Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

A un “Amic”, per  tu, Juanmi.

Agradecimientos:

Rafael Ginebra y Monsén Gros, archiveros del Arxiu i Biblioteca Episcopal de Vic, Quique Andrés, Juan Fco Tárrega, Gustavo Martí, Jesús Moya, Julián Carrillo, Paco Carbonell, Miguel Caro,  Juan García Estellés, Isabel Gomera Grancha,  Fco Andrés Estellés, Milagro Martínez Corberá, a todos y cada uno.

La población de Burjassot (Valencia) pasó de 5.101 habitantes en 1910 a 6.532 en 1920, su economía era eminentemente agrícola con un entramado industrial escaso,  bien comunicada con Valencia, gracias al tranvía, primero animal más tarde electrificado. Ciudad de veraneo de la burguesía mercantil capitalina y de profesionales liberales, con una intensa vida social en los meses de estío.

Considerando que la tasa de natalidad media entre 1910 y 1920 en la provincia de Valencia fue de un 23,4؉ y la de mortalidad en 1916 era del 18؉ (tanto por mil)¹, incrementar la población de Burjassot en diez años,  1.431 individuos censados, se debe a otras causas. A la migración desde las comarcas interiores del antiguo reino de Valencia.  Observando este fenómeno con la necesaria perspectiva histórica, vemos que agrupaciones rurales de casas que en el siglo XVII eran todavía lugarejos, como Alboraia, Benimamet, Burjassot, Godella…se convierten en verdaderos pueblos, bien que de carácter rural², es decir, localidades comprendidas dentro de la “Contribución Particular de Valencia”, embrión de lo que llamamos desde 1952-54 “Área Metropolitana de Valencia”, indica el constante flujo migratorio hacia poblaciones como Burjassot.

En las primeras décadas del siglo XX, debido a los sucesivos ensanches de la ciudad de Valencia, a una cierta estabilidad política, que una buena parte de la artesanía tradicional se transforma en industria y la práctica desaparición de los “colonatos”; después de la desamortización, donde los antiguos arrendatarios de las tierras de huerta se convierten en propietarios, (tema que merece un estudio en Burjassot) propició la aparición de una nueva pequeña burguesía rural y de una burguesía artesana- industrial, demandante de mano de obra. Dentro del antiguo reino de Valencia, los mayores flujos migratorios vienen desde las comarcas de Utiel-Requena, del Camp de Turia (Lliria y pueblos de alrededor) y de la comarca de los Serranos o Alto Turia (Chelva), fuera del reino, desde las montañas de Teruel, Cuenca y en menor medida Castellanos.

Así fue como llego a Burjassot uno de los protagonistas de nuestra historia, Clemente Agulló Fambuena, natural de Lliria y su esposa Encarnación Fambuena Ruiz, también de Lliria. En 1917 vivían en una cueva comprendida en una zona llamada “les Coves del Cementerí” de Burjassot, una loma calcárea con cierta pendiente, situada entre las calles Rubert y Villó, Isaac Peral, Juan Bautista Gil y la carretera de Lliria (antigua calle de Liria). Su cueva estaba situada cerca de la esquina de la calle Actor Rambal (antigua calle del Beato Juan de Ribera) y la calle Paterna, muy cerca existía un colegio público, en la esquina entre las calles Rubert y Villó y la calle Fermín Galán y García Hernández, (antigua calle del Colegio).

Casi la totalidad de la familia Agulló migro a Burjassot  desde Lliria, entre 1908 y 1920, todos ellos se alojaron en la zona de les coves del cementerí.

Archivo Juan Miguel Agulló Cortina.

 Izquierda: Clemente Agulló Fambuena trabajando como enterrador en el cementerio de Burjassot, (ca 1930). Derecha: Clemente Agulló (izquierda de la foto) junto a un compañero realizando las obras de adoquinado de las aceras del Paseo Concepción Arenal de Burjassot, (ca 1940).

Plano Burjassot_ok - copia (2)

Sección del plano de Burjassot en 1923 que aparece en “Topografía Médica de Burjassot”  del Doctor D. Arturo Cervellera Castro. Capitulo II. (AC Castro, AC Moscardó, SL García. 2005. Edición facsímil del libro “Topografía médica de Burjasot” del Dr. D. Arturo Cervellera Castro, con anexo dedicado a su estudio y análisis. Associació Cultural L’Almara)

plano..pngPlano actual de Burjassot (2017)

Clemente Agulló Fambuena era pocero, también trabajó de jornalero, obrero de la construcción y temporero del campo, e incluso enterrador, hacía lo necesario para mantener a su familia, pobre de solemnidad. Con sus manos y las de su mujer acondicionaron la cueva; Clemente fue uno de los primeros valencianos que emigraban por campañas a Francia, los llamados obreros estacionales o “golondrinas”³; tuvieron cuatro niñas y un varón. Estando Clemente trabajando en Francia nació su hijo Vicente María Francisco Agulló Fambuena, el día 27 de mayo de 1917, sábado, festividad de Pentecostés.

La Madrina

En el siglo XVIII, los “enfiteutas” (una de las múltiples modalidades de arrendamiento de tierras, en el Antiguo Régimen, muy común en las propiedades del Real Colegio de Corpus Christi en Burjassot) más destacados en Burjassot eran por parte de la nobleza las casas de Parcent  y Almodovar, con menor  patrimonio territorial: barón de Santa Bárbara, conde de Cirat, conde de Calderón, y marqués de Chandía. Los representantes de convento y comunidades (clero de San Salvador, colegio de Santo Tomás, clero de San Martín…) no concentraban muchas tierras. Estas habían ido a parar a comerciantes y rentistas de Valencia: Vicente Caussaranch, Pedro Casanova, Ignacio Orellana….entre otros nombres conocidos⁴.

Ignacio Orellana y Rueda, procedía de Segorbe (Valencia), formaba parte de la casa de Orellana, solar de Trujillo, hacendado e hidalgo, tuvo un hijo, Juan Bautista Orellana y Mocholí, casado con Mº Luisa Causa y Pastor, el matrimonio engendró cinco hijos:

Luis Orellana Causa (2/3/1788 –  6/6/1852), casado con Josefa Lorente Revello, natural de Cádiz.  Aristócrata, hacendado y mercader, Caballero de la Orden de Carlos III (14/6/1832). Vocal de la Junta de Comercio de Valencia⁵, representando a la Industria de la Seda junto a su hermano Juan Bautista, titulares de “Juan Bautista Orellana i fills i Cía”⁶.

Juan Bautista Orellana Causa.  Mercader del comercio de la seda y teniente del Regimiento de las Milicias Voluntarias del Reyno de Valencia, junio de 1799.⁷ Huyo a Denia a causa de la invasión de los franceses, poco antes del segundo sitio de Valencia por Suchet.

Ignacio Orellana Causa. Huyo con su hermano a Denia, regreso a Valencia y se dedicó a la administración de sus tierras.

Juana Orellana Causa,  soltera, testó a favor de sus hermanos las tierras que poseía en Burjassot, y otorgó el derecho de “cuarta” de las rentas al Real  Colegio de Corpus Christi de Valencia⁸.

Cecilia Orellana Causa (1771-18/9/1834), murió en Burjassot, siendo el oficiante Fray Juan Bautista Mascarell⁹, en la iglesia parroquial de San Miguel de Burjassot.

Luis Orellana Causa y Josefa Lorente Revello, fruto del matrimonio nació Josefa Orellana y Lorente († 8/12/1890) y Luis Orellana  y Lorente, casado con María de la Purificación Rincón de Castro, hija de Pablo Rincón, Oficial del ministerio de la Guerra. Cuatro hijos:

Luis Orellana  y Rincón  († 20/5/1896) Presentó un “Ensayo crítico sobre las Novelas Ejemplares de Cervantes”, con la bibliografía de sus ediciones, en 1890 a un concurso público, patrocinado  por La Real Academia Sevillana de las buenas letras, al mejor juicio crítico de la Novelas Ejemplares de Cervantes¹⁰.  Invento un sistema perfeccionado de aparato para blanquear y pulimentar el arroz. Fecha de la real cédula, 12 de marzo de 1860.¹¹ Fue candidato  a diputado por Valencia, circunscripción Torrente, junto con el sr Cerdá, barón del castillo de Chirel, en las elecciones de 1881. No obtuvo la elección¹².

Pablo Orellana y Rincón († 26/12/1899). Fue propuesto  compromisario a senador  por la Sociedad Económica de Amigos del País del reino de Valencia, siendo su presidente Juan Reig, el 21 de marzo de 1886¹³. Autor del libro “Memoria del colonato en Valencia”, editado en 1886. Crítica el descuido e indolencia con la que habían vigilado sus intereses los arrendadores de tierras, que habían permitido a los colonos hacerse con el control de la propiedad, imponiendo prácticas que lesionaban sus derechos¹⁴.

María Purificación de Orellana y Rincón y …

María Isabel de Orellana y Rincón: casada en primeras nupcias con Joaquín Fenollosa Carbonell (†24/12/1904), perito agrícola con el que tiene un hijo, quedando viuda el 28 de junio de 1904, casada en segundas nupcias con Ramón Díaz, culto literato y rico propietario. Falleció el 24 de septiembre de 1924.

Archivo Miguel Caro

CCI20042017_00001 (2)

La capilla mencionada en el diario “la Correspondencia de Valencia” el día 13 de septiembre de 1906;  capilla de la comunión,  se construyó sobre una parcela de un corral adyacente a la ermita de San Roque, propiedad de la familia Orellana, al corral, lo llamaban “El corral dels Orellana”.  Finalizando la primera década del siglo XX, se amplió la capilla gracias al empeño de Salvador Grancha y Juan Bautista Laguarda secundados por Isabel Orellana, debido al aumento progresivo de la población, especialmente de la que fijo su vivienda habitual en la parte alta del municipio, cuya consecuencia fue la incapacidad de acoger a tan alto número de feligreses la ermita de San Roque. En los años veinte, concretamente en julio de 1925 pasó a ser la capilla del Santísimo Cristo de la Expiación, obra del escultor Esponceda, escultura sufragada por  Juan Santiago¹⁵ (el Gitano) natural  de Ojiva (Granada) que se afincó en Burjassot. Posteriormente se utilizó para edificar la casa del sacerdote de la ermita.

Archivo Familia Moreno Senent. Copia, Enrique Javier Andrés Soriano

María Isabel Orellana y Rincón: La Madrina.

El Alcalde 

16388807_1719605681702358_572022340_o (3)

Archivo Juan Miguel Agulló Cortina

Miembro de la pequeña oligarquía terrateniente de Burjassot, síndico de la Real Acequia de Moncada por Burjassot en 1915¹⁶. Siendo alcalde, en sesión plenaria del Ayuntamiento celebrada el 26 de enero de 1917, se acordó dar el nombre de  Blasco Ibáñez a la calle Mayor; el alcalde Vicente Llopis Mascarós le envió a Blasco un telegrama notificándole el evento. Fue alcalde de Burjassot, desde el 1 de enero de 1916 hasta el 1 de enero de 1919. En la prensa de la época existió cierta polémica por su supuesto travestismo político, el diario “El Día”. Diario de la noche de Madrid, (martes, 20 de febrero de 1917) lo acusaba de monárquico, reconvertido en republicano, llamándolo “Alcalde del Rey”, posteriormente el diario “Las Provincias” de Valencia, (domingo, 25 de febrero de 1917), contestaba  mediante la siguiente reseña: “…pero ¿es que no sabe “El Día” que Burjasot no es cabeza de partido judicial y por lo tanto no tiene Alcalde de real orden?”

Vicente Llopis Mascarós: Alcalde. El Padrino.

El Obispo

Francisco Muñoz Izquierdo, (28/4/1868 – 11/4/1930). Nació en Burjassot, de familia humilde, no conoció a su padre Josef Miguel Muñoz Llorca  (6/11/1815 –  19/3/1868) era guarda del término, casado en segundas nupcias con Bernarda Izquierdo Alcacer, natural de Lliria, pertenecía a una familia apodada “Els Llocos” y “Els Venteros”, documentada  en Burjassot desde 1766 (María Muñoz)¹⁷. Fue el cura párroco de San Miguel,  José Gregorio Plá y el maestro público, Fernando Martín Llosa, quienes viendo sus cualidades para el estudio pidieron a sus padres que ingresara en el seminario, como la familia no tenía recursos, se encargaron de sufragarle los estudios, entre una familia caritativa, los Orellana y Rincón¹⁸, una suscripción popular y  algunas familias acomodadas de Burjassot, los Bort y los Senent.

SDC11759 (2)

Francisco Muñoz Izquierdo. Archiu Diocesà de Vic

“El 13 de octubre de 1916, en el rápido a Barcelona, salió desde Burjassot una comisión formada por  Vicente Suay, doctor Manuel Muñoz (primo del Obispo), Manuel Bort, José Senent, José María Alcañiz, José García y José Ballester, que llevan la misión de hacerle entrega del primoroso báculo que el vecindario de Burjassot le regala por su nombramiento como Obispo de Vich”.¹

Ordenado sacerdote a los veinticuatro años en 1892, doctor en Teología y Derecho Canónico en 1894. En 1903 fue Delegado permanente de la Mitra en los negocios del Principado de Andorra, Canónigo de la Catedral de la Santa Faz en Jaén, en 1908. El 28 de marzo de 1910, nombrado Arcipreste de la Catedral de Barcelona. Presentado al Obispado de Vich, por Real Decreto publicado en la Gazeta de Madrid, el 14 de marzo de 1916, confirmado por el Papa Benedicto XV el 5 de mayo. Tomo posesión del obispado el 15 de octubre de 1916, (1916-1925).  Durante su pontificado el Obispo sufrió un atentado anarquista en 1917:

“En una visita pastoral a la población de Sant Hipòlit de Voltregà, un individuo fingió querer recibir la benedicción del obispo y le intentó clavar un cuchillo en el pecho. El obispo salió ileso porque el cuchillo chocó con el cierre de la capa pluvial del prelado; el sacerdote Joaquim Gallifa tiró al agresor al suelo y algunos de los presentes lo redujeron hasta que llegó la policía. El agresor era un obrero de la vecina población de Torelló, Lluís Camps Vilaró, casado y de 54 años. También fueron detenidos sus cómplices: Eliseu Molas, de 37 años y natural de Girona; Joaquim Sobregrau, de 50 años y natural de Sant Cugat del Vallès y Francesc Llansà, de 64 años y de nacionalidad francesa”  (Gazeta de Vich, 2 octubre 1917, pp. 2 y 3).

Senador por el Arzobispado de Tarragona 1921-1922. En 1925, Muñoz Izquierdo fue nombrado vicario general castrense y se marchó a Madrid, donde llegó a ser capellán del Rey Alfonso XIII. En 1926, en atención a los servicios prestados a la corona española, recibió el título de Patriarca de las Indias Occidentales y se le nombró miembro del Consejo de Estado.

Esquela funeraria de Francisco Muñoz Izquierdo. Archiu Diocesà de Vic

Francisco Muñoz Izquierdo, Obispo de Vich: El Oficiante.

La Tradición

El bautizo de un niño en la iglesia de San Esteban (Valencia).  En el año 1350, la iglesia de San Esteban acogió el bautismo de San Vicente Ferrer. Para conmemorar este acto, cada año se celebra el bautizo de un “Vicente o Vicenta” en ese mismo lugar el día de San Vicente Mártir. Desde principios del siglo XVII (1625)²⁰, el bautizado era el “niño más pobre de la ciudad” para el que se elegían unos “padrinos pudientes” que se encargaran de su educación.

Enrique Javier Andrés Soriano, aporta más datos sobre  los antecedentes de tan curiosa costumbre, posteriormente recuperada en Burjassot desde 1943 hasta 1972:

“...Por citar unos ejemplos, en mayo de 1885, con motivo de la proclamación canónica de la Virgen de los Desamparados como Patrona de Valencia, el ayuntamiento de la ciudad organizó el bautizo y apadrinamiento de una niña….tampoco hay que olvidar que en la capital, cada 22 de enero, todavía se organiza el bautizo de un niño de forma festiva”. 〈Enrique Javier Andrés Soriano “El Bautizo”, Libro de fiestas de San Miguel y la Virgen de la Cabeza de Burjassot (Septiembre 2000)〉.

Captura de pantalla (390)

Fotografía: ABC (Madrid) 17/1/1917

Pérez Puche cronista oficial de la ciudad de Valencia, relata: “…el Mercado y el Ateneo Mercantil, unidos firmemente, se proponían apadrinar al niño más pobre que naciera en el ya cercano 1º de enero de 1917. Para ello, se prometió un bautizo de lujo y una dotación de 500 pesetas en una cartilla de ahorros. Sin embargo, la Valencia obrera que pasaba estrecheces durante la Guerra Mundial ofreció a los organizadores no uno sino cuatro niños rematadamente pobres. Así las cosas, el bautizado con cabalgata, pasacalle, guardia municipal de gala y landós, fue Juan Flor Jiménez, hijo de la portera de la plaza del Músico Gomis, número 2, que recibió las aguas bautismales en la iglesia de San Juan y San Vicente, en Isabel la Católica, pero solo tuvo 250 pesetas en su cartilla de ahorros. Los otros 50 duros fueron dedicados a obsequiar a otros tres niños necesitados, uno de ellos también nacido en una portería… del Ensanche, el nuevo barrio valenciano”. [Francisco Pérez Puche (Cronista oficial de la ciudad de Valencia). 〈“Bautizo de un niño pobre” del 30/12/2016 en la revista ECONOMÍA 3〉.

Y el mismo día del nacimiento de nuestro Vicente María Francisco Agulló Fambuena, 27 de mayo de 1917, el diario “El Mercantil Valenciano” en su sección de noticias locales y regionales nos informa:

“El bautizo de la Fiesta de los Niños de la calle San Vicente recorrerá la carrera siguiente: San Vicente, Reina, Campaneros, Miguelete, Constitución, Caballeros, Serranos, Roteros, Baja, Tros-Alt, Moro Zeit, Santa Teresa, Pie de la Cruz, Jabonería Nueva y Pertusa”.

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©

(2ª parte)

Bibliografía:

¹ Pérez, V. G. (2003). Natalidad y mortalidad de la población valenciana (1858-1960). Cuadernos de geografía, (73), 277-302.

² Pérez Puchal, P. (1981). La dinámica histórica del área metropolitana de Valencia (A manera de conclusiones). p 96.

³ Tabanera García, N. (2003). Emigración y exilio: la experiencia migratoria valenciana en los siglos XIX y XX. p 139.

⁴ Romero, J. (1983). Propiedad agraria y sociedad rural en la España mediterránea: los casos valenciano y castellano en los siglos XIX y XX. p 159

⁵ Molas i Ribalta, P. (1974). Valencia i la Junta del Comerç.

⁶ “Almanak Mercantíl ó guía de comerciantes”, editado por la Vda de Joaquín Ibarra (Madrid)  1799, 1800, 1801 y 1802.

⁷ “Mercurio de España”. Imprenta Real. Madrid, junio de 1799.

⁸ Archivo del Real Colegio de Corpus Christi de Valencia.  Signatura 3971, folio 126-130.

http://www.arxparrvalencia.org/ Asiento 154 del Libro de Difuntos (QL 1831-1836), folio 274r de la parroquia de San Miguel de Burjassot.

¹⁰ “La Época (Madrid)”,  28/6/1890. http://bivaldi.gva.es/es/consulta/resultados_ocr.cmd?tipo=elem&buscar_cabecera=Buscar&id=7879&tipoResultados=BIB&posicion=1&forma=ficha

¹¹ “Gaceta de los caminos de hierro”, 5/8/1860.

¹² “El Pabellón Nacional”, 15/1/1876.

¹³ http://hdl.handle.net/10251/25179

¹⁴ BETNO C.01/nº 12.

¹⁵ López Laguarda, Juan José. Del Burjasot de antaño (Apuntes para el Folk-clore local). Valencia, 1952.

¹⁶ Riegos del Rio Guadalaviar. Canal Real de Moncada. Ordenanzas para el buen gobierno y conservación de dicha acequia. (1915). p 7.

¹⁷Árbol genealógico de la Familia Muñoz. Francisco Andrés Estellés.

¹⁸ Boletín Oficial Eclesiástico del Obispado de Vich, Año 62, nº 1708, 24/10/1916. Archiu Diocesà de Vic.

¹⁹ “La Correspondencia  de Valencia”, 13/10/1916.

²⁰ Muy Ilustre, Virtuoso, Magnífico y Leal, Capitulo de Caballeros Jarados. San Vicente Ferrer, Boletín nº 1, (2004). p 32

Anuncios