Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cautivos de Burjassot redimidos:

“El 15 de noviembre de 1402, fue liberada la cautiva en Bugía, Caterina, hija de Francisco Jover, agricultor de Burjassot. Actuó como procuradora Na Caterina viuda de Guillem Topí, mediante el pago de un rescate de 300 sueldos”. (Orti Gost, P. (2000). El miedo al Mediterráneo: La caridad popular valenciana y la redención de cautivos bajo poder musulmán 1323-1539 (Vol. 41). Editorial CSIC-CSIC Press. (199)).

“El 13 de noviembre de 1508, fue liberado Francí Aparisi, artesano de Burjassot; cautivo en Argel,  mediante el pago de un rescate de 300 sueldos”. (Orti Gost, P. (2000). El miedo al Mediterráneo: La caridad popular valenciana y la redención de cautivos bajo poder musulmán 1323-1539 (Vol. 41). Editorial CSIC-CSIC Press. (252)).

Desde 1323 venía funcionando, una institución comunal valenciana, preocupada por la redención de cautivos en manos musulmanas, mediante la recolección de limosnas, en la propia capital y en los lugares de su jurisdicción. Valencia y su reino, muy próximo a la frontera granadina también disponía de una frontera marítima que se encontraba cercana a tierras islámicas del norte de África. Bajo estas condiciones la existencia de cautivos era generalizada y su redención una práctica generalizada por la sociedad valenciana, aunque debemos reseñar que la Orden de la Santísima Trinidad y redención de cautivos, se instauro en el reino de Aragón en 1243, llegando a Valencia a principios del trescientos, ubicándose en el convento de Nuestra Señora del Remei, ésta orden era la encargada de efectuar el pago y repatriar a los cautivos al igual que la Orden de los Mercedarios (Orden militar para la redención de cautivos con manos desarmadas, tomando como blasón las cuatro barras de la Corona de Aragón y sobre las mismas la cruz blanca de Santa Eulalia), acompañó al rey Jaime I a lo largo su conquista del Reino de Valencia,  asentándose en el Puig, Real Monasterio de los Padres Mercedarios del Puig de Santa María, fundado en 1240 por voluntad real.

1158 3 Pedro de la Cuadra-Redención cautivos-MNE

Las órdenes religiosas de los trinitarios y los mercedarios se dedicaban a la liberación de esclavos en poder de los piratas berberiscos, recaudando dinero específicamente para esto en las iglesias. Eran muy buenos negociadores y conseguían comprar su libertad a precios más bajos de lo normal, pero nunca hubo suficiente dinero para liberar a muchos cautivos. (Fuente).

La actividad caritativa en la ciudad de Valencia durante los siglos medievales destacó por su variedad, desde la constitución, dotación de hospitales, atención a los pobres, cuidado de huérfanos, entrega de dotes para jóvenes casaderas, etc. De entre todas estas actividades destaca la atención a los cautivos cristianos, en manos de los musulmanes, actividad muy poco conocida y de gran importancia.

El Reino de Valencia por su proximidad a la frontera granadina y el norte de África, la existencia de cautivos era generalizada y su redención una actividad practicada por la sociedad valenciana, (en Játiva funcionaba una institución similar destinada a rescatar vecinos cautivos por las incursiones de los jinetes granadinos). Desde 1323 venía funcionando una institución comunal valenciana preocupada por el rescate de cautivos mediante la recolección de limosnas en la propia capital y en los lugares de su jurisdicción, llamada “Obra Pro-Cautivos”.

Las “Ordinacions per a traure catius christians de poder de infeels”, se establecieron por un acuerdo entre el Consell y los jurados, su aprobación definitiva fue el 21 de febrero de 1323. Les Ordenacions establecían los mecanismos financieros necesarios  para las redenciones, basados en la caridad popular, “que en cascuna parroquia sien elets per cascun ayn II prohómens qui, a remey de lur ánima, ab bací acapten cascun dicmenge e atres díes festivals a obs de la redepció dels dits catius”, método extendido por las doce parroquias de la ciudad, también se arbitró otro para los legados testamentarios locales “Que.els notaris, a la confecció dels testaments donen a entendre a fer memoria als testadors o testadrius e induesquen a aquells que facen lexa a la dita almoyna”. Otro apartado que aportaba ingresos a la obra en pro de los cautivos cristianos valencianos, fue el que corresponde a las aldeas y alquerías dependientes de la ciudad, veintidós lugares más o menos próximos a la capital: Russafa, Grau, Musseros, Burjassot, Puçol, Foios, Massamagrell, Godella, Paterna, Almássera, Meliana, Alfafar, Catarroja, Albal, Silla, Chirivella, Quart de Poblet, Benifaio, Sollana, Aspioca, Pardines y Alginet, todos estos lugares con cepillos habilitados exclusivamente para la redención de cautivos. La recaudación de estas poblaciones se realizaba mediante un limosnero que se desplazaba al menos dos veces al año a cada uno de los lugares, lo que obligó al empleo de un animal de transporte y en algunas ocasiones al pago de comidas fuera de Valencia.

Los ingresos para el rescate de cautivos valencianos en poder musulmán, procedían de cuatro canales distintos:

-Las limosnas entregadas en las doce parroquias de la capital.

-Aportaciones anónimas a los cepillos de las iglesias.

-Limosna pública, en las calles, merced a la colaboración de dos hombres que recorrían la ciudad, uno los días laborables y otro los festivos religiosos y los domingos.

-También de los distintos lugares dependientes de la ciudad que poseyeran  en sus iglesias locales, cepillos para cautivos.

Captura de pantalla (177)

Orti Gost, P. (2000). El miedo al Mediterráneo: La caridad popular valenciana y la redención de cautivos bajo poder musulmán 1323-1539 (Vol. 41). Editorial CSIC-CSIC Press.

El dinero para cautivos estaba gestionado, en Valencia, por un administrador al frente de la Fundación que debía fiscalizar, gestionar fondos y entregar los donativos para cautivos recaudados en las parroquias de Valencia y en la de las poblaciones bajo su jurisdicción.

La Fundación Pro-Cautivos adquirió un sello, que llevaba en el anverso la figura de un cautivo con cadenas en el cuello y en el reverso la señal real del rey de la Corona de Aragón. Ésta imagen serviría para dar validez a las “Ápocas” (recibos) y otros documentos escritos por el administrador de la obra en beneficio de los cautivos. También se utilizaba como cartela propagandística y la caja donde se custodiaba para exponerla en lugares públicos; las Ápocas de los redimidos, estaba forrada de tela con los colores reales; lino azul como base de la imagen de un cautivo, con argolla al cuello pintada y faldón de tela amarilla con dos tiras rojas, también de tela  cosidas en paralelo.

Foios, Museros, Aspioca (Picassent), Alfafar, Quart, Catarroja, Alginet, Silla, Albal, Chirivella, Grau, Godella, Burjassot, Benifaio, Massamagrell, Meliana y Sollana, todas estas poblaciones de los alrededores de Valencia eran las colaboradoras más importantes a finales del siglo XIV y primer tercio del siglo XV en la Obra Pro-Cautivos. Las recaudaciones de los cepillos aumentaban considerablemente en la festividad de “Todos los Santos”.

Total aportaciones del cepillo para la redención de cautivos de Burjassot, respecto de las veintidós aldeas y alquerías bajo jurisdicción de la ciudad de Valencia:

1392-1393,  18% de los ingresos totales

1393-1395,  14%  “    “        “             “

1395-1410,  19%  “    “        “             “

1440-1460,  12%  “    “        “             “

Los mayores centros de cautiverio de los cristianos valencianos en la Península Ibérica fueron Granada, Málaga y Almería. En el norte de África, destaca Bugia (Argelia), junto con Argel (Argelia), Bona (Annaba-Argelia), Fez (Marruecos) y Dellys (Argelia).

 

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©

Bibliografía:

Borrás, A. D. (1993). Los orígenes de la piratería islámica en Valencia: la ofensiva musulmana trecentista y la reacción cristiana (Vol. 28). Editorial CSIC-CSIC Press.

Orti Gost, P. (2000). El miedo al Mediterráneo: La caridad popular valenciana y la redención de cautivos bajo poder musulmán 1323-1539 (Vol. 41). Editorial CSIC-CSIC Press.

Faustino D. Gazulla (1928) “La redención de cautivos entre los musulmanes”. Sesión inaugural del curso académico 1928-1928. Boletín de la Real Academia de  las Buenas Letras de Barcelona. Julio a Diciembre 1928, nº 100 y 101.

 

Anuncios