Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

  Casi siempre los nombres comunes son el origen de los topónimos, algunas veces el proceso es a la inversa, son los topónimos el origen de los nombres como ocurre en Burjassot, mencionado de múltiples formas a lo largo de su historia: Borgaçot, Borjaçot, Borjazot, Bugiçot, Burchasot, Burgaçot, Burgazot, Buriaçot, Burjacot, Burjaçot, Burjaçote, Burjasote, Burjazot, Burjazud, Burjasot, Burjassot, Buryaçot… y una variedad de higuera originaria de Burjassot, denominada de muy diversas maneras en función del país y del idioma:  Barjansoto, Barnisote, Bergioto / Bergiotto / Borgiotto, Brigessotu, Brigiotto, Borcejote, Bordissot, Borjaca, Borjaçoie, Bourjassotte, Bourjazotte, Bugiçot, Bujaralo, Bujarasol, Bujarrabal, Bujicot, Burchesóts, Burdit, Burgi, Burjaca, Burjalazoz, Burjaçot, Burjasotas, Burjasote, Burjassot, Burjazote, Burjoti, De solliès, Parisienne, Violeta de Solliès cuyos frutos los higos, pueden ser blancos, negros, grises, amarillos y/o rimados.

portada

Dictionnaire_de_Trévoux,_1771,_II.djvu (2)

Diccionario Universal Francés y Latín-Diccionario Trévoux. Tomo II, 6ª edición.     Paris 1771. página 16.                                               “BOURJASSOTTE: Especie de higo. Existe una pequeña bourjassotte, que es negruzca, o mejor de un violeta oscuro, de tal manera que se parece a un ciruelo: Es fuerte y delicada, pero en primavera no rinde mucho y rara vez madura en otoño”

  Algunos autores afirman que la higuera Burjassot, es el resultado de una mutación de la higuera Boñigar o Dogeñal, traída desde Constantinopla por al-Gazal embajador del emir Abderramán II (792-852) en la corte de Bizancio, siglo IX. Por otra parte los autores romanos, Catón, Plinio, Varrón, Columela, Paladio… citan las excelencias de los higos de Sagunto y el uso ancestral de los higos secos (higos pasa) a la hora de cebar las ocas y tordos en la cultura íbera, concretamente Edetana, antecedente del “foie gras” cuyos origenes se remontan a la cultura egipcia o del famoso “iecur ficatum” romano, alabado por Horacio, Plinio el Viejo o Columela entre otros.

 A partir de los siglos XI y XII aparecen las primeras referencias históricas sobre el cultivo mercantil de la higuera en Sharq al-Ándalus aunque ningún autor árabe menciona expresamente la variedad Burjassot. En el año 1310, concretamente el 13 de septiembre los Jurados de Valencia se ven obligados a emitir una “crida” (ordenanza municipal) castigando los fraudes en el comercio de higos:

      “Die veneris XIIIº Kalendas septembris (1310)
 Establirem e hordenarem los jurats e els prohomes consellers de la ciutat, per esquivar e obviar alscuns fraus que çaenrere son estats feits per alscunes persones, ço es a saber, en esportar figues seques, en les cuals esportes o esportins no me(t)ien compliment de pes de les dites figues en terres estranyes. Per tal, hordenarem que tot laurador o mercader, o atra persona, de qualque manera o ley será, qui venrá figues seques esportades o fará vendre, o encara trametrá de les dites figues esportades de fora la dita cuitat per mar o per terra, que de vui a avant meta o faça metre en l´esporti III roves netes de figues de qualque natura sien, enaxi que en la esporta aja compliment de VI roves netes de figues, e no menys, mas si mes i volran metre que u pusquen fer. En atra manera, qui contra aço fara, pedrá les figues e pagará calónia LX sous per quantesque vegades contrafará. De les cuals penes o calonies será lo terç del senyor rey, e lo terç de la ciutat e lo terç será del acusador”.

PENTAX DIGITAL CAMERA

Figuera Burjassot en el Bancal B-3. Finca la Orden del Temple.

  A día de hoy la primera referencia histórica conocida sobre la higuera Burjassot, aparece en un mandato de Juan I de Aragón del 24 de diciembre de 1390, fechado en Zaragoza:

“Juan I de Aragón solicita, por escrito, el envío del tallador, “estillador”, de piedra de Mallorca y pagos. Aparte de ello, pedía la remesa de seis naranjos, siete esquejes de higuera, de “Bugiçot”, con el propósito de plantarlos en el vergel de la Aljafería”.

  No sabemos a ciencia cierta si nuestra higuera llego de Mallorca o la exportamos a las islas. En la Mallorca del siglo XIV existía una importante producción de higos y en menor medida de almendras, pero la mayor parte de los frutos secos se importaban de Valencia, Cataluña y el Norte de África. Durante la gran hambruna de 1375 que afectó a todas las islas, los Jurados de Mallorca decidieron crear un comisionado para importar higos «figues», algarrobas «garrofes» y maíz «dacsa» del Reino de Valencia. El mencionado comisionado recorrió las villas y lugares de Gandía, Oliva, Cullera, Villalonga y valle de Ebro, Valldigna, Albaida, Jávea, Denia, Alcira, y Valencia, trasladando a Mallorca estas mercancías. Existe un documento sin mencionar expresamente la higuera Burjassot,  dirigido a los solteros de Burjaçot fechado el 17 de octubre de 1401, a instancias de los jurados y prohombres de Mallorca:

  “Publicació del privilegi, dat a Burjaçot a 8 de juliol de 1401, a instancia dels jurats y prohomens de Mallorques, per el qual atorga a tots e sengles estrangers qui aportarán a la dita illa gra, graxa, figues, vi e altres vitualles, perpetual guiatge, no sols de marques represalles y deutes civils, sino encare de tots crims, excessos e delictes fora del dit règne comeses.
Atorga mes avant que en temps de nécessitat, a conexensa del governador, puguen pendre totes naus aportants de les dites vitualles qui serán atrobades en los ports de la dita illa o en la mar entre les puntes de Tralalempa y de Cap Blanch, y aquelles forsen a descarregar y vendre les dites vitualles en la dita ciutat”.

borrador

Cuaderno de Campo de la Finca La Orden del Temple: Higuera Burjassot, morfología de la hoja y constantes medioambientales.

    Muchos burjasotenses nos han preguntado sobre el origen de la palabra “Bourjassotte” y su vinculación con la variedad de higos negros “Violette de Solliès” , en realidad es la misma variedad cuyo nombre original es Burjasssot Negra, cultivada en la cuenca de Solliès al noreste de Tolón, departamento del Var (Provenza-Alpes-Costa Azul) y con Denominación de Origen 〈en francés: Appellation d’origine contrôlée (AOC)〉 desde el 2006. A diferencia de nosotros saben salvaguardar a nivel mundial sus intereses.

  Su origen proviene del establecimiento de la Corte Papal en Perpiñan. El Papa Luna (Benedicto XIII) en 1415 estableció su corte en Perpiñan para reunirse con el emperador Segismundo, el rey de la Corona de Aragón Fernando I, Vicente Ferrer (San Vicente Ferrer) y el futuro rey de Aragón Alfonso V, como el Papa era un gran consumidor de higos, a lo largo de su estancia en Perpiñan consta la compra regular de “Ficus Bugiçot” y esquejes de dicha higuera en los libros contables de la cancillería papal. Los esquejes  pasaron de Perpiñan a Montpellier, a Aviñon (Plá de Dèu-Llano de Dios), después a Marsella y finalmente se aclimataron perfectamente cerca de Toulon-Tolón. El origen de “Bourjassotte” es un galicismo derivado Burjassote, aunque su primera denominación fue “Bourjassot“, así aparece en muchos topónimos al sureste de la Provenza. El gran impulsor de su cultivo en Francia fue el rey Luis XIV, el rey Sol (1638-1715), plantó alrededor de 700 higueras de distintas variedades en los jardines de Versalles, aunque existíán ejemplares de higuera desde la época de los griegos, su cultivo a gran escala fue desarrollado por Juliano el Apóstata en las cercanías de Paris con sus proto-invernaderos.

  La Higuera Burjassot, fue manjar de reyes y Papas, palió hambrunas, prueba de cargo en un proceso inquisitorial por desayunos judaizantes en el siglo XV, viajó a América. El capitán Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés (1478-1557) en su Historia General y Natural de las Indias, Islas y tierra-firme del mar océano (1526), comenta:

“…en la isla La Española y en la tierra firme había muchas higueras  y de muy buenos higos, que se recolectaban  durante la mayor parte del año «Higos son de los que en Castilla llaman godenes, y en Aragón y en Cataluña de burjazote» 

  Estudiada en tratados de agricultura desde el siglo XV. Durante el siglo XVIII se utilizó en el tráfico-mercantil con el enemigo inglés durante la Guerra de Sucesión (1701-1713) y tras el Tratado de Utrecht. Profusamente descrita en  enciclopedias, libros de agricultura, jardinería y tratados de cocina en Europa, América y Australia; alimento imprescindible en las “raciones de previsión” o “raciones de combate” de los ejércitos contendientes en la Primera Guerra Mundial o como sucedáneo del café en la Segunda Guerra Mundial.

  La primera referencia histórica de nuestra higuera en el siglo XX se la debemos a D. Juan José López Laguarda en su libro “Del Burjasot de Antaño (Apuntes para el Folk-lore local, 1952), capítulo titulado: “Universalidad de Burjasot.- Los higos”. p 15) “…con un enorme plato de «burchesóts» riquísimos…

  No volveremos a mencionar la imposición lingüística catalana sobre el origen de la palabra “Bordissot” comentada ampliamente en nuestro artículo “Breves notas sobre la “Higuera Burjassot”: Bancal B-3, Bancal A-2, Bancal A-1, Acodos” del 7 de octubre de 2018.

 En la mayoría de los textos originales mallorquines de los siglos XIV, XV, XVI y XVII  mencionan la “Higuera Burdit, Burgui o Bordi. Pedro Esterlich en su libro “La Higuera y su cultivo en España” (1910) describe la higuera “Bordissot”, como una especia alóctona de la Islas Baleares y Ferran Obiols en su artículo “Enfilats a la figuera” (8/9/2017) menciona únicamente la “Figuera Burjassot” como una variedad de higuera existente a lo largo de la costa mediterránea peninsular.

amengual 1858

amengual 1858_1

Página 269

labernia 1866labernia 1866_1

labernia 1866_2

labernis 1866_3

Páginas 398, 474, 477

  Estos diccionarios fueron publicados unos 60 años antes del “famoso” Diccionario de català-valencià-balear de Alcover y Moll (1924). Alcover fue el impulsor del Primer Congreso Internacional de Lengua Catalana (Barcelona, 1906) y primer presidente (1911-1918) de la Secció Filològica de l’Institut d’Estudis Catalans.

  Diccionari Català-Valencià-Balear de Alcover y Moll:

Captura de pantalla (429)

  Nosotros, todos los burjasotenses debemos mantener viva su memoria para legarla a las generaciones venideras. Por todo lo expuesto es necesario un trabajo exhaustivo: científico e histórico para la recuperación de nuestra Higuera Burjassot.

 Agradecemos públicamente a la doctora Dª Margarita López Corrales, D. Francisco Javier Soriano Pons, D. Jaume Prohems Tomás y a D. José Francisco Pertusa Grau, su colaboración, indicaciones y recomendaciones en la elaboración de los Cuadernos de Campo y en las certificaciones correspondientes.

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©®

  Nota: 

  Hemos observado la apropiación indebida de algunos de nuestros artículos usurpando la autoría de los mismos publicados en este blog y difundos por terceros como propios, por lo cual nos vemos obligados a omitir las fuentes y los documentos consultados en la elaboración del presente artículo. Todo aquel que desee contrastar la documentación aportada y la bibliografía consultada para la elaboración del presente artículo puede contactar con nosotros en:  templersdeburjassot@gmail.com.

 

Anuncios