Etiquetas

, , , , , , , , , ,

La etimología del rey “Arlot” resulta desconocida, incierta o poco segura para los diccionarios, pero siempre se señala su posible origen franco o galorromano y sus múltiples paralelismos con arlot provenzal, harlot del francés, arlote castellano, arlotto italiano, harlot inglés. En cualquier caso se puede colegir que el término está muy vinculado a la cultura popular medieval y relacionado con lo grotesco, lo malintencionado e incluso con lo repudiable.

El Rey Arlot sería considerado como un magistrado, oficial o – al menos – un cargo público dedicado a ordenar la prostitución en el burdel de Valencia. Tal caracterización parece que se sostenía en una referencia establecida a finales del siglo XVIII por Marcos Antonio de Orellana, quien además de reivindicar la sinonimía entre arlot, tonto o inocente, incluía la definición funcional elaborada un siglo antes por el jurista Bertomeu Guinart, según el cual, refiriéndose al Rey Arlot anotaba que “son offici era presidir a les dones pecadrius, e portarles; y concertarles ab los hòmens, y exigir tribut, y penes de aquelles”.

Repertori General y Brev Sumari per Orde Alphabetich de totes les materies del Furs de Valencia, fins les Corts de 1604. inclufiue, y dels Priuilegis de dita Ciutat y Regne. Compolt per micer Nofre Bertomeu Ginart. 1608. pag 310.

Qué funciones desempeñaba el Rey de los Arlotes, Rex Arlotorum, o rey de los rufianes, según el Barón de Tourtoulon, en su libro “Jaime I el Conquistador” Volumen II, segunda edición, 1874,  realizada por José Domenech en Valencia y conservado en la Harvard College Library (p 321):

“..El rey de los rufianes (9)…”

“(9) Este funcionario, en cuyas atribuciones figuraba la policía interior del palacio y de la host real, estaba encargado de inspeccionar las casas de juego, tabernas y mancebías. En el repartimiento de Valencia lleva el título de rex arlotorum u irlolorum. En el mismo documento consta que el que desempeñaba este oficio al tiempo de la conquista de Valencia, se llamaba García. Algunas de las mujeres que estaban bajo la autoridad del rex arlotorum, figuran con la calificación de quesluaria o de meretríx en la lista oficial de las personas a quienes el rey distribuye casas en Valencia…”  (las negritas son del original)

En Valencia encontramos tempranamente a García, Rex Arlatorum, pues figura inscrito en el mismo Llibre del Repartiment. La primera remesa de repartos llevada a cabo por Jaime I benefició a aquéllos que formaban parte del contingente militar de la campaña, tropa heterogénea acantonada largo tiempo ante las murallas de la Valencia islámica, formada con almogávares, peones, lanceros y ballesteros, tal y como narra la crónica del Conquistador, infantería popular de carácter auxiliar – imprescindible no obstante – para su admirada caballería, enrolada en la hueste con sus señores o atraídos por la convocatoria real, fascinados ante la tangible posibilidad de obtener rendimientos en forma de botín o de recompensas a sus servicios. Se entiende así que el 9 de diciembre de 1238 este García, recibiera unas casas – perfectamente detalladas en sus lindes – en el distrito urbano de la ciudad recién ocupada, allí donde habían sido domiciliadas las gentes procedentes de Tarragona.  Registro III del Llibre de Repartiment:

 Liber iste memorat de dominus Valentie… Regis incipimus computari… impartita hominum Tarrachone incipimus in mezquita de Rabat Anaxat.

Rex Arlotorum: d (d o domo=casa), M. Azaherí

Memoria de las posesiones de Valencia…..Comenzados a ser contados bajo el Rey…Hombres de Tarragona con participaciones junto al atzucac (deriva del árabe az-zuqâq que significa calle estrecha y sin salida) Annaxar donde se encontraba la mezquita del mismo nombre.

la casa de M Azaherí otorgada al Rex Arlotorum.

Este breve asiento deja claro que el tal García era reconocido como Rey de los Arlots, en plural, una especie de rector de aquéllos, sin duda más numerosos, según indicaba también la orden que lo extinguió cien años después, en 1338.

Tarragona

(Partida de los hombres de Tarragona en la ciudad de Valencia)).                                       González, M. C. L. (2014). Nuevas aportaciones al estudio del recinto de la judería de Valencia delimitado en 1244. In Sefarad (Vol. 74, No. 1, pp. 7-31). Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). p 15.

A lo largo del reinado de Jaime I, además de García “rex Arlotorum”, testimoniado en 1244, existen otros pagos a un rey anónimo, tal vez en 1273, mientras en 1276 aparece el nombre de otro rey, que puede ser el mismo de los pagos precedentes: Cipriano. Sin embargo, un documento muy importante para entender algo sobre las características de su figura es el nombramiento por parte del rey Alfonso III, el día 22 de junio de 1287, de Ferrando de Huesca como “rex Arlotorum”. Este documento nos permite ver no solamente la continuidad en la existencia del cargo (“antecessorestui”), sino que se trataba de un cargo de nominación regia y cuyo titular seguramente no ejercía solamente en el Reino de Valencia. Más adelante, en el año 1295, conocemos a otro rey Arlot, Juan Pérez de Tudela, el 5 de marzo de 1300, el mismo rey Jaime removió del cargo a Juan Pérez y nombró a Bernat de Santa Eulalia “pro rege Arlotorum in omnibus regnis et terris nostris”, ordenando a todos sus oficiales que le ayudaran cuanto hiciera falta en el ejercicio de sus funciones, además de prohibir a Juan Pérez que siguiera en el oficio.

Sin embargo, la anulación del cargo en Valencia en 1338,  no significó su extinción para toda la Corona de Aragón, sino aparentemente tan sólo para la ciudad de Valencia, o cabe pensar que fuese una supresión momentánea, porque el 30 de septiembre de 1364, el rey Pedro asignó a Mateu de Palermo, caballero salvaje suyo, “el officio del rey Arlot en toda la nuestra senyoría, et hayas et recibas aquellos dreytos que acustumbrados son de dar a tales qui semblant officio han tenido”.

3

La Mancebía de Valencia. Fuente

El documento más extenso referido al Rey Arlot de Valencia es aquél que lo abolió. Se trataba inicialmente de una carta real con sello pendiente de Pedro IV el Ceremonioso datada en Valencia, el seis de marzo de 1338, cuyo texto latino es el siguiente:

De revocatione offici Regis Arloti.

Nos Petrus, Dei gratia Rex Aragonum, Valentie, etc. Cum regiam deceat dignitatem ut in subditis suis virtutes amplificet et vicia proculpellat, indecens reputamus quod, qui ad alta et eximia tenentur intendere negociis minimis, et potissime vilibus in quibus animarum periculum vertitur et honestitatis decentia decorque iusticie naufragantur debeamus vaccare vel aliquos deputare…..

Data Valentie, pridie nonas marcii Anno Domini M CCC XXX VII.

Pedro IV en el ejercicio de su dignidad pretendía aumentar las virtudes y alejar los vicios de sus súbditos, razón por la que se decidió a eliminar alguno de los que ponían en peligro las almas y hacían perecer la decencia, la honestidad, el honor y la justicia. Con esta justificación preliminar el monarca abolía y prohibía la existencia del Rey Arlot y de otros personajes similares, que también vivían de la organización y de los réditos de la prostitución.

El rey reconocía que en otra carta anterior, del 5 de julio, había ordenado y concedido a Artaleto de Jérica, correo real, la facultad para acusar, pedir y exigir las penas y multas en las que incurrían las mujeres públicas de Valencia, tanto por no haberse apartado de los lugares prohibidos para ellas como por no haberse retirado al lugar predeterminado donde establecer sus casas y desempeñar su actividad. El monarca confesaba que con el oficio de Rey Arlot se cometían muchos actos desagradables a Dios y odiosos a los hombres y que, obrando en consecuencia, debían ser eliminados. Decidía así la extinción del oficio de Rey Arlot y de cualquier otro que estuviera al frente de dichas mujeres, porque practicaban numerosas actividades deshonestas que no dejaba de enumerar: recibían dinero de las ganancias de las prostitutas; disponían de ellas en sus asuntos de lenocinio; empujaban a quienes pecaban en secreto a hacerlo públicamente; recibían exacciones en concepto de penas; o se entrometían en tales actos perniciosos. De manera que a principios de 1338 el rey extinguía el oficio de Rey Arlot y prohibía el ejercicio de tales actos o similares en el Reino de Valencia, revocando la facultad atribuida anteriormente a Artaleto de Jérica. Finalmente, mandaba a los justicias, oficiales reales y súbditos que tuvieran como firme el decreto, que lo observaran y que lo hicieran observar de forma inquebrantable, aunque el monarca se reservaba la facultad de que el Justicia y los Jurados de Valencia, magistrados municipales, pudieran establecer ordenanzas a dichas mujeres previo mandamiento real.

El offici Regis Arloti referido en el documento de Pedro IV el Ceremonioso más que un cargo señalaba una función desempeñada, con competencias indeterminadas. Hasta principios del siglo XIV la prostitución careció de legislación real y estuvo gestionada por particulares, lo que avalaba la cesión de esas facultades deshonestas a nuestro personaje, y sólo después de su extinción esta materia se convertirá en asunto público y legal, gracias a las competencias asumidas por los munícipes en nombre del monarca, otra expresión más del múltiple protagonismo político y jurisdiccional de las pujantes corporaciones locales en la Europa del siglo XIV.

Javier Martínez Santamaría

Associació Cultural Templers de Burjassot©

Bibliografía

Barón de Tourtoulon, C. J. M. (1874). Don Jaime I, el conquistador, rey de Aragón, conde de Barcelona, señor de Montpeller, según las crónicas y documentos inéditos (Vol. 2). J. Domenech.

Carboneres, M. (1876). La mancebía de Valencia. El Mercantil.

Cingolani, S. M. (2016). Entretenimientos, placeres, fiestas y juegos en la corte de los reyes de aragón en el siglo XIV 1/Entertainment, Pleasure, Feasts and Gambling in the Court of the Kings of Aragon in the 14th Century 2. En la España Medieval, 39, 225.

Gracia, J. A. F. (1979). Sobre el léxico de la prostitución en España durante el siglo XV. Institución Fernando el Católico.

Ricardo Córdoba de La Llave: Mujer, marginación y violencia entre la Edad Media y los tiempos modernos, Universidad de Córdoba, Córdoba.

TREBALL, M. D. N. ELS LLIBRES DEL REPARTIMENT I LA TQPONIMIA I ONOMASTICA: UNES NOTES A PROPOSIT DE DUES REGENTS EDICIONS.

Vizcaíno, R. N. (2006). El Rey Arlot de Valencia. Poder público, desorden y rufianismo en el siglo XIV.

Archivo de la Corona de Aragón. (ACA): http://www.mecd.gob.es/cultura-mecd/areas-cultura/archivos/mc/archivos/aca/actividades/Documentos-para-la-historia-de-Europa/Llibre-del-Repartiment-de-Valencia-1237-1252.html

Anuncios