toma el castillo de Játiva. Valencia es conquistada por los musulmanes.

En los primeros cuarenta y cinco años de dominio árabe, es decir, hasta el 756, ejercieron el mando, gobernadores o walíes, que eran sustituidos cada cinco años, generalmente. Los nombraba el gobierno de Damasco (Siria), al frente del cual estaba el califa, jefe máximo religioso, político y militar del mundo musulmán.

Yusuf Ibn Abd al Rahman al Fihri 746-756. Último cadí dependiente de Damasco.

Coras_del_Emirato_de_Córdoba.svg

Coras (provincias) del Emirato de Córdoba. Fuente

-Emirato Independiente o Emirato de Córdoba (756-929)

Abd al Rahmán Ibn Muawiya Ibn Hisham Ibn Abd al Malik “Abderramán I” (756-788).
Superviviente de la familia Omeya, en Damasco se inicia la dinastía Abassí.

777, Abd al-Rahmán ibn Habib al-Fihrí, comandante musulmán que lidero la fracasada invasíon árabe en apoyo del Califato Abasí, huye a Valencia, donde es asesinado.

797, Abdalá y Zulema, hermanos del difunto emir Hixam I regresan a España. Luchan contra al-Hakam sin lograr vencerlo. Abdalá se apodera de Valencia. Abdalá obtiene la amnistía y es nombrado gobernador de Valencia.

800, Al-Hakam I negocia con su tío Abdalá y le ofrece Valencia

Último emir de Córdoba, Abd al Rahmán Ibn Muhammad “Abderramán III” (912-929).

Califato_de_Córdoba_-_1000.svg

Califato de Córdoba. Fuente

 

-Califato Omeya de Córdoba  (929-1031)

Primer Califa de Córdoba, Abd al Rahmán Ibn Muhammad “Abderramán III” (912-929).

Último califa de Córdoba, Hisham III (1027-1031).

 

 

Mapa de al-Andalus de Ibn Hawqal (Ca. 950), Valencia (a la que llama Madina al-Turab).

11

Piqueras Haba, J. (2009). Cartografía islámica de Sharq Al-Andalus. Siglos X-XII. Al-Idrisi y los precursores. p 144

Un elemento común a todos los mapas árabes es su orientación, con el Oeste en la parte superior del mapa, donde casi todos llevan escrito el topónimo del Océano Atlántico, que los árabes denominaban el Mar Oscuro: al bahr al muhit.

La división de al-Andalus en dos partes obedece a razones puramente geográficas. Así lo expresó nítidamente al-Rãzi en el siglo X en su introducción a su Descripción o Crónica de España:

“Al-Andalus consiste en dos Andalus basados en la diferencias que marcan el régimen de sus vientos, la precipitación de sus lluvias y el curso de sus ríos: una occidental [Garb] y otras oriental [Sharq]. Garb al-Andalus es aquella cuyas corrientes de agua fluyen hacia el Atlántico y cuyas lluvias están dominadas por los vientos del Oeste… En cuanto a Sharq al-Andalus, conocida también bajo el nombre de al-Andalus al-adqsa [extrema], sus ríos fluyen hacia Oriente y su régimen de lluvias está gobernado por los vientos del Este”.

aaaa

Piqueras Haba, J. (2009). Cartografía islámica de Sharq Al-Andalus. Siglos X-XII. Al-Idrisi y los precursores. p 149

-Primeros reinos de Taifas (1010-1094)

-A partir de la escisión del califato de Córdoba en el año 1010 se crea el reino de Valencia, llamado por los musulmanes “Muluk al-Tawa´If Balansiya”, Reino de Taifa de Valencia, y con él la instauración de las primeras taifas.

– La gran primera dinastía que estuvo presente en el Reino de Valencia fue la dinastía amirí.

– 1011 El reino valenciano estuvo gobernado por los esclavos amirís, Mubarak (Bendecido) y Muzzaffar (Vencedor), régulo de Valencia (1010-1017) y corregentes de la taifa de Valencia y Játiva (1010-1018). Muzaffar fue uno de los personajes más relevantes del grupo de saqaliba o esclavos de origen eslavo que servían a los descendientes de Almanzor, Mubarak tenía el mismo origen , se les  asigno la supervisión de las acequias de los regadíos de las huertas de Valencia wilayat al-saquiyya, aunque las irregularidades en la administración de las mismas hicieron que tuvieran que defenderse de las acusaciones del gobernador de la ciudad, Abderramán b. Yasar (1010), que fue asesinado poco después, al comienzo de la guerra civil en el califato omeya (1011-1020).

-1018 Jayrán de Almería y al-Mundir ibn Yahya de Zaragoza proclaman califa a Abderramán IV al-Murtada ibnMuhammad, que reside en Valencia.

-1018 Los sucedió Labib de Tortosa, Labid al Amirí al Fata (1020-1021) que presionado por la taifa de Denia compartió el poder, pero finalmente abandonó Valencia y se trasladó a Tortosa, eligiendo para Valencia a un descendiente de Almanzor, huido de la caída de Córdoba e instalado en Zaragoza, era Abd al-Aziz ibn Amir (1021-1061), al que sucede su hijo 〈Abd al Malik Ibn Abd al-Aziz (1061-1064)〉 y tras el cual fue anexionado a la taifa de Toledo.

-1021, El eslavo Labib al-Amirí, rey de Tortosa, que ha derrocado a Mubarak y Muzaffar de Valencia, es destituido tras una revuelta. Los valencianos proclaman califa a Abd al-Aziz ibn Amir, que solo tiene quince años. Es descendiente de Almanzor.

Valencia integrada en la taifa de Toledo 1064-1075.

-1065, Fernando I marcha en una expedición contra Valencia para castigar a al-Muctadir, que  ha dejado de pagar tributo.

Fernando I de León, conde de Castilla, derrota a las tropas de Toledo y Valencia en Paterna.

-1075,  Valencia se rebela contra Toledo. Abd al-Aziz, rey de Valencia

Al morir Al Mamún de Toledo recupera el trono Abu Bakr, hijo de Abd Al Aziz, (Abu Bakr Ibn Abd Al-Aziz, 1075-1085) bajo vasallaje a las taifas de Zaragoza y Toledo. Con su hijo Utman (Utman Ibn Abu Bakr, 1085) termina la dinastía amirí al ser sustituido de Valencia por Alfonso VI de León, I de Castilla y las tropas cristianas por Al-Qádir, anterior rey de la taifa de Toledo.

-1079, Alfonso VI  comienza la campaña para la conquista de Toledo. Yahya ibn Ismaíl ibn Yahya al-Qádir le ofrece la ciudad a cambio del reino de Valencia, pero Alfonso no acepta.

La taifa de Valencia pasó a ser gobernada por Al-Qádir, (Yahyà al Qádir, 1085-1092)

-1086, Muere el rey de Valencia Abd al-Aziz. Yahya al-Qádir se apodera del reino con la ayuda de tropas castellanas mandadas por Álvar Fáñez.

Expedición de Berenguer Ramón II el Fratricida y al-Mundir de Lérida-Tortosa-Denia contra Valencia.

-1087, partir de este año, Álvar Fáñez, Rodrigo Díaz de Vivar y los reyes de Denia-Tortosa-Lérida y de Zaragoza, y el reino de Aragón acosan al reino de Valencia.

-1090, Acuerdo de Daroca entre Rodrigo Díaz de Vivar y Berenguer Ramón II el Fratricida. El conde catalán pierde las parias de Lérida, Tortosa y Zaragoza, que pasan al Cid. Se añaden a sus rentas que recibe de Valencia, Alpuente, Albarracín, Murviedro, Segorbe y Játiva.

-1092, Alfonso VI intenta conquistar Tortosa y Valencia junto con Sancho V Ramírez de Aragón, Berenguer Ramón II el Fratricida y la participación de Pisa y Génova. Los auxilios no llegan y la empresa fracasa.

Alfonso VI se ve obligado a acudir en defensa de García Ordóñez, abandonando la idea de conquistar Valencia. Le manda al Cid una carta pidiendo disculpas.

Un motín propiciado por el cadí Yafar ben Abd Allah, 1092-1094 acabó con el asesinato de Al-Qádir.

-1093, Rodrigo Díaz de Vivar sitia Valencia. Abú Ahmad ibn Yahaf, cadí de la ciudad, capitula y expulsa a la guarnición almorávide. Al retirarse el Cid de Valencia, los partidarios de los almorávides deponen a Abú Ahmad ibn Yahaf.

-1094, Rodrigo Díaz de Vivar el “Cid”, conquista el reino de Valencia

El cadí Abú Ahmad ibn Yahaf, que negocia con Rodrigo Díaz de Vivar y le entrega la ciudad.  El Cid entra en Valencia. y confirma en su puesto a Abú Ahmad ibn Yahaf.

-1095, Sublevación musulmana. El Cid la reprime con dureza.

-1099, Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid  es derrotado en Játiva. Muere, a los cincuenta y seis años de edad, en Valencia.

-1101, Jimena, viuda del Cid, cede Valencia a Alfonso VI  para lograr su protección.

-1102, Las tropas castellanas que Alfonso VI envía a Valencia logran ahuyentar a los sitiadores. Participa en la acción Álvar Fáñez Minaya. Se retiran los cristianos con Jimena llevándose el cadáver del Cid para enterrarlo en San Pedro de Cardeña.

El rey Alfonso VI ordena la evacuación cristiana de la ciudad en el año 1102.

Los almorávides de Yusuf ibn Tasfín, mandados por Mazdalí, entran en Valencia, que ha quedado sin defensas cristianas. Derrotan a Alfonso VI en Cullera y encomienda el gobierno de Valencia a ‘Abd Allāh ibn Fātima. El nuevo gobernador de Valencia se anexionó Castellón en  1103, la Taifa de Albarracín, 1104 . También fueron sometidas Alpuente, Lérida y Tortosa, y prestó auxilio al soberano de la de Zaragoza, amenazado por Alfonso I el Batallador.

– 1102, Llegada de los almorávides a Valencia liderados por el militar Mazdalí.

Otras primeras Taifas en el Reino de Valencia:

Taifa de Alpuente 1009-1106: Se cree que Alpuente debe su nombre a un antiguo puente, bastante elevado, que unía el casco urbano con el impresionante peñón sobre el que se encontraba el castillo y que pudo encontrarse entre el llamado portal de la Torre Veleta y la Peña Redonda. Establecida en el municipio de Alpuente (en la actual comarca de los Serranos) a partir de un antiguo asentamiento bereber, los Banu Qasi (o Banu Qasim), serían sus reyes desde 1009 hasta el 1106, cuando fueron conquistados por los almorávides. Estaba formado por los términos de Alpuente, Aras de Alpuente, Titaguas y la Yesa, siendo un territorio muy codiciado por su posición fronteriza entre Aragón y Valencia.

En el año 1089 fue tomada por el Cid, que sometió al rey de Alpuente, en la preparación de la toma de Valencia, imponiéndole un elevado tributo de diez mil dinares, igual a los pagados por Albarracín y superior a los pagados por Sagunto, Jérica, Almenara o Lliria.

A dos jornadas al sur del reino taifa de Albarracín, fue un enclave bien poblado y de cierta actividad comercial, situado entre las taifas de Zaragoza, de Toledo y de Levante, compartió bastantes características con la taifa de Albarracín. Fue un pequeño territorio, aislado políticamente, pero con una envidiable posición estratégica en las rutas comerciales entre el centro y el este de la Península.

En el año 1107 fue tomada por los almorávides.

dènia

Fuente Taifa de Denia

Taifa de Denia (Al-Daniyya) 1010-1076Fue creada en el año 1010, por el eslavo muy arabizado Muyahid al-Amiri al-Muwaffaq al frente de un grupo de afectos a Almanzor, dando lugar a la dinastía reinante en Denia: los Amiríes. Muyahid fue un alto funcionario del tiempo del califato amirí.

En el año 1011 se convierte en la primera taifa en acuñar moneda propia, en la actual Elda.

En el año 1015, al mando de una poderosa flota naval (120 naves y 1.000 caballos), se hizo con las Baleares y la isla de Cerdeña, sobre la que mantuvo soberanía durante un año.

Respecto a la expansión terrestre, intervino en luchas particulares con los eslavos, lo que le permitió gobernar Valencia durante dos años. Hacia el sur conquistó Orihuela y extendió su reino hasta el río Segura.

En cuanto a Játiva, durante la época musulmana, se denominó Madinat Xateba, perteneciendo primero a Toledo, pasando después a Córdoba. También fue parte de Almería,  de la taifa de Denia, de Murcia y de Valencia.

Fue conquistada por el rey Al-Muqtadir en 1076, pasando a la Taifa de Zaragoza.

Taifa de Murbiter (Morvedre-Sagunto) 1086-1092: Existió en un corto período desde 1086 hasta 1092 en que cayó a manos de los almorávides.
De origen muladí, su único rey fue un piadoso alfaquí de una familia de funcionarios de al-Mamun de Toledo. En 1086 recibió del soberano de Valencia al-Qadir el gobierno de de Valencia, pero lo abandonó ese mismo año y se trasladó a la fortaleza de Murviedro, en la que pudo declararse independiente gracias a la debilidad de las taifas que aún sobrevivían en el último cuarto del siglo XI.

-Imperio Almorávide (1102-1145)

Pendón almorávide recreado en el Museo del Ejército español

Pendón Almorávide recreado en el Museo del Ejército Español. Fuente

Los almorávides eran musulmanes beréberes, procedentes del Norte de África, que aplicaban con un rigor fanático las doctrinas del Corán, realizando una interpretación al pie de la letra de sus textos religiosos, seguidores de un asceta llamado Abd Allah ibn Yasin.

-1102, Los almorávides del emir Yusuf ibn Tasfín  (Yusuf Ibn Tasufin Ibn Talakakin) mandados por Mazdalí (primo suyo) , entran en Valencia.

-1104, Gobernador de Valencia, ´Abd Alláh ibn Fátima.

-1107, Abu Tahir o Tamin, gobernador de Valencia, hermano del emir.

-1110,  Yusuf ibn Tamín  manda un ejército almorávide hacia Zaragoza, Lérida y Tortosa para someter estos reinos. Como no pueden utilizar la ruta de Toledo, marchan por la costa valenciana.

Una de las constantes de la ocupación almorávide fue el goteo migratorio de mozábes (cristianos en territorio musulmán), y andalusíes (descendientes de los primeros musulmanes); los mozárabes por las elevadas cargas impositivas y los andalusíes por la persecución religiosa como consecuencia de una aplicación muy ortodoxa del Corán  en las  costumbres por parte de los almorávides; hacia territorios cristianos.

-(1143-1147), Sublevación contra los almorávides.

-1145, Fin del Imperio Almorávide y formación de los Segundos Reinos de Taifas

– Instauración de las Segundas Taifas (1147-1171)

Los almorávides acabaron relajándose de su ortodoxia inicial y tuvieron que recurrir a imponer tributos extracanónigos, esto unido a las incursiones almohades en el Magreb les obligaron a reducir sus efectivos militares en Al-Ándalus, donde los andalusíes empezaron a sublevarse contra las autoridades y contra los escasos soldados que aún quedaban, originándose el período conocido como segundas taifas, apelativo que sirve para designar la fragmentación del poder desde el final de los almorávides hasta la nueva unificación territorial que acabaron por imponer los almohades.

En Valencia y Murcia reina Muhammad ibn Mardanis, más conocido como el Rey Lobo o Lop (Peñiscola 1124- Murcia 1172 ) Descendiente de una familia de aristócratas muladíes (conversos al islam).

-1146, sucedió a su tío Ibn Iyad en el gobierno de Valencia, con el que había compartido el poder.  En 1157, en Valencia pactó  con Alfonso VII, el trueque de Alicún (cerca de Baza) por Uclés, que fue entregado a Sancho III. La alianza castellana con el rey Lobo prosiguió incólume después de la muerte de Alfonso VII y de Sancho III, fortalecida por la férrea oposición al común enemigo almohade y contando muchas veces Ibn Mardanis con los servicios de mercenarios cristianos.

Nombra a su hermano Abu al-Hajjaj gobernador de Valencia, cargo en que estuvo desde 1146 hasta 1186 sometido al califa almohade.

-1151, Tratado de Tudellén, Tudején, Tudillén o Tudilén. Alfonso VII y Ramón Berenguer IV se reparten las futuras zonas de reconquista: Valencia, Denia y Murcia para Aragón, el resto para Castilla. Se decide negar la legitimidad de Sancho VI el Sabio de Navarra.

Llegada de los almohades a Valencia (1172-1228)

Distintos pendones almohades. En ninguno de ellos, se observa el color verde.

Distintos pendones almohades. En ninguno de ellos, se observa el color verde. Fuente

Los andalusíes se encontraban divididos entre los que, como Ibn Mardanish, aborrecían la dominación africana y preferían convertirse en vasallos de Alfonso VII de Castilla y quienes, alarmados ante el avance cristiano, preferían estrechar lazos con el mundo islámico. Así, en 1150, el califa almohade logró reunir en Salé a varios jefes andalusíes con el objetivo de asegurar el paso del Estrecho y, unidos, arremeter contra los cristianos; los cristianos, ante la nueva amenaza norteafricana, hicieron lo propio en Tudején (1151), firmando un pacto de colaboración en el que se establecían las líneas de expansión, evitando conflictos entre los dos reinos cristianos más poderosos de la Península. Sin embargo, con su fallecimiento, el reino se dividía en dos principados, León-Galicia y Castilla-Toledo, precisamente en un momento en el que, los últimos bastiones andalusíes, los de Ibn Ganniya de Badajoz y los de Ibn Mardanish de Valencia, caían en la órbita almohade.

azss

Piqueras Haba, J. (2009). Cartografía islámica de Sharq Al-Andalus. Siglos X-XII. Al-Idrisi y los precursores. p 159

-1172, Alfonso II hace incursiones por Valencia. La sitia sin lograr conquistarla, pero consigue doblar las parias. Sitia Játiva, pero se retira al enterarse de que Sancho VI le ha invadido sus tierras.

-1208, Pedro II de Aragón sitia Valencia sin lograr conquistarla.

La pérdida de poder económico por el pacto de los almohades con Jaime I que le otorgaba la mayoría de las rentas valencianas y murcianas junto con una rebelión interna en Valencia y Murcia anti-almohade provocó la caída de estos últimos y la instauración de las Terceras Taifas.

sss

Piqueras Haba, J. (2009). Cartografía islámica de Sharq Al-Andalus. Siglos X-XII. Al-Idrisi y los precursores. p 156

Gobernadores Almohades de Valencia:

Zayd Abu Abd Allah (1190-1213).

Abú ´Abd Alláh Muhamad (1213-1220)

Último gobernador Almohade de Valencia, Zayd Abu Zayd, (1220-1229).

-1210, Pedro II de Aragón toma Castielfabid, Ademuz y Sertella.

-1212, Batalla de las Navas de Tolosa. Fin del imperio Almohade.

-Instauración de la Terceras Taifas (1228-1238)

-1229, las tierras valencianas aparecían divididas en tres zonas. La de Segorbe, bajo el dominio de Abu Zayd, que seguia reconociendo al califa almohade Abubola; la de Valencia, regida por Zayyan, la de Alcira-Játiva-Denia, donde los primos de Zayyan, conocidos por los hijos de Aziz Abd Sad, habían impuesto su autoridad y habían reconocido como califa a Ibn Hüd de Murcia, que, a su vez, aceptaba la autoridad de los califas abbasíes de Oriente.

Taifa de Alcira, Denia y Játiva (1224-1227): Abu Zayd Abd Al Rahman Ibn Muhammad Ibn Abi Hafs Umar. Reconquistada por los Almohades.

Taifa de Orihuela (1239-1250): Abu Yafar Ibn Isam (1239-124?), Abu Al Hasam Ibn Abu Yafar Ibn Isam (124?-1250). Fue repartida entre la taifa de Murcia y el reino de Castilla.

Taifa de Valencia (1228-1238)

-Zayyan entra triunfalmente en la ciudad de Valencia en enero de 1229, aunque no llegó a convertirse en rey.

-El pacto entre Jaime I y Abu Zayd hizo que muchos musulmanes se pasaran al bando del nieto del Rey Lobo, Zayyan ibn Mardanish. Abu Zayd abandona Valencia en 1229 y se retira al norte desde donde intenta recuperar la ciudad con la ayuda de Jaime I, que en 1232 inicia la conquista de la taifa de Valencia. En aquel momento casi todo el reino estaba en poder de Zayyan, excepto algunas plazas fieles a Abu Zayd que se convierte al cristianismo, con el nombre de Vicent Bellvís.
Jaime I sitió Valencia en 1238 ayudado por Abu Zayd y tras cinco meses de asedio, Zayyan se rinde al rey de Aragón.

-El 9 de octubre de 1238 el rey Jaime I, “el Conquistador”, hace su entrada en la ciudad de Valencia.

1.-Jaime I, Rey de Valencia: 1213–1276

2.-Pedro I, el Grande, Rey de Valencia: 1276–1285

3.-Alfonso I, el Liberal, Rey de Valencia: 1285–1291

4.-Jaime II, el Justo, Rey de Valencia: 1291–1327

5.-Alfonso II, el Benigno, Rey de Valencia: 1327–1336

6.-Pedro II, el Ceremonioso, Rey de Valencia: 1336-1387

7.-Juan I, el Cazador, Rey de Valencia: 1387–1396

8.-Martín I, el Humano, Rey de Valencia: 1396–1410

9.-Compromiso de Caspe: 1412

10.-Fernando I de Antequera, Rey de Valencia: 1412–1416

11.-Alfonso III, el Magnánimo, Rey de Valencia: 1416–1458

12.-Juan II, Rey de Valencia: 1458–1479

13.-Fernando II, el Católico, Rey de Valencia: 1479–1516

14.-Carlos I de Valencia (y de España): 1516–1556

15.-Felipe I de Valencia (II de España): 1556–1598

16.-Felipe II de Valencia (III de España): 1598–1621

17.-Felipe III de Valencia (IV de España): 1621–1665

18-Carlos II, el Hechizado: 1665–1700.

19.-Guerra de Sucesión: 1702–1713

20.-Tratado de Utrecht: 1713–1714

21.-Felipe V de Borbón, rey de España y Rey de Valencia: 1714–1759

22.-Abolición dels Furs del Regne de Valencia: 29 de junio de 1707

Desde 1707, después de Felipe V de Borbón y la Batalla de Almansa, los Reyes de España, mantienen el título honorífico de Rey de Valencia. Es, por lo tanto, un título histórico y testimonial pero que perpetua la auténtica y genuina “Denominación Histórica” que le corresponde al REINO de VALENCIA.

23.-Fernando VI, el Prudente, Rey de Valencia (1746-1759)

24.-Carlos III, Rey de Valencia (1759-1788)

25.-Carlos IV, Rey de Valencia (1788-1808).

26.-Invasión napoleónica (1808-1814)

27.-Godoy: entrada tropas francesas (1807).

28.-José I Bonaparte. Constitución de Bayona (1808)

29.-1814 Expulsión francesa: Restauración del Absolutismo

30.-Fernando VII el Deseado Rey de Valencia (1814-1833)

31.-Isabel II, Reina de Valencia (1833-1868)

32.-Amadeo I de Saboya (1870-1873)

33.-Alfonso XII de Borbón, Rey de Valencia (1874–1885)

34.-Mª Cristina regente (1885-1886)3

35.-Alfonso XIII, Rey de Valencia (1886-1931)

36-Juan Carlos I, Rey de Valencia (1977-2014)

37.-Felipe VI, Rey de Valencia (2014)

Associació Cultural Templers de Burjassot©

Bibliografia:

Arteta, A. U. (1979). Orígenes del reino de Valencia: cuestiones cronológicas sobre su reconqista (Vol. 2). Anubar.

http://www.arqueomas.com/peninsula-iberica-iberos.htm

Azuar Ruiz, R. (1995). La Taifa de Denia en el comercio mediterráneo del siglo XI. Anales de la Universidad de Alicante. Historia Medieval, N. 9 (1992-1993); pp. 35-52.

Ballestin, X. (2005). Història Al-Andalus i del Magreb (Vol. 286). Edicions Universitat de Barcelona. p 41.

Franco Sánchez, Francisco. “Sagunto/Murbīṭar en el período islámico: su historia a través de los textos”. En: De Murbiter a Morvedre. Valencia: Bancaja, 2006. pp 45-65.  http://hdl.handle.net/10045/33559

Huici Miranda, Ambrosio. (1970). Historia musulmana de Valencia y su región. Anubar.

Piqueras Haba, J. (2009). Cartografía islámica de Sharq Al-Andalus. Siglos X-XII. Al-Idrisi y los precursores. p 148-163.

Puerto Ferre, M. T., & Culla Hernández, J. I. (2007). Cronología Histórica de la Llengua Valenciana. Valencia: Diputacion Provincial de Valencia.

Prat Ferrer, JJ. (2002) Cronología medieval vista desde los reinos hispánicos 711- 1517. Academia.edu

R.B.: Ramírez del Río, José, Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, 2010, Vol XXXVII, p. 262-263.

Ribera Lacomba, A., & Rosselló Mesquida, M. (2000). La ciudad de Valencia en época visigoda. Los orígenes del cristianismo en Valencia y su entorno, 151-164.

Salgado, F. M. (1991). Crónica anónima de los reyes de taifas (Vol. 149). Ediciones Akal.

Sanz, V. C. (2003). La valencia musulmana. Carena Editors, Sl.

Laín Entralgo, el Colegio Mayor del Beato Juan de Ribera de Burjassot

Etiquetas

, , , , , , , ,

«El tiempo, gran juez, dirá si este esfuerzo mío es de alguna manera útil a todos aquellos para quienes la realidad del hombre sigue siendo tierra de promisión». 

(Pedro Laín Entralgo, Teoría y realidad del otro, I, Prólogo a la 1.ª edición, 1961).

“Intelectual, religiosa y profesionalmente fueron decisivos para mí esos seis años en Burjasot”. Pedro Laín Entralgo se refería con esta afirmación a los años 40 del pasado siglo en su Descargo de conciencia. El que fue director de la Real Academia de la Lengua, rector de la Universidad Complutense hasta su dimisión en 1956, y premio Príncipe de Asturias en 1989, residió esos años “decisivos” en el entonces colegio Beato Juan de Ribera, un edificio histórico al que en Burjassot llaman el castell. Laín forma parte de una amplia nómina de influyentes exalumnos, como Rafael Calvo Serer y el ministro José Luis Villar Palasí (Ministro de Educación 1968-1973, Impulsó la Ley General de Educación y Financiamiento de la Reforma Educativa que supuso un importante esfuerzo de modernización del sistema educativo, entre cuyos principales hitos destacan la enseñanza primaria obligatoria hasta los 14 años con la Educación General Básica (EGB) y creó la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). La reforma educativa, además de establecer la EGB, creó el Bachillerato Unificado Polivalente (BUP) y la Formación Profesional (FP). Entre otras prerrogativas, la nueva norma establecía que en las regiones en las que además del español se utilizara otra lengua se estudiaría obligatoriamente una asignatura de esta lengua). Por el centro han pasado apenas 350 estudiantes, sin embargo, como afirma un antiguo alumno, “la lista de gente conocida, incluso célebre, sería larguísima)”.

Adscrito a la Universitat de València, en el colegio de Burjassot se han formado científicos de prestigio, como Alberto Sols (química), Mariano Aguilar (óptica), Vicente Rubio (bioquímica), Eugenio Coronado (nanotecnología), José Bonet (matemáticas), así como médicos (los psiquiatras Marco Merenciano y López Ibor, López Piñero en historia de la ciencia), letrados o humanistas (Mariano Peset, Corts Grau, Julio Carabaña, José Luis Villacañas), además de universitarios metidos eventualmente a políticos (García Añoveros, Sánchez Ayuso o Pérez Garzón). “Tuve la suerte”, subraya Azagra, “de tener dos directores especiales, Joaquín García Roca, que dirigió después La Coma, y Rafael Sanus”. El obispo Sanus fue antes colegial y con él coincidió Tomás Llorens, exdirector del IVAM y del Thyssem Bornemisza, que ganó en 1953 beca para entrar en el colegio.

Tomás Llorens recuerda que en “en los años 40-50 el colegio estuvo tentado de ser ocupado por el Opus Dei, pero la dirección se resistió”.

Pedro Laín Entralgo (Urrea de Gaén, provincia de Teruel, 15 de febrero de 1908-Madrid, 5 de junio de 2001) fue un médico, historiador, ensayista y filósofo español. Cultivó, fundamentalmente, la historia y la antropología médicas.

En el verano de 1913, con más de noventa años moría Carolina Álvarez Ruiz. Procedente de la nobleza madrileña, se había casado con uno de los hijos del marqués de Santa Bárbara, Joaquín de la Encina Falcó. Fallecía poseedora de un notable patrimonio y sin contar con descendencia, decidiendo dedicar sus riquezas a diversas obras sociales que formarían en Patronato Álvarez. Dispuso que se construyese y mantuviese un asilo para huérfanos de pescadores de toda España, una pensión para el asilo de sacerdotes pobres de Nuestra Señora de la Bien Aparecida, en Marrón,  Santander y un colegio mayor en la finca de su propiedad llamada Dehesa del Patriarca, en la cercana localidad de Burjasot.

La torre defensiva alrededor de la cual se asentaba el núcleo originario de la localidad de Burjasot había sido restaurado por San Juan de Ribera en 1604, quien hizo allí su lugar de descanso, para posteriormente cederlo al Real Colegio del Corpus Christi, al que perteneció hasta 1866, año en que fue subastado por el Estado. Gran admiradora de la obra que Juan de Ribera emprendiese al fundar el colegio del Corpus Christi, conocido vulgarmente como del Patriarca, Carolina Álvarez Ruiz compró en 1894 esta construcción donde años después decidió que se estableciese un colegio mayor en el que se diese albergue y ayuda a estudiantes pobres, tanto de las facultades como del seminario, además de cualquier enseñanza superior que se pudiese cursar en Valencia.

Para ello nombraba en sus últimas voluntades la anciana mujer a los albaceas que llevasen a cabo su obra, con la presencia de su sobrino Vicente Rodríguez de la Encina y Tormo, barón de Santa Bárbara, junto a otros abogados, además del obispo de la diócesis valenciana y el rector del Real Colegio del Corpus Christi. Encargó a este patronato la redacción de los reglamentos para hacer de la dehesa mencionada un colegio “gobernado conforme al pensamiento que inspiró al Beato Juan de Ribera al fundar el Colegio Real del Patriarca”, el funcionamiento del cual debería imitarse especialmente en todo lo ceremonial, dejando además ordenado que “se prohíba por modo absoluto y terminante la entrada de mujeres en la finca Dehesa del Patriarca, no permitiéndoseles ni traspasar el dintel de la puerta o puertas que haya”. Bajo estas directivas realizó el Barón de Santa Bárbara los deseos de su tía. Reformaba el castillo‑palacio para convertirlo en una residencia de estudiantes al modelo de las antiguas. El 7 de abril se otorgaba la escritura de Fundación y se inauguraba el 29 de septiembre de 1916. Sin embargo, a diferencia de los viejos centros colegiales en los que se inspiraba, este era totalmente independiente de la universidad, pues ni la legislación permitía más vinculación, ni el colegio decía desearla, para estar libre de las vicisitudes que a aquella afectasen. Eran los estudiantes los que relacionaban el colegio con los demás centros de estudio, en los que se matriculaban como alumnos oficiales, sin que el colegio tuviera oferta académica propia más allá de cierta formación en lenguas vivas.

La aplicación en el estudio era una de las disposiciones del reglamento. La asistencia a clase era obligada para los colegiales, quienes, además de los exámenes oficiales, allí eran sometidos a pruebas trimestrales. Sin embargo se rechazaba la imposición de horarios fijos de estudio, labor que realizaban los colegiales por separado, contando cada uno, pagados por el colegio, con los libros necesarios, que después quedaban en la biblioteca, enriquecida por la donación del abogado de Nules,  Alejandro Mechó Torrejón. Para los ratos libres, en el parque que envuelve el palacio podían los jóvenes realizar todo tipo de deportes. Más allá no había otros actos y actividades, pues se pretendía que el resto de la vida se realizase con los demás estudiantes de la universidad o centro donde estudiasen.

Únicamente los actos religiosos reunían a los habitantes del colegio, al menos cada mañana en la misa, y mensualmente en el retiro, además de en los ejercicios espirituales y actos más irregulares. En octubre se inauguraba el curso en solemne apertura a la que asistían representantes de la sociedad valenciana que se deleitaban con las composiciones y discursos de los colegiales. A la categoría de becario podían aspirar jóvenes que deseasen estudiar magisterio, bachillerato, bellas artes, facultades de universidad o sacerdocio, aunque de este último fueron escasos los casos, por existir en la ciudad otras instituciones a ellos dedicados, como el mencionado colegio del Corpus Christi o el de Santo Tomás de Villanueva. Todos los residentes en el colegio eran becarios. El grupo principal lo eran por oposición, a la que se sumaban criterios de pobreza, de aplicación en el estudio e intelecto y moralidad. En septiembre se reunía para otorgar las plazas disponibles, que dependían de los fondos de la fundación, un tribunal formado, además de por los dos superiores del centro, antiguos colegiales del Corpus Christi, por tres de los propios becarios de Burjasot. Sin embargo también existía la categoría de becarios “fámulos”, que debían cumplir tareas de servicio, y que estaban libres de opositar.

En 1935 eran veinticuatro los becados en el colegio, seis de ellos alumnos de secundaria, cinco de derecho y cinco de ciencias, cuatro de medicina y dos de filosofía y letras, completando un estudiante de perito eléctrico y uno de pintura. Éstos, como sus antecesores, recibían alojamiento y manutención gratuitos, además de tener costeadas las matrículas y pagos académicos y los libros necesarios para sus carreras. Con ellos, desde su inicio en 1916, habían pasaron por el centro 111 colegiales, ochenta y nueve por oposición y veintidós fámulos. Entraban por lo tanto una media de seis alumnos por curso, que para conservar la beca debían obtener al menos dos tercios de sobresalientes, y ningún suspenso. Alguno de los diecinueve colegiales que abandonaron el centro lo hizo por no lograr esos mínimos, aunque existía como recurso último intentar convencer a un tribunal de antiguos colegiales de que se “tenía preparada la asignatura y que el mal examen se debía a causa distinta que el desconocimiento”. 

Con estas condiciones de acceso y permanencia reunió el colegio a algunos de los más aplicados estudiantes. Este centenar largo de colegiales contaba con más de una cuarentena de premios extraordinarios de grado, además de centenares de matrículas de honor y de sobresalientes en los cursos.

De entre estos aplicados jóvenes surgieron médicos destacados y brillantes abogados, maestros, ingenieros, notarios, jueces y catedráticos. Laín Entralgo recordaría su paso por esta institución, cuya oferta de becas fue la causa por la que cambió la universidad zaragozana por la valenciana:

“No recuerdo bien por qué vía conocieron en mi casa la existencia de una institución en la cual, conseguido el ingreso, se recibía gratuitamente todo lo necesario para seguir una carrera universitaria, alojamiento, gastos de matrícula y libros: el Colegio Mayor del Beato Juan de Ribera, de Burjasot (Valencia), hoy, ya canonizado su titular, Colegio Mayor de San Juan de Ribera. Según sus estatutos, tal institución era formalmente confesional, religiosa […] Acepté su propuesta sin disgusto, solicité tomar parte en las pruebas selectivas, y a Valencia fui con mi tío Ricardo, mediado el mes de septiembre, para probar fortuna ante el tribunal encargado de elegir los becarios. […] Bien. Acabé con buen éxito el concurso de autos, y desde el octubre de 1924 hasta el de 1930 fui colegial del Mayor del Beato Juan de Ribera; seis años en los cuales tuve como sede académica la Universidad valentina y como domicilio cotidiano –salvo los meses de vacaciones, que pasaba en mi pueblo natal –el Castell, que así llamaban en Burjasot al edificio entre campesino y señorial del colegio en que yo había sido admitido. Para mi vida, seis años rigurosos decisivos.” (Pedro Laín Entralgo. Descargo de conciencia…, pp. 42‑44).

Permaneció seis años en el colegio mayor, concluyó la licenciatura de Ciencias Químicas (1927) y cursa, adelantando estudios, la de Medicina, que acabará el año 1930. Doctorandose en ambas carreras. Contrae matrimonio con Milagro Martínez, en 1935 e inicia su aventura intelectual en las páginas de la revista “Norma”, (editada por el Colegio Mayor Beato Juan de Ribera de Burjasot), una ambiciosa y malograda “Revista de exaltación universitaria”, por él fundada, junto a Francisco Marco Merenciano, en la Valencia inmediatamente anterior a la Guerra Civil.

norma

Nº 1 revista Norma. Revista de Exaltación Universitaria. Ed. Asociación de Antiguos Becarios del Colegio Mayor del Beato Juan de Ribera de Burjasot. Marzo 1935. Valencia. 102 págs.

N º 1 Sumario:
López Ibor: Raíz fundamental de la universidad.
Marco Merenciano: Caracterología y Formación cultural.
Laín Entralgo: El sentido humano de la ciencia natural. Intermedio (Política y universidad).
López Ibor: El malestar de la Cultura según el psicoanálisis.

Fuente: Archivo del Real Colegio de Corpus Christi Valencia.

Junto a Laín, algunos de estos estudiantes, más de la mitad, se agruparon en la Asociación de Antiguos Becarios del Colegio Mayor del Beato Juan de Ribera de Burjasot. Bajo la presidencia honorífica del arzobispo de Valencia Prudencio Melo y contando con el destacado católico José María Zumalacárregui, catedrático y exrector, como socio de honor, Francisco Marco Merenciano reunió a unos sesenta antiguos colegiales ya profesionales, ejercientes por toda España. Fueron nombres como Vicente Benlloch Montesinos, catedrático de la facultad de medicina, José Corts Grau, doctor en derecho y más tarde rector de esta universidad, J. López Ibor (Sollana 1906- Madrid 1991) desterrado por la dictadura a Barbastro en 1944-45, formaba parte de los llamados “Desterrados de Madrid”, como Camilo José Cela, Rizcardo Zamora, Joaquin Costa o George Orwell, entre otros. El redactor jefe de la revista Norma fue Rafael Calvo Serer (Valencia 1916-Pamplona 1988), Miembro descatado de la “Generación del 48”, tuvo que exiliarse a raíz de la publicación en el diario Le Monde de un artículo suyo titulado Moi, aussi j’accuse, en el que criticaba al Gobierno franquista,  esa publicación hizo que fuera procesado por delito contra la autoridad del Estado y se dictó una orden de busca y captura contra él. El fiscal solicitó siete años de prisión. Participó en la creación de la Junta Democrática, promovida por el Partido Comunista de España, a su regreso a España en 1976 fue encarcelado, miembro del Consejo privado de D. Juan o Diego Sevilla Andrés, que contaron entre 1935 y 36 con la revista Norma  como órgano de expresión y de debate sobre la institución universitaria.

Como es lógico por el carácter que le imprimió su fundadora, hubo fuertes vínculos entre el colegio y el movimiento católico. Fueron colegiales algunos de los nombres principales de la Federación de Estudiantes Católicos, tales como Juan López Ibor, Manuel Rodríguez Navarro, Santiago Vidal Soria o Rafael Calvo Serer, entre muchos otros. De hecho se consideraba como iniciador práctico de la asociación de los estudiantes católicos en Valencia a un colegial, Juan Zugasti Sáenz, quien organizó el mitin en el que nació la Asociación de Derecho, núcleo de la Federación.

Las conexiones del colegio del Beato Ribera con los movimientos de derecha llegaron más lejos incluso que su relación con la sociedad de estudiantes católicos. El sacerdote Antonio Rodilla Zanón (desde 1923 fue Colegial Mayor -vicerector- del Colegio mientras que el rector era Vicente Garrido Pastor, entre ambos alternaron la dirección y administración del Colegio, primer sacerdote de la Asociación Católica de Propagandistas) sentía más que simpatías hacia en movimiento político de Acción Española, que intentó trasmitir a sus colegiados suscribiendo el centro a su revista. Fue este clérigo el artífice de la conversión de Laín Entralgo, quien escribió de él una larga y elogiosa descripción en la que le definía como:

“[…] un arquetipo del sacerdote espiritual e intelectualmente serio, en el más notable sentido de este adjetivo. Vocado a una intensa y exigente vida interior, sabía conversar de manera llana y afable con todos y cada uno de nosotros para comentar la vida en torno o para, llegado el casi, bromear con jovialidad, sin la menor concesión a la que un pamplonés ingenioso años más tarde había de llamar “picardía católica”, y en definitiva para promover con delicadeza de quien le trataba el deseo de mejorar su calidad ética e intelectual”.

3

Dossier Colegio Mayor San Juan de Ribera, 2015.

Su vocación por el estudio antropológico-médico lo lleva a pronunciar en 1936, una conferencia en los cursos de verano de Santander, organizados por la Junta Central de Acción Católica, acerca de la humanización de la medicina. Pero la conferencia no llegó a dictarse, ya que le sorprenderá la Guerra Civil y, además y a causa de ella, la publicación del segundo y último número de la revista “Norma”, recién fundada fue suspendida, llegandosé a publicar el número dos.

Captura de pantalla (356)

ABC (Madrid) 30/5/1983. Programación de televisión, Primer Programa (Ahora llamada La 1 de TVE)

También existía una destacada relación entre el colegio y el Opus Dei. Ya en 1936 el colegial Rafael Calvo Serer había contactado con Escrivá de Balaguer cuando viajaba a Madrid en representación de la Asociación de Estudiantes Católicos de Valencia, siendo uno de los primeros diecinueve miembros de la Obra. Pero además Rodilla Zanón contaba con una relación de amistad con el fundador del Opus Dei, a quien invitaría a conferenciar en el colegio tras la guerra, en junio de 1939. El nombre de Antonio Rodilla sale en el imprimátur de la primera edición de Camino, que se editó en Valencia ese mismo año, y bajo la influencia de este sacerdote no fueron pocos los colegiales que ingresaron en la Obra.

 

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©

 

Bibliografía:

Díaz Hernández, Onésimo y Meer Lecha-Marzo, Fernando de: Rafael Calvo Serer: La búsqueda de la libertad (1954-1988), Madrid, Rialp, 2010, 1ª, 300 pp

EL ESTUDIANTE LIBERAL, Sociología y vida de la comunidad escolar universitaria de Valencia 1875‑1939. http://hdl.handle.net/10016/4376

La crisis pide plaza en el colegio. JUAN MANUEL JÁTIVA. Valencia 1 JUN 2014 – 21:51. El País Comunidad Valenciana.

http://elpais.com/diario/1976/06/04/espana/202687223_850215.html

Mateos, J. A. P., & de la Cierva, R. (1976). Los confinados: desde la dictadura de Primo de Rivera hasta Franco. Plaza & Janés.

Martínez, C.R. (2004). Origen, constitución y destino del hombre según Pedro Laín Entralgo, presentación y valoración. IT Ildefonso. 36

Perales Birlanga, Germán. (2009) BIBLIOTECA DEL INSTITUTO ANTONIO DE NEBRIJA DE ESTUDIOS SOBRE LA UNIVERSIDAD. Nª 17. 222-227.

Redondo, G. (1993). Historia de la Iglesia en España, 1931-1939: La Guerra Civil, 1936-1939 (Vol. 2). Ediciones Rialp. 206

 

El Coeter (II)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

3.

…Por la tarde del primer dia de la fiesta no suele haber cosa particular en el pueblo que ocupo notablemente al cohetero ni á sus oficiales. Por la noche despues de haber tenido un concierto de ciegos, haberse recitado algun romance ú otra diversion por el estilo; cuando la noche ha mediado su carrera y todo el pueblo se ha retirado a descansar deseando que llegue el siguiente dia para continuar la fiesta , aquellos mozos solteros á quien el pérfido Cupido ha herido con sus invisibles flechas , pretenden dar un desahogo á sus eróticas pasiones , manifestando el amor que tienen á sus silfides con una serenata que llaman albaes. Este es un episodio de la fiesta en que el cohetero toma parle aunque indirectamente. En los pueblos de nuestra provincia las mozas solteras tienen vanidad de que sus pretendientes les tiznen con humo producido por el fuego de los cohetes las fachadas de sus casas que por razon de las fiestas han blanqueado, pues en ello creen ver grabadas las señales del aprecio que se les tiene entre los solteros. Cosa singular son las tales serenatas: una dulzaina, un tamboril; dos Bardos, y no de los que tuvo Salomon ni la Escocia ; un gran número de mozos y el cohetero ó uno de sus oficiales con un capazo sobre las espaldas lleno de cohetes, se presentan frento la ventana de la joven que quieren obsequiar. Principian con una monótona orquesta y cuando concluye la introduccion , que dura unos tres minutos , el tamboril acompaña con unos golpes pausados y pianos ; uno de los Bardos se pone a cantar improvisando el primero y segundo verso y el otro concluye el cuarteto cantando tambien de improviso el tercero y cuarto. De tales inprovisaciones suelen salir unas veces pensamientos ingeniosos y sutiles; otras, estravagancias y sandeces , de, á folio; el lenguaje es castellano, valenciano ó una mezcla de entrambos , como por ejemplo:

—Niña quo estás en la cama,

despierta si estás dormida.

—No aumentes la ardiente llama

que va acabar con mi vida.

Cuanta cósa en lo mon pasa,

¡pues anem com te que ser!

Tens al rector dins de casa

y al teu novio en lo carrer.

—Prenda de amor adorada

pomell de aroma y chesmil.

Eres niña mas salada –

que les roses en abril.

A la conclusion de cada cuarteto vuelvo la música igual á la introduccion, disparan algunos cohetes , dan unos prolongados abullidos que allí llaman relinchar, semejantes á los lelilíes de los árabes y cantan otras canciones por el estilo.

$(KGrHqFHJBcE+N1!PWidBQIQ(+l3NQ--60_57

Encyclopédie Méthodique. Tomo 1. 1782. MM Diderot. “Art de L´Artificier”. pp 119-175.

La hurí que ha estado escuchando desde el principio aquella armónica manifestacion del amor que inspira, dá mil y mil vueltas por su mullido lecho y no satisfecha de estar oyendo desde la cama se levanta con ligereza , pone desnudos los pies sobre e! suelo y con solo el grotesco camison que cubre sus torneadas formas corre á colocarse encojida debajo de la ventana para escuchar mas de cerca las coplas que entonan en su alabanza; se repite el disparo de cohetes que tiznan la blanca fachada , siguen cantándola improvisadas canciones haciéndola aumentar el férvido deseo que tiene de que llegue el suspirado día en que el himeneo haga reales sus esperanzas ; la comitiva se despide cantando, y se marcha con la música á otra parte.

Cansados de darle culto á Cítores pasan á dárselo á Momo parándose á la puerta de algun viejo regañon que por desgracia tiene dos ó mas hijas feas y presuntuosas y entre otras canciones también improvisadas y con igual filarmonía que las anteriores suelen cantar:

Ya se que tens dos chiquetes

Deu fasa que siguen bónes.

—Mes valguera que tingueres

dos póres de catorse arróbes

—Cuando paso por la puerta

me haces cara de Musolo (6)

—y como soy Teulaino (7)

solo paso, pico y volo (8)

Con estas sátiras y aquellas trovas se termina la funcion y cansados se retiran á sus casas.

Principia el día á clarear, Morfeo deja su presidencia, vuelve Febo á ocuparla y las pintadas avecillas saludan al padre de la luz con sus suaves y melodiosos trinos. El pobre cohetero, ó uno de sus oficiales sin embargo de no haber dormido en toda la noche coloca sus masclets, como el dia anterior, frente la puerta del templo, los dispara acompañando al estampido el vuelo de campanas y comienza el segundo dia de la fiesta.

$(KGrHqJHJEME+cy6rtM6BQIQcU6Wzw--60_57

Encyclopédie Méthodique. Tomo 1. 1782. MM Diderot. “Art de L´Artificier”. pp 119-175.

Este es el dia de mas trabajo y en el que el cohetero muestra todas sus habilidades. Mientras se celebra la misa conventual hace  los disparos de costumbre y luego pasa con los oficiales á preparar el castillo. A manera de un arquitecto cuando plantea un palacio clava en el suelo los piquetes que juzga necesarios , los une por medio de cuerdas , marca los puntos donde han de ahincarse los piés derechos , y los oficiales principian á hincar dichos pies sujetándose estrictamente á lo prescrito por su director; concluida esta operacion el cohetero , para probar la solidez del trabajo , se abraza á cada madero le empuja hácia adelante y atrás y si ve que no se mueve dá por sólida la obra. Coloca las ruedas donde están ensartados los cohetes y queda montado todo el aparato.

Como muchas jentes de los pueblos circunvecinos suelen acudir á la fiesta siempre envidiosos del goce de los de aquel lugar, algunos mal intencionados intentan á veces prender ocultamente fuego al castillo; para que esto no suceda el alcalde pone dos ó mas vigilantes que no dejan acercar á nadie mas que hasta una distancia desde donde no pueden hacer mal.

Muchas veces en lugar de un castillo hay dos , uno que paga el ayuntamiento y otro los clavarios; otras, el ayuntamiento paga una cuerda y los clavarios un castillo ó viceversa. En el mayor número de pueblos por razon de economía solo se dispara una de las dos cosas.

$T2eC16VHJGoE9nuQffKWBQIQbMoCPw--60_57

Encyclopédie Méthodique. Tomo 1. 1782. MM Diderot. “Art de L´Artificier”. pp 119-175.

El disparo de la cuerda no ofrece tan buena vista al público ni lucimiento para el cohetero como el del castillo , sin embargo que son mayores las dificultades que hay que vencer para que una cuerda sea buena.

A lo largo de una cuerda tirante sujeta por sus estremos hacen correr varias ruedas de cohetes, que van prendiéndose fuego por un orden sucesivo desprendiendo muchas veces otros cohetes hacia bajo y otros rayos de luz de diferentes colores con intérvalos de oscuridad, sin que por esto deje de estar prendido el fuego. Dichas ruedas caminan por solo el impulso que reciben del fuego; únicamente si por el rozamiento con la cuerda les impide la marcha, los oficiales les empujan con una caña. Presentan estas , vistas mas ó menos agradables.

El carro de fuego en cuerda, es el artefacto original con el cual se realizaban les cordaes a mediados del siglo XVIII, en todo el Reino de Valencia, recuperado por So Juan Garcia Estelles. Fuente: cuetevillar, 28/1/2010

El castillo es la obra mas bella de las del cohetero. Despues que se ha celebrado la procesion, cuando la imágen del santo patron del pueblo que llevan en andas esta entrando en el templo, una estrepitosa traca de cohetes retumba en los oidos de los concurrentes terminando con trueno de ronco estampido al que el pueblo contesta victoreando.

Segun disposicion de los señores que dirijen la fiesta, concluida la procesion , ó una ó dos horas despues , proceden al disparo del castillo; disponen lo primero cuando hay muchos forasteros y quieren dispensarles la gracia de dispararlo pronto para que no regresen tarde á sus casas , y lo segundo cuando por antojo quieren guardar la mayor diversion para despues de cenar.

Llegada la hora convenida, gran número de gente se encuentra agrupada en derredor del castillo, los balcones y ventanas se hallan llenos de curiosos y todos aguardan con impaciencia que se dé principio á la función.

Dada la órden para proceder al disparo, el cohetero y sus oficiales se disponen para el efecto atándose cuatro hilos ó cintas uno en el estremo de cada manga de la chaqueta y los otros dos en los estremos del pantalon, con objeto de que no se les pueda introducir ninguna chispa. Llegado el momento se principia disparando de uno á uno varios cohetes voladores que suben con una velocidad admirable, estallando unos con un pequeño trueno cuando llegan á su mayor altura, otros mostrando una luz amarillenta ó rojiza que ilu mina todo aquel espacio dejando ver con bastante claridad el rostro de los espectadores ; luego van prendiendo fuego á las ruedas mas avanzadas, las que jiran en torno de su eje desprendiendo luces de admirable vista, siguen á estas los fuegos de enmedio y luego las del centro, que son las últimas, se desarrollan en figuras semicirculares, cónicas ó élices con profusion de luces de mil colores que causan un maravilloso encanto ; suele concluir por una estrepitosa traca de cohetes y por la ascencion á la vez de varios cohetes voladores. Aquí es ella: los mozos que han vaciado el capazo del cohetero comprándole todos los cohetes sueltos que ha traido además de los gastados en les albaes , principian á prenderles fuego lanzandoles a diestra y siniestra sobre los grupos de gente; todos se ponen en movimiento; corren, chillan, gritan, ríen, vocean; por todas partes se ven raudales de fuego ; parece que el Piroflejeton (9) se ha salido de madre , todo el mundo aunque contento se encuentra alarmado; únicamente el cohetero permanece impasible al fuego y se muestra satisfecho por haber dado fin á su compromiso.

Izquierda: James Cutrush. System of Pyrotechny, Philadelfia 1825. Derecha: Encyclopédie Méthodique. Tomo 1. 1782. MM Diderot. “Art de L´Artificier”. Alegoría de la Pirotecnia (Fuego Artístico). pp 119-175.

En la misma noche y despues de haber desmontado las ruedas y desclavando los pies derechos que armaban el castillo se presenta en casa del alcalde ajusta su cuenta, firma si sabe el recibo que suelen darle estendido  ó lo hace por mano agena, cobra, el valor de todos sus trabajos, cena; le dan las gracias  y se retira á descansar.

A las fiestas que se celebran en los pueblos suele seguirse el que haya despues dos o tres dias en que se corren novillos; convidan como es regular al cohetero para que asista a ellas pero este ó sea por aquello que a nadie le gustar estar en la tienda despues que concluyó su hacienda ó bien porque conviene con aquel refran anglo-americano Times is money (10) no aguarda mas y se marcha en cuanto amanece.

Estas son las observaciones que tengo hechas acerca de la vida del cohetero . es uno de aquellos individuos que no gustan de revoluciones, no desea mas que haya fiestas y su mayor gloria consiste en que se le encargue la formación de un castillo ó cuerda que haya de dispararse en presencia de S.M.

Captura de pantalla (454)

José Enrique Ferriols Monrabal “La Pirotecnia Valenciana”.  p 9

He concluido con el cohetero , caro editor y voy a principiar a escribir otro tipo en que trataré tanto de cosas acuosas , como en este he tratado de cosas ígneas.

Transcripción literal del capítulo “El Cohetero” de Alejandro Buchaca i Freire, en el libro “Los Valencianos pintados por si mismos”. Obra de Interes y Lujo, escrita por varios distinguidos escritores. Valencia-1859. Imprenta de La Regeneración Tipográfica de D. Ignacio Boix, calle del Sagrario de Sta Cruz, núm 4. (pp 319-330)

Biblioteca: So Juan García Estellés, “Mestre Coeter”

 

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultutal Templers de Burjassot©

Coeter (I)

(6)   En vez de Mochuelo.

(7)   Por Gorrion.

(8)   Por vuelo.

(9)   Uno de los ríos del infierno

(10) El tiempo es dinero