Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

En el origen de la Unión Patriótica estaría la idea de un partido cívico que Ángel Herrera Oria lanzó en la prensa en el año 1923 con el fin de regenerar la vida política. En el año 1924, Primo de Rivera hizo un llamamiento a todos los “patriotas” para congregarse en un nuevo partido. En el mes de abril se fundaba la Unión Patriótica. El Partido llegó a tener un millón de afiliados en su mejor momento y muchos de sus miembros eran funcionarios o militares. También hubo un sector de campesinos y pequeños comerciantes que pretendían defender sus medios de vida.

vcia

Sede de la Unión Patriótica en Valencia. Montagut Eduardo. La Unión Patriótica. Nueva Tribuna.es/ Historia

El ámbito municipal valenciano cambió sustancialmente con la llegada al poder del general Primo de Rivera. Tras el golpe militar de 1923, la política de los nuevos consistorios primorriveristas se encaminó hacia la construcción de obras públicas en forma de ensanches o edificios públicos como mercados, mataderos, oficinas de correos o colegios. En el caso de Valencia su configuración tras el golpe militar de septiembre de 1923 se orientó hacia la creación de un área con una estructura urbana más coherente y moderna que la existente hasta entonces; tarea que, si bien no alcanzó plenamente la dictadura, sí avanzó considerablemente. El proceso fue lento y sin uniformidad, con los lógicos desórdenes y desequilibrios que toda transformación urbana de gran calado conlleva, con un claro desgaste de las formas de vida tradicional relegadas a las pequeñas poblaciones.

Al deseo de orden se sumó el de una política económica que favoreciera los intereses exportadores valencianos, en especial los de sus dos sectores más dinámicos y valiosos: los cítricos y el vino. Son los años del aumento de la superficie de estos cultivos, la dictadura coincide, en líneas generales, con el auge de la agricultura exportadora, donde los cítricos tuvieron un papel determinante en su continua expansión por el mercado europeo. La creación 1928 de la Sociedad Anónima de Regadíos de Valencia (REA) es una muestra de la bonanza del sector citrícola.

La gran profusión de datos sobre la militancia de Unión Patriótica que encontramos en el Archivo Histórico Municipal de Valencia (AHMV) nos ha permitido conocer a fondo la procedencia social y profesional de los miembros unionistas de la mayoría de los municipios valencianos. En dicho archivo podemos encontrar buena parte del material producido por las organizaciones de Unión Patriótica en los pueblos y comarcas de la provincia. A partir de ahí, podemos comprender las causas de su creación y los problemas de su desarrollo. Al hacer un amplio estudio acerca de la formación política en los municipios de la Horta Nord, encontramos una gran mayoría de miembros procedente de sectores agrarios, la mayor parte propietarios rurales y también jornaleros.

Una de las causas de la alta afiliación se debió en gran medida a “El Conflicto del Agua Potable en Valencia” (1926-1928). Fue un episodio acaecido entre el Ayuntamiento de Valencia y  la Huerta de Valencia durante  el periodo de la dictadura de Primo de Rivera, en el que entraron en conflicto los usuarios urbanos, en este caso el Ayuntamiento de Valencia, y los agrícolas, representados por el Tribunal de las Aguas y la Real Acequia de Moncada, a causa de la creciente presión ejercida sobre los recursos hídricos por el aumento de población, cuando Valencia comenzó a competir con su huerta por el caudal del Turia. Este conflicto provocó la dimisión del alcalde Luis Oliag (Unión Patriótica),  el 17 de enero de 1927 y la llegada de Carlos Sousa Álvarez de Toledo, marqués de Sotelo (Unión Patriótica) el 25 de enero de 1927, con la mediación del Marques de Sotelo llegó el acuerdo de resolución del conflicto, entre el Ministerio de Fomento, la ciudad de Valencia y los regantes, estos demostraron su influencia mediante un acceso directo y rápido a las altas instancias del Estado, cuya respuesta, fue favorable para los intereses huertanos. Oliag, había pasado a representar a la ciudad, personificando lo urbano frente al mito huertano, el marqués de Sotelo con su talante populista aglutino lo urbano con los valores de la huerta como referente identitario regional.

El hecho de que la mayor parte de las localidades de la Horta Nord fueran de un reducido tamaño, siendo su máxima actividad la huerta, nos indica una gran mayoría de trabajadores rurales frente a profesionales liberales o con una alta capacitación para poder desarrollar su trabajo. También llama la atención que en la mayoría de localidades el sector docente o sanitario siempre está representado por algún miembro de la Unión Patriótica.

El porcentaje de afiliados al partido procedentes del sector agrario es más que notable. El escaso 5,88% de jornaleros afiliados es debido principalmente a la estructura de la propiedad de la tierra en la Horta Nord, donde el minifundio estaba plenamente difundido y los jornaleros que no poseían títulos de propiedad eran escasos.

Unión Patriótica. 01.03.1927, no. 11. (36 páginas). 29

Un caso peculiar en la comarca lo encontramos en Burjassot, donde el número de trabajadores del campo solo supone el 22,28% de afiliados. El total de afiliados de esta localidad era elevado; dato tomado de un censo unionista  de diciembre de 1928, respecto a los 8.538 habitantes que alcanzó la población en 1930. Para incentivar la afiliación de la ciudadanía hacia la Unión Patriótica, se organizaron en esta localidad importantes mítines que contaban con personalidades políticas relevantes de la región. Es el caso de José Álvarez que, en mayo de 1927, clausuró un ciclo de conferencias en el municipio y del marqués de Sotelo, siendo alcalde de la población Francisco Almenar Almenar (03/04/1928 – 26/02/1930).

17522033_1756030564726536_1559710838_o (2)

Texto de la foto:  “Recepción en la casa Ayuntamiento  (Burjassot) celebrada el día 9 de septiembre de 1928 en conmemoración del 5ª aniversario del 13 de septiembre de 1923”   

Fotografía de un mitin de la Unión Patriótica de Burjassot. La fecha,  en el pie de la fotografía, es de 9 de septiembre de 1928. En el centro de la imagen, junto a un sacerdote, puede verse al marqués de Sotelo. (AHMV, sección Unión Patriótica, legajos).

La Unión Patriótica se disolvió en Burjassot a principios de marzo de 1930; bajo la alcaldia de Bernardo Almenar Mir, según reseña aparecida en el ABC (Madrid) del 6 de marzo de 1930, página 17, sus miembros se reorganizaron bajo el título de Ateneo Mercantil.

Bernardo Almenar Mir

Fotografía de Bernardo Almenar Mir, cedida por D. Manuel Bort Almenar. Archivo familiar. (Prohibida su reproducción sin la autorización de D. Manuel Bort Almenar)

Isabel Gomera Grancha

Associació Cultural Templers de Burjassot©

Bibliografía:

Ibor, C. S., & Alfaro, G. G. (2012). La ciudad contra la huerta. El conflicto del agua potable en Valencia (1926-1928). Cuadernos de geografía, (91), 1-18.

LÓPEZ IÑÍGUEZ, Julio. (2014). “La Dictadura de Primo de Rivera en la provincia de Valencia. Instituciones y políticos”. Tesis.  Departamento de Historia Contemporánea. UV. RODERIC.

ABC.es  Hemeroteca.  http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/

Unión Patriótica. 01.03.1927, no. 11. (36 páginas). 29

Anuncios