TIRANT

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

ffcf21ae-82b1-11df-acc7-002185ce6064_6-348x500

 A lo largo de la plena Edad Media, tanto autores españoles como extranjeros (principalmente franceses o de habla francesa) habían tratado de definir y concretar los aspectos formales de la mentalidad y la actividad caballerescas. Sería así al menos desde el Livre des manières, compuesto por el obispo de Lisieux Étienne de Fougères a finales del siglo XII y que plantea un primer tratamiento teórico de la condición caballeresca, dotándola de un bagaje social y cultural, y asimilando su función principal como buen eclesiástico a la defensa de la santa Iglesia. Sobre estos valores abundaría San Bernardo de Clairvaux (Claraval) con su más que conocido De laude novae militiae, escrito en alabanza del Temple cuando aún estaban muy lejanas las hogueras que consumirían al gran maestre de la orden y a varios de sus principales caballeros por orden del rey de Francia Felipe el Hermoso. También Juan de Salisbury, que recordaría en su Policraticus la importancia de la formación guerrera de los jóvenes y de la disciplina,  todos ellos, y muchos más, coinciden en enumerar buena parte de los elementos que se convertirían en los rasgos canónicos del oficio caballeresco, como la dedicación de sus componentes a las hazañas épicas. Pero su fondo es mucho más profundo de lo que quizás pueda parecer en un principio: la caballería, según Llull (Libro del Orden de la Caballería), fue creada cuando:

“[…] Faltó en el mundo caridad, lealtad, justicia y verdad; comenzó enemistad, deslealtad, injuria y falsedad, y de ahí nació error y turbación en el pueblo de Dios, que fue creado para que los hombres amasen, conociesen, honrasen, sirviesen y temiesen a Dios. Al comenzar en el mundo el menosprecio de la justicia por disminución de la caridad, convino que justicia recobrase su honra por medio del temor; y por eso se partió todo el pueblo en grupos de mil, y de cada mil fue elegido y escogido un hombre más amable, más sabio, más leal y más fuerte, y con más noble espíritu, mayor instrucción y mejor crianza que todos los demás. Se buscó entre todas las bestias la más bella, la más veloz y capaz de soportar mayor trabajo, la más conveniente para servir al hombre. Y como el caballo es el animal más noble y más conveniente para servir al hombre, por eso fue escogido el caballo entre todos los animales y dado al hombre que fue escogido entre mil hombres; y por eso aquel hombre se llama caballero […]. Quien quiere, pues, entrar en la orden de caballería debe meditar y pensar en el noble principio de la caballería; y conviene que la nobleza de su corazón y su buena crianza concuerden y convengan con el principio de la caballería, pues, si no lo hace así, sería contrario a la orden de caballería y a sus principios”.

  Hoy queremos dedicar esta entrada a una potentísima figura literaria, la Tirant lo Blanc, el ficticio personaje salido de la pluma de otro inquieto caballero, Joanot Martorell (1413-1468), que se publicó en Valencia y en valenciano años después de su muerte (1490) y se tradujo al castellano en 1511. Fue, como el Quijote nos demuestra fehacientemente, libro de cabecera de Cervantes: de hecho, lo salvaba de la quema que sufrirían en la obra los restantes libros de caballerías que habían conducido a la locura al ingenioso hidalgo, por ser “tesoro de contentos y mina de pasatiempos”.

San-Jorge_Siglo-XV-58_5x42-363x500

San Jorge, patrón de la Caballería, en un icono bizantino del s. XV

  Corriendo aventuras en Inglaterra o en Constantinopla, enamorándose de la hija del Emperador o combatiendo contra los otomanos, Tirante se nos muestra como un perfecto paradigma de caballero literario.

  Obra Original en valenciano: http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/tirant-lo-blanc–1/html/

  Y como fondo para su lectura, les recomendamos encarecidamente el disco que dedicó, en 2011 -centenario de su impresión en castellano- el grupo valenciano Capella de Ministrers a la obra de Martorell:

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

Anuncios

Burjasot y Los Silos (1975)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

  En el programa de las “FIESTAS PATRONALES – BURJASOT – 1975 – Del 2 al 17 de Agosto“. El pénultimo alcalde del franquismo, escribió un artículo muy interesante sobre el Patio de los Silos; meses después del edicto de la Alcaldía de Valencia, cediendo el uso,  la obligación del mantenimiento del edificio, de su ornato y su conservación por parte del Ayuntamiento de Burjassot.

  D. Pedro Bueno Gil fue alcalde de Burjassot entre el 28 de septiembre de 1970 y el 1 de febrero de 1978. En el Programa de la Fiestas Patronales de Burjassot (1975), escribió lo siguiente:

pedro bueno 1 (2)

  “Creo que debo aprovechar la oportunidad de nuestras Fiestas Patronales, para, a través de este Programa y aunque sea sucintamente, informar de cuanto de 1948 -año en el que se iniciaron las primeras gestiones oficiales-, se ha hecho por conseguir que este Monumento tan entrañable se conservara como lo conocimos los que hemos nacido en las inmediaciones de sus muros seculares. La primera gestión no dió resultado positivo alguno, pero no fue motivo de desaliento para la Corporación Municipal de Burjasot, que, a la vista del deplorable estado de abandono de Los Silos, de nuevo volvió a intentar del excelentísimo Ayuntamiento de Valencia, como propietario del inmueble, la debida colaboración para buscar y aplicar la fórmula reparadora, antes que, para vergüenza de todos, se caigan definitivamente estas piedras seculares, que deben conservarse a toda costa.

  Las últimas gestiones, iniciadas en Septiembre de 1971, con la visita del entonces Alcalde de Valencia, Dr. López Rosat, quedaron un poco como paralizadas a causa de su relevo; no obstante, su sucesor y actual Alcalde, D. MIGUEL RAMÓN IZQUIERDO, tan pronto como tuvo conocimiento de la legítimas aspiraciones del pueblo burjasotense, volvió a dar impulso a las conversaciones de ambos Ayuntamientos, haciéndolo a través de sendos representantes, ls dos primeros Tenientes de Alcalde por Valencia, D. Antonio Soto Bisquert, y por Burjasot, D. Vicente Tortajada Martínez.

  Fruto de todo lo tratado es el acuerdo que por el Ayuntamiento de Valencia se adopta en el Pleno del 7 de Febrero de este año, por el que se concede a Burjasot el “uso común especial normal de bienes de dominio público“. No es todo, ni es mucho lo que se ha conseguido, pero sí lo suficiente para que, ya con una reconocida personalidad jurídica y contando con la colaboración del Ayuntamiento de Valencia, nos podamos permitir pensar que es lo que queremos para nuestro gran Monumento LOS SILOS.

  ¡Ya tenemos LOS SILOS para poderlos disfrutar y conservarlos! Pero… ¿cómo?. En primer término pensamos que tenemos una función que cumplir, colaborando con el Ayuntamiento de Valencia, para que se lleve a cabo una completa restauración de tan querido Monumento. Su consolidación resulta imprescindible, y ella ha sido estudiada por nuestro Ayuntamiento de forma que nos permita una utilización de LOS SILOS en consonancia con su rango. Así pensamos que, para que los visitantes que a ellos acudan no se limiten a contemplar su exterior y comprueben cómo son por dentro, aspiramos a que se pueda aspirar a un pequeño recorrido por el interior de los que ya fueron abiertos lateralmente durante la guerra -los recayentes al paseo Concepción Arenal- los cuales convenientemente iluminados y comunicados entre sí contribiurían a dar gran interés a la visita.

  Otra de las metas  a las que aspiramos, además de dotar al Monumento de su correspondiente Conserjería, con adecuada vivienda, es llegar a montar, en lo que se supone fue un almacén (antigua conserjería), un Museo dedicado al arte de la seda, por ser actividad muy típicamente valenciana, en la que Burjasot alcanzó -y aún hoy mantiene-, un sólido prestigio.

  pedro bueno 2 (2)

    Asimismo y con objeto de dar igualmente una digan utilización al pabellón conocido como el “EMBARRONAT”, se suguiere, una vez sea convenientemente restaurado, se instale en él, una exposición permanente de cuantos útiles, eran de uso, en el tiempos que LOS SILOS cumplían su misión como tales: Tornos, cuerdas, palas, material, sacos, pesas y medidas, faroles de aceite, llaves y otros elementos, que estamos seguros están en la mente de todos los viejos burjasotenses que conocieron la actividad que allí se desarrollaba. Igualmente y como ornamentación, se piensa en la colaboración de una adecuada muestra de obras de cerámica, con azulejos, platos, jarrones, cuadros y otros elementos que puedan contribuir al fin propuesto.

  Complemento a todo lo expuesto sería la adecuda iluminación de pequeñas zonas ajardinadas en los puntos clave para ello, haciendo que LOS SILOS ofrezcan un conjunto armónico, durante el día y la noche, como, sin lugar a dudas, es la aspiración de todos cuantos vemos en LOS SILOS algo así como el símbolo más querido de nuestra muy amada Ciudad.

  Que todo lo expuesto es factible, resulta indudable. Tan sólo hace falta que la voluntad del pueblo sea tan firme como unánime para que una obra que a todos nos beneficia, y que, por consiguiente debe ser obra de todos; entidades, sociedades culturales, y recreativas; industriales y comerciantes, gremios y fuerzas vivas en general, sin olvidarnos de las calvarias, que durante las Fiestas bien saben el valor que para ellos LOS SILOS tienen, que también en tantas ocasiones han sabido hacerse eco de los problemas de nuestra Ciudad, en general; y de nuestro amor por LOS SILOS muy particularmente.

  Decimos que, lo que hagamos, debe ser obra de todos, de igual manera que afirmamos que todos también contribuyeron -unos con sus estímulos y otros con su colaboración-, a lo que ya hemos logrado, consiguiendo la cesión de uso y disfrute, para cuyo logro, además de destacar atoda la Corporación Municipal de nuestra Ciudad, que como fiel intérprete del pueblo nos alentó en todo momento, habremos de hacer público testimonio de gratitud a quien, de forma personal y dedicando mucho tiempo en gestiones que a todos nos interesaba, fue nuestro representante y velador. Nos referimos a la persona de D. Vicente Tortajada Martínez, quien, estando siempre dispuesto a ser el portavoz de Burjasot, supo dialogar con el representante de Valencia, D. Antonio Soto Bisquert, haciéndole participe de nuestro anhelos, al que también en Burjasot debemos gratitud, pues, no sólo supo escuchar, lo que no es poco, sino que, para mayor satisfacción nuestra, supo igualmente comprender.

  Seguramente que no hemos dicho todo lo mucho que os queríamos decir, aún cuando sí estimamos que con lo ya dicho es suficiente para dar a BURJASOT y a cuantos con BURJASOT se hallan vinculados esta buena noticia, con la que avalar nuestro tradicional saludo para desearos unas muy felices Fiestas Patronales, las primeras en las que vamos a disfrutar de nuestros SILOS sin haber tenido que solicitar para ello el permiso previo del Ayuntamiento de Valencia, hecho que queremos resaltar jubilosamente para que todos tomemos conciencia de ello y sepamos hacernos dignos de ser los más celosos y amantes guardadores de LOS SILOS, como así lo desea y espera ilusionadamente en estas vísperas de Fiestas, que os las desea muy venturosas,

vuestro Alcalde, PEDRO BUENO GIL

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

 

Cuartel General del mariscal Suchet en Burjassot, 1811-1812.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Alrededores de Vcia 1812

  Mapa elaborado por italiano Camillo Vacani, Barón di Forte Olivo, que comprende la ciudad de Valencia y sus alrededores. Pertenece a la obra de tres volumenes, “Atlante topografico Militare per servire alla Storia delle ampagne e degli assedi degl´italiani in Spagna, dal MDCCCVIII al MDCCCXIII corredata di plani e carte topograficeh“, de la que ocupa la Tav. VI. Orientación sur-norte. Representa la planimetría con la ciudad fortificada, edificios aislados, red de comunicaciones, puentes, tierras de labor, masas de arbolado y la posición de las tropas francesas e inglesas en el asedio. La hidrografía, muy completa, incluyendo la red de acequias y el río Guadalaviar o Turia. Signatura: 11-C-64 (Instituto Geográfico Nacional. Catálogo de la Cartoteca. Valencia. Mapas militares [1813]).

  Cartela del mapa: 

“”Esta capital del Reyno de Valencia ya fue atacada en 1808 y en 1810, de nuevo en 1811 por el Mariscal Suchet inmediatamente después del asedio y la batalla de Sagunto. Logró el paso del Guadalaviar con divisiones francesas e italianas el 26 de diciembre, envolviendo el campamento atrincherado del ejército de español, formado por 20.000 hombres y comandados por el general Blake. Cruzó sus dos puentes y entró el 6 de enero de 1812 en el campo atrincherado, iniciando un bombardeo muy intenso, ocupo un suburbio, una batería, y dio la vuelta a la ofensiva,  mientras que las minas y la artillería destrozaban el recinto débil, y así el ejército y el pueblo tuvieron que rendirse el 10 de enero a las divisiones italianas del general Severoli y Palombini siendo una parte muy importante en esta acción clamorosa del ejército francés de Aragón. El general Mazzucchecci fue nombrado gobernador de la plaza hasta el momento de su retirada a fines de 1813″”

Carta del contorno de Valencia

“En relación con las defensas del campamento atrincherado y las obras de asedio realizadas en 1812.  Para servir a la historia militar de los Italianos en España. Del caballero Vacani Maggiore del Ilustrísimo y Real Cuerpo del Genio. (1813)”

Alrededores de Vcia 1812 (2)

Sección del mapa: Cuartel General de Mariscal Suchet (Burjasot). Belvedere significa “bella vista” en italiano e Granajo di Valenza (Granero de Valencia)…Los Silos de Burjassot.

Fuentes francesas

X. El mariscal creyó debia de reforzar las tropas de la orilla izquierda, y como la brigada Pannetier, que el general Beille habia dejado muy atras al partir del Aragon, acabase de llegar á Murviedro, se la colocó al momento en linea á espaldas de Campanar, entre Beniferri y Benimamet: el 4° de húsares vino á campar tambien en las cercanías de Burjasot, dó se estableció el cuartel general. En la orilla derecha se construyeron algunas obras para asegurar mejor nuestros campamentos: se trazaron y elevaron dos reductos y se fortificó un convento en los caminos por donde el enemigo hubiera podido emprender el desembocar, y se dispusieron muchos otros atrincheramientos en diferentes puntos, con el objeto de que nos quedase siempre tiempo para ponernos en defensa contra las salidas de una tan numerosa guarnicion, y de la que tan poco distábamos. En la noche del 30 al 31 se presentaron dos mil Españoles, por frente á la division Severoli; el 1° de línea italiano los esperó, casi á quema ropa, y embistiendo contra ellos, los rechazó y los obligó á reentrar en la plaza”. (Suchet, L. G. (1829). Memorias del Mariscal Suchet, Duque de Albufera, sobre sus campañas en España, desde el año 1808 hasta el 1814, escritas por él mismo, traducidas en español, con el mas particular esmero, por GD M. Vol III, p 131-132).

husares_en_tarragona_red2

Carga del 4ª de Húsares a una posición avanzada durante el Sitio de Tarragona en 1811, pintura de Augusto Ferrer Dalmau

  El 4º regimiento de Húsares era una compañía de élite ubicada dentro de la División Tilly,  Brigada de Caballería del General Boussart. Su cometido, eran las labores de rastrear, explorar, seguir los movimientos de los sitiados fuera de las murallas y también la guardia y custodia del General en Jefe del Tercer Cuerpo de Ejército el General de División Louis Gabriel (Mariscal) Souchet cuando estableció su cuartel general en Burjassot.

  Fuentes británicas:

  “…A finales del mes de octubre de 1811, Suchet esperaba refuerzos para dar el golpe definitivo sobre Valencia después de tomar Sagunto. Mientras llegaban refuerzos, Suchet avanzó sus líneas el 3 de noviembre, ocupando Paterna por el oeste y El Grao en la desembocadura del Guadalaviar, y también la parte de Valencia que quedaba en la orilla izquierda. Blake por su parte, se había dedicado a fortificar en los últimos meses no sólo Valencia, sino toda la orilla derecha del Guadalaviar, desde su desembocadura hasta Manises. Al ver que pasaban las semanas sin que los franceses atacaran sus posiciones decidió mandar al conde de Montijo a Aragón, para intentar distraer la atención del enemigo. Se puso al mando de varias partidas de guerrilleros, pero, a pesar de  algunas pequeñas operaciones, no consiguió desviar los refuerzos que se dirigían a Valencia.

  A finales de diciembre, Suchet disponía de unos 30.000 hombres, Blake de unos 23.000. Al anochecer del día 25 el general Harispe empezó a cruzar el río por Riba-roja, mucho más arriba de la línea de defensas española, lo cual las convertía en inservibles. Casi al mismo tiempo, el general Habert cruzaba el río cerca de la desembocadura. Según el plan de Suchet, estas dos columnas se unirían al sur de Valencia, dejando a la ciudad cercada con todo el ejército español dentro.

  El plan se completó con muy pocas pérdidas y únicamente escapó del cerco el general Mahy con unos 5.000 hombres. La situación de Blake era muy crítica y decidió sacar de Valencia a los 17.000 soldados que quedaban. La salida, se efectuó al anochecer del día 28 por el puente de San José. Todo fue bien hasta llegar a Burjasot, donde se encontraron con las primeras tropas francesas.   Unos 500 hombres de vanguardia consiguieron abrirse paso pero al oír el tiroteo empezaron a llegar más tropas francesas. Y Blake, en vez  de presionar hacia delante, dio órdenes de retirarse otra vez a Valencia. El año terminó a la espera de que llegara el tren de “sitio” francés y empezara el bombardeo…” (Santacara, C. (2018). La Guerra de la Independencia vista por los británicos. 1808-1814. Antonio Machado Libros).

Fuentes españolas:

“…Muy desacertados van los que vituperan á Mahy por no haberse retirado sobre el Júcar y entrádose en Valencia pues á mas de lo dificil que le era esta operación, hallándose interpuestos los franceses entre Mislata y Cuarte y estendidos hasta Catarroja, ¿qué conseguia aquel general con entrar en la ciudad? Lo mismo que alcanzó Blake con la inconcebible resolucion de encerrarse en ella. Este es á nuestro entender el mayor de los cargos que se le puede hacer á D.  Joaquin, mayormente cuando no hallándose en disposicion de imitar á Zaragoza, que aun en ese caso siempre hubiera sido error el quedarse, no le quedaba mas medio de salvar su reputacion militar que salir con su ejército á todo trance de Valencia, lo que todavia pudo verificar el 26, bien al mediodía, antes de ponerse Habert en comunicacion con Arispe, dirigiéndose al istmo, entre la Albufera y el mar; bien por la noche no estando aun preparado el enemigo á contener una repentina irrupcion y salida de nuestras tropas. Asi opinó la junta de generales que se reunió aquel dia; pero Blake, no obstante, resolvió lo contrario con el peregrino pretesto de que siendo preciso distribuir de antemano viveres, haciase imposible verificarlo en tan breve espacio. ¡Y esto lo decia un general que mandaba á los sufridos soldados españoles! Dilatóse, pues, la partida para el dia siguiente. Al anochecer se volvió á reunir el consejo de generales: sus individuos insistieron todos en el mismo dictámen dado la víspera, de poner al ejército inmediatamente en salvo; mas todavia se le ocurrió al general en gefe otra nueva dificultad. La artilleria de batalla permanecia en los atrincheramientos, y removerla á deshora, como era indispensable para ejecutar de noche la salida, pareciale imprudente y motivo de espanto al pueblo. Asi se difirió la operacion por segunda vez. En vista de esto, no se sabe qué estrañar mas, si la negligencia anterior, cuando en dos meses hubo tiempo para precaver todos los casos, ó la intempestiva prudencia é incertidumbre de ahora.

   Por último se decidió, aunque ya tarde, la salida, fijándose para ella la noche del 28 al 29. Encargóse del mando de la plaza D. Cárlos Odonnell, al que se le dejaba muy poca tropa y la orden de capitular á su debido tiempo, consultando los intereses del vecindario. Todo el grueso del ejército reunido, y bajo las órdenes de D Joaquin Blake debia dirigirse por la puerta de San José y puente inmediato, y salvarse penetrando por las lineas enemigas via de Burjasot, como punto en donde habia menos enemigos, y en que á las cuatro leguas empezaba ya el terreno quebrado. El orden de la marcha era el siguiente. A la cabeza la division de D José de Lardizabal, de la que formaba una pequeña vanguardia un corto trozo dirigida por el coronel Michelena: en el centro D. Joaquin Blake, la division de Zayas, bagages y varias familias: detras D. José Miranda y su tropa.

  Abrió, pues, Michelena la marcha y pasó entre Tendetes y Campanar: imitóle Lardizabal, no encontrando al principio ningun estorbo. El enemigo se mantenia tranquilo, si bien algo en guardia por haber los nuestros esplorado en la tarde aquel sitio. Siguiendo adelante, cruzaron ambos gefes una acéquia que habia primero, y llegaron á la de Mestalla, en donde les faltaron tablones que facilitasen el paso. Mas Michelena, hombre activo y diligente, no se arredró por eso, y descubriendo un molino ó casa con comunicacion que daba á entrambas orillas, trató de atravesar por allí. Tenian los enemigos apostado cerca un piquete, y preguntando este «¿quién vive?» respondieronlos españoles en lengua francesa: húsares del 4º regimiento;» y siguieron su camino denodadamente. Por desgracia la serenidad y arrojo de Michelena y su corta vanguardia no tuvieron imitadores. Lardizabal titubeó, y parándose detuvo el movimiento de lo restante del ejército. Hallábase todavia Blake en el puente inmediato á la puerta de San José, y no tomó partido alguno, aunque vió el entorpecimiento que esperimentaban sus columnas. Zayas, impaciente y resuelto á no retroceder, le propuso atinadamente continuar, y por el rio arriba dirigirse al pueblo de Campanar; pero nada consiguió con su prudente dictamen”. (Príncipe, M. A. (1844). Guerra de la Independencia: narración histórica de los acontecimientos de aquella época, precedidas del relato crítico de los sucesos de más bulto… Tomo 3, p 257-258)

  La salida de las tropas españolas por el puente de San José preveía alcanzar primero Burjassot y desde allí llegar a Llíria. Solo logró su objetivo el destacamento de vanguardia a las órdenes del coronel Michelena.

Valencia,_València_-España-_Área;_de_1812_-1-

Mapa elaborado en enero de 1812 por la Armada Francesa y de Aragón donde se localizan las posiciones de los diferentes ejércitos, el calibre de las baterias y el número de piezas de artillería. También el número de generales de brigada, oficiales, infantería, caballería, artillería y zapadores del ejército español cautivos, incluyendo las bajas y los heridos después de la conquista de Valencia.

Valencia,_València_-España-_Área;_de_1812_-1- (2)

Sección del mapa anterior donde se puede apreciar en primer lugar las posiciones del 4º regimiento de Húsares en Burjassot y las dos entradas a Valencia del antiguo camino de Burjassot a Valencia, una por la Torres de Serranos y la otra por las antiguas torres de la actual plaza de Na Jordana. Como curiosidad señalaremos que el Patio de los Silos aparece en este mapa como San Roque.

   Las fuentes documentales más importantes de las guerras napoleonicas son la tablas de Martinien (Aristide Martinien), la primera ” Tableaux, par corps et par batailles, des officiers tués et blessés pendant les guerres de l’Empire (1805-1815)” editada en 1899, la segunda publicada con un suplemento en 1909 y las aportaciones de Jorge Planas Campos junto con Antonio Grajal de Blas en su libro “”Officiers de Napoléon tués ou blessés pendant la Guerre d’Espagne (1808-1814)“. Donde aparece el siguiente apunte:

“1 de enero de 1812, (Sitio de Valencia). El ejército francés de Aragón, 1ª División Italiana Palombini, Regimiento nº 7 de Dragones Reales Italianos (Dragones de Napoleón), en el lugar de Burjasot el Regimiento nº 7 perteneciente a la División Boussard, 2ª  Brigada DeLort, formada por tres escuadrones, con un total de 409 hombres, procedentes de Sagunto y destacados en Burjasot una guarnición de 52 hombres, entablaron combate con el ejército español con el resultado de ningún oficial herido o muerto”.

SG. Ar.G-T.2-C.3-138

“Pays aux Environs de Valence”. Mapa francés de los alrededores de Valencia, margen izquierda del Guadalaviar o Turia. (ca 1811). Ministerio de Defensa, Cartografía Histórica. SG. Ar.G-T.2-C.3-138

  Uno de los males endémicos de los ejércitos napoleónicos consistió en la escasez de calzado para sus tropas. Burjasot no se libró de las obligaciones impositivas de los nuevos conquistadores. El mariscal Suchet, decretó el 22 de marzo de 1812 “Una contribución de calzado“, en los siguientes términos.

  Considerando que es justo que la ciudad de Valencia que ha sostenido un sitio contra el Exército de Aragón provea a su calzado, ohído al Señor Intendente general sobre su proposición hemos decretado y decretamos.

Artículo 1º. La ciudad de Valencia y todo su acantonamiento subministrará dentro de quatro meses al Exército de Aragón 31.267 pares de zapatos para los soldados de Infantería y 4.354 pares de botas (2.600 a la dragona y 1.754 a la Húsar) para la cavallería.

Artículo 2º. Cada par de zapatos queda fijado al valor de cinco pesetas (20 reales): las botas a la Usar a 27 pesetas (108 reales) y las botas a la Dragona, treinta pesetas (120 reales). La ciudad de Valencia tiene obción [sic] de hacer el subministro en ser o en dinero. En este último caso los fondos serán ingresados en la caxa del Recividor central.

   Encargo a Vuestra Señoría deponer desde luego en execución este decreto, cuyas disposiciones deven pesar sobre los comerciantes, eclesiásticos, hacendados, artesanos y labradores, tomando por base del reparto el importe de la contribución extraordinaria que ha cavido a cada uno, e excepción de los terratenientes que sólo deven contribuir en los pueblos en cuyos distritos poseen bienes o propiedades.

   Burjassot formaba parte de la Particular Contribución de Valencia, aportando 4.721,10 reales (236 pesetas), sujeto bajo la jurisdicción del cuartel de Campanar, junto con Campanar, Benicalaf, Marchalenes, Camino de Moncada, calle Murviedro, Carpesa, Beniferri, Masarrochos y Albuixec.

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

Bibliografía:

Guerra e Historia Pública (GeHP) Universitat d´Alacant. www.guerra-historia-publica.es Consultado 17 de octubre 2018.

Príncipe, M. A. (1844). Guerra de la Independencia: narración histórica de los acontecimientos de aquella época, precedidas del relato crítico de los sucesos de más bulto… Tomo 3.

Santacara, C. (2018). La Guerra de la Independencia vista por los británicos. 1808-1814. Antonio Machado Libros

Serra, M. P. H. (2004). El Ayuntamiento de Valencia y la invasión napoleónica (Vol. 105). Universitat de València.

Suchet, L. G. (1829). Memorias del Mariscal Suchet, Duque de Albufera, sobre sus campañas en España, desde el año 1808 hasta el 1814, escritas por él mismo, traducidas en español, con el mas particular esmero, por GD M. Vol III.

 

 

 

 

 

 

Pedro Agustín Álvarez Escarpizo. Un leonés fusilado en Burjassot.

Etiquetas

, , , , , , , ,

  Bembibre (León), 15.V.1789 – Burjasot (Valencia), 29.III.1837. Aristócrata y militar.

  Procede de una familia noble. Es hijo de Bernardo Álvarez Escarpizo y de Teresa Merino de la Vega. Al iniciarse la Guerra de la Independencia (1808-1814), Escarpizo cursaba estudios de “orden sacro” en Astorga (León), al haber sido designado por su hermano mayor, Francisco, para usufructuar el vínculo eclesiástico fundado por su tío paterno, el párroco Cayetano Álvarez Escarpizo. Sin embargo, su escasa vocación y el sentimiento patriótico despertado tras la invasión francesa de la Península, le llevan a abandonar el seminario y alistarse en el “Batallón de Voluntarios del Bierzo” el 19 de marzo de 1808. El 12 de agosto siguiente, pasa a ser cadete en el “Batallón de Infantería de Línea de Zaragoza”. En estos años tomó parte en la “batalla de Medina de Rioseco y en las acciones de Somosierra, Logroño, Calahorra, Tamames, Medina del Campo y Alba de Tormes”.

  Estuvo también en el sitio de Puebla de Sanabria (Zamora), entre el 3 y el 10 de agosto de 1810 y, tras la rendición del enemigo, es trasladado al “Batallón de Fernando VII”. El 21 de junio de 1813 acude con los “Voluntarios de Castilla” a la batalla de Vitoria (Álava), el 7 de octubre a la ofensiva sobre el río Bidasoa y el 10 de noviembre al lance de San Juan de Luz (Francia). Por su destacada intervención en esta última campaña sería ascendido a teniente. Una vez firmada la paz, se le destina a la guarnición de Pamplona (Navarra). Llegamos así a 1815, año en que tiene lugar la sublevación liberal protagonizada por el general Juan Díaz Porlier en contra el absolutismo instaurado por Fernando VII (1808-1833). Este hecho obliga a Escarpizo a dejar Zamora para trasladarse al Ferrol (La Coruña), a fin de sumarse a las fuerzas encargadas de sofocar el levantamiento.

  El 19 de julio de 1819 se embarca en Cádiz con la expedición enviada a Lima (Perú) para reforzar a los contingentes realistas que intentaban impedir la emancipación de las colonias, ahora al mando del general Manuel Cagigal. Agregado al Ejército del Alto Perú, le vemos combatiendo a los independentistas, que por esas fechas habían invadido la costa de Arica (Chile). Como heroico puede adjetivarse el comportamiento demostrado el 21 de mayo de 1821 en la acción de Mirave (Perú).  A pesar de haber recibido varios disparos, Escarpizo siguió batiéndose con una valentía admirable hasta que fue hecho prisionero. Ello hizo que el virrey José de la Serna e Hinojosa le nombrase capitán el 9 de junio. Destacar igualmente su meritoria actuación al frente de los granaderos en Zepita (Perú) el 25 de agosto de 1823, desalojando de la estratégica posición que ocupaban a un número importante de insurgentes. Carga en la que resultó herido de gravedad. En reconocimiento a su ejemplar trayectoria militar el mencionado virrey le concedió el 29 de agosto el grado de teniente coronel. Sabemos por su expediente que el 6 de agosto de 1824 asiste a la jornada de Junín (Perú) y el 9 de diciembre a la debacle de Ayacucho (Perú), donde tuvo lugar la capitulación de las  tropas realistas.

85134380 (2)

Fusilamientos en Burjasot (Valencia), Cromolitografía perteneciente al tomo segundo de la Historia de la Guerra Civil y de los Partidos Liberal y Carlista. Madrid, 1890. Autor: Juan Alaminos.

  Regresa a España el 15 de octubre, y el 31 de diciembre, al igual que le sucedió al resto de los combatientes repatriados de América, fue apartado del servicio activo por temor a que pudiesen extenderse entre los soldados tendencias liberales. Habrían de transcurrir cinco años para que Escarpizo volviese a incorporarse a filas, concretamente el 1 de abril de 1829. En esta ocasión formando parte del Regimiento de Infantería de Saboya. En el transcurso de la Primera Guerra Carlista (1833-1840) dos batallones de esa unidad, que se encontraban en la localidad valenciana de Paterna (Pla del Pou), son derrotados el 29 de marzo de 1837 por el general carlista Ramón Cabrera. Los oficiales y sargentos allí capturados, entre los que estaba el propio Escarpizo, fueron llevados a Burjasot y fusilados. Un trágico episodio que las crónicas de la época tacharían de “cruel e inhumano”, al no respetarse el código ético aplicable a los prisioneros de guerra, evidenciándose abuso de autoridad y trato vejatorio.

  Apuntar por último que este militar estaba en posesión de la Cruz de la Batalla de Vitoria, creada por Fernando VII (1808-1833) el 21 de junio de 1815 y de la concedida al Ejército del Alto Perú, por disposición real el 29 de julio de 1830.

Bibliografía:

Archivo General Militar de Segovia, 1ª Sección, Francisco Javier de Colinas Blanco, Leg. E-1.139.

M. I. OLANO PASTOR, “La Guerra de la Independencia en Bembibre: la huella de sir Jonh Moore y el vandalismo del ejército francés”, en Revista de la Asociación Cultural Tramazeiro de Villaverde de los Cestos (León), 1991, págs. 14-27.

Reblogueado de: https://www.bembibredigital.com/varios/98-guerraindependencia/2200-pedro-agustin-alvarez-escarpizo

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

 

Historia de un derrumbe. Noche del 17 al 18 de septiembre de 2018.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

  Agradecemos públicamente a Sonia Casaus Lara, regidora del Ayuntamiento de Burjassot por el Partido Popular, su inestimable colaboración y aporte documental necesarios en la elaboración de éste artículo.

  D. Juan José López Laguarda (1899-1971), cronista de Burjassot, prestigioso médico digestivo y académico de número (19) de la Real Academia de Cultura Valenciana (RACV, 2/3/1957 – 06/1971), en su famoso libro “Burjasot (Apuntes para su historia)” editado en 1946, nos ilustra sobre el origen del Patio de los Silos de Burjassot:

“…Por la incapacidad relativa del Almudín, en donde frecuentemente el grano se veía atacado por la polilla, no hubo más remedio, en evitación de mayores daños, que estudiar la posibilidad de ensilarlo,… Determinóse hacer un ensayo, y se escogió como lugar más apropiado para ello «una montanya prop los lochs de Burjasot y Benimámet». Esta montaña estaba densamente poblada de pinos, que hubieron de ser cortados, y cuya madera se utilizó en la fábrica del almacén, casa del conserje y casa “dels Barróns”, que todavía se conserva en la actualidad… Por Sancho del Camino se construyeron, en 1573 “tres Sitges”, que se llenaron el 5 de octubre del mismo año con «58 cafisos de forment del vengut de Sicilia», y en vista de que al siguiente año la conservación del grano era indiscutible, se proveyó, en 28 de mayo de 1574, la construcción de otros tres, y de diecisiete más en 1576, completándose los cuarenta y uno existentes en el año 1806.

  El 12 de octubre de 1580 se le pagan «al honorable Mestre Miquel Porcar, pedrapiquer de la present ciutat, cinquantacinch liures, moneda real de Valencia, a daquell degudes per lo valor de la pedra e mans que ha servit per fer la creu de les Sitges que la dita ciutat te en el terme de Burjasot»…

…Y en 14 de noviembre de 1582, en vista de lo mucho que se gastaba en acarrear agua, para las obras y servicios, se proveyó la construcción de una cisterna «pera tenir y recollir dita aygua chunt a les dites sitges»…

…En 6 de diciembre de 1592 se revocó el cargo y nombramiento de Alcaide de los Silos «per no tenir casa ni habitació en dites Siches»…” (pp 33-37).

1.

López Laguarda J.J (1946) Burjasot (Apuntes para su historia) p 54.

  Según consta en el archivo de la Real Academia de la Historia, aparece con “fecha 12 de marzo de 1949, una carta remitida a dicha entidad por el cronista de Burjasot, D. Juan José López Laguarda junto con una instancia de Alcalde de Burjasot: solicitando que tanto el lugar llamado “Los Silos” como la “Ermita de San Roque” de esa localidad, pasen a la protección de dicha ciudad, tal y como ha expuesto su alcalde en una instancia. En la documentación aportada consta una fotografía de la imagen de Nuestra Señora de la Cabeza”.

  Signatura: CAV/9/7978/52. (de la Historia, R. A., Mora, G., Tortosa, T., & Gómez, M. A. (2001). Comisión de Antigüedades de la Real Academia de la Historia: Valencia, Murcia: catálogo e índices. Real Academia de la Historia, p 111). Adjuntamos copia de la carta:

2.

  En la carta el cronista de Burjassot, no sólo pide la titularidad de los Silos para el municipio de Burjassot, también de la ermita de San Roque, patrón de nuestra localidad, amparándose en un escrito remitido por el alcalde de Burjassot, D. José María Crespo Alonso, en vista del “lamentable estado de la fábrica, para que se proceda urgentemente a su reparación”. La misiva, obviamente, no logro su objetivo.

  Veintiséis años después, al fin, llegó el acuerdo entre el Ayuntamiento de Valencia, titular de inmueble, y el Ayuntamiento de Burjassot.

3.

  El Ayuntamiento de Valencia notificó mediante un edicto de la alcaldía, tras múltiples requerimientos del Ayuntamiento de Burjassot, la cesión en “uso fructo”  del Patio de los Silos al Ayuntamiento de Burjassot, tal y como aparece en el documento firmado por D. Miguel Ramón Izquierdo, alcalde de Valencia con fecha 12 de febrero de 1975, incluyendo clausulas condicionantes respecto a la cesión:

2º.- La conservación, limpieza y ornato del bien de que se trata será a cargo del Ayuntamiento de Burjasot.

3º.- El Ayuntamiento de Burjasot en ningún caso podrá realizar obra ni reforma alguna en el bien de referencia sin previa autorización del Ayuntamiento propietario.

4.

López laguarda, J. J. (1946) Burjasot (Apuntes para su historia) p 49

  Mucho se ha hablado sobre la titularidad de Patio de los Silos, por ejemplo:“El tema de la propiedad del inmueble es muy polémico. El inmueble pertenece a Valencia, pero no existe ningún documento anterior que diga que la propiedad pertenece al Ayuntamiento de Valencia y solo está el documento de Registro de la Propiedad a fecha de 9 de agosto de 1962.  Cabe la posibilidad de que Valencia nunca comprara los terrenos donde se encuentran los Silos en 1573”. (Pomer, S. C. LOS SILOS DE BURJASSOT, p 18).

  En la legislación sobre la propiedad particular en el reino de Valencia en el siglo XVI, el señor de un “Lugar” podía ceder una parcela o una parte de sus posesiones a otro señor o entidad jurídica, por ejemplo al Consell de Valencia,  sin necesidad de escriturar el cambio de “titularidad” y/o “uso fructo”. Su consecuencia más directa consistía que el nuevo “titular” era aquel que ejercía la posesión y explotación del bien a lo largo de los años (25 años) y más, estando sujeto el Lugar de Burjassot bajo la jurisdicción alfonsina, es decir, la jurisdicción real. Al mismo tiempo debemos resaltar que en el acto jurídico de la compra del Lugar de Burjassot por el virrey de Valencia, Juan de Ribera el 15 de septiembre de 1600 al heredero de Bernat Simó, José Alexandre Simó, hasta entonces señor de Burjassot, en dicha compra no existe mención alguna al Patio de los Silos ni a la Ermita de San Roque, porque ambos no pertenecían al Señorío de Burjassot  y además el virrey tuvo que pagar 5.000 libras a Felipe III para que autorizara la compra y así adquirir los derechos de amortización y sello, al estar el Lugar de Burjassot sometido bajo la jurisdicción real.

  En el último lustro de los años 70, el muro del Patio de los Silos situado a lo largo de la actual calle Mártires de la Libertad, estaba completamente desconchado y lleno de oquedades propicias para que la chiquillería escalara por él para colarse en los espectáculos ofrecidos en el Patio de los Silos durante las fiestas patronales. Este muro fue reparado con piedras y cemento sin tener en cuenta las características del muro original compuesto de argamasa y mampostería, idóneo para la filtración de aguas

  Durante los años ochenta la parte central del muro actualmente derrumbado, sito en el Paseo Concepción Arenal, también aconteció un pequeño derrumbe de entre 4 y 5 m², reparado con piedras y cemento; pintado con cal, no con argamasa y mampostería, que muchos vecinos de Burjassot recordarán sobre todo aquellos que frecuentábamos la “sequioleta”, ¡Esa gran mancha blanca en mitad del muro!

  Finalmente el 26 de marzo de 1982 fue declarado como Monumento Histórico-Artístico de carácter Nacional por el Real Decreto 1185/1982.

5.6.

   A finales de los noventa o principio de la primera década del siglo XXI, se remoledó completamente el Paseo Concepción Arenal (donde está el muro derrumbado), elevando el nivel del suelo unos 10 centímetros, impermeabilizandolo y eliminando la “sequioleta” en la base del muro de los Silos, apróximadamente un año después hubo que volver a rehacer la “sequioleta”, ante la cantidad de agua acumulada y sin desagüe que inundaba la zona tras las lluvias.

  El 30 de octubre de 2002, el pleno del Consejo de Cultura Valenciana (CCV), aprueba una resolución de la “Comissió de Llegat Històric i Artístic” referente al Patio de los Silos de Burjassot.  Adjuntamos el documento:

 

  Realizando un seguimiento cronológico de los hechos, el 28 de octubre de 2011, a una pregunta de un grupo municipal del Ayuntamiento de Valencia, la portavoz del equipo de gobierno, contesto…. Adjuntamos copia de dicho pleno:

9.

  Los trabajos y estudios realizados sobre el  Patio de los Silos de Burjassot a largo de los últimos años son muy variados, con un denominador común, la denuncia de una nula intervención en el mantenimiento y  su conservación.

-Carbonell Rivera, JP. (2016). Caracterización térmica de los Silos de Burjassot (València).

-Gómez, C. H. LOS SILOS DE BURJASSOT. MATERIALES, 13, 17.

-Pomer, S. C. (2015) LOS SILOS DE BURJASSOT.

-Tarazaga, F. B. (2013). Antiguo almacén de los Silos de Burjassot” La Gran Botiga” (Doctoral dissertation)

-Valls Ayuso, A. (2014). Silos de Burjassot (S. XVI). Origen y desarrollo constructivo. Evolución de sus estructuras. Estado de conservación [Tesis doctoral no publicada]. Universitat Politècnica de València. doi:10.4995/Thesis/10251/38099

-Valls Ayuso, A.; García García, F.; Ramírez Blanco, MJ.; Benlloch Marco, J. (2015). Understanding subterranean grain storage heritage in the Mediterranean region: The Valencian silos (Spain). Tunnelling and Underground Space Technology. 50:178-188. doi:10.1016/j.tust.2015.07.003.

-Viccaro, R. (2016). Estudio y análisis higrotérmicos aplicados a los paramentos de los almacenes de los Silos de Burjassot (Doctoral dissertation).

  Entre otros.

 

 

 Fotografías de Manuel Salvador Redón

  En el “Informe Técnico sobre los Daños observados en el Enlosado del Patio de los Silos” de junio de 2017, “José Luis Heredia Ruiz, Arquitecto en relación con las inspecciones efectuadas en el monumento de los Silos; con objeto de observar los daños detectados, sus riesgos y la necesidad de reparación, se procede a redactar el presente informe”:

 Inspección:

 …En la zona izquierda del acceso a dicho túnel se ha producido el colapso del revestimiento vertical de mortero de cemento que recubría el parámetro, debido a los empujes ocasionados en su intradós como consecuencia de la acumulación de agua pluvial. Han quedado en pie paños de revestimiento de gran superficie, desplazados por el empuje del agua, presentando una gran inestabilidad, con riesgo de colapso y con riesgo de ocasionar daños adicionales.

  La acumulación de agua en esta zona ha provocado también desprendimientos y arrastre de tierras existentes en el intradós del muro de mampostería que protege el Patio de los Silos.

  …Observado el Patio de los Silos, en la parte superior a la zona donde se ha observado los daños, se comprueba la existencia de importantes irregularidades en la colocación de las piezas de piedra que conforma la rigola y las losas del pavimento, ya que se encuentran parcialmente hundidas, desniveladas y con pérdidas del rejuntado. Esta situación se produce especialmente en la franja de 35 a 40 m situada junto al muro recayente al paseo Concepción Arenal, con un ancho de 0,80 a 1,40 m, así como otra franja de 8 x 1,20 m aproximadamente situada en las proximidades de la boca del silo nº 22…

14.

Valls Ayuso, A. (2014). Silos de Burjassot (S. XVI). Origen y desarrollo constructivo. Evolución de sus estructuras. Estado de conservación. Universitat Politècnica de València (tesis doctoral), p 93.

  Consideraciones:

  Las filtraciones que se deben estar produciendo con carácter general a través del enlosado del patio de los Silos, pero especialmente y en particular, en las zonas descritas como consecuencia de los encharcamientos generados por el hundimiento de las piezas de pavimento, cabe considerarlas especialmente graves, ya que se filtran directamente hacia el terreno subyacente pudiendo afectar a la estabilidad e integridad de los depósitos escavados en dicho terreno. En consecuencia, cabe considerar que puede estar seriamente comprometida la estabilidad, la seguridad y la integridad del monumento. (negrita en el original)…

…En la zona de acceso al túnel han quedado en pie determinados elementos constructivos pero de forma inestable y con grave riesgo de colapso inminente. En consecuencia también está comprometida la seguridad y la estabilidad del monumento en esta zona. (p 1)

Conclusiones y recomendaciones

  …Deben evitarse las filtraciones de agua pluvial hacia el terreno con el objetivo de preservar la integridad del monumento.

  En caso de no resultar factible una restauración integral del monumento en estos momentos debería efectuarse al menos una reparación parcial y puntual(negrita y subrayado en el original)…

…La reparación puntual de la zona descrita debería realizarse a la mayor brevedad posible con objeto de evitar nuevas filtraciones como consecuencia de las lluvias. Especialmente peligroso puede resultar el tradicional periodo de lluvias que se produce habitualmente en los meses de septiembre y octubre en esta zona… (p 2)

 En un documento del Ayuntamiento de Burjassot. Departamento: Servicios Municipales. Asunto: Obras de Reparación de los Silos, fechado el 10 de julio de 2017, y cuyo título es: “Informe sobre el estado de la tramitación de las reparaciones puntuales de los daños observados en el Monumento de los Silos”, en su tercera hoja, penúltimo párrafo, Dice:

  “Teniendo en cuenta que la titularidad del inmueble pertenece al Ayuntamiento de Valencia y de acuerdo con las condiciones establecidas en la concesión del uso del inmueble por parte del Ayuntamiento de Burjassot, de 17 de febrero de 1975, deberá solicitarse previamente la autorización expresa del Ayuntamiento de Valencia para llevar a cabo las pretendidas obras.”

  Enlaces de descarga:

  “Informe técnico sobre los daños observados en el enlosado del Patio de los Silos” y  “Informe de José Manuel Calpe Carceller” con membrete del Ayuntamiento de Burjassot y fecha 12 de septiembre de 2017, junto con el “Informe” mencionado anteriormente sobre el estado de la tramitación: https://drive.google.com/open?id=1v-VvplPsQq1gPtJgS2B-OlxjnGJxW2HM

   “Autorización al Ayuntamiento de Burjassot para la intervención en el enlosado de los Silos” con fecha 16 de octubre de 2017: https://drive.google.com/open?id=1rckNd-4ualOaH-3uifFgUkHNcpZ5RXNm

  Continuando con éste despropósito, los técnicos de patrimonio del Ayuntamiento de Valencia, acudieron a Burjasssot el día 18 de septiembre por la mañana, horas después del derrumbamiento, emitiendo el siguiente informe:

 

  Para finalizar, el documento más demoledor sobre la inacción del Ayuntamiento de Burjassot, el informe de los letrados del Ayuntamiento de Valencia:

12.13.

 

¡¡Va de bó!!

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

Breves notas sobre la “Higuera Burjassot”: Bancal B-3, Bancal A-2, Bancal A-1, Acodos.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

  Uno de los motivos que suscitó nuestro interés por una higuera con el mismo topónimo que nuestro querido pueblo Burjassot, fue la ingente variedad de denominaciones utilizadas en todo el mundo para mencionar dicha higuera. Su nombre científico es Ficus Carica Burjassot y sus múltiples denominaciones dependen de las regiones y/o países, en los cuales hay constancia de su presencia.

PENTAX DIGITAL CAMERA

  En las primeras décadas del siglo XX, su producción se encuadraba dentro de los llamados “higos comerciales”, posteriormente debido al abandono por parte de las explotaciones agrarias de este tipo de árboles frutales, perdió la categoría de “comercial”. Un ejemplo de ello, consiste en la similitud genética entre la Ficus Carica Burjassot y la higuera de Fraga (Huesca), esta última se comercializa mientras la de Burjassot, no. Aun siendo hermanas genéticamente nos encontramos dendogramas (Representación gráfica, en forma de árbol, de los agrupamientos por agregación binaria -2-  en una clasificación jerárquica), que utilizan sinónimos en vez de nombres científicos y esto nos da como resultado la confusión generalizada entre la higuera Burjassot que no está registrada como una higuera comercializable y en cambio la higuera de Fraga, sí. Lo mismo ocurre con la Burjassot negra y la Violet de Sollies (Francia). El colmo del descaro sucede al hablar de la variedad Burdissot, nombre endémico y exclusivo de las islas Baleares, concretamente de Mallorca para denominar nuestra higuera. Utilizado a partir de la renaixença catalana; aunque existe algún documento local anterior. En las postrimerías del XIX y principios del XX, en el “Diccionari català-valencià-balear: inventari lexicogràfic i etimològic de la llengua catalana…” de ALCOVER, Antoni M.; MOLL, Francesc de B. (DCVB) 1854;  Pedro Estelrich Fuster (Mallorca, 1845–1912) en “La higuera y su cultivo en Mallorca”. (Palma. Tip. de Bartolomé Roiger 1898), posteriormente en “La Higuera” (Libro escolar, 1910, editorial Fco Puig Alfonso, Barcelona) bajo la supervisión del propio Estelrich, todos ellos, mencionan una higuera, llamada, Burdissot. Denominación certificada por el filólogo mallorquín, Premio de Honor de las Letras Catalanas, a petición de Òmnium Cultural en 2015. Joan Veny (Mallorca, 1932) gracias a su labor filológica en favor del catalán y más concretamente gracias a su artículo “DE RE FICARIA: CAT. “BORDISSOTS” I “PARATJALS” publicado en 1981, tomando como fuente “Französisches Etymologisches Wörterbuch”, escrito en alemán, publicado en 1922 por el filólogo suizo Walther von Wartburg (Desde 1921 miembro de pleno derecho de la Sección Filológica del Instituto de Estudios Catalanes. Desde 1952, miembro de la Academia de Buenas Letras de Barcelona). En el mismo artículo menciona el “Diccionario Crítico Etimológico de la Lengua Castellana” (1954) de Juan Corominas (Barcelona 1905-1997), a modo de propuesta filológica para justificar que Burdissot significa Burjassot en catalán tal y como nos comenta Carles Riera (2012) en su artículo Incorporació de les propostes etimològiques de Joan Veny en el Gran Diccionari de la Llengua Catalana”. Lógicamente todos estos autores al mencionar la Higuera Burjassot, utilizan su lengua materna; el catalán o mallorquín. Obviando su nombre original “Burjasot” o “Burchesót” como la cita D. Juan José López Laguarda en su libro “Del Burjasot de Antaño (Apuntes para el Folk-lore local, 1952, capítulo titulado: “Universalidad de Burjasot.- Los higos”. p 15).

  En 1390 aparece la primera referencia histórica conocida sobre la Higuera Burjassot como “Bugiçot”,  “Burjaçot” en 1415, “Burjazote” en 1526,  “Burjasote” en 1610, “Bajasote”, “boujasote”, “bragasote” o “higuera de higos bergazotes” en 1622, “Bujarasol” en 1726, Bourjassotte” en 1771, “Burgasoto” ó “Barnisoto grande” y “Burgasoto pequeño” en 1801, “Bourgeassote noire, Barnissote, Bourjassoto” en 1817. También aparece como “Bourjassote (Blanche, Grise y Noire)” en la obra “Enciclopaedia of Gardening, Theory and Practice” de J.C Luodon, Londres 1824, misma  denominación en Australia, según consta en el Museo Victoria (Melbourne) en dos documentos fechados el 10 de enero de 1873 y octubre de 1879 entre otras publicaciones.

PENTAX DIGITAL CAMERA

Una de la Higueras Burjassot en La Finca La Orden Templers de Burjassot, perteneciente al estudio de los Cuadernos de Campo.

  Nuestro proyecto consiste en recuperar todas las variedades y subvariedades existentes de la higuera Burjassot, sus diferenciaciones genéticas y morfológicas. El primer estudio está centrado en las diferencias morfológicas de sus hojas: dimensiones, textura, color y volumen, también en el desarrollo de su pigmentación, (flavonoides, antocianinas) estas últimas, capaces de desarrollar una mutación espontanea por lo que  estamos convencidos, que le afectan y mucho el cambio del ph del suelo y la temperatura.

  Hace más de 2000 años los romanos en sus plantaciones de higueras intercalaban entre los surcos ajos y, esto se debe a una razón. El ajo produce unas líneas muy finas de color rojo a morado, antocianinas, creadores de los anillos cromáticos llamados defensores, repelentes de insectos invasores, como pulgones, etc.  A diferencia del color rojo a morado de los tomates perteneciente a los llamados anillos cromáticos atrayentes.

41991757_235063203830474_2883768422674464768_n

Burjassot Rimada, Finca la Orden Templers de Burjassot

  Llegados a este punto he aquí una diferencia entre antocianinas; cuando la mayoría de investigadores apuestan que en la estructura de una antocianina, existen dos anillos cromáticos, estamos convencidos  de la existencia de más anillos cromáticos.

Flavonoides, pigmentos amarillos a verdes- transportadores, repelentes.

Antocianinas, rojos, azules a morados con estructura de dos anillos cromáticos, atrayentes.

  A modo de resumen, los atrayentes invitan a los insectos a polinizar, mientras que los defensores o repelentes evitan la invasión de diferentes tipos de insectos.

Bancal B-3:

Proyecto de mejora del suelo:

  En la finca La Orden Templers de Burjassot se están llevando a cabo varios programas y actuaciones en el estudio de la higuera denominada “Ficus Cárica Burjassot”.

  Uno de dichos apartados es el enriquecimiento del suelo y la remineralización del mismo. Para ello se ha dispuesto de un bancal específico, denominado B-3, en el que se han plantado tres higueras Burjassot variedad blanca. El bancal tiene unas medidas de quince metros de largo por cinco de ancho, en los cuales se han dispuesto las higueras con una separación de cinco metros. El ph del suelo es muy pobre y agotado por los excesos de producción, se le está aplicando un programa de enriquecimiento a base de substratos, aplicando una gran aportación de harina de roca, con lo cual se pretende favorecer la absorción de los elementos nutritivos contenidos en el suelo.

  La harina de roca es un complejo de arcilla-humus, en consecuencia pretendemos ayudar a los micro organismo, micro fauna, flora y lombrices a crear un ambiente estable para el sistema radicular (mejor absorción de nutrientes por las raíces) de dichas higueras.

Composición de harina de roca estimada:

Calcio 15% y Magnesio 10%. Zinc 60 mg/kg, Cobre 100 mg/kg, Sodio 10 g/kg, Sílice 300 g/kg, Fósforo 2,00 g/kg, Potasio 2,00 g/kg, Azufre 50 g/kg y Hierro 40 g/kg. Con esta aportación se pretende mejorar la textura del suelo y su estructura. Su aplicación la efectuamos por espolvoreo en pleno crecimiento y posteriormente, disuelto. Estas actuaciones pretenden estudiar el comportamiento de las higueras ante la alteración del ph del suelo, su resistencia natural a plagas y el comportamiento de sus pigmentos, tanto de sus hojas como de sus frutos. (flavonóides y antonianos).

  Otras denominaciones de la Higuera Burjassot: Africano, Barnisoto, Barnissote noire, Bernissou, Bertino, Bouriansoto, Brogiotto fiorentino, Brogiotto nero, Brosciotto, Bourjansoto, Burjassot negra, Della marca, Parisienne en Cerdaña se conoce como Burdassòtta y Canarias: Bajasote, Boujasote, Bragasote

Bancal A-2:

  Proyecto marco: Reintroducción  de la higuera Ficus Cárica Burjassot, siempre hemos tenido en cuenta que sería un trabajo a muy largo plazo, debido a la cantidad de variedades y subvariedades de dicha higuera y su localización. Para ello, preparamos primeramente el terreno de plantación. Un lugar idóneo en un hábitat donde ella se sintiera a gusto, tradicionalmente entre almendros, olivos y viñas, tal como nuestros antepasados las cultivaban.

  Las primeras higueras en llegar al bancal A-2, fueron unos plantones de higuera de Fraga-Burjassot,  de los cuales sobrevivieron dos. Una higuera variedad blanca aportada por el biólogo Rafael Gozalbo, otra higuera conseguida en Francia a través de un vivero de Zaragoza, variedad Violet de Sollies, en este caso Burjassot negra, y una última, la variedad Abaldufada rimada Burjassot, típicamente denominada bajo el sinónimo Panache.

  El Bancal A-2 tiene un ph 6 (ácido), ayudado mediante abonos orgánicos, su funcionamiento es inmejorable con ciertos matices,… aparición de parásitos en las hojas, decoloración espontánea en días de mucho calor y mucha necesidad de agua. Al contrario que el Bancal B-3 ayudado con harinas de roca. (la harina de roca retiene más el agua).

Bancal A-1:

  Se utiliza exclusivamente como vivero, con 40 macetas de la variedad Panache, llegadas desde Croacia. Es la plantación marco como semillero.

PENTAX DIGITAL CAMERA

Higuera Burjassot germinando. Finca la Orden Templers de Burjassot

  Realizamos aportaciones de nutrientes a base de auxinas (reguladores del crecimiento vegetal) y ácido giberélico (potenciador del crecimiento hormonal vegetal, existente en la propia planta) una vez iniciada la germinación.

  Dentro de las pruebas para la multiplicación de variedades, utilizamos los acodos aéreos preferentemente, aunque en fase de experimentación. Realizamos prácticas en injertos de unión, como de barrena, este último muy utilizado en viñas.

Finca La Orden Templers de Burjassot (Reportaje gráfico describiendo paso a paso el proceso de un Acodo aéreo).

Acodos aéreos:

  La práctica más generalizada en la reproducción de higueras es en estaca, pero también se reproducen por semillas en viveros, sobre todo en países emergentes como Malasia, aunque estos países están utilizando últimamente la reproducción en higueras, por acodo aéreo.

  La técnica consiste en utilizar las ramas de una higuera como reproductor. Para ello utilizaremos una bolsa de plástico llena de compost, a ésta le haremos una incisión o corte de manera que podamos abrazar por completo la rama elegida. En ella efectuaremos unos cortes en la piel de manera que quede al descubierto el tronco, éste lo impregnaremos de algún enraizante y seguidamente cubriremos dicha zona con la bolsa llena de compost, con la ayuda de unas bridas cerraremos la bolsa de manera que quede bien prieta y durante un tiempo procuraremos que el compost este húmedo, mediante la utilización de una jeringa.

  En la Finca La Orden Templers de Burjassot utilizamos varios tipos de reproducción de higueras, por estaca, semillas y por acodo aéreo, por cierto un sistema práctico, rápido y limpio.

  Los enraizantes y bioestimulantes naturales utilizados los producimos a base de café, lentejas, semillas de soja, pieles de zanahoria, etc, su periodo de máxima eficacia es muy breve. Solo se puede conservar la mezcla dos o tres días en la nevera, después su eficacia disminuye rápidamente.

  Debemos dar las gracias públicamente al Catedrático de la Facultad de Biología de la Universidad de Valencia, por sus aportaciones y consejos. Nuestro muy querido profesor y gran amigo, D. José Pertusa.

Juan Miguel Agulló Cortina y Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

Jocs i Espectaculs en la Valéncia Migeval / Juegos y Espectáculos en la Valencia Medieval

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Desde un principio los miembros de la Associació Cultural Templers de Burjassot, decidimos divulgar la conferencia impartida el pasado sábado,  29 de septiembre, en las V Jornadas Templarias de Alcala de Chisvert, este año dedicadas a los Juegos Medievales, debemos compartirla con todos aquellos que defienden y divulgan la Cultura Valenciana, con todos aquellos defensores de nuestra Cultura ante imposiciones interiores regadas copiosamente desde el exterior, con todos aquellos que nunca han renunciado a sus señas de identidad, con todos aquellos que preservan y divulgan la memoria de sus antepasados, con todos aquellos que aman el reino de Valencia, ante todos y contra todos. Con todos aquellos que se sienten “Valencianos”.

Captura de pantalla (365)justa jativaajedrez

Adjuntamos el texto de la conferencia en valenciano y castellano, incluyendo las diapositivas utilizadas en la misma, todas ellas de elaboración propia.

Valenciano: https://drive.google.com/open?id=1CSHufZYU9BFQ9IdjevWf2xdaNfgfawCT

Castellano: https://drive.google.com/open?id=1Z6pmBtJk7Al3ucFnyjkAkM8n57elVaOB

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

 

Llegendes del Regne de Valencia: La lliberacio d’Oriola.

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

   Els araps d’Alacant havien decidit sublevar-se contra els cristians, per a desfer-se del jou de Castella. Era llavors alcalde d’Oriola el moro Benzaddón, qui havia tingut, en temps, de nodriça dels seus dos fills, a una cristiana, a la que li professava molt d’estima. Esta bona dona, coneguda per Armengola, per ser la dona de Pere Armengol, vivia en l’arraval mossarap de Roche ( el Roig ), conegut hui per Rabaloche.MurallaEsquema

  La conjuracio estava preparada per al dia 16 de juliol d’un any que no se sap i uns dies ans Benzaddón manà a la Armengola un emissari secret anunciant-li el proyecte i prevenint-la per a que ixquera de l’alcassaba i s’acovilara en la seua familia en l’interior del seu castell. A l’enterar-se l ‘antiga nodriça de la terrible conjuracio i del fi que se preparava per als cristians, no se va acontentar-se en salvar la seua vida, sino que idea la manera de lliurar a tots els cristians de la terrible matança. Per tant, previngue en el major secret i organisà habilment una estrategica maniobra per alvançar-se als moros.
La vespra de la conjuracio, quan encara era de nit tancada, elegi a dos jovens cristians dels mes valents. Ruidoms i Juan de Arún i els vesti en robes de les seues filles, dins d’elles amagaren totes les armes possibles i , en companyia de Pere Armengol, s’encaminaren els
quatre al castell de l’alcait moro, a on els guardians estaven avisats que devien deixar-los pas franc. Nomes entrar en ell, Ruidoms i Juan de Arún se dirigiren en els seus disfrassos femenins cap als guardians i, sense donar-los temps de chillar, els donaren mort en un instant. Immediatament, atroncaren les portes de l’entrada, per a que ningu pugera eixir a donar la veu d’alarma. No Obstant, els guardies que venien a reemplaçar als assessinats, al vore l’ocorregut, donaren l’avis i en pocs minuts tots els moros de l’interior del castell, manat per el mateix alcait, se prepararen per a la defensa. Pere Armengol, la seua dona i els dos jovens cristians, lluitaren heroica i animadament, feren d’aquell, combat, desigual en numero, una batalla encarniçà, en la que l’habilitat tingue mes valor que les mateixes armes. tal va ser el panic que invadi als habitants de aquell recint, que la dona de Benzaddón, creguen-se perduda, se tira per una finestra en una de les seues filles.
L’alcait, enfadat per la traïcio de l’Armengola, lluita en un valor inaudit i feri mortalment a Juan de Arún, que quedà ensanguinat en terra. L’Armengola, llavors, correge a una de les eixides i avisa a tots els cristians, que esperaven una senyal, amparats en la foscor de la nit. A les ordens de la valenta dona, irromperen en el castell i ocuparen les torres, arborant la creu en l’almena mes alta. La lluita se declara llavors per els cristians, que superiors en numero, donaren mort a l’alcait i a tots els habitants del recint. Acabada la batalla, els cristians baixaren a les llobregues masmorres del castell i lliuraren a varis centenars de presoners que havien patit calabos durant molts anys i estaven extenuats per la fam.
Quan aplega la matinada i l’eixèrcit moro es dirigi, ignorant de tot l’ocorregut, cap a l’arraval Roche a fer la matança que lins havien ordenat, se varen vore sorpresos per la gesta de l’Armengola. Ya se disponien a presentar batalla contra ells, com a venjança, quan reveren la noticia de que don Jaume el Conquistador alvançava cap a Oriola. Els moros, vent-se perduts, mamprengueren la fugida, en anim de salvar la vida.

800px-Estandarte_del_Oriol_(Haz_o_enverso)

Gloriosa enseña del Oriol (haz o enverso), bandera de Orihuela.

Al dia següent, tots els cristians d’Oriola, reveren entre clams a don Jaume I celebraren jubilosos la seua lliberacio. Encara hui se conta en Alacant est heroic succes, i n’hi ha qui diu que la victoria que obtingueren els cristians en el castell fon deguda, en gran part, a
l’intervencio de les santes Justa i Rufina, que se transformaren en estels, ficant-se una en la torre de l’homenage i l’atra sobre els torrellons de l’arraval.
Des de llavors, tots els anys, el 17 de Juliol, celebra Oriola, en esteles que s’encenen damunt de les ruïnes del famos castell, el feliç acontenyiment de la seua lliberacio.

Traducció: En Fco Javier Mir López.

García de Diego, Vicente (1999) Leyendas de España. Editorial Unipersonal S.A, pp 645-646.

Orihuela (Origüelica del Señor; Tierra noble de la Armengola) celebra “El Día del Pájaro” el 17 de julio, fecha en que el Infante don Alfonso (luego Alfonso X “El sabio”), hijo de Fernando III, “toma” Orihuela a los musulmanes. Datado en 1243 y aún hoy es fiesta en Orihuela.

Desde el Tratado de Cazorla (1179) Aragón y Castilla acordaron el reparto de los territorios del antiguo reino de Tudmir. La presión militar de la Orden de Santiago sobre las tierras del viejo Reino de Tudmir (el visigodo Teodomiro) tuvieron como consecuencia el Tratado de Alcaraz (1243) por el que Ibn Huad al-Dawla (rey de Murcia) permitió a Fernando III “El Santo” entrar en todos los castillos de su territorio para mantener el orden en las ciudades, a cambio de una buena parte de las rentas (parias). De facto, se constituyó en un reino tutelado donde los musulmanes conservaban sus propiedades y sistema social, así como su religión. Fernando envió a su hijo Alfonso a hacer cumplir el Tratado.

Al principio la entrada de castellanos fue admitida, pero bien pronto algunos territorios se rebelaron. La sublevación mudéjar (1264-65) fue la más importante e hizo que castellanos y aragoneses se emplearan militarmente a fondo. De hecho Jaime I entra en Orihuela en la navidad de 1264 para mantener la estabilidad de la zona, perteneciente a Castilla. Olvidado el Tratado de Alcaraz es un rey cristiano quien ayuda a otro y además es su yerno, a pacificar el territorio. Pero las sublevaciones se suceden y no será hasta 1296 cuando Jaume II conquista la ciudad definitivamente y con la Sentencia Arbitral de Torrellas (1304) Orihuela es el límite sur de la frontera del Reino de Aragón.

Oriol

El Oriol, símbolo de Orihuela, sobre el estandarde de la ciudad de Orihuela.

 

 

 

Orihuela celebra su reconquista el 17 de julio, conmemorando la entrada de tropas castellanas en 1243. Hay constancia documental que desde el año 1400 se celebran dichas fiestas, y desde 1609 está documentado que el Estandarte de Orihuela (como la Senyera Valenciana) no se inclina más que ante el Altísimo, se traslada siempre ergida. La bandera, pendón o estandarte linguado, lleva las Armas del Reino de Aragón, junto a las santas Justa y Rufina (sevillanas ellas) y al “pájaro Oriol“, la oropéndola (Oriolus oriolus; “plumas de oro”), que remata el mástil de la bandera, al menos desde 1602.

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

 

 

Jardinería del Fuego

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

En memoria de D. Antonio Caballer.

“El pirotécnico valenciano es un jardinero del fuego”

Transcripción del artículo publicado en la Revista Vértice nº 55, 4/1942 por José Antonio Pérez Torreblanca. pp 26, 27 y 89.

“Cuando hablé, por primera vez con un “cuheter” valenciano llevaba demasiadas pretensiones imaginativas. Lo mejor de los grandes fuegos artificiales es que se nos quedan dibujados en la cámara oscura del sueño y permanecen en el recuerdo mucho más tiempo que las demás alegrías de la fiesta. Tenía, pues, muy presentes aquellos viejos castillos de la infancia, cuyas rosas de fuego giraban como prendidas en la maceta, sujetas a una prohibición terminante de emprender el vuelo. Entonces la pirotecnia entraba en la categoría de las formas que pesan. Una excesiva preocupación euclidiana de los artificieros cerraban al fuego volante las puertas, del cielo. Giraban las ruedas de colores, dibujaban cornisas y guirnaldas, y sí algún cohete real crujía allá en lo alto, podía pensarse que su vuelo practicaba un remate de torre exactamente previsto en la total arquitectura del castillo.

La pirotecnia era todavía sierva de carpinteros y albañiles. Los retablos de fuego llevaban más madera que otra cosa, y el juego de imaginación en sus creadores se ceñía a las exigencias lineales del arte de edificar, y más al neoclásico que al barroco, porque la edad de oro de la vieja pirotecnia fue en las noches del Renacimiento italiano.

Y sin previo aviso, creyendo que la grandiosidad de las fiestas de fuego consistiría en una exacerbación de sus notas arquitectónicas a base de “bombardeos romanos”, de fuegos nevados y de “caprichos” de huerta, vi en Valencia el primer castillo de las fallas. De momento pensé que aquella magnífica concentración de fuegos volantes pertenecía al orden gótico. Una buscada levedad en el arranque de la cohetería, para encontrar muy alto el punto de la ojiva, y estallar en seguida en una plenitud de color de vidriera. Casi me imaginaba allá arriba, entre las nubes de petardetes color caramelo, los doce rostros intensos de los doce Apóstoles.

Pero continué viendo castillos valencianos. En todos había idéntica obsesión de ingravidez y alarde volante. No era posible suponer que los creadores de aquellas maravillas sometieran su inspiración a las rigideces de ninguna concepción arquitectónica, ni siquiera del gótico ascensional. Aquello era ya navegación libre, e incluso aviatoria. La pirotecnia civil había remontado el vuelo decididamente, y buscaba para sobrevivirse, como el entero impulso vital de nuestra generación, los caminos del cielo, ya muy trabajados por su hermana gemela la pirotecnia militar.

Todo esto he querido decir cuando afirmaba al comienzo que fui a conversar con un “cuheter” valenciano llevando por mi parte demasiadas pretensiones imaginativas.

Llegué a Moncada una mañana. En el plano de la Valencia pirotécnica, el círculo de la capitalidad pasa por tres puntos: Godella, Benimámet y Moncada. En los tres hay un cielo azul y tibio, dotado de maravillosas calidades transparenciales para hacer en él los ensayos privados del fuego artificial. Todo el cielo de Valencia es una magnífica ‘‘cámara aerodinámica” para el cálculo de las, luces de fiesta en las altas noches de estudio.

Me dijeron, que en Benimámet había un “cuheter” a quien llamaban el “loco del cielo”, por la temeridad con que lograba los tonos violetas, a base de azufre, que es peligrosísimo de manipular en contacto con los demás productos de la cabeza, del cohete.

Pero elegí Moncada porque allí tiene su estudio “el pirotécnico más viejo de todo el reino”. Acaso el más viejo del mundo. No sé si algún coreano, de esos que escriben con pólvora y goma laca el nombre de Hiro-Hito en los cielos japoneses, le llevará, todo lo más, tres o cuatro años. Los japoneses son los mejores pirotécnicos porque trabajan con sustancias sutilísimas, impalpables, envueltas en papel de arroz, leve como un suspiro. Y además siempre hay allí alguien más viejo que todo el mundo.

caballer.

Antonio Caballer Llorens “el Tort” (Fuente). Fundador de la firma Antonio Caballer Llorens, 1877. Segunda generación de una gran dinastía de polvoristas. Hijo de José Caballer Garcés y de Bárbara Verdeguer Albert.

Pero este viejo Zeus de Moncada vale un imperio, Tiene el taller taladrado en la tosca de su huerta, rodeado por dieciocho hanegadas de naranjos, de trigales y de esponjosa tierra abancalada, que es suya. El ruido de la machacadora de pólvora se abre paso entre vaharadas de perfume nupcial de los naranjos. Abajo, en la mina, trabajan las muchachas domesticando la pólvora en unos paquetitos de papel rosado, inocentes como caramelos baratos. Van y vienen los jóvenes, sus hijos, que han heredado la técnica, el peligro y la afición al fuego.

Antonio, el viejo Zeus de Moncada, es la estampa de un “llauraor” valenciano. El, que ha sido el genio creador de la pirotecnia, aeronáutica, toda ella superestructura, velamen sin obra muerta, habla de su oficio con la familiaridad que el jardinero trata de sus planteles. La pólvora negra y el nitrato de barita cobran en sus palabras una inocencia vegetal que encanuta. Dice: “Esto de la goma laca…” Y es como si estuviera hablando de la palomina, de la serpeta, del mejor abono para cultivar los azufaifos.

Lo que pasa es que el pirotécnico valenciano es un jardinero del fuego.

Hay tres palabras que este hombre no ha pronunciado en toda su vida: “fantasmagoría”, “gótico” y “taumatúrgico”. De modo que cuando le hablé de mis espontáneas clasificaciones de estilos, de tendencias más o menos académicas en la proyección de los voladores, el hombre se me quedó mirando con mucha compasión, y me avergoncé. Debí de tomar un aire terriblemente intelectual. El parpadeaba con su único ojo sano.

1275761537

El Mestre Coeter, En Juan García Estelles (centro) clavando un “masclet” en el suelo. (Fuente), durante el montaje del “Engraellat” en la Falla Almirante Cadarso-Conde Altea, 2010.

—Cuando tenía ocho o nueve años—me dijo—fui con mi padre a disparar un castillo en las fiestas de la Virgen. Andaba yo entre los palos de la instalación y los morteretes, mientras se iba pegando fuego a cada cosa. De pronto, un “masclet” hizo explosión antes de salir del cañón, y la metralla me llevó este ojo. Entonces fue cuando le torné afición al oficio…

 

El hortelano del fuego sigue en Valencia aderezando silenciosamente sus planteles de luces, guiado por estos ángeles, “isidros” del empirismo y la tradición familiar que le dispensan del estudio de la química orgánica. El “cuheter” lleva desleída su licenciatura en la masa de la sangre. Tres, cuatro y más generaciones, que en algún caso enlazarán con la flor de los artificieros moriscos, le han transmitido un patrimonio que consiste, sí, en la forma de manipular los ingredientes, pero sobre todo en el modo especial de situarse humanamente ante las fuerzas secretas, potenciales, del fuego. El mismo Antonio, esta estampa formidable de Zeus tuerto sobre fondo valenciano de naranjos y dinamita, me compara su afición—la afición que mantiene a todo pirotécnico en la práctica de una artesanía 110 siempre remuneradora—con la del torero.

—Uno no sabe por dónde viene el toro, mientras que ellos, poco más o menos, entienden bien por dónde han de engañarlo, porque lo ven. Figúrese usted quién podía esperarse el “derrote” que se me llevó este ojo…

Esto de juzgar con fuego a los jardines milagrosos del cielo es, con sus características actuales, como todas nuestras cosas, un fenómeno de casta. De mejorar, con nervio y con solera de sangre española, una forma de expresión poética que nos es extraña en su origen. No me refiero con esto solamente al pirotécnico, sino a su público. Hay una manera valenciana dé sacar el gusto a la pólvora; de olerla y de “sentirla”. Lo bueno de las tracas —y este año mi Zeus de Moncada ha quemado setenta mil metros de ellas en las fiestas falleras—, es saber aguantarlas de cerca sin pestañear, apretando los dientes, “pudiéndolas”. En fin: saber esperar de ellas, con los ojos abiertos, la visita de la muerte, estas guirnaldas de “trueno y estopi” se enreda nada menos que toda una actividad valenciana, española, ante la muerte militar. El que resista impávido una “cordá” de las que revientan en Torrente por las fiestas del Cristo, ese sabe ya lo que de fantasma, de tenebrosa escenografía, destinada a dañar el valor antes que la piel, hay en la deflagración de las granadas de guerra.

Nuestro mejor destino es recoger las grandes creaciones del mundo y rejuvenecerles la casta. Hay dos anécdotas muy significativas para este ensayo sobre la jardinería espiritual del fuego.

00000001

Exposición Regional de Valencia : Concurso internacional de fuegos artificiales : Apertura 1º mayo 1909 – Stolz, Ramón, 1872-1924. BIVALDI

En 1909, para festejar la Exposición regional, los organizadores contrataron a “signore Chabotti”, el mejor pirotécnico italiano. Chabotti desplegó bajo la noche toda la delicadeza floral de sus colecciones. Pero lo que produjo verdadero asombro fue su modelo de “carcasa palmera”, que monumentalizaba en un momento la gracia crepitante y agigantada del árbol levantino. La sorpresa de los artificieros valencianos no tuvo límite. Aquello—me ha dicho el anciano Júpiter de Moncada—superaba los sueños profesionales del “cuheter” más ambicioso. Fue cosa de asaltar el almacén del italiano y deshacer en silencio una de aquellas bombas asombrosas para descubrirle el secreto. Antes de que Chabotti saliera de Valencia ya se disparaban aquí “carcasas” mejores que las suyas, con ocho y diez tiempos, y las más vistosas variaciones botánicas. Es muy posible que entonces se anidara el ciclo “aeronáutico” del fuego artificial, cuando ya los “Chaudron” de los primeros aeroplanos habitaban de falsas explosiones el cielo veraniego de Biarritz.

s-l1600

Ca. 1921 (Fuente: eBay Italia)

En otras fiestas—no hace apenas diez años—hicieron acto de presencia los maestros de la pirotecnia inglesa. Tal vez la estampa literaria de los “water-musics”, coronados de luces artificiales de púrpura y esmeralda, que copiaban en las aguas del Támesis la sombrilla de la Reina Victoria, hizo augurar a los valencianos un espectáculo de estupenda belleza. Pero quemaron el primer castillo, y la gente apenas se percató. La pirotecnia inglesa era tímida, excesivamente insinuada, sin demasiado afán de grandiosidad, como para ser disparada en el jardín familiar después de la cena. A la noche siguiente, los piro-jardineros de Moncada tuvieron el éxito más grande de su vida.

—Veamos, maestro: ¿No habrá un tratado árabe de pirotecnia, aunque sea apócrifo, “escrito” por algún mozárabe de Denia? A mí, particularmente, es lo que más me gustaría descubrir…, o, en último extremo, falsificar. ¡Qué maravillas piroflorales pudo formular un moro levantino a base de azufre, pétalos de rosa y goma laca!

El buen viejo no sabe nada de historia de su oficio, y, sin embargo, lo hace muy bien. A duras penas se encontraría un huertano que haya leído a Plinio; pero aquí siguen naciendo rosas blancas para los ramos de bodas, tan fragantes como las de la Roma esponsalicia en tiempos del Emperador Augusto.

He sabido después otras noticias eruditas que me han llenado  de alegría. Sí hubo moro artificiero que escribió sus recetas a fines del siglo XII. Se llamaba Nedjen Eddin Hassan Alzammah; pero no me atrevo a asegurar—pues Ben Basan no lo dice—que naciera en Denia. Es lástima, pero, como si se me realizara un sueño, veo que sus recetas son enteramente jardineras: “flor de jazmín”, “garbanzos”, “guirnaldas”, “ flor experimentada”… Y, además, en un folleto cuyo autor se escondió detrás de “J. L. y A”, publicado en Zaragoza en 1853 (Imprenta de J. Magallón), hay recetas múltiples, tomadas secretamente a M. Francois Charlen, a base de “nitrate”, “clórate” (sic) de potasa, de estroncina, etc.

Cuando volví a decir estas cosas a Júpiter de Moncada, tonante y campesino, se me quedó mirando y riendo -con su único ojo sano.

Y es que estos hombres tienen más imaginación que el moro, el francés y el italiano juntos. Pero, además, la tienen en las manos, que es donde hace falta”.

Nota:

Diario “Las Provincias”: Tracas y fuegos artificiales animan las veladas, 1909.

“Los fuegos artificiales, en la Pista Central, han servido para atraer público a las numerosas veladas celebradas. Se ha organizado un concurso para estimular a los industriales pirotécnicos tanto a nivel nacional como internacional. Se contrató la casa inglesa Broock, que ha presentado los planos de tabletas. En ellos aparece el dibujo de buques, figuras y retratos, trazados con luces de bengala.

Han gustado mucho los voladores del oriolano Cánovas y la rueda de la guasa del granadino Hernández. El italiano Chiabotti asombró con carcasas de una a doce explosiones, productoras de inmensas palmeras de fuego y luz”.

1909

Encabezamiento tomado de: España en 1000 carteles / Jordi y Arnau Carulla
Impreso en el ángulo inferior derecho: “PRIMER PREMIO” (BIVALDI)

Diario “La Correspondencia de España”. Martes 10 de Mayo de 1910, página 4:

12.

3

4

 

Juan García Estelles, “Mestre Coeter” y Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

Marcus Cornelius Nigrinus Curiatus Maternus y Marco Valerius Propinquus Grattius Cerealis

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

municipios romanos

Bonet, H., ALBIACH, R., & Gonzalbes, M. (2003). Romanos y visigodos en tierras valencianas. Diputación de Valencia. 188

La población valenciana de Llíria se encuentra en la comarca del Camp de Turia, a 25 km de Valencia capital. La antigua ciudad íbera de Edeta, capital de la Edetania, situada en el cerro de San Miguel, fue destruida durante las guerras sertorianas por las tropas de Sertorio en el 76 a.C. Sus habitantes se trasladaron a la llanura, donde fundaron la nueva Edeta. Ésta llegó a ser municipio romano y alcanzó su máximo esplendor en el siglo I d.C. gracias, posiblemente, a uno de sus más ilustres ciudadanos, el senador consular Marcus Cornelius Nigrinus Curiatus Maternus, que llegó a rivalizar por el trono imperial con Trajano y al poco conocido e ilustre militar, contemporáneo de Marco Nigrino, edetano como él, Marco Valerius Propinquus Grattius Cerealis (Marco Valerio Propincuo Gracio Cereal).

 

 

Marco Cornelio Marci filio Galeria Nigrino Curiatio Materno conocido como Marco Cornelius Nigrinus Curiatius Maternus, nacido en Liria Edetanorum (Llíria-Valencia), en la provincia romana de la Tarraconense, siglo I d.C. alrededor del año 40, adscrito a la tribu Galeria. La tribu Galeria estaba muy extendida en Hispania, y Edeta pertencía a esta tribu. Hijo de una familia rica dedicada a la explotación de lapis specularis o vidrio espejuelo en Segóbriga (Saelices-Cuenca). Su padre, de origen indígena y edetano, Marco Cornelio Nigrino, recibiría el cognomen Cornelius (este gentilicio se encuentra representado muy a menudo en las inscripciones de la ciudad) y la correspondiente ciudadanía en tiempos de Augusto cuando Edeta promocionara al estatuto de Municipium Civium Romanorum.

Marco Cornelio Nigrino (padre) se habría casado con Curiacia Materna (Curatius Maternus), perteneciente a una familia Bética de origen italiano (etrusco) quien podría haber sido hermana de uno de los oradores de origen itálico más importantes e influyentes de la Bética en ese periodo (siglo I), Curatius Maternus, senador romano; aparece como principal interlocutor en el «Dialogus de oratoribus» de Tácito.

Con la unión de ambas familias se constituiría una de las gens hispanorromanas más poderosas de ese tiempo, para muchos autores esta evidencia les lleva a la conclusión que Cornelius Nigrinus, probablemente era descendiente de una familia ecuestre (Caballeros plebeyos). La tribu Curatius (a la que pertenecía la familia materna), era plebeya de origen etrusco, fuera de Italia constan casi exclusivamente en Hispania y Dalmacia (Croacia, Bosnia-Herzegovina y Montenegro).

Marco Cornelius Nigrinus fue adoptado por el senador Curiatius Maternus añadiendo, a su nombre, el gentilicio y el cognomen de su padre adoptivo. Marco Cornelius Nigrinus Curiatius Maternus.

Las inscripciones honoríficas de Cornelius Nigrinus  fueron halladas en Lliria o en sus inmediaciones (cinco monumentos epigráficos), dos más procedentes de los campamentos de Mirebellum (Mirebeau-sur-Beze -región de Borgoña-Franco Condado- Francia) y Oescus (Gigen-Bulgaria) y un Diploma Militar fechado en al año 93 en Siria siendo Cornelio Nigrino gobernador de aquella provincia, por la licenciatura de algunos legionarios.

La lápida, con arreglo a la reconstrucción actual debía tener primitivamente una dimensión de 85 X 155 X 23 cm. Tal vez estuviera colocada en el friso de la basilica thermarum de las termas mayores de Mura (santuario oracular y termas), donde se recuperó una sección. Otro de los fragmentos de la lápida honorífica de Cornelius Nigrinus apareció en Benisanó (cerca de Llíria) en una antigua villa romana, residencia de Nigrinus. En el siglo I d.C. toda la zona comprendida entre Llíria, Benisanó y Benaguasil era muy boscosa.

“A Marco Cornelio Nigrino Curiacio Materno, hijo de Marco, de la tribu Galeria, cónsul…; Tribuno militar de la legión XIIII Gémina, elegido entre los pretores (?) por el emperador Cesar Vespasiano Augusto y por el emperador Cesar Tito, hijo del Augusto; por ellos mismos designado para redactar los libros del censo; Legado del Augusto de la legión VIII Augusta; Legado del Augusto en funciones de pretor en Moesia, condecorado en la guerra Dácica con dos coronas murales, dos coronas vallares, dos coronas navales, dos coronas aúreas, dos hastas puras y ocho estandartes; Legado del Augusto como pretor de la provincia de Siria.” (Museo Arqueológico de Llíria, Valencia).

Inscripción_dedicada_a_Marco_Cornelio_Nigrino_Curiacio_Materno_-_CIL_II2-14-124

Parte de la lápida de Marco Cornelio Nigrino Curiacio Materno conservada en el Museo Arqueológico de Llíria

13096

Géza Alfoldy y Helmut Halfmann (1973). EL EDETANO M. CORNELlVS NIGRINVS CVRIATIVS MATERNVS General de Domitiano y rival de Trajano. Servicio de Investigación Prehistórica, Diputación de Valencia. Serie Trabajos Varios, Núm 44, 21

Fue general del emperador Domiciano. Como tribuno de la Legio XIV Gemina sirvió bajo Nerón en Britania, y posiblemente con ella fue trasladado al Danubio en el año 67. En el año 68,  la legión regresó nuevamente a Britania. Después desempeñó los cargos de legado de la Legio VIII Augusta en Germania Superior, años 75-78; fue gobernador de Aquitania en los años 79-82 y consul suffectus en el año 83. Al concluir su mandato como cónsul accedió al cargo de gobernador de Moesia (Serbia y Bulgaria), primero de Moesia indivisa, luego de Moesia inferior; en la guerra dácica, años 86-89, bajo Domiciano, obtuvo muchas condecoraciones militares, como coronae murales, vallares, classicae y aureae, dos de cada una, ocho hasta purae y ocho vexilla.

Cursus honorum (carrera política) de Cornelius Nigrinus:

Estamentos sociales en la Roma imperial:

La cúspide ‘Domus imperatoria’ (miembros de la familia imperial), después las ‘ordines superiores’: senatores y équites con derecho a llevar determinados símbolos personales: túnica bordeada de una cenefa púrpura, más ancha (latus clavus) los senadores y estrecha (angustus clavus) los caballeros (orden ecuestre) a la que pertenecía Nigrino. Y las ‘ordines inferiores’: Plebe, libertos y esclavos. Los ciudadanos romanos (cives romanus), para progresar, debían desempeñar necesariamente una serie de cargos, tanto militares como civiles. Los cargos desempeñados en esta carrera formaban el denominado “cursus honorum”. Nigrino, hijo de un ciudadano del orden ecuestre ascendió al orden senatorial y posteriormente nombrado “consul suffectus”.

Entre los años 63 al 67 d.C. ejerció su primer cargo como oficial, pretor en la Legio XIIII Gemina, asentada en Britania (Campamento en Viroconium Cornoviorum, Wroxeter-Inglaterra) siendo emperador Nerón.

Durante los acontecimientos del año 69, (año de los cuatro emperadores) las dos legiones de Britania, la XIIII Gemina y la XX Valeria Victrix vacilan en su apoyo a la nueva dinastía “Los Flavios” (Vespasiano, Tito y Domiciano).  Maternus, ascendido a joven tribuno, participa en la batalla de Bedriacum (Calvatone, Cremona) tomando partido por Vespasiano, quien más tarde le recompensará.

coin_xiv_gemina_sep_sev

Moneda de la XIIII Gemina (Fuente)

A los 33 años es admitido al senado con rango de los antiguos pretores «adlectus inter praetorios» durante la Censura de Vespasiano y Tito (73-74), lo que le dispensa de pasar por los cargos inferiores y le permite ocupar sucesivamente tres cargos pretorianos:

Se desconoce la naturaleza exacta de su primera función pretoriana 73 al 75.

Detenta el cargo de legado, entre el 75 y el 78 de la Legio VIII Augusta en Germania superior [Argentorate (Estrasburgo)], juntamente con la función de pretor y de comandante de los ejércitos (cónsul) en la provincia de Galia Aquitania cuya capital era Mirebellum (Mirebeau sur Bèze, Francia).

Con 38 años, fue gobernador de Aquitania, como Legatus Augusti pro praetore, capital Mediolanum Santonum (Saintes, Francia).

Captura de pantalla (315)Captura de pantalla (316)

Estas tres altas responsabilidades le abren rápidamente el “consul suffectus” que comparte con Sex. Carminius Vetus, de septiembre a octubre del 83, bajo el emperador Domiciano, a la edad de 43 años. El puesto de cónsul era una magistratura que desde los inicios de la época imperial se limitó a un cargo que otorgaba prestigio y honor reservado a los senadores afines y/o a los amigos del emperador, sin poder efectivo, solo servía para engordar el Cursus honorum. Aunque debemos resaltar que la magistratura se revitalizaba momentáneamente con la muerte de cada emperador, cuando esto ocurría los cónsules gobernaban hasta la instauración de un sucesor.

Captura de pantalla (317)

En el 85, los Dacios, instalados en la región que corresponde hoy a Rumania, cruzan el Danubio, invaden Moesia cuyo gobernador Caius Oppius Sabinus es asesinado. Una primera victoria romana se equilibra con el desastre de la Legio V Alaudae y la muerte de Cornelius Fuscus, prefecto del pretor. Ante este peligro que amenaza las fronteras del Imperio, Domiciano decide dividir Moesia en dos provincias. Designa dos “homines novi” de origen hispánico: Lucius Funisulanus Vettonianus (cónsul en el 78), originario de Caesaraugusta para controlar Moesia superior y a Maternus para Moesia inferior que dirigirá del 86 a 89.

Del 85 al 89 ocupa los cargos de Gobernador de Moesia, al mando de la Legio I Italica, instalada en Novae (Svishtov, Bulgaria) y de la Legio V Macedonica, asentada en Oescus (Gigen-Bulgaria). Allí participa en las campañas de Domiciano y recibe una serie excepcional de “dona militari” (condecoraciones romanas): dos Coronas Murales, dos Coronas Vallares, dos Coronas Classicas, dos Coronas Aureas, ocho Hastas Puras y ocho Vexilla. Estas condecoraciones representan el doble de lo que puede esperar o recibir un senador de rango consular y lo convierte en uno de los cinco senadores más condecorados de toda la historia militar romana.

El último cargo que desempeña M. Cornelio Nigrino es el de Gobernador de Siria, una de las provincias más ricas del Imperio, entre el 93 y el 97, como legato pro praetor consular y comanda el ejército de Siria con tres legiones: la Legio VI Ferrata, asentada en Raphanaea (Siria), la Legio IIII Scythica, la más próxima a la capital Antiochia, asentada en Zeugma, (Belkis-Turquía) y la Legio III Gallica, con campamento en Samosata (Samsat-Turquía).

Captura de pantalla (318)

En septiembre del 96 Domiciano es asesinado y lo sucede interinamente Nerva. Un año después el nuevo emperador adopta a Trajano.

Cesa en sus funciones en el 97, cuando se produce la adopción de Trajano por Nerva, y no encontramos ya ningún rastro él. Su brillante carrera política parece detenerse súbitamente. No lo conduce ni al proconsulado de África ni al de Asia, aun cuando superaba el intervalo de tiempo necesario después del consulado para serlo (14 años). Cosa igualmente curiosa, ni la correspondencia de Plinio, ni los relatos de Dion Cassius sobre las Guerras de los Dacios (para las cuales se consteló de condecoraciones) mencionan su nombre. Ninguna dedicatoria en Roma informa de sus logros, ni da cuenta de su brillante carrera política y militar. No se recuerda su existencia. Maternus fue víctima del “damnatio memoriae” borrado de la memoria.

Captura de pantalla (319)

Según refiere Plinio el joven probablemente en una carta en la que informa a su amigo Quadratus de una sesión extremadamente tensa del Senado. Plinio interviene contra Publius Certus, prefecto del Aerarium (tesorería militar de la roma imperial). Su diatriba levanta la cólera de los unos y la inquietud de los otros.

En la carta Plinio asegura a Quadratus que le han advertido que tenga cuidado porque Publius Certus tiene amigos muy poderosos que pudieran llegar a ser emperador, y dice textualmente “uno que es comandante en Oriente de un poderoso ejército y de grandísima reputación”.

Estamos en la primavera o el verano del año 97, Plinio nos habla, sin nombrarlo, de un aspirante al trono de emperador de Roma, que dispondría incluso como último argumento de un “orientem amplissimum exercitum”. Se refería al gobernador de Siria y comandante en jefe de las legiones destacadas en esta provincia, Marcus Cornelius Nigrinus Curiatius Maternus, militar experto, altamente condecorado y nombrado gobernador por Domiciano.

A partir de finales del siglo I  las familias poderosas de la Bética Hispana ejercen un notable  influencia en las más altas esferas de la Roma imperial, hasta la culminación de sus ambiciones con la instauración de la dinastía Antonina (Trajano y Adriano, ambos naturales de Itálica –Santiponce- Sevilla. 1º y 2º emperador de la dinastía). En Roma existía un partido hispano capaz de presentar dos candidaturas a emperador: Maternus y Trajano.

Maternus tenía una edad considerada como “viejo” en el mundo romano, 57 años. Elevado a la nobleza por Vespasiano, su familia no tenía ni la tradición ni la influencia como la de Trajano (cuyo padre había sido gobernador de Siria).

A partir de la adopción de Trajano por Nerva, Maternus desaparece de la historia, regresa a su ciudad natal Llíria,  dejando el campo libre y el Imperio a Marcus Ulpius Trajano, entonces gobernador de Germania Superior, y ahora nuevo Emperador de Roma.

Marco Valerius Propinquus Grattius Cerealis

Marco Valerio Propincuo Gracio Cereal compatriota y contemporáneo de Nigrinus, edetano como él,  desempeñó cargos en centro Europa. Desde el 79 u 80 al 82, aproximadamente, fue praefectus fabrum en Germania Inferior y durante los años 82 al 85 praefectus cohortis también en Germania Inferior y, a partir del año 85 tribunus de la Legio V Macedonica en Moesia, estuvo seguramente con Nigrinus como tribuno entre el  86 y 89, le acompañó a Siria como praefectus alae (oficial al mando de un Ala de Caballería, reservado a caballeros de la Orden ecuestre).

En una lápida hallada en Tarragona se describe la carrera de M. Valerius Propinquus Grattius Cerealis:

A Marco Valerio Propincuo Gracio Cereal, hijo de Marco, de la tribu Galeria, Edetano, flamen de la Provincia de la Hispania Citerior, que gozó de los honores de su ciudad, fue adjunto de Acci y Lusitania, promovido por el emperador Tito al orden equestre, Prefecto de los Fabros por dos veces, Prefecto de la Cohorte segunda Asturicence en la Germanía, tribuno de la legión V Macedónica en la Mesia, Prefecto del ala de los Frigios, igualmente Prefecto del ala IIII de los Tracias en Siria.

Otra lápida encontrada en Llíria, probablemente en la base del pedestal de su estatua aparecía una dedicatoria: “Dedicación de Crescencio a su abuelo Marco Valerio, de la tribu Galería”.

Era hijo del flamen de Edeta-Llíria (sacerdote -debía ser ciudadano romano de familia importante y elegido en asamblea-). Promocionado a la orden ecuestre por el emperador Tito. También ejerció el cargo de  praefecti fabrum (prefecto de los obreros –obras públicas-) en Tarraco alrededor del año 100, reinando Trajano.

Curiosidades:

“dona militari”: Condecoraciones militares romanas

Captura de pantalla (332)

Corona Aurea: Otorgada por el emperador, de oro, guirnalda, al que mata al enemigo en combate hasta el final de la batalla sin ceder terreno.

 

 

Captura de pantalla (331)

Corona Mural: Otrogada por el emperador, de oro, corona, al primero en escalar el muro de una ciudad y penetrar en ella.

 

 

 

Captura de pantalla (3302)

Corona Castrense o Vallares: Otorgada por el emperador, de oro, corona, al primero que escalaba los muros de un campamento enemigo sorteando todas las trampas y obstáculos.

 

 

Captura de pantalla (331)

Corona Classica o Navalis: Otorgada por el emperador, de oro, corona, al primero que abordaba una nave enemiga y entablaba combate.

 

 

Captura de pantalla (331)

 

Hasta Pura: Lanza sin la punta de hierro, es decir, hasta pura, totalmente de madera, durante el Alto imperio pasó a ser de pequeño tamaño en oro o plata concedida por salvar a un conciudadano o matar a un enemigo.

 

 

79ebc4535b71488eda4ed55f541a608d (2)

 

Vexillia: Era un trozo de tela con el emblema de la legión del condecorado sobre un pie de plata a modo de figura votiva para depositarlo sobre el altar del hogar, mesa, estantería o llevarlo consigo, normalmente se otrogaba a miembros de la caballeria romana por matar a un enemigo en combate singular.

 

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

 

Bibliografía:

Blázquez, J. M. (1970). Migraciones en la Hispania romana en época imperial. 8

Escrivà Torres, V., Martínez Camps, C., Sabater Pérez, A., & Vidal Ferrús, X. (2014). Novedades epigráficas de Edeta (Llíria, Valencia). 244.

Ferrando, L. M. (1972). Lápidas romanas de Liria. FEDSA. 172-173, 189-191.

Géza Alfoldy y Helmut Halfmann (1973). EL EDETANO M. CORNELlVS NIGRINVS CVRIATIVS MATERNVS General de Domitiano y rival de Trajano. Servicio de Investigación Prehistórica, Diputación de Valencia. Serie Trabajos Varios, Núm 44.

Goldsworthy, A. (2005). El ejército romano (Vol. 5). Ediciones Akal. 96-97.

Hervás, J. M. R. (1974). Hispania y el ejército romano: contribución a la historia social de la España antigua (Vol. 76). Universidad de Salamanca. 72.

Javier, C. P., & Pilar, F. U. (2015). Historia Antigua II. El mundo clásico. Historia de Roma. Editorial UNED. 482-500.

Melero, A. Á. (2013). Los” praefecti fabrum” oriundos de las provincias hispanas: una nueva aproximación= The” praefecti fabrum” from Roman Hispania: a reappraisal. Espacio Tiempo y Forma. Serie II, Historia Antigua, (26), 123-154.

Subirats Sorrosal, C., & Cortadella Morral, J. (2014). El ceremonial militar romano: liturgias, rituales y protocolos en los actos solemnes relativos a la vida y la muerte en el ejército romano del alto imperio. 81-82, 87, 94-97.

https://www.albergueolocau.com/entorno/arse.htm Consultado 10/06/2108.