Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

En la Corona de Aragón se celebran dos tipos de Cortes: las generales, que se reúnen en Monzón y en la que participan todos los componentes de la Corona, y las particulares de cada uno de sus reinos o territorios que se congregan dentro de sus propios límites.

A través de fuentes municipales valencianas, especialmente privilegios, se nos da a conocer que el monarca D. Martín el Humano;  corpulento y obeso como su madre Leonor de Sicilia, pero delicado de salud a causa de la malaria, vendrá a Valencia, después de celebrar Cortes aragonesas y catalanas. El rey se desviará a Cataluña, tras la fiesta de su coronación en Zaragoza en 1400, a pesar de las intenciones manifestadas de los valencianos. Estos, que seguirán insistiendo para que venga, sólo conseguirán de él que, tras justificar por enfermedad el cambio de itinerario ( se detuvo junto con su esposa en las aguas medicinales de La Garriga debido a sus fiebres cuartanas-malaria-), para acelerar su regreso o su deseo de abandonar Castellón “que sia sa mercè voler cuytar la dita venguda o haver d’aquí avant per sensats cascun dells braços de aquella si•s parteix de la dita vostra vila de Castelló sens pus sperar” y así  reconocer los Fueros y Privilegios.

1

Efigie de Martín el Humano en los Privilegios de la Cartuja de Vall de Christi, localizada en la población de Altura (Castellón). Primer tercio del siglo XV. Ilustración de la familia valenciana de los Crespí. Biblioteca de Cataluña, manuscristo 947

Martin I (1395-1410), ocupado por la pacificación de los dominios italianos, no llegó a estos reinos peninsulares hasta el año 1379, y en 1401 convocó a los valencianos, a pesar de la insistencia para que complete el mandato foral, sin embargo, estas cortes sufrirán diversos aplazamientos y cambios de lugar, la primera fase acabara el 28 de septiembre de 1403, prolongándose su actividad finalizará hasta el 16 de agosto de 1407, tras ampliar el donativo en 80.000 florines y promulgar nuevos fueros.

El monarca, aunque sale de Barcelona a principios de mayo de 1401, no llegará a Burjasot hasta casi un mes después, ya que se detiene unos días en los baños de la Garriga por consejo médico. De allí, y a causa de la peste que desaconseja su entrada en la capital, se traslada a mediados de julio a su villa de Altura. Será en esta localidad, y de acuerdo a la legalidad foral establecida, donde se fechen las diversas cartas de convocatoria (18-7-1401) o, como recoge el acta, la «letra de manament», lo que sugiere más una obligación que un derecho.

Estas Cortes, herederas de las inacabadas por su padre en Monzón (1382-84) y las suspendidas por su hermano en Fraga (1388-1389), serán convocadas tras las reiteradas peticiones y el apoyo pecuniario de la capital, (con un donativo: 5.000 florines para el rey y 1.000 para la reina D.ª María Luna), que accede a que sean particulares, aunque por «provisions reyals, Corts particulars no devien ésser tengudes tro les Corts generals de Monço fosen acabades»

La convocatoria a Cortes, según el proceso conservado en el archivo municipal de Valencia, se hará en Altura a 18 de julio de 1401, para iniciarse el 14 de agosto en Segorbe, pero no se abren, hasta el 20 de agosto de 1401, con el discurso de apertura. El 19 de diciembre, se prorrogan para que el 1 de febrero de 1402 se trasladen a Castellón, donde permanecerán hasta el 15 de marzo de ese mismo año. Se reanudaran en Valencia el 3 de abril de 1403, y finalizarán el 28 de septiembre de 1403 en esta ciudad, aunque se prolongaron por las deliberaciones de distintas comisiones temporales encargadas de la estructuración y gestión de la institución (Generalitat) y los impuestos (generalidades-impuestos indirectos sobre la producción y el comercio), hasta el 16 de agosto de 1407, año en el que se cierran definitivamente.

El informe presentado por los embajadores valencianos, los documentos entregados (27-4-1400) y la preparación de la fiesta de bienvenida (30-7-1401) pueden hacernos pensar la proximidad del viaje, sin embargo sabemos que el Consejo solicita información, el primero de septiembre de ese mismo año, al tiempo que le exponen las dificultades por la que atraviesa la ciudad de Valencia a causa de los bandos y la peste o glànola (26-3-1401).

Los bandos, formados por “families i magnats poderosos als quals es juntàven parents i amics i no pocs menestrals formant bandos molt nombrosos que ensanguinolaben més d’una volta els carrers de Valencia”, tienen como objetivo en esta época, controlar los poderes locales o regionales y las rentas que de ellos derivan para paliar los problemas creados por la crisis. Se trata de un fenómeno general a todos sus dominios y principales ciudades y villas del momento: los Guix y los Ametller en Barcelona, los Luna y los Urrea en Aragón o los Centelles y Vilaragut en Valencia…

Un primer reflejo de la crítica situación financiera del monarca y que se hará cada vez más acuciante, es el préstamo de 3.000 florines que solicita “A obs de la seua venguda a aquesta ciutat”. Préstamo que el Consejo desestima.

Finalmente, se consigue el objetivo. La ciudad envía una embajada al rey para agradecerle su gesto y conseguir una entrada conjunta de los soberanos para reducir gastos “Attesa la grane greu pobrea que es en la ciutat e menestrals e officis d, aquella” (27-5-1401). Su llegada al reino, su necesidad y la peste son las tres razones que esgrime la ciudad para cambiar de actitud cuando el monarca solicita una ayuda para trasladarse de  Burjasot a lugares más sanos “La primera,  que.l el dit senoyor era vengut en aquest regne ab frecuentada postulació de la ciutat. La segona, que.l dit Consell intrinsecament era cert de la necessitat què.l dit senyor era. La treça a pus fort, que-n la dita ciutat, de la cual lo dit loch de Burjaçot no dista per mija legua d,aquella eren les mortandats de què la seua persona estave a perill. Volent e desijant obviar a aquell e proveir a la salut de tant e aixi amat princep”. El Consejo al considerar que ha venido por su reiterada insistencia, que su necesidad es evidente y, lo más importante, que la vida del monarca corre peligro, le envía mensajeros para prometerle 2.000 florines a cuenta del donativo que le harán las Cortes (28-6-1401), que sufragará, el traslado de los reyes de Burjasot a Segorbe.

2

Facsimil de un Sello de Martin el Humano 1399. Yeso. Ayuntamiento de Barcelona. Museo de Historia de la Ciudad, 1977. Diámetro 13 cm.

Las Cortes sin embrago no se celebrarán en Valencia, sino en Segorbe (14-8-1401). Se anuncia el discurso inaugural, o lo que es lo mismo su apertura, para ocho días después, el conjunto de la asamblea protesta, porque no se han respetado ni los plazos (un mes desde que asumió el trono) ni el lugar fijado por los fueros (Valencia) para el juramento, al tiempo que se dedicarán a organizarse y a examinar las credenciales presentadas por los procuradores y síndicos.

Las sesiones se inician a las 9 de la mañana y se desarrollan todos los días de la semana, incluido algún domingo, y bastantes tardes a partir de las 4, aunque no serán días hábiles las fiestas (Pascua, Navidad, San Nicolás…). Las reuniones acabarán anunciándose, tras ser autorizadas por el rey, a través del volteo de campanas varias horas antes de su inicio (sobre las seis de la mañana) «que la dita Cort se ajustàs tota ora que fos sonat hun dels senys que són en lo campanar de la seu».

Se remiten a Cortes para su juramento, el privilegio de la Unidad de todos los Reinos de la Corona (Jaime II, 1320), el de la Moneda  (Jaime I, 1266) y el de Unidad del Reino de Valencia, el juramento se realizará finalmente el 27 de octubre de 1401.

La insistencia real y la buena disposición mostrada, sobre el pago de impuestos, por el rey y sus oficiales se refleja en la oferta de 5.000 florines con la súplica que salga rápidamente de Burjasot (5-7-1401).

A mediados de agosto, se trasladarán a Segorbe y D. Martín fijará su residencia en Altura a causa de la peste y por la gran afluencia de participantes “per ocasió de les morts, que adonchs eren en la ciutat de València, e per la gran multitut de gent que occorrien a la dita Cort bonament no pogués star ab la dita Cort en la dita ciutat de Sogorb, hagés delliberat, ab voler exprés de la dita Cort, que.l dit senyor stant en lo loch de Altura o al monestir de Valldecrist o dins terme del dit loch de Altura, la Cort se pogués prorrogar e continuar en la dita capella de Sent Salvador”.

3

“Firmas de los Reyes de España” (desde el siglo IX hasta nuestros días). D. Jesús Muñoz y Rivero, 1887. Cuaderno 1

Aunque sea con la aquiescencia de las Cortes, este traslado vulnera la legislación foral ya que el juramento real debe hacerse en la capital, como reconoce el mismo monarca cuando responde al contrafuero presentado: “dispensants quant aquesta vegada en la mutació del loch per rahó de les morts que a present són en la dita ciutat de València”(27-10-1401).  Lo que le obliga a confirmar con posterioridad (9-8-1403) las prórrogas pasadas y futuras que el vicecanciller o el regente de la cancillería han hecho en su nombre, al no constar en el acta dicho consentimiento.

El vicecanciller, Matías Castelló, responsable de prorrogar y presidir las Cortes en ausencia del rey. Tarea que desempeñan, en la etapa de Castellón, otros oficiales como: Domingo Mascó, vicecanciller por Valencia, será el que valide los fueros. El protonotario, Ramón Çescomes, levanta el acta de las sesiones conjuntas, que se conserva en el Archivo Real, mientras su lugarteniente, Jaime Tavasqués, lee ante la asamblea los escritos presentados, a Guillermo Ponç, que ejerce como secretario del rey al que acompaña en sus desplazamientos, recibe las súplicas presentadas ante él, lee los tres privilegios en el acto del juramento y le ayudaría, probablemente, en la redacción del discurso de apertura.

Los reunidos permanecerán en Segorbe desde agosto hasta el 19 de diciembre de 1401, cuando parece que llega hasta allí el brote epidémico.

El juramento, «la creación de un vínculo de carácter público que de alguna forma sea el nexo de unión entre el soberano y sus súbditos o naturales», es uno de los motivos de discordia entre el rey y los brazos, y no se realizará hasta el 27 de octubre de 1401, en el caso del rey. El monarca jura «jurà per la creu de Nostre Senyor Déu Jesuchrist e per los Sancts quatre evangelis, de les sues mans corporalment tocats» y ante los originales de los fueros «los furs antichs del stinct rey En Jacme, conqueridor d’aquest regne, ab cubertes de fust bullats ab bolla de plom en fulls de seda reyal» y privilegios, extendidos en pergamino y con sello pendiente de plomo, trasladados expresamente desde la capital.

La ceremonia se lleva a cabo en sesión abierta y con gran participación (27-10-1401) «en presència de tot lo poble lo qual era ajustat en gran multitut e copiosa en la dita seu, com totes les capelles e trabunes fossen plenes e molta gent». Previamente el brazo real insistió en el procedimiento y D. Martín, tras interrumpir la lectura de los privilegios, da respuesta a los agravios, presentados sobre el plazo y lugar de reunión.

El juramento del primogénito, (tuvo cuatro hijos, pero sólo uno, Martín el Joven -rey de Sicilia por su matrimonio con María de Sicilia-, llegó a edad adulta) en el que su padre insiste reiteradamente, se pospone hasta el 5 de julio de 1402. La ceremonia, presidida por el soberano acompañado de su nuera la princesa Dª Blanca de Navarra, se llevará a cabo en la catedral de Valencia. El juramento de los fueros será igual que el realizado por Pedro el Ceremonioso en 1375 y no contemplará las innovaciones aprobadas en las dos últimas Cortes.

D. Martín, a finales de noviembre (29-11-1402), amén de otras medidas para mantener la paz, hace publicar unos fueros en los que organiza el gobierno de la capital.

La dificultad de la negociación sobre el juramento, los agravios, el donativo, la pacificación del reino y la legislación retrasa considerablemente la entrega del grueso de las propuestas, hasta el 7 de abril de 1403, y pasado más de año y medio desde que se inició la asamblea. El 19 de abril de1403, el monarca se dirige a la asamblea, señalando la necesidad de concluirla, su respuesta, sólo se hace eco de cuatro de los capítulos, ofrecidos por los estamentos eclesiástico y real, se confíe a una comisión mixta rey-reino, que deberá decidir antes del 28 del mismo mes, en cuya fecha éstos, a fin de agilizar trámites y tras las oportunas licencias, proceden a dar pleno poder a sus tratadores, para que se trasladen con el monarca a Burjasot y decidan, mientras la Cámara permanece en la capital donde seguirán funcionando presididas por Nicolas de Canyelles hasta finales del mes siguiente . Éste, que desaprueba la decisión tomada por la nobleza de nominar doce personas, además de los tratadores, los convoca a Burjasot para estudiar el tema.

En esa fecha, (28-4-1403) y a través de su tesorero, les comunica que, atendiendo su súplica y para evitar la peste, se ha mudado a Moncada, pero dado que también allí han muerto muchas personas, ha decidido que éstas se reúnan nuevamente en Segorbe.

Las Cortes permanecerán en esa villa del 15 de junio al 11 de septiembre de 1403 ese año, en que, alegando las muertes en Segorbe y las cuestiones pendientes en Valencia, las traslada nuevamente a la capital para dos días después, donde finalmente terminan las reuniones el 28 de septiembre de 1403.

Terminada,  lo que se puede considerar la primera fase de las Cortes, le prestarán una galera al monarca para volver a Barcelona (2-5-1404).

El 5  de junio 1406, Martín el Humano para pacificar la ciudad y erradicar las motivaciones de “bandositats”, de parcialidades urbanas, interviene el Consell, y previa suspensión de los jurados, de los consejeros, del síndico, del racional y de otros oficiales de la ciudad, elige autoritariamente, al amparo de su potestat soberana y alegando la salvaguardia de la cosa pública, los nuevos jurados y consejeros al tiempo que declara a salvo los furs y privilegios de la ciudad. (AMV A-23 f. 17-18).

En Valencia se conservan dos procesos de dichas Cortes, uno en el Archivo  Municipal de Valencia (A.M.V). (yy, 3), y el segundo en el Archivo del Reino (Real 507) .

En el A.M.V. se conserva el original firmado por el rey don Martin, de los capítulos y fueros dados en las Cortes de Valencia en el año 1403, referentes a los brazos eclesiásticos y real. También existe copia de la cancillería real de los privilegios dados por Martin al brazo real en 1403. Un original firmado por el rey, de los fueros dados en 1403, y otro firmado por el rey Martin de los fueros dados en 1407.

Estas cortes recaudaron por el impuesto llamado de los “Fuegos”; posteriormente  a partir de 1495, llamado de “Fogatge/Fogaje”,  un total de 1.315.773 sueldos,  4 dineros,  entre 1404 y 1409.

Procés de les Corts de l’Any M.CCCCº.I  http://www.cortsvalencianes.es/

Nota: 1401, octubre 10. Segorbe.

Súplica al rey para que jure los fueros y privilegios a la vez que recibe el juramento de fidelidad por parte del reino.

[f. XLIIII v.]

grues e abtes paraules e maneres e provehiments que·s pertanga e sia vist als dits misatgés e a llur discreció. Et açò mateix facen a totes altres protestacions que sien fetes per los dits dos braços o algun d’aquells o altres qualsevol persones contra qualsevol coses que toquen interès de la ciutat e universitat d’aquella.

*Consequenter vero die lune, intitulata decima mensis octobris anno predicto a nativitate Domini millesimo quadringentesimo primo, in terciis, aiustada la dita cort en la capella de Sent Salvador ja dita, en la qual foren tots los tres braços, çò és, de la església, militar e de les ciutats viles real del regne, en la qual cort foren per lo brac de les ciutats e viles los síndichs e misatgés següents, çò és: per València los honorables En Bernat Vidal, micer Johan Mercader e micer Guillem Çaera, com fos absent lo honrat En  Pere Passadores, per Xàtiva los honrats En Pere Roig, En Ponc de Malferit, per Morella En Francesch Aguiló e En Ferrer Ram, per Algezira

  1. XLV

En Berthomeu Enyech d’Aràndiga, per Castelló En Pasqual Ferrando, per la Vila-real N’Arnau Ayiz, per Borriana En Pere Marques, per Oriola En Berenguer Botí, per Alpont En Miquell Gadea, notari, En Domingo Pérez, notari, per Castiellfabib, per Ademuc En Johan Manxo, per Biar En Miquell Besala, per Ontinyen En Berthomeu Revert, per Alacant En Francesch de Vallflor. Et com aquella fos propo- sat per lo noble mossèn Ramon de Riusech que·l molt alt senyor rey, per bon spatxament de la dita cort, havia elets per sa part sis tractadors los quals ab altres sis nomenadors per la cort tractassen e portasen, aquallque atres apuntaments, los debats que eren entre lo dit senyor rey e la dita cort sobre la ferma del dit jurament fahedor per lo molt alt senyor rey, en special sobre la jura la qual la dita cort supplicava del dit senyor devia fer dels furs feyts per l’altre senyor rey en la vila de Fraga e per los furs feyts en la cort de Moncó per l’altre senyor rey En Johan de digna recordació frare del dit senyor rey. (http://www.cortsvalencianes.es/).

Javier Martínez Santamaría (UNED)

Associació Cultural Templers de Burjassot©

 

Bibliografía:

Alfaro, S. R. (1972). Los fueros de Valencia y los Fueros de Aragón. Anuario de historia del derecho español, (42), 75-116.

Alvaro Santamaría Arandez, (2000), Corpus documental para la investigación del Consell General de Valencia en el tránsito a la modernidad. Biblioteca Valenciana, Colección Historia/Estudios. (AMV A-23 f. 17-18)

Danvila. M (1905) Estudios críticos acerca de los orígenes y vicisitudes de la legislación escrita en el Antiguo Reino de Valencia, pp 332-334.

Graullera Sanz, V. (2009). Derecho y juristas valencianos en el siglo XV.

Muñoz Pomer, M. R. (2004). Las Cortes de Martín el Humano (1401-1407) y su repercusión en la Hacienda de la ciudad de Valencia. Anuario de estudios medievales, 34(2), 747-789.

Muñoz Pomer, M. R. (2015). Las Cortes a través de la ciudad: Valencia en las Cortes de Don Martín. Saitabi.

Muñoz Pomer, M.R. VALENCIA Y LAS CORTES EN LOS UMBRALES DEL SIGLO XV, Universitat de València. Edita: Corts Valencianes. ISBN: 978-84-694-1828-4

 

Anuncios