Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Buenos días a todos.

Tal día como hoy del año 1350, nació en la residencia familiar en el Camino de la Mar de Valencia, Vicent Ferrer Miquel, hijo del matrimonio formado por Guillem Ferrer y Constanza Miquel, y fue bautizado en la Iglesia de San Esteban.

16238003_1204959266254711_1095180788_n

Cuando Vicente Ferrer Miquel vio la luz en Valencia, en el Reino de Valencia convivían cristianos, judíos y musulmanes con la riqueza de sus credos, pero también se daban luchas por los protagonismos sociales, marginadores de los sectores populares depauperados. La ciudad acababa de sufrir -junto con buena parte del resto de Europa- una espantosa epidemia que conocemos como la “Peste Negra”.

Su padre era notario, lo que -además de brindarle unos prestigiosos padrinos de Bautismo escogidos entre los ciudadanos- posibilitó que a partir de 1357 gozase de un beneficio eclesiástico así como que iniciase estudios de latinidad en alguna de las escuelas existentes entonces en la ciudad. A principios de febrero de 1367 tomó el hábito, renunciando por ello al señalado beneficio. En marzo de 1378 al morir Gregorio XI se eligió como Papa al italiano Arzobispo de Bari, que tomó el nombre de Urbano VI. Tumultos, presiones,… llevaron a hablar de falta de libertad en la elección. La huida de los cardenales franceses, unida a la ausencia de uno de los electores, y el adherirse a la causa el cardenal español Pedro de Luna, llevó consigo a que en el agosto posterior un grupo proclamase nula la elección realizada y eligieran a Clemente VII.

16231334_1204959406254697_788588479_o.jpg

La Cristiandad quedó divida en dos sectores, más o menos amplios, según sus reyes, canonistas y universidades: el de la obediencia aviñonense y el de la romana. Se habla de la “indiferencia” del rey Pedro IV el Ceremonioso, pero su hijo -el príncipe Juan- se adhirió desde el principio a Clemente VII. Por su parte, Vicente Ferrer se había entrevistado en Barcelona con el ya mencionado Pedro de Luna y éste le delegó para que interviniera en Valencia. Ya en su ciudad natal fue elegido Prior de su Convento, pero sus actividades a favor de la obediencia aviñonense fueron tales, que las autoridades ciudadanas escribieron al rey denunciándolas.

Elegido en 1394 Papa Pedro de Luna, que tomó el nombre de Benedicto XIII, le llamó a su lado y le nombró su confesor y teólogo. También se le ofrecieron dignidades cardenalicias y obispados que rechazó; sufría interiormente la división de la Iglesia. Al sufrimiento interior se añadió la enfermedad y la muerte que parecía avecinarse. En esta grave enfermedad -concretamente el 3 de octubre de 1398- es de capital importancia, pues una visión sobrenatural cambiará el rumbo de su vida: se dedicaría a la predicación itinerante.

A partir del 22 de noviembre de 1399 se consagró de lleno a la predicación como Legado a Latere Christi, como Apóstol de Cristo, recorriendo -siempre a pie, hasta que lo permitió su salud- buen parte de aquella Europa occidental: norte de Italia, Suiza, sur de Francia, Cataluña, Castilla, Valencia, Aragón, Mallorca, etc.

El Compromiso de Caspe es un hecho de capital importancia para la sociedad hispana del momento. El 31 de mayo de 1410 había muerto sin sucesión Martín el Humano, hasta entonces Rey de la Corona de Aragón. Después de multitud de encuentros por parte de las legaciones, valencianas y aragonesas se llegó a principios de 1412 a la elección de nueve compromisarios para la designación del nuevo Rey –en su gran mayoría de la línea del Papa Luna- y uno de ellos fue nuestro dominico. En la mañana del 29 de junio de aquel 1412 se celebró un solemne pontifical presidido por el Obispo de Huesca. El Maestro Vicente Ferrer fue elegido para comunicar que la elección había recaído en el de Antequera.

Continuó predicando por tierras francesas, evitando las zonas afectadas por la Guerra de los Cien Años -que se había iniciado en 1339- y recorriendo las que eran más directamente controladas por París. Después de estar por el Mediodía francés, se internó en la Auvernia, pasando luego a la Bretaña, donde transcurrirán los últimos meses de su vida. Falleció en Vannes el 5 de abril de 1419. Su sepulcro se halla en la catedral de dicha ciudad. Desde el año 1445 es Patrón del Reino de Valencia.

16176198_1204959329588038_393211804_n

En las imágenes podemos ver óleo de San Vicente, representación de los “bultos” de San Vicente, custodiados en Colegio Notarial de Valencia y la tumba del Santo en la catedral de Vannes, (Francia).

 

Jesús Moya Casado

Associació Cultural Templers de Burjassot©

Anuncios